La lámpara de la fe

En estos días de los Santos y los difuntos recordarán la fe tan necesaria y la esperanza, compañeras del amor que sentimos y nunca muere.

“A medianoche se oyó una voz: Ya viene el esposo, salgan a su encuentro. Las jóvenes marcharon con sus lámparas, mas algunas exclamaron: ¡Nuestras lámparas se apagan, se acabó el aceite!”, s Mateo c.25.

Regresaron las noches más largas, el final del día y de la vida, la luz poco a poco marchará. Aguardaremos el alba, en descanso pero alerta por si amanece como esperamos.

– Dijeron que al morir se apagarán por un tiempo las luces, mas quedará tenue la luz de la fe en impaciente espera y las brasas del amor vivido, también el deseo de amar y vivir sin fin.

– Dijeron que el aceite será la Fe, alimento de la llama del buen Amor, lo que más importa. Si fallare la fe o perdieran la Esperanza, el amor se debilitará ante tanto daño y desamor.

“Cuando regrese el Hijo del Hombre, ¿encontrará fe en la tierra?”
“El amor se enfriará en muchos. El que se mantenga fiel, se salvará”
“Estén despiertos, porque no saben en qué día vendrá su Señor.”

Las tres virtudes se necesitan pues. Unidas serán fuertes, mas separadas, la fe sin amor, la espera sin fe, vendrá la oscuridad y el temor.

Por eso en la noche siempre fue necesario rezar y cantar:

.. En el sueño de la noche
mantén en tu LUZ el aceite de mi lámpara,
la fe de mi alma, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
aleja de mí al espíritu maligno,
sus voces impuras, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
encienda tu AMOR la plegaria de mi pecho,
mi más bello canto, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
renueva el ardor de mis fuerzas abatidas,
con brazo robusto, Señor, en el sueño de la noche.

Oración.- Señor Dios, que tu Espíritu santo encienda en nosotros una luz interior suave pero firme, que quite las sombras de la duda y limpie la tiniebla de la desesperanza, que nos ilumine cuando en verdad no sabemos qué hacer. Amén.

__ __

Casi sin pensar vinieron a la memoria estos versos de santa Teresa de Ávila (+1582) que recordarán:

Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.
.. Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor;
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí:
cuando el corazón le di
puso en él este letrero,
‘que muero porque no muero’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .