Van Gogh, el buen samaritano

Leí que en el cuadro de Van Gogh «El buen samaritano» hay algo de autobiográfico: su identificación con el malherido, la ayuda inestimable de su hermano Théo, sus deseos y fracasos reflejados en el conjunto, entre líneas y sombras.

– Parece que uno de los pintores que mejor trasmitió el drama de su vida con los pinceles fue Vincent van Gogh (1853-1890) para quien el color se convirtió en expresión de su soledad, sus miedos e inquietudes.

En uno de los ingresos hospitalarios, a dos meses de su muerte, pudo Van Gogh realizar el deseo de copiar la litografía de Eugène Delacroix «El buen samaritano», un hombre abandonado al que finalmente alguien auxilia, ejemplo de misericordia.

El pintor quiso reflejar bien y agradecer el esfuerzo grande de su hermano en atenderle, en «curar sus heridas». Su situación anímica de hombre rechazado buscó en la parábola del evangelio donde identificarse y salvarse.

– No soy indiferente y, aun sufriendo, a veces los pensamientos religiosos me traen gran consuelo.
– La necesidad de Dios me impulsaba a salir de noche para pintar las estrellas, dirá a su hermano Theo.

En estas obras de carácter religioso, como la «Piedad» y «La resurrección de Lázaro», realizadas al salir de sus ingresos hospitalarios, Vincent van Gogh encontró alivio tras sus recaídas, viéndose reflejado en los protagonistas de los cuadros.

* Parábola del Buen samaritano en san Lucas c.10.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.