Sobre la muerte, más

– LLegó el momento en que pasado, presente y futuro se confunden, el tiempo en que solo perviven las dudas, que todos somos iguales, el tiempo de la proximidad de la muerte. (‘Presidente Mitterrand’)

Tras la muerte biológica vendrá un reverdecer diferente, el tiempo de Dios, comunicando Vida suya en lo humano. La fe lo cree así.

– Para el hombre es imposible, mas para Dios todo es posible.
– Caerán las hojas, cada día más noche, todo parece morir: la vida rebrotará.

El Espíritu divino, amor sin fin, semilla de inmortalidad, ultimará su parte del trabajo.

El Amor no podrá imponerse, solo ofrecerse y aguardar, a veces verá la puerta cerrada, la luz apagada, deberá esperar.

Cómo, cuándo, dónde… Muchas preguntas pendientes de respuesta, también la sensación de fragilidad e impotencia.

– Tú piensas: Soy rico, nada me falta… Y eres infeliz, pobre y desnudo.
– Yo estoy a la puerta y llamo: si me abres, entraré y cenaremos juntos.

– Jesús, acuérdate de mí cuando entres en tu Reino. Jesús dijo: Hoy estarás conmigo en el paraíso. –El buen ladrón con Jesús en la cruz.

(cf. san Marcos c.10 / Apocalipsis c.3 / san Lucas c.23)

* Picasso, Manos con flores, 1958.

__

El protagonista del film ‘Presidente Mitterrand’ (R. Guédiguian, 2005) mencionó su primera formación religiosa, y contó la reacción de J.S. Bach ante la muerte de seres muy queridos: no se desmoronó del todo, compuso ‘Jesus bleibet meine Freude’, BWV 147.

Jesús es mi alegría
y el consuelo de mi corazón.
Jesús me preserva de los sufrimientos
y es la fortaleza de mi vida.
– Es la luz y el sol de mis ojos;
el gozo y la paz de mi alma.
Por todo ello no lo rechazaré
ni de mi corazón ni de mis ojos.

__

Les recordaré estas palabras del Cardenal Carlo Martini (+2012), al ver cercano su final:

“La edad y la enfermedad me envían una señal: es hora de apartarse de las cosas de la Tierra para prepararme a la próxima llegada del Reino. El mismo Jesús dará respuesta a sus interrogantes personales.”

La frágil espera

# Será bueno pensar la esperanza, recordando promesas. La esperanza de siempre rejuvenecida. Vivir este tiempo duro también como tiempo de Dios, que no se ausenta mas continúa animando nuestra frágil espera.

Tiempo atrás un periodista preguntó al Papa Francisco por la esperanza:

– ¿Santo Padre, qué signos de esperanza hay en el mundo actual? ¿Cómo ser optimistas en un mundo en crisis?
– El ‘optimismo’ es una actitud psicológica. Prefiero la palabra ‘esperanza’, que no defrauda porque Dios mismo sale garante.

# La esperanza del creyente se fundamenta en la propia fe, apostando por algo mejor: ‘No más llanto ni dolor… Los cielos nuevos, la nueva tierra’.

Como meta, tu reino,
como estado, la libertad de tus hijos,
como ley, el precepto del amor.

# En aquella ocasión el Papa mencionó la primera adivinanza del ‘Turandot’ de Puccini, los versos de la princesa, los sueños y esperanzas que como un fantasma se desvanecerán con la aurora:

En la oscuridad de la noche vuela un irisado fantasma.
Sube y despliega las alas
sobre la negra, infinita humanidad.
Todos lo invocan
y todos le imploran.
Pero el fantasma se esfuma con la aurora
para renacer en el corazón.
¡Cada noche nace
y cada día muere!

# La esperanza cristiana no es un fantasma ni un sueño, es hermosa virtud, regalo de Dios. Renacerá la esperanza cada día, Dios la alimenta y no defrauda, pues es amor.

El ‘espíritu divino’ estará llegando en ayuda de nuestra frágil espera:

“Si los guía el Espíritu de Dios, son hijos, no teman. Ni la muerte ni la vida, ni todas las fuerzas del universo, ni ninguna otra criatura, los apartarán del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor.” (san Pablo)

__ __

-Podrán ver más del tema en “Esperanza temblorosa, Péguy”.

-Este fue el deseo y oración universal del Papa para Agosto 2021: “Que la Iglesia reciba del Espíritu Santo la gracia y la fuerza para reformarse a la luz del evangelio”.

Encontrar a Dios, Leonardo

– Yo intenté acercarme a la verdad de Dios a través de la belleza, mas no conseguí encontrarla en mí mismo.
– Tal vez busqué en el lugar equivocado, la verdad que los mortales aspiramos a conocer es el amor.
– Cuando un niño crece sin conocer el amor, estará buscándolo toda su vida.

Alguien se interesó por las personas que no aciertan a encontrar a Dios, qué camino tomar para creer en Él. Sentiremos a Dios cerca, dicen, si cuidamos la vida y las personas, cuando amamos de verdad.

“Si no aman no conocerán a Dios, pues Dios es amor” (Carta san Juan)
__

Vean algunas actitudes negativas, también positivas, para hallar a Dios:

A veces vivimos una vida ‘descafeinada’, plana, para qué vivir… Vislumbraré a Dios si escucho el misterio de todo con espíritu abierto, inquieto. Ahí está Dios.

Algunos muy inmersos en ‘la espuma de las apariencias’, su propia imagen, su ego… Estaré cerca de Dios si busco con honestidad la verdad y la justicia, la belleza. Ahí está Dios.

Habrá quienes acabaron fragmentados, rotos, en mil pedazos, sus prisas, ambiciones, desengaños… Iremos hacia Dios si la magnanimidad da sentido y unifica nuestra vida. Ahí estará Dios.
__

.. No vives igual con FE que sin ella, será vital para la propia felicidad, afrontarás con sabiduría el tiempo que pasa.
.. Deja el temor y acoge el AMOR, pasa del tono distante a la oración humilde, no culpes ni condenes, acepta el perdón.
.. DIOS no es una idea o un ser solitario, impenetrable, ni una sustancia fría. Dios es ternura infinita. Jesús lo dio a conocer.

La confianza será vivir en la presencia amorosa del Creador:

“Señor, tú estás siempre conmigo y me conoces,
todo lo que yo vivo y siento te resulta familiar.
-Tú sabes mis dudas y conoces mi oscuridad,
no te veo, pero estás cerca y me iluminas.
-Eres mi creador y me respetas,
yo no habré de temer, porque tú estás a mi lado.”

__

-Cf. Leonardo, TV Series (2021), Daniel Percival.
-Dibujo, Leonardo Da Vinci, Autorretrato (?), 1515.

(Verán también la entrada ‘El misterio de Dios’)

La causa de Jesús

– Él es la piedra viva donde se asienta el mundo,
la imagen que lo ordena, su impulso más profundo
hacia la nueva creación.

Un pequeño apunte, buscando sintonía con la causa de Jesús y mejorar en Evangelio, la Buena noticia, también en este tiempo difícil que vivimos.

“El Espíritu del Señor me envió para llevar la buena noticia a los pobres, la libertad a los cautivos, a los ciegos la vista, será el año de gracia del Señor”.

# No olvidar la causa de Jesús, la meta de su vida, saber qué quiere ahora de nosotros, qué hicimos y qué deberemos hacer.

# La conversión será trabajar por la paz y la justicia, por la dignidad de las personas, de las más vulnerables, ‘Venga a nosotros tu Reino’.

# Un nuevo camino, la religión renovada: amando, curando, perdonando, bendiciendo, como Jesús, liberando de ataduras y temores.

“Una nube los cubrió, de la nube una voz: Este es mi Hijo amado, escúchenlo”.

-Él fue rechazado y perseguido: hombre libre, testigo de la verdad.
-También sus seguidores: el amor y la paz vencieron al odio y la violencia.
-El Reino de Dios: la causa de Jesús avanzando, razón de mi esperanza.

Jesucristo

“Mi fuerza y mi fracaso, eres tú.
Mi herencia y pobreza, eres tú.
Tú, mi justicia, Jesús,
mi guerra y mi paz,
mi libre libertad.
Mi muerte y mi vida, tú.
Palabras de mis gritos,
silencio de mi espera,
testigo de mi sueños,
cruz de mi cruz, tú.
Perdón de mis pecados,
juez de mi pobre llanto,
razón de mi esperanza,
mi tierra prometida,
tú, Jesús.”

–Pedro Casaldáliga (+2020)

__ __

-Cf. san Lucas c.4; san Marcos c.9
-Imagen: Jesucristo, icono anónimo, s xx

Examen del discípulo de Cristo

“Jesús preguntó: ¿Qué dice la gente de mí? Unos que eres el Bautista, otros que algún profeta. Y ustedes, quién dicen que soy. Pedro dijo: Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios.”

También hoy Jesucristo nos dirige la pregunta: ¿Qué dicen de mí? Más que una respuesta de libro, él espera una respuesta personal.

¿En verdad conocemos a Jesús, centrados en él, o vivimos en la rutina?
¿Queremos a Jesús, o es alguien del pasado, sin fuerza ni atractivo? ¿Es amigo?
¿Aprendimos a mirar como Jesús, compasivos, o bien indiferentes?
¿Jesús resucitado vive y camina con nosotros? ¿Somos sus testigos?

“Aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón, encontrarán descanso”, s Mateo c.11.
“Dichoso el que tiene a Belén en su corazón, y Cristo nace en su corazón cada día”, san Jerónimo.

= “Lo más decisivo será saber qué relación vives con Jesús. Las creencias no cambian nuestra vida. Es la adhesión personal a Jesús lo que nos puede transformar.” (JA.Pagola)

= SEÑOR, quiero ser alumno tuyo en la escuela de Belén, aprender sencillez, humildad, dejándome querer y ayudar. / En la escuela de Nazaret aprenderé a valorar la convivencia, el trabajo de cada día. / Aprenderé de ti a escuchar y curar, acoger y bendecir. / En la escuela de la Cruz aprenderé a perdonar y consolar.

__ __

Vean esta melodía, llena de afecto y buenos deseos: “Encontrarme contigo”, del grupo Satelite, Mexico, 2012.

Creer en Jesucristo

“Dios amó tanto al mundo que entregó a su Hijo, para que todo el que cree en él tenga vida eterna”, s Juan c.3.

JESÚS de Nazaret gustó conversar sobre su origen y el motivo de su venida. Más que largos discursos, interesó su trabajo y el ejemplo de su vida, el amor en las obras más que en las palabras.

-Deberán creer en los signos: el vino de Caná, los panes y los peces, Lázaro vivo, la vista del ciego, el sepulcro vacío.
-Lo propio de la fe cristiana será creer en Jesucristo, el Hijo de Dios.
-El discípulo amado ofreció en su Evangelio un diálogo difícil con los discípulos en la Cena de despedida.

= ¿Quién eres tú, Jesús, para que creamos en ti como creemos en Dios? =

1 = Si creen en Dios, crean también en mí. En la casa de mi Padre hay muchos lugares. Volveré y los llevaré conmigo.
. . Los discípulos no comprendieron. Verán pronto al Mesías rechazado. Deberán esperar, Jesús les mostrará el camino a Dios Padre.

2 = Tomás confesó: Señor, no sabemos adónde vas ni sabemos el camino. ‘Yo soy el camino, la verdad, la vida’.
. . Jesús es el camino para llegar a Dios, el Padre nos recibirá en su casa. Jesús enseñará quién es Dios, cómo es Dios, cómo llegar a él.

3 = Felipe suplicó: Muéstranos al Padre. ‘Tanto tiempo y no me conoces. Quien me vio a mí, vio al Padre’.
. . Viendo, oyendo a Jesús, veremos, oiremos, conoceremos a Dios. Más que creer importa amar, son ‘sus amigos’, donde hay amor estará Dios.

Mirando al cielo, Jesús rezó por sus discípulos con parecidas palabras:

PADRE, te pido por ellos. Yo les comuniqué tu voluntad. Ellos ya creen en mí. Yo cuidé de ellos, pero el maligno los amenaza. Te pido que no caigan en la tentación, que permanezcan unidos como nosotros, en la pena y en la gloria. Que den a conocer nuestro gran amor, fieles a la verdad, que confíen y no teman.

Recordarán las palabras de san Pablo al joven Timoteo:

“No te olvides de Jesucristo, resucitado de entre los muertos;
Él es nuestra salvación, nuestra gloria para siempre.
Si morimos con él, viviremos con él;
si perseveramos con él, reinaremos con él.
En él nuestra esperanza y nuestra paz.”

__ __

* Imagen: Leonardo da Vinci, La Última Cena, 1498, pintura mural en el Refectorio comedor del convento dominico de Santa Maria delle Grazie, en Milán (Italia). Última restauración 1999.

__ __

Podrán ver más temas sobre Jesucristo en “El Rostro de Cristo”, pdf, ebook de Nicodemo Martin.

Los 5 enemigos del amor

– “Si el grano de trigo no muere quedara infecundo. Morir para dar vida. No es una norma moral ni una ley impuesta por la religión. Es la dinámica que hace fecunda la vida de quien sufre por amor. Es una idea repetida por Jesús: Quien se agarra egoístamente a su vida, la echa a perder; quien sabe entregarla con generosidad genera más vida” (JA Pagola).

Fue el mandato más duro de Jesús de Nazaret a sus seguidores: ¡Amen a sus enemigos! Él murió en la Cruz perdonando a sus verdugos. El amor que pacifica y reconcilia será difícil, pero muy buena noticia.

Recuerden que un amor así tendrá poderosos enemigos, contrarios a la aventura de amar siempre, sin condiciones.

vel_indiaviolada_1356778314-b

Verán aquí resumidos los 5 enemigos del amor:

1 . el egocentrismo, lo primero mi yo, mi problema, mi actividad;
2 . el egoísmo, quererme en exceso,  el propio interés ante todo;
3 . el individualismo, vivir como si todo dependiera solo de ti;
4 . la razón, pensar en lo que perderé o ganaré, pensar más que creer;
5 . ausencia de Dios, el propio bienestar al centro, a un lado el Señor.

– Si viniere el Señor, ¿verá mis manos abiertas, o cerradas con lo mío?
– Si guardas tu vida, la perderás; si la entregas por amor, la encontrarás.
– Si cae en tierra y muere, el grano de trigo dará mucho fruto.

Habremos de combatir a los enemigos del amor:

_con FE, apostando por lo imposible,
_con FRATERNIDAD, la ayuda mutua será necesaria,
_con SOLIDARIDAD, el ejercicio de la misericordia,
_con ORACIÓN, en unión y sintonía con Dios,
_con ESPÍRITU, la fuerza divina que Jesús prometió.

Asustados al rezar, preguntaremos:

¿CÓMO ME PIDES TANTO, SEÑOR?
¿Sonreír y perdonar a quien me afrenta
ayudar a quien me arruina
y asistir a quien me olvidó un mal día?

¿Cómo me pides tanto, Señor?
¿Amar al que tal vez nunca me amó,
abrazar al que me rechazó,
en el que nunca encontré consuelo?

Ayúdanos a estar en comunión contigo, Señor,
no nos parecerá entonces tan imposible
ser cómo Tú eres y llevar a cabo lo que Tú quieres:
amar sin condiciones.

–Cf. J.Leoz

El beso de Jesús, parábola

Contaron años atrás, de nuevo estos días, la anécdota que vivió un sacerdote en su trabajo. Varias redes sociales se hicieron eco del testimonio lleno de afecto y de fe entrañable.

Así lo titularon: ‘El beso de Jesús’, que presentaré en el blog como una parábola, pensando les gustará si no conocieran. Dice así:

“A los 6 meses de ordenado sacerdote, mi Obispo me envió a una Parroquia para suplir al Párroco. No fue fácil, pero mi tarea mejoró gracias al pequeño Gabriel, protagonista de este relato.

Al poco de llegar recibí un matrimonio joven con su pequeño hijo síndrome de Down. Me pidieron que lo aceptara como monaguillo. No pude decir que no, le pregunté si quería ser mi monaguillo, no me respondió sino que se me abrazó a la cintura. Así me convenció.

Muchos vinieron a la Iglesia para verlo de monaguillo. Antes de la Misa pensé que Gabriel nada sabía de cómo ayudar la Misa; se me ocurrió decirle: ‘Gabriel, tienes que hacer todo lo que yo haga, ¿vale?’

Gabriel es el niño más obediente del mundo, y al besar el altar, el pequeño se quedó prendido a él. Gabriel continuó tratando de imitar mis movimientos. Al terminar le dije que el altar solo lo besaré yo. Le expliqué cómo el sacerdote se une a Cristo en este beso. Él me dice: ¡Anda, yo también quiero besarlo! Le dije que yo lo haría por los dos, ¿conforme?

Pero al siguiente domingo, al iniciar la Celebración y besar el altar, Gabriel puso su mejilla en él y no se despegaba del altar con una gran sonrisa en su pequeño rostro. Al terminar hablamos.

– Gabriel, te dije que yo lo besaré por los dos.
– Padre, yo no lo besé, Él me besó a mí, ¡de verdad, me llenó de besos!

La forma en que me lo dijo, me llenó de santa envidia. Al cerrar el templo y despedir a mis feligreses me acerqué al altar y puse mi mejilla en él: ‘Señor, bésame como a Gabriel’.

Aquel niño me recordó que ganar el corazón de aquel pueblo solo podía ser desde esa dulce intimidad con el único Sacerdote, Cristo. Desde entonces mi beso al altar es doble pues pongo mi mejilla para recibir su beso. ¡Gracias, Gabriel!”

La fidelidad, Tomás de Aquino

Verán hoy una oración a Dios, deseando ser fiel y corresponder a tanto bien recibido. La FIDELIDAD será la respuesta agradecida, aunque cueste sacrificio, llamada también lealtad.

Recuerden cómo la Biblia alabó en Abraham y Moisés su fidelidad, una fe cargada de afecto, hablando con Moisés como entre amigos.

– ¿Será posible hablar con Dios como con un amigo? Para santa Teresa será la mejor definición: “Orar es tratar de amistad muchas veces y a solas con quien sabemos que nos ama”.

He aquí el texto del gran teólogo Tomás de Aquino (+1274) que oraba así ante el Crucifijo cada día, deseando tener un corazón semejante al de Cristo. También nosotros pediremos:

.. Señor, dame un corazón vigilante, que nada me arrastre lejos de ti; un corazón noble que ningún afecto rebaje ni adversidad lo rompa; un corazón libre que no domine ninguna pasión.
.. Concédeme una inteligencia que te conozca, una atención que te busque, una sabiduría que te encuentre, una vida que te complazca, una paciencia que te espere y una confianza que al fin te posea.
.. Deseo estar afligido por lo que tú sufriste, perdona mi pecado, quiero poner al servicio de los demás los bienes que tú me diste, gozar tus gozos en la casa del Padre, en tu gloria para siempre. Amén.

_______________

¡Celebramos las 130.000 visitas en nicodemoblog!
Amigas, amigos, lectores, editores
gracias y cuiden la salud, propia y ajena.

La lámpara de la fe

En estos días de los Santos y los difuntos recordarán la fe tan necesaria y la esperanza, compañeras del amor que sentimos y nunca muere.

“A medianoche se oyó una voz: Ya viene el esposo, salgan a su encuentro. Las jóvenes marcharon con sus lámparas, mas algunas exclamaron: ¡Nuestras lámparas se apagan, se acabó el aceite!”, s Mateo c.25.

Regresaron las noches más largas, el final del día y de la vida, la luz poco a poco marchará. Aguardaremos el alba, en descanso pero alerta por si amanece como esperamos.

– Dijeron que al morir se apagarán por un tiempo las luces, mas quedará tenue la luz de la fe en impaciente espera y las brasas del amor vivido, también el deseo de amar y vivir sin fin.

– Dijeron que el aceite será la Fe, alimento de la llama del buen Amor, lo que más importa. Si fallare la fe o perdieran la Esperanza, el amor se debilitará ante tanto daño y desamor.

“Cuando regrese el Hijo del Hombre, ¿encontrará fe en la tierra?”
“El amor se enfriará en muchos. El que se mantenga fiel, se salvará”
“Estén despiertos, porque no saben en qué día vendrá su Señor.”

Las tres virtudes se necesitan pues. Unidas serán fuertes, mas separadas, la fe sin amor, la espera sin fe, vendrá la oscuridad y el temor.

Por eso en la noche siempre fue necesario rezar y cantar:

.. En el sueño de la noche
mantén en tu LUZ el aceite de mi lámpara,
la fe de mi alma, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
aleja de mí al espíritu maligno,
sus voces impuras, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
encienda tu AMOR la plegaria de mi pecho,
mi más bello canto, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
renueva el ardor de mis fuerzas abatidas,
con brazo robusto, Señor, en el sueño de la noche.

Oración.- Señor Dios, que tu Espíritu santo encienda en nosotros una luz interior suave pero firme, que quite las sombras de la duda y limpie la tiniebla de la desesperanza, que nos ilumine cuando en verdad no sabemos qué hacer. Amén.

__ __

Casi sin pensar vinieron a la memoria estos versos de santa Teresa de Ávila (+1582) que recordarán:

Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.
.. Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor;
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí:
cuando el corazón le di
puso en él este letrero,
‘que muero porque no muero’.