Dios, Padre nuestro

Desde siempre surgió la pregunta sobre Dios, quién es y cómo es. Difícil saberlo de primera mano. Los filósofos y teólogos de las religiones hicieron su esfuerzo por definir el ser y por expresar el parecer de Dios.

Quedará todavía abierta la cuestión de difícil respuesta, por el dolor y el sufrimiento injusto de tantos inocentes, ‘¿Dónde está Dios?’.

En algunas religiones será el mismo dios quien quiso darse a conocer por sus profetas y enviados, inspirando, iluminando y revelando sus planes y mandatos.

“En diversas ocasiones Dios habló a nuestros padres por los profetas. En este tiempo nos habló por medio del Hijo;
– Jesucristo es reflejo de la gloria de Dios, impronta de su ser. Su palabra poderosa mantiene el universo;
– Él purificó al mundo de sus pecados, y sentó en los cielos a la derecha del Dios de majestad”, Hebreos c.1.

Cierto que el texto de algunas oraciones nos ayudará a conocer el tono de la relación entre dios y nosotros: cercanía o distancia, temor o confianza, implicación o indiferencia.

# La oración del “Padre nuestro” según los evangelios fue comunicada a sus discípulos por el mismo Jesús de Nazaret, temas propios de su oración personal, inquietudes y sentimientos compartidos de la relación padre/ hijo, su mutuo amor y fidelidad.

Muchos fueron los comentarios y coletillas al Padre nuestro a lo largo de los siglos. Este que hoy les traigo fue una reacción sugerida por el propio texto original, como cada orante gustará hacer él mismo:

PADRE nuestro que estás en el cielo, en el amor y la belleza, en el universo y en cada uno, en nuestro corazón.
.. Santificado seas por todo lo hermoso y bueno en el mundo, por todo lo justo y honesto en muchas personas.
.. Que llegue tu REINO de paz, de justicia y verdad. Que tú seas el centro de mis intereses, deseando hacer tu voluntad.
.. Te necesitamos, que a todos llegue el PAN nuestro de la tierra y el pan del cielo, tu pan de vida, tu misma vida.
.. PERDONA, Señor, mis ofensas y pecados. Perdóname como yo quisiera perdonar cuando me siento ofendido.
.. No nos dejes caer en la TENTACIÓN, líbrame de mis juicios y envidias, de la violencia y desesperanza.
.. Gracias, Señor.”

__ __

# Durante su visita a Auschwitz en 2006, Benedicto XVI se preguntó: «¿Dónde estaba Dios?». Tras el humo negro de hornos crematorios 1,1 millones de personas quedaron convertidas en ceniza, el azul del cielo se alejaba, y muchos prisioneros no pudieron seguir creyendo en un ser superior omnipotente y bueno. Sin embargo algunos confesaron: «La fe me salvó». En Auschwitz se derrumbó el Dios omnisciente y todopoderoso, quedará el grito de abandono de Jesús el viernes santo, el silencio de Dios el sábado santo y la sorpresa y abrazo del domingo de resurrección. – Cfr. testimonios de Elie Wiesel, premio Nobel de la paz 1986, superviviente en Auschwitz.

__ __

* Imagen: San José, Parroquia san Josemaría Escrivá, Burgos, España.

-La oración ‘Padre nuestro’, en san Mateo c.6.
-Escuchen si gustan este canto que me llegó, el Padre nuestro con nuevo acento popular.

-Verán más respuestas a la pregunta, en el post “Cómo es Dios”.

El Agua | Día de la Tierra

Un apunte sobre el cuidado de la tierra, la vida y las personas. Deberemos sentir un gran aprecio y respeto por la VIDA, y una decisión firme por valorar y tomar aquello que favorezca la vida, como el AGUA limpia y la PAZ verdadera; vigilar y quitar lo que ensucie o deteriore la vida, como la contaminación y la violencia.

Así presentó la Biblia el relato figurado del principio del universo: Dios, el agua, la tierra, la vida, la bondad de todo:

– En el principio, Dios creó los cielos y la tierra. Las tinieblas cubrían los abismos y el espíritu de Dios aleteaba la superficie de las aguas.
– “Dijo Dios: Llénense las aguas de seres vivientes y revoloteen aves sobre la tierra y bajo el firmamento… Dios vio que todo cuanto había hecho era muy bueno”, Génesis c.1.

Por la clausura del Seminario “El derecho humano al agua”, en la Pontificia Academia de Ciencias, el Papa Francisco señaló el pasado año:

• Donde hay agua hay vida, y allá podrá surgir y avanzar una sociedad.
• Nuestra casa común necesita protección; solo será vida el agua segura y de calidad.
• La falta de acceso al agua potable lleva a tanta miseria y clama por superar egoísmos contrarios a este derecho vital.
• Cada día mil niños mueren por enfermedades relacionadas con el agua; millones de personas consumen agua contaminada.

__ __

# Recordarán la solemne Carta de Francisco sobre el medio ambiente, su cuidado y su deterioro, en “La casa común”.

# Con motivo del Día Internacional de la Tierra, el pasado 22 de abril, sonaron las alarmas por la presión creciente sobre los recursos naturales y por su control, generando degradación ambiental, conflictos y desplazamientos forzosos.
.. Una de las zonas que más sufre esa presión será la Amazonía, territorio clave para el Continente y para la Humanidad, lleno de vidas y ecosistemas heridos. Serán muy habituales las prácticas mercantilistas, sin tener en cuenta las poblaciones ni la rica biodiversidad de este territorio.

# Nos lo recuerdan y añadimos en el post. Hoy 5 de junio Día mundial del Medio ambiente: la lucha contra los plásticos. Cada año se vierten en los océanos hasta 13 millones de toneladas de plástico, según la ONU. Estos residuos pueden rodear la Tierra cuatro veces y tardar hasta 1.000 años en desintegrarse. Sensibilización necesaria por el reciclaje, por la contaminación marina, sus consecuencias negativas para la vida.

Salmos ~ Auxilio divino

El libro de Salmos de la Biblia fue libro de poemas y oraciones. Reflejará problemas de un tiempo pasado, sus lamentaciones y desgracias, mas también verán textos que hablan de un Dios amigo, tierno y compasivo. Los Salmos fueron oración para Jesús de Nazaret y para los primeros cristianos.

– Días pasados en una celebración cantaron el Salmo 121, canto de peregrinos y caminantes, oración de confianza. Un pueblo desterrado sintió soledad y abandono, en la dificultad pidió auxilio y confió en el Dios de Moisés: ‘Tú nos libraste de la esclavitud, en el desierto caminaste junto a nosotros, ahora no nos abandonarás’. La fe pasó a ser esperanza.

El tema de los caminantes y peregrinos a los Santuarios sigue actual. También por desgracia serán de actualidad los desterrados a la fuerza, los migrantes y refugiados de nuestro tiempo, huyendo de nuevas esclavitudes, de la violencia y el hambre. Estarán clamando a Dios y a nosotros, pidiendo auxilio. El salmo continúa vigente. Vean.

El guardián del pueblo

[Dios no te faltará .- El pueblo peregrino a Jerusalén pensará en las dificultades del viaje: el camino difícil, el calor del día, quizá en los peligros de parte de ladrones. Pero sabe que Dios estará con él y lo acompañará en el viaje]

Dirijo la mirada hacia los montes:
¿de dónde me llegará ayuda?
Mi socorro me viene del Señor,
que hizo el cielo y la tierra.

.. No deja que tu pie dé un paso en falso,
no duerme tu guardián;
jamás lo rinde el sueño o cabecea
el guardián de Israel.

.. El Señor es tu guardián y tu sombra,
el Señor está a tu diestra.
Durante el día el sol no te maltratará,
ni la luna de noche.

Te preserva el Señor de todo mal,
él guarda tu alma.
Él te guarda al salir y al regresar,
ahora y para siempre.

(Imagen: Pascua, Camboya)

El hombre y Dios / Blas de Otero

– “Había un hombre rico que vestía ropa finísima y comía regiamente todos los días. Había también un pobre, llamado Lázaro, todo cubierto de llagas, que estaba tendido a la puerta del rico. Hubiera deseado saciarse con lo que caía de la mesa del rico, y hasta los perros venían a lamerle las llagas.”

ref_Pies campesinos

Estos días estaremos celebrando la Cuaresma, Semana santa y Pasión, un tiempo largo de auditoría interna, para el autoexamen necesario y la evaluación, buscando la mejora evangélica, la misericordia, la mayor sinceridad.

Con ocasión de la parábola evangélica del rico y el pobre Lázaro, alguien llegó con unos versos de Blas de Otero que verán aquí. Un canto desgarrado, súplica necesaria de quien se sintió en verdad perdido pero confiado, en la cruz identificado. El poema fue testimonio de fe y denuncia del vacío y el dolor, lamento de humanidad malherida y desconsolada. Vean.

Salva al hombre, Señor, en esta hora
horrorosa, de trágico destino;
no sabe adónde va, de dónde vino
tanto dolor, que en sauce roto llora.
.. Ponlo de pie, Señor, clava tu aurora
en su costado, y sepa que es divino
despojo, polvo errante en el camino,
mas que tu luz lo inmortaliza y dora.
.. Mira, Señor, que tanto llanto, arriba,
en pleamar, oleando a la deriva,
amenaza cubrirnos con la Nada.
.. ¡Ponnos, Señor, encima de la muerte!
¡Agiganta, sostén nuestra mirada
para que aprenda, desde ahora, a verte!

Reflexión:
• Si levantamos los ojos hasta el rostro de Jesús crucificado, contemplaremos el amor de Dios sin fin, maltratado, entregado hasta la muerte por nosotros.
• Si miramos bien, descubriremos en ese rostro el de tantos otros crucificados de nuestro mundo reclamando ayuda, nuestro amor solidario y compasivo.

__ __

-Texto de la parábola del rico, en san Lucas c.16.
-Recuerden que Blas de Otero (+1979), buen representante de la poesía social española, tras una época de grandes inquietudes personales y muchos temores, encontró por un tiempo en la religión el apoyo y la estabilidad necesarias para vivir, también en la amistad y en el arte. 

¿Qué buscan?

Siempre hay una primera vez, un primer encuentro. ¿Cómo romper el hielo, por dónde comenzar, qué le diré, en verdad gustará que hablemos?

Ocurrió en el 4° evangelio, el del discípulo amado. Jesús de Nazaret notó largo rato que unos jóvenes quisieran hablarle:

– Jesús rompió el silencio: “¿Qué buscan?”. 
– Los discípulos dijeron: “Maestro, ¿dónde vives?”.
– Él les respondió : “Vengan conmigo y lo verán”.

La pregunta nos interpeló al escucharla leer y comentar en días pasados: ¿Qué es lo que buscan? ¿Qué buscas tú? ¿Qué buscamos en verdad cada uno de nosotros? ¿Qué busco en mi vida, en mis relaciones, en mi actividad, cada día?

¤ . Para algunos, la vida es como ‘un gran supermercado’. Interesa adquirir objetos con los que poder llenar, consolar así su existencia.
¤ . Otros lo que buscan es escapar de la soledad, la tristeza, o de los conflictos o el miedo. Pero escapar, a dónde.
¤ . Otros ya no pueden más. Solo querrán que se les deje en paz, solos. Olvidar y ser olvidados. No preocuparse por nada ni por nadie, y que nadie se preocupe de ellos.
¤ . La mayoría buscamos cubrir nuestras necesidades diarias, felicidad, ver cumplidos nuestros pequeños deseos y de nuestros seres queridos.

Algunos dirán que los hombres y mujeres de hoy olvidaron a Dios o que ya no lo necesitan ni lo buscan. Pero la verdad, si te preguntas con honradez, no fue fácil borrar de tu corazón esa ‘nostalgia de infinito’.

– ¿Quién soy yo? ¿Un ser surgido por azar en una parcela ínfima de espacio y de tiempo, arrojado a la vida para desaparecer en la nada, sin razón alguna? ¿Solo eso? ¿Nada más?

Buscaré a Dios, con todas mis fuerzas y mi poca fe . . Tal vez desde la angustia o el desaliento. Dios no se esconderá de quien lo busca con sinceridad. Dijeron que Dios está ya en el interior de uno mismo, luz en su búsqueda. “Si buscan, encontrarán; si llaman, se les abrirá”, dijo Jesús de Nazaret.

# De otro lugar en el blog traeré aquí está sincera oración de san Anselmo (+1109):

«Nunca te vi, Señor, Dios mío; no conozco tu rostro.
Enséñame a buscarte y muéstrate a quien te busca,
porque no puedo ir en tu busca, a menos que Tú me enseñes,
y no puedo encontrarte si Tú no te manifiestas.
Deseando te buscaré, te desearé buscando,
amando te hallaré, y encontrándote te amaré»

Yo estoy a la puerta

Inspirado en su meditación asidua de la vida de Cristo, un misionero de Madagascar ya fallecido escribió tiempo atrás el poema oración que les pondré hoy en el blog. El autor tomará el punto de vista del mismo Jesús que expresó con frecuencia su pena ante la multitud abandonada.

– “Lo que harán por esos pequeños, conmigo lo harán. Serán benditos si fueron compasivos”. El Señor conoció de cerca nuestra indolencia, aseguró sentirse identificado con quien quedó malherido, y también con quien tuvo misericordia.

Jesús de Nazaret nos está invitando a mirar hoy con sus ojos la pobreza y el dolor de muchas personas, algunas vemos cada día en nuestras plazas y nuestra pantallas, rostros tristes y doloridos, interpelantes, víctimas de pobrezas y violencias.

– “Miren que yo estoy a la puerta y llamo, si oyeran mi voz y me abren, entraré y cenaremos juntos”, Apocalipsis c.3.

lit_sabado-santo_bl

«El Dios que conozco
permanece a la sombra de mi casa.
Cada día pide un poco de arroz,
más aún, una mirada de cariño, un rostro acogedor.

El Dios que conozco nació en un pesebre
y murió en un leño.
Y desde una cierta mañana de Pascua,
va de acá para allá por el mundo,
se confunde entre la muchedumbre anónima,
entre los olvidados, los rechazados,
y nueve de cada diez veces no es reconocido.

El Dios que conozco no tiene poder.
Me dice que tiene hambre, que tiene sed, que está desnudo,
que es extranjero, que está preso.
Creí entender su voz el otro día:

‘Estoy siempre con vosotros, nunca os he abandonado.
No me dejéis morir de hambre,
no me dejéis una noche más sin techo, sin calor.
No me dejéis en tanta aflicción.
Llamo a la puerta, pero nadie me responde.
Hace frío, estoy solo, nadie viene en mi ayuda’.

El Dios que yo conozco se llama Jesucristo,
permanece a la sombra de mi casa.»

Jacques Couture ~ 1986

– “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o te vimos forastero y te recibimos? . . Cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de mis hermanos, me lo hicieron a mí”, san Mateo c.25.

Vida eterna

“Como el esposo se hacía esperar, les entró sueño a todas y se quedaron dormidas. Pero a medianoche se oyó un grito: ‘Ya viene el esposo, salgan a su encuentro’ . . Jesús añadió: Estén prevenidos, porque no saben el día ni la hora”, san Mateo c.25.

Pidieron una reflexión sobre la vida eterna. Creyentes y no creyentes utilizarán un lenguaje oscuro para hablar del tema: el más allá, la ciudad futura, el cielo o el paraíso, la vida eterna y otras expresiones.

– El de ahora será tiempo de paradojas y relatos fragmentarios. No sabemos, se nos escapa la realidad del después . . El creyente sí sabe, sabe porque cree y espera, “En la vida y en la muerte somos del Señor”, se fía y está seguro, fue su apuesta. Si solo buscó comprender pudo perderse, bastará tener fe.

“Yo he venido a este mundo para que todo el que crea en mí tenga vida eterna, dijo Jesús”, san Juan c.3.

En la espera habré de vivir el presente en justicia y en verdad, dejando el después al señor de la Casa. A nuestro Señor le gustará saber cómo traté mientras tanto los asuntos y las personas, pues fue en el aquí y el ahora donde se ocultó el tesoro del después.

• La Vida eterna no será una conquista por méritos propios ni tampoco un derecho a exigir, no será un sueño infantil ni una quimera.
• La Vida eterna solo fue una promesa, un regalo, la invitación a una fiesta, una herencia generosa, esperada.
• Pidan y recibirán, dijo el evangelio, pidamos recibir la gracia de una Vida plena, sin final.
• Dios espera conocer nuestra sed para saciarla, y nuestros deseos para llenarlos.
• La Vida eterna es Dios mismo, vivir y beber su vida, compartida en limpios arroyos de la fuente principal de donde mana el amor y no se agota.

La Vida eterna será regresar al fin a la Casa del Padre tras la aventura de perderse. Regresar y calmar el hambre, la propia sed, calmar también del Padre su espera, regresar y abrazarse fuerte y largo, pasar luego al banquete preparado, vestir el mejor traje, recibir todo de su mano, caliente el pan y el mejor vino, el de la última hora.

“Felices los sirvientes a los que el patrón encuentre velando a su llegada, sus lámparas encendidas. Él mismo los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirles”, san Lucas c.12.

– Recordarán las palabras del Cardenal Carlos Martini meses antes de morir: «La edad y la enfermedad me envían una clara señal de que es hora de apartarse de las cosas de la Tierra para prepararme a la próxima llegada del Reino. Que el mismo Jesús pueda dar respuesta a sus interrogantes más profundos».

Y pondré aquí unos versos, confesión propia de enigmas y certezas:

SUEÑOS

Si la vida es vida,
razones, besos
emociones y sueños,
cuántos . .

Si la muerte es muerte,
razones, besos
emociones y sueños,
dónde . .

La vida muerte
es eternidad menuda;
la muerte vida
será eternidad divina.

___________

-Imagen: El pan de la misericordia, Safet Zec, 1943.
-Vean el testimonio de un creyente, “Creer en el cielo”, y también nuestro post “Esperar”.

Dime por qué

En más de una ocasión difícil nos vino a la mente, y también a los labios, un sincero ‘por qué, Señor’. No obtuvimos respuesta facil, y nos pareció insultar a Dios, blasfemar, pedirle cuentas del mal injusto que ocurre, o peor aún culparle a él, ‘por qué permites, Señor’.

– El mal del mundo, el sufrimiento y muerte de tantas personas inocentes, por hambre o violencia, a veces los más frágiles e indefensos como los niños . . No sabemos qué pensar, ni cómo encontrar la salida, buscamos una explicación, una respuesta, nada, solo el silencio.

Nuestra fe en el Dios todo amor revelado por Jesús de Nazaret pareció venirse abajo, quedó cuestionada de raíz, ‘por qué, Señor’. Recordaremos tal vez las duras palabras desde la Cruz, “Dios mío, por qué me has abandonado” . . Y sin embargo en la Cruz solo hay amor !

Escuché días pasados y tomé nota de esta poesía del cantautor José Luis Perales. Sus poemas y viejas canciones revelan gran sensibilidad por el sufrimiento y la soledad, en la vertiente mayormente romántica, pero también humanitaria, buscando hacer entre todos un mundo más amable, más justo y fraterno. Muchas preguntas, apenas respuestas.

DIME

Dime, ¿por que la gente no sonríe?
¿por que las armas en las manos?
¿por que los hombres malheridos?

Dime, ¿por que los niños maltratados?
¿por que los viejos olvidados?
¿por que los sueños prohibidos?

Dimelo Dios quiero saber,
dime por que te niegas a escuchar
aun queda alguien que tal vez rezará,
dimelo Dios quiero saber
donde se encuentra toda la verdad
aun queda alguien que tal vez lo sabrá.

Dime, ¿por que los cielos ya no lloran?
¿por que los ríos ya no cantan?
¿por que nos has dejado solos?

————
-Podrán escuchar aquí su canción.
-Imagen: bombardeos en Gaza.

P A Z

Música celestial, Einstein

Ángeles músicos | Hans Memlinc

Hoy vemos que la vida en su fragilidad está en peligro por muchas razones. El medio ambiente se deteriora amenazando la salud y el bienestar de personas y pueblos enteros. La naturaleza sin embargo parece tener ella misma recursos ocultos de recuperación del daño que la mano humana le causa. No bastaron tal vez nuestros cálculos para explicar del todo la realidad. Una armonía, un alma interior, un sentido invisible parece todavía dirigir y colorear el proceso inacabado de cuanto existe, con sus luces y sus sombras.

Ahí les traigo a su consideración este pensamiento del gran físico alemán Albert Einstein, que dejó abierta a lo desconocido la puerta que explica el fondo perenne del universo:

«Todo, tanto el principio como el final, está determinado por fuerzas sobre las que no tenemos ningún control. Está determinado tanto para los insectos como para las estrellas. Los seres humanos, las plantas o el polvo cósmico, todos bailamos al ritmo de una música misteriosa entonada en la distancia por un intérprete invisible».

Sabemos que el creyente no considera un determinismo sin rostro, frío e impersonal. La fe de la Biblia, como de otras religiones, profesa admiración y respeto, gratitud y reverencia ante el universo. Buscará descubrir en todo la presencia amorosa de un Padre bueno que comunica sin cesar vida, armonía y belleza. No solo maravilloso intérprete, sino grandioso compositor y creador . . La creación pues no es un enigma sino un misterio cargado de sentido y de presencia, un canto de alabanza, ‘Dios es grande’ . . ¡Qué admirable es tu nombre!

-Otros aspectos del tema verán en la entrada “La casa común”.
-Algo más en el blog sobre “Einstein”.
-Podrán escuchar con Vangelis, ‘Beautiful Planet Hearth’.

Decálogo para vacaciones

“No desearás más vacaciones de las que te corresponden,
y aprovecharás para amar más a tu familia.”

Decálogo para pasar unas vacaciones como Dios manda. Les pondré aquí esperando llegar a tiempo estas recomendaciones sencillas que leí. Conexión imaginativa entre las vacaciones del verano y los 10 mandamientos. Vean pues, para dialogar en pareja, en familia, en grupo. Suerte y verdadera felicidad para todos.

1° .  También en los meses de calor amarás al Señor tu Dios cálidamente, sobre todas las cosas, incluyéndote a ti mismo.
2° .  No tomarás vanamente el nombre de Dios, quejándote de las incomodidades del termómetro en baja o en alza, o por la moda o las costumbres, siempre pasajeras.
3° .  Pondrás especial cariño y cuidado en santificar las fiestas en este tiempo de trabajo menor, procurando programarte unas vacaciones con Dios, en el clima suave del amor suyo.
4° .  Aprovecharás la temporada estival para reforzar los lazos familiares, quizás más relajados o más en tensión durante el resto del año.
5° .  No matarás el tiempo, sino que tu merecido descanso será más cambio de actividad que aburrimiento malsano y atrofiante.
6° .  También en vacaciones, el sexto precepto nos llama a vivir la sexualidad según los propios compromisos de vida, según la ley de Dios y de su Iglesia.
7° .  No robarás un verano inmerecido, ni abusarás de los dones de la naturaleza en contra de Dios, su único dueño.
8° .  Cuidarás especialmente de la lengua durante las vacaciones, evitando el chismorreo, la crítica fácil y la calumnia, siempre más peligrosas que una tormenta de verano.
9° .  También en vacaciones, guardarás la limpieza del corazón, del cuerpo, de la mente, de la imaginación, de los pensamientos y de los deseos.
10° .  No desearás vacaciones desproporcionadas, pero procurarás tener lo que merecen tú y tu familia, sin olvidar a los que este año tampoco podrán veranear.

– Será obligado recordar el mandamiento que más importa y que resume todos. Estar cerca y tener presentes las muchas personas sin descanso, o sin trabajo, lejos de su familia, en soledad, o en cárceles y hospitales, procurando nuestra ayuda y compañía. Es el mandamiento principal y definitivo, la misericordia que supera leyes, borra pecados y nos dará el paraíso.