Obreros/as del evangelio

– “Jesús eligió unos setenta y dos para enviarlos. La mies es mucha y los obreros pocos, rueguen al dueño de la mies que envíe obreros.. No lleven bolsa, ni alforja. Al entrar en las casas dirán: Paz a esta casa, y curarán a los enfermos que haya”, s.Lucas c.10.

Un texto leído en anteriores domingos. JESÚS necesitará gente que trabaje, ellos y ellas, para dar a conocer hoy lo mejor del Evangelio. Palabras sí, explicaciones, mas sobre todo obras de justicia y misericordia. Personas con dedicación de tiempo y de corazón, generosas y convencidas, para acompañar y ayudar.

Fue lo que en esta ORACIÓN que les puse se pidió, y también ahora queremos. Que cada cual encuentre su lugar y su tarea. Pensando en la propia familia, en nuestros jóvenes, en las necesidades de grupos e iglesias, en la acogida de mayores, migrantes y menores.

¿Lo harán los gobiernos? Sí, claro; pero también será necesaria gente libre, con carisma, de trato amable y entrega sin cálculo. Personas empapadas de Jesucristo y de evangelio, continuadoras de su tarea humanizadora: bendecir, reconciliar, curar, rehabilitar…

– “SEÑOR JESÚS, que has escogido y llamado a los apóstoles, 
y les has confiado el encargo de predicar el evangelio,
haz que no falten en tu Iglesia
sacerdotes y discípulos que lleven a todos
los frutos de tu redención.

.. ESPÍRITO SANTO, tú que santificas a la Iglesia 
con el constante regalo de tus dones,
pon en el corazón de los consagrados/as
una fuerte pasión por el reino,
a fin de que con un ‘sí’ generoso
pongan su existencia al servicio del evangelio.

.. VIRGEN SANTA MARÍA, tú que sin dudar te ofreciste
al Todopoderoso para realizar su deseo de salvación,
suscita en el corazón de los jóvenes la confianza,
necesitamos pastores capaces de dar el testimonio,
a través de sus votos,
de la presencia liberadora de tu Hijo resucitado.”

(Del Papa Juan Pablo II, en la Jornada por las vocaciones, 2001)

* Imagen: Bradi Barth, Enviados por el Espíritu, 2004.

Mi descanso

Vacaciones, descanso, salir de rutinas, si fuera posible… Una oportunidad para avanzar en varias direcciones. Por ejemplo en la conversación y convivencia en familia o con amistades, a veces tan de superficie. También en abrirme y conocer personas y situaciones menos habituales, otras ideas, otros problemas. No necesitaré ir muy lejos, está cerca lo diferente, lo distinto, lo nuevo. Sin olvidar el agradecimiento y compromiso de mejora en lo propio.

Pensé esta vez recuperar sobre el tema una entrada de tiempo atrás, y releerla juntos actualizada. Suerte y felices días.

___ ___

DECÁLOGO para VACACIONES

07/08/2017

“No desearás más vacaciones de las que te mereces..
y aprovecharás para amar más a tu gente.”

Decálogo para pasar unas vacaciones como Dios manda. Les pondré aquí a tiempo unas recomendaciones que leí, conexión imaginativa entre las vacaciones del verano y los 10 mandamientos. Para dialogar en pareja, en familia o en grupo. Suerte y verdadera felicidad para todos.

1° :  En los meses de calor amarás al Señor tu Dios de corazón, sobre todas las cosas.
2° :  No andarás quejándote de las incomodidades, o de la moda y costumbres.
3° :  Especial cuidado en santificar las fiestas, mi descanso en clima de amor de Dios.
4° :  Aprovecharán para reforzar los lazos familiares, más en tensión durante el año.
5° :  No matarás el tiempo, cambio de actividad pero no aburrimiento atrofiante.
6° :  El sexto recordará afectos y sexualidad según el propio compromiso y ley de Dios.
7° :  No abusarán de la naturaleza en contra de Dios ni de tu salud ni de tu prójimo.
8° :  Evitarás el chismorreo y la crítica fácil, peligrosos cual tormenta de verano.
9° :  Guardarás la limpieza de corazón, de la mente, de pensamientos y deseos.
10° : Tendrás la vacación que mereces tú y los tuyos, sin olvidar a los que no podrán.

– Atención al mandato que resume todos.. Estarás cerca y tendrás presente las personas sin descanso o sin trabajo, lejos de su familia, o en cárceles y hospitales, procurando ayudar y acompañar. Fue el mandamiento principal, la misericordia que supera leyes, borra pecados y nos dará el paraíso.

– Francisco pidió que en Agosto recemos juntos por las FAMILIAS. Vean el video del Papa.

La misericordia necesaria

santa Teresa de Calcuta

No sé si recordarán la oración que ofreció el Papa Francisco en el Año de la Misericordia 2016. Un texto que quise recuperar, oración a Jesucristo maestro de misericordia.

Pasará el tiempo, pero el gran tema de la MISERICORDIA llegó para quedarse. Ojalá que fuera el alma de este mundo nuestro tan herido. De los creyentes dependerá, si escuchamos el solemne mandato: ¡Sean misericordiosos, como Dios es misericordioso!

Desear y pedir la misericordia, tan necesaria y amenazada. Trabajar cada día para vivir amando, menos de palabras y más con obras. Dijeron que la misericordia tendrá nombres diversos: el perdón, la curación, el compartir, la hospitalidad.

Oración del Jubileo de la Misericordia

” SEÑOR JESUCRISTO, tú nos has enseñado a ser misericordiosos como el Padre del cielo, y nos has dicho que quien te ve, lo ve también a Él. Muéstranos tu rostro, danos la salvación.

. . Tu mirada de amor liberó a Zaqueo y a Mateo, esclavos del dinero; a la adúltera y la Magdalena de buscar la felicidad en una creatura; Pedro lloró por su traición, y diste el Paraíso al buen ladrón. Escuchemos tu palabra: ¡Si conocieras el don de Dios!
. . Por el perdón y la misericordia, tú eres el rostro visible del Dios invisible: que la Iglesia sea el rostro visible tuyo, nuestro Señor resucitado.
. . Tú quisiste que tus ministros en debilidad sintieran sincera compasión: que quien se acerque a uno de ellos se sienta esperado, amado y perdonado por Dios.

ENVÍA TU ESPÍRITU, conságranos a todos con su unción para que este sea un año de gracia, que tu Iglesia pueda llevar la Buena Nueva a los pobres, proclamar la libertad a los prisioneros y restituir la vista a los ciegos.”

__ __

* Imagen: “La Santa Madre Teresa de Calcuta hizo visible el amor de Dios por los pobres y los enfermos, generosa dispensadora de la misericordia divina, poniéndose a disposición de todos para acoger y defender la vida humana. Inclinada sobre las personas desfallecidas, que mueren abandonadas al borde de las calles, hizo sentir su voz ante los poderosos de la tierra” (Papa Francisco en la canonización, 2016/09/04).

– Vean nuestro post por la fiesta, TERESA CALCUTA, SANTA.

– Podrán escuchar aquí el HIMNO del JUBILEO, ‘Sean misericordiosos, como el Padre Dios es misericordioso’.

[Letra: Eugenio Costa | Música: Paul Inwood]

Damos gracias al PADRE porque es bueno.
Ha creado el mundo con sabiduría.
Conduce a su pueblo en la historia.
Acoge y perdona a sus hijos.
– Es eterna su misericordia.

Damos gracias al HIJO, luz de las gentes.
Que nos ha amado con un corazón de carne.
De Él recibimos a Él nos damos.
El corazón se abra a quien tiene sed y hambre.

Pedimos los siete dones del ESPÍRITU.
Fuente de todo bien dulcísimo descanso.
Confortados por Él ofrecemos consolación.
El amor espera y todo lo soporta.

Pedimos la PAZ, al Dios de toda paz.
La tierra espera el evangelio del Reino.
Gracia y gloria a quien ama y perdona.
Habrá un cielo y una tierra nueva.

El buen amor, el fundamento

– “Les doy un mandato nuevo: que se amen unos a otros como yo los he amado. Será la señal por la que conocerán todos que son discípulos míos, si se aman unos a otros”.

Una vez más el amor. En otra ocasión buscamos aquí razones para la esperanza, también los nombres diversos del amor y de la paz. Hoy pensaremos razones para vivir. Y entre esas razones, como principio y fundamento de todo, estará el AMOR, el buen amor.

Amor amistad, amor fraterno, amor misericordia. No fue solo un consejo para el cristiano, será el mandato nuevo y el principal, el distintivo, su seña de identidad.

Mas todo pareció ya desgastado y sin brillo, irrelevante.. Amor, palabras, más palabras.. Sin embargo para las personas de buena voluntad, el amor sincero será una buena meta, la RAZÓN DE SER de su vida, no una quimera.

– “Si se quisieran con el amor con que Jesús los quiso, lo sentirán vivo en medio. Lo propio del grupo cristiano no será la confesión de una doctrina ni el cumplimiento de unos ritos, sino el amor vivido con el espíritu de Jesús” (J.A. Pagola).

.. A veces nos echamos atrás si es costoso el amor, si supone sacrificio
Buscamos recompensa, correspondencia, compra venta de amor.
.. A veces nos movemos en el amor por propio interés
Buscamos ayudar pero desde arriba, por encima, dominando.
.. A veces nos movemos lo justo, con el mínimo esfuerzo
Buscamos quedar bien, apuntarnos el tanto.
.. A veces nos mueve el rencor, no el amor, pues no perdono ni olvido
Buscaremos amar cada día mejor, amor más evangélico, de la mejor calidad.

Jesús de Nazaret vivió un amor creativo, nuevo, regenerador, enseñó una actitud de SERVICIO a los últimos, los despreciados e incurables, luchó contra lo que deshumaniza y hace sufrir al ser humano, así fue hasta costarle la fama y la propia vida. No esperó a ser amado para amar. Sus seguidores aprenderemos a amar así, si observamos su corazón y su íntima motivación.

“El hombre fue creado para alabar y servir a su Creador y Señor; todo lo demás…” (Ejercicios espirituales). Una libertad nueva, enamorada. Vivir al modo de Jesús será distanciarse de las relaciones interesadas, de una ‘cultura del intercambio’, de objetos y servicios, de amores y sentimientos.

– “Yo no vine para ser servido, sino para servir y dar mi vida… El amor más grande será dar la vida por los que uno ama. Serán amigos míos si cumplen mi mandamiento”.

-Textos: san Juan c. 15.
-Rostro de la paz, Pablo Picasso, 1950.

__ __

De otro lugar en el blog quise traerles aquí esta confesión de amor tan peculiar:

“Si preguntáramos a Dios, tú qué eres y qué haces, en su lugar nos responderá Jesús diciendo:

– Yo soy amor
– Yo lo que hago es amar
– Mi oficio principal amar
– Quiero dar a conocer mi amor
– Quiero enseñar a amar
– Lo que llena mi vida es el amor
– El amor que doy y el que recibo
– Todo lo que necesito es amar
– Lo que espero es amor
– Todo lo que hago lo hago por amor
– En todo lo que digo solo pongo amor
– Yo soy amor.”

(Cfr. “Dios es amor”, 2016/06/10)

El hombre y Dios / Blas de Otero

– “Había un hombre rico que vestía ropa finísima y comía regiamente todos los días. Había también un pobre, llamado Lázaro, todo cubierto de llagas, que estaba tendido a la puerta del rico. Hubiera deseado saciarse con lo que caía de la mesa del rico, y hasta los perros venían a lamerle las llagas.”

ref_Pies campesinos

Estos días estaremos celebrando la Cuaresma, Semana santa y Pasión, un tiempo largo de auditoría interna, para el autoexamen necesario y la evaluación, buscando la mejora evangélica, la misericordia, la mayor sinceridad.

Con ocasión de la parábola evangélica del rico y el pobre Lázaro, alguien llegó con unos versos de Blas de Otero que verán aquí. Un canto desgarrado, súplica necesaria de quien se sintió en verdad perdido pero confiado, en la cruz identificado. El poema fue testimonio de fe y denuncia del vacío y el dolor, lamento de humanidad malherida y desconsolada. Vean.

Salva al hombre, Señor, en esta hora
horrorosa, de trágico destino;
no sabe adónde va, de dónde vino
tanto dolor, que en sauce roto llora.
.. Ponlo de pie, Señor, clava tu aurora
en su costado, y sepa que es divino
despojo, polvo errante en el camino,
mas que tu luz lo inmortaliza y dora.
.. Mira, Señor, que tanto llanto, arriba,
en pleamar, oleando a la deriva,
amenaza cubrirnos con la Nada.
.. ¡Ponnos, Señor, encima de la muerte!
¡Agiganta, sostén nuestra mirada
para que aprenda, desde ahora, a verte!

Reflexión:
• Si levantamos los ojos hasta el rostro de Jesús crucificado, contemplaremos el amor de Dios sin fin, maltratado, entregado hasta la muerte por nosotros.
• Si miramos bien, descubriremos en ese rostro el de tantos otros crucificados de nuestro mundo reclamando ayuda, nuestro amor solidario y compasivo.

__ __

-Texto de la parábola del rico, en san Lucas c.16.
-Recuerden que Blas de Otero (+1979), buen representante de la poesía social española, tras una época de grandes inquietudes personales y muchos temores, encontró por un tiempo en la religión el apoyo y la estabilidad necesarias para vivir, también en la amistad y en el arte. 

Construir Hospitalidad


5 VERBOS PARA CONSTRUIR HOSPITALIDAD *

Abrir, caminar, conocer, compartir, amar. . Cinco verbos para comprender la hospitalidad, su aporte a la inclusión de las personas migrantes en la sociedad.

Invitados a trabajar por construir una sociedad de acogida por la llegada de migrantes y refugiados a nuestros países, en América, Europa, Africa . . Los 5 verbos dichos, bien conjugados y conjuntados, mostrarán actitudes evangélicas muy válidas hoy. Lo recordamos en la pasada Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado.

= ABRIR, como punto de partida para la hospitalidad. Si abrimos los ojos, veremos cosas; si abrimos las manos, para dar y también para recibir, abriremos puertas . . Si abrimos el corazón, quedaremos a la intemperie.

= Abrir nos hará CAMINAR, salir afuera: “El Hijo del Hombre no tiene donde reclinar la cabeza”. En el encuentro con el otro descubriremos al prójimo como sagrado, al huésped y al peregrino, a Dios mismo.

= Surgirá la necesidad de CONOCER realidades nuevas e incorporarlas a nuestro propio ser; recibir al otro quitando el velo que lo ocultaba, dejando ideas preconcebidas. Más que conocer será reconocer al otro como persona.

= Llegaremos al COMPARTIR entre iguales. Recursos, alimento, cobijo. Mas habrá que cuidar la dimensión personal, el respeto, la comunicación . . El valor grande de los gestos, la actitud, la ternura y la escucha.

= Finalmente en el AMAR se ofrecerá la fuerza, el sentido hondo de la hospitalidad. Me identifico con el otro, me descubro a mí mismo acogido, recibido por los otros. “Amarás al prójimo como a ti mismo”.

* Cfr. Oriol Prado, en Cristianismo y Justicia.

(Imagen: Programa mundial alimentos, Onu, Somalia)

__ __

«El que recibe a uno de esos pequeños, me recibe a mí… Cada vez que lo habéis hecho con uno de estos pequeños, es a mí que lo habéis hecho, dice el Señor», s Mateo c.25.

“Tu me has recibido en tu casa;
yo te recibiré en el Reino de mi Padre.
Tú me has liberado del hambre;
yo te liberaré de tus pecados.
Me has visto encadenado;
yo te haré ver tu liberación.
Me has visto extranjero;
yo haré de ti un ciudadano de los cielos.
Tú me has dado pan;
yo te daré el Reino como heredad en plena propiedad.
Me has ayudado secretamente;
yo lo proclamaré públicamente y diré que tú eres mi bienhechor y yo tu deudor.”

(San Juan Crisóstomo +407)

Compasión ~ Buen samaritano

“Un hombre cayó en manos de unos bandidos que lo dejaron medio muerto. Algunos lo vieron y pasaron de largo. Un samaritano de camino vio al herido y se compadeció. Se acercó, curó sus heridas, lo condujo a una posada y se encargó de cuidarlo”, s Lucas c.10.

Una vez más todavía algún pensamiento sobre el amor de compasión, con ayuda del evangelio del Samaritano, una parábola muy principal sobre un tema clave: la misericordia.

El buen samaritano | Marko Rupnik

• ¿Qué fue la compasión? ¿Cómo será la misericordia?
• La compasión fue un sentimiento; la misericordia será su consecuencia práctica.
• Un sentimiento, una reacción personal: me duele en verdad el sufrimiento del otro, como si fuera propio.
• Y me preguntaré qué puedo hacer para ayudar y aliviar.
• La compasión no bastará; fue un sentir verdadero y hondo, mas no debió quedar solo en sensaciones y palabras.
• Habrá de convertirse en solidaridad, en acción solidaria, en misericordia efectiva.

“Jesús le preguntó: ¿Cuál de los tres se hizo prójimo del hombre herido? El maestro de la Ley contestó: El que lo trató con misericordia. Jesús le dijo: Vete y haz tú lo mismo”.

Oración del Buen samaritano

Señor, no quiero pasar de largo
ante las personas heridas en el camino de la vida.
Quiero contagiarme de tu compasión,
y acercarme para expresar tu ternura,
para ofrecer el aceite que cura las heridas
y el vino que sana y consuela.
– Jesús, buen samaritano,
acercate también a mí,
llévame en tus hombros, pues soy oveja perdida;
carga con todas mis caídas,
hazte presente en mis horas bajas.
– Buen samaritano,
deseo tener tus mismos sentimientos,
para no dar más ningún rodeo
ante el hermano que sufre,
sino hacerme compañero de sus caminos,
amigo de sus soledades
y cercano a sus dolencias.

Yo estoy a la puerta

Inspirado en su meditación asidua de la vida de Cristo, un misionero de Madagascar ya fallecido escribió tiempo atrás el poema oración que les pondré hoy en el blog. El autor tomará el punto de vista del mismo Jesús que expresó con frecuencia su pena ante la multitud abandonada.

– “Lo que harán por esos pequeños, conmigo lo harán. Serán benditos si fueron compasivos”. El Señor conoció de cerca nuestra indolencia, aseguró sentirse identificado con quien quedó malherido, y también con quien tuvo misericordia.

Jesús de Nazaret nos está invitando a mirar hoy con sus ojos la pobreza y el dolor de muchas personas, algunas vemos cada día en nuestras plazas y nuestra pantallas, rostros tristes y doloridos, interpelantes, víctimas de pobrezas y violencias.

– “Miren que yo estoy a la puerta y llamo, si oyeran mi voz y me abren, entraré y cenaremos juntos”, Apocalipsis c.3.

lit_sabado-santo_bl

«El Dios que conozco
permanece a la sombra de mi casa.
Cada día pide un poco de arroz,
más aún, una mirada de cariño, un rostro acogedor.

El Dios que conozco nació en un pesebre
y murió en un leño.
Y desde una cierta mañana de Pascua,
va de acá para allá por el mundo,
se confunde entre la muchedumbre anónima,
entre los olvidados, los rechazados,
y nueve de cada diez veces no es reconocido.

El Dios que conozco no tiene poder.
Me dice que tiene hambre, que tiene sed, que está desnudo,
que es extranjero, que está preso.
Creí entender su voz el otro día:

‘Estoy siempre con vosotros, nunca os he abandonado.
No me dejéis morir de hambre,
no me dejéis una noche más sin techo, sin calor.
No me dejéis en tanta aflicción.
Llamo a la puerta, pero nadie me responde.
Hace frío, estoy solo, nadie viene en mi ayuda’.

El Dios que yo conozco se llama Jesucristo,
permanece a la sombra de mi casa.»

Jacques Couture ~ 1986

– “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o te vimos forastero y te recibimos? . . Cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de mis hermanos, me lo hicieron a mí”, san Mateo c.25.

Vida eterna

“Como el esposo se hacía esperar, les entró sueño a todas y se quedaron dormidas. Pero a medianoche se oyó un grito: ‘Ya viene el esposo, salgan a su encuentro’. . Jesús añadió: Estén prevenidos, porque no saben el día ni la hora”, san Mateo c.25.

Pidieron una reflexión sobre la vida eterna. Creyentes y no creyentes utilizarán un lenguaje oscuro para hablar del tema: el más allá, la ciudad futura, el cielo o el paraíso, la vida eterna y otras expresiones.

– El de ahora será tiempo de paradojas y relatos fragmentarios. No sabemos, se nos escapa la realidad del después. . El creyente sí sabe, sabe porque cree y espera, “En la vida y en la muerte somos del Señor”, se fía y está seguro, fue su apuesta. Si solo buscó comprender pudo perderse, bastará tener fe.

“Yo he venido a este mundo para que todo el que crea en mí tenga vida eterna, dijo Jesús”, san Juan c.3.

En la espera habré de vivir el presente en justicia y en verdad, dejando el después al señor de la Casa. A nuestro Señor le gustará saber cómo traté mientras tanto los asuntos y las personas, pues fue en el aquí y el ahora donde se ocultó el tesoro del después.

• La Vida eterna no será una conquista por méritos propios ni tampoco un derecho a exigir, no será un sueño infantil ni una quimera.
• La Vida eterna solo fue una promesa, un regalo, la invitación a una fiesta, una herencia generosa, esperada.
• Pidan y recibirán, dijo el evangelio, pidamos recibir la gracia de una Vida plena, sin final.
• Dios espera conocer nuestra sed para saciarla, y nuestros deseos para llenarlos.
• El misterio último de la vida es Alguien que nos acoge, perdona y quiere nuestra alegría.
• La Vida eterna es Dios mismo, vivir y beber su vida, compartida en limpios arroyos de la fuente principal de donde mana el amor y no se agota.

La Vida eterna será regresar al fin a la Casa del Padre tras la aventura de perderse. Regresar y calmar el hambre, la propia sed, calmar también del Padre su espera, regresar y abrazarse fuerte y largo, pasar luego al banquete preparado, vestir el mejor traje, recibir todo de su mano, caliente el pan y el mejor vino, el de la última hora.

“Felices los sirvientes a los que el patrón encuentre velando a su llegada, sus lámparas encendidas. Él mismo los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirles”, san Lucas c.12.

– Recordarán las palabras del Cardenal Carlos Martini meses antes de morir: «La edad y la enfermedad me envían una clara señal de que es hora de apartarse de las cosas de la Tierra para prepararme a la próxima llegada del Reino. Que el mismo Jesús pueda dar respuesta a sus interrogantes más profundos».

Les pondré aquí unos versos, propia confesión de enigmas y certezas:

SUEÑOS

Si la vida es vida,
razones, besos
emociones y sueños,
cuántos . .

Si la muerte es muerte,
razones, besos
emociones y sueños,
dónde . .

La vida muerte
es eternidad menuda;
la muerte vida
será eternidad divina.

___________

-Imagen: El pan de la misericordia, Safet Zec, 1943.
-Leí por Epifanía este ruego: “Rey de la vida, que te sometiste al dominio de la muerte para destruirla, danos la esperanza de los Magos para que anhelemos la vida eterna”.
-Vean el testimonio de un creyente en, “Creer en el cielo”, y también nuestro post, “Esperar”.

Decálogo para vacaciones

“No desearás más vacaciones de las que te corresponden,
y aprovecharás para amar más a tu familia.”

Decálogo para pasar unas vacaciones como Dios manda. Les pondré aquí esperando llegar a tiempo estas recomendaciones sencillas que leí. Conexión imaginativa entre las vacaciones del verano y los 10 mandamientos. Vean pues, para dialogar en pareja, en familia, en grupo. Suerte y verdadera felicidad para todos.

1° .  También en los meses de calor amarás al Señor tu Dios cálidamente, sobre todas las cosas, incluyéndote a ti mismo.
2° .  No tomarás vanamente el nombre de Dios, quejándote de las incomodidades del termómetro en baja o en alza, o por la moda o las costumbres, siempre pasajeras.
3° .  Pondrás especial cariño y cuidado en santificar las fiestas en este tiempo de trabajo menor, procurando programarte unas vacaciones con Dios, en el clima suave del amor suyo.
4° .  Aprovecharás la temporada estival para reforzar los lazos familiares, quizás más relajados o más en tensión durante el resto del año.
5° .  No matarás el tiempo, sino que tu merecido descanso será más cambio de actividad que aburrimiento malsano y atrofiante.
6° .  También en vacaciones, el sexto precepto nos llama a vivir la sexualidad según los propios compromisos de vida, según la ley de Dios y de su Iglesia.
7° .  No robarás un verano inmerecido, ni abusarás de los dones de la naturaleza en contra de Dios, su único dueño.
8° .  Cuidarás especialmente de la lengua durante las vacaciones, evitando el chismorreo, la crítica fácil y la calumnia, siempre más peligrosas que una tormenta de verano.
9° .  También en vacaciones, guardarás la limpieza del corazón, del cuerpo, de la mente, de la imaginación, de los pensamientos y de los deseos.
10° .  No desearás vacaciones desproporcionadas, pero procurarás tener lo que merecen tú y tu familia, sin olvidar a los que este año tampoco podrán veranear.

– Será obligado recordar el mandamiento que más importa y que resume todos. Estar cerca y tener presentes las muchas personas sin descanso, o sin trabajo, lejos de su familia, en soledad, o en cárceles y hospitales, procurando nuestra ayuda y compañía. Es el mandamiento principal y definitivo, la misericordia que supera leyes, borra pecados y nos dará el paraíso.