Los fariseos

– “¡Ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, pues son unos hipócritas! Pagan el diezmo, pero no cumplen la Ley en lo que realmente importa: la justicia, la misericordia y la fidelidad”.

La justicia, la misericordia y la fidelidad, tres virtudes hermanadas por Jesús de Nazaret. Las une el amor de verdad, el primer mandamiento: “Amarás a Dios con toda tu alma, con toda tu mente, y al prójimo como a ti mismo”.

Fue bueno en el blog volver cada tiempo sobre el tema del fariseísmo, la religión de apariencias que tanto censuró Jesús en los evangelios.

Él nos pidió caminar en la verdad, sinceramente, de corazón. Lo que agrada a Dios, la justicia y la misericordia, limpiarán de oscuro egoísmo y falsedad nuestra vida. El amor verdadero resumen de la Ley.

En otra ocasión hablamos de ‘Falsos dioses y falsos profetas’. Algunos darán vueltas al tema de Dios, o de lo verdadero y falso de las doctrinas. Lo que importa será ‘la nueva humanidad’, la recuperación y el cuidado de la vida y las personas.

– “Busquen el Reino de Dios y su justicia, lo demás se les dará por añadidura”
– “Sean perfectos, sean misericordiosos, como su padre del cielo”
– “Ustedes son la luz del mundo, la sal de la tierra”.

__ __

* San Mateo: c.23 | c.5

El leproso

Rembrandt | Cristo cura al leproso

Verán aquí un viejo poema, canto de agradecimiento y de alegría, también ahora necesario aunque difícil. El autor se vio identificado con el enfermo leproso del evangelio, y en su meditar sentirá cercano el gesto de Jesús de Nazaret que lo toca y cura, o el abrazo cariñoso al pródigo.

” Al bajar Jesús del monte, se le acercó un leproso: ‘Señor, si quieres, puedes limpiarme’. Extendió Jesús la mano y lo tocó: ‘Quiero, queda limpio’. Y enseguida quedó limpio de la lepra”, san Mateo c.8

Los gestos de acogida y de misericordia, al bajar Jesús del monte, hicieron realidad la bienaventuranza de la misericordia. Para el poeta y el lector será un llamado: ¡Anda, haz tú lo mismo!

” .. Antes de que brillara la luz divina,
no me conocía a mí mismo.
Viéndome entonces en las tinieblas y en la prisión,
caí a los pies de aquel que me había iluminado.
Y aquel que me había iluminado toca con sus manos
mis ataduras y mis heridas;
allí donde su mano toca y donde su dedo se acerca,
caen inmediatamente mis ataduras,
desaparecen las heridas, y toda suciedad.
Extraña maravilla: mi carne, mi alma y mi cuerpo
participan de la gloria divina.

.. Desde que he sido purificado
y liberado de mis ataduras,
me tiende una mano divina,
me saca enteramente del lodazal,
me abraza, se echa a mi cuello,
me cubre de besos.
Es la luz que me arrebata y me sostiene;
me arrastra hacia una gran luz.
Me ha regalado una vida inmortal
y me ha dado unas sandalias, anillo y corona
incorruptibles y eternos.”

–Simeón Nuevo Teólogo, Monje y poeta ortodoxo (+1022), Galacia, Turkia.

La madre

La Virgen del Rosario, celebrando sus gozos y dolores. Tiempo atrás escuché hablar y me interesé por la devoción a los dolores de la Virgen María, la madre de Jesús de Nazaret. Vivencias para no olvidar y meditar.

–  ‘Fue junto a la cruz donde Jesús nos la entregó como madre nuestra: ‘Ahí tienen a su madre’. María será Madre de la Iglesia pues nos dio a luz a todos con tantos dolores.’ (Francisco)

En efecto, María de Nazaret unida al Hijo en su dolor, al pie de la cruz junto al discípulo fue madre de todos nosotros, lo mismo ahora en este tiempo de mucha enfermedad y temor.

La tradición hablará así pues de los Siete dolores de María:

1 º . La profecía de Simeón. “A ti María una espada te traspasará el corazón”.  El mismo rechazo que recibieron los buenos profetas, como el Siervo fiel y sufriente que cargó con el pecado de su pueblo.

2 º . La huida a Egipto. “José, toma al niño y a su madre, huye a Egipto, Herodes lo busca para matar”.  Un tiempo largo extranjeros buscando paz, pan y techo, sin desear mal a nadie, solo sobrevivir.

3 º . Jesús perdido en el Templo. “Hijo, tu padre y yo angustiados te buscábamos”.  Un gesto de madurez difícil de asumir. Ante los problemas, él quiere hacer algo. La misión será de salvación.

4 º . Camino al Calvario. “En el camino Jesús consoló a las mujeres que  se lamentaban”.  María vive el maltrato injusto del hijo. Compartirán el amor sin odio ni juicio. Amor que salva, ella ofrecerá al hijo.

5 º . Jesús muere en la Cruz. “Junto a la cruz estaba su madre. Jesús reclinó la cabeza y entregó el espíritu”.  Jesús vio a la madre y al discípulo amado. Jesús culminó el encargo de darnos vida abundante.

6 º . María recibe el Cuerpo. “Descolgado de la cruz, fue puesto en un sepulcro”.  Jesús en brazos de la madre, sus amigos que limpian su cuerpo y agradecen el amor que dio hasta la última gota de su sangre.

7 º . Jesús en el sepulcro. “Descolgado de la cruz, fue puesto en un sepulcro”.  Llegó la calma, la paz, la larga espera para seguidoras y discípulos. Anunciarán que vieron al Señor, que vive por siempre.

Oración .- Señor Jesús, el encuentro con la Madre en el camino de la cruz fue doloroso. Te presentamos la mirada de amigos y familiares impotentes ante el dolor de sus seres queridos. María, fiel discípula del Señor, confiamos a tu mirada y a tu corazón maternal el grito de la humanidad que sufre, esperamos el final de nuestras lágrimas, y de tantas madres. Gracias.

__ __

Podrán ver aquí el “Video del Papa”, para este mes de Octubre 2020, deseando promover la integración de las mujeres en los lugares donde se toman las decisiones importantes, también y sobre todo en la Iglesia católica.

Migrantes ~ Gabriela Mistral

El Papa con la escultura de migrantes y refugiados, Roma, 2019

Recordarán que el papa Francisco inauguró el 30 de septiembre de 2019, en la Jornada Mundial para los Migrantes y Refugiados, una enorme escultura de bronce y arcilla en la plaza de San Pedro, “para que recuerde a todos el desafío evangélico de la acogida”.

Bajo el título de “Angels unaware”, la estatua, de seis metros de altura y tres toneladas de peso, representa a 140 migrantes y refugiados de diferentes culturas y tiempos, el mismo número de esculturas que adornan la columnata de Bernini en la plaza de San Pedro.

El autor de la obra fue el artista canadiense Timothy Schmalz. Le fue encargada por la Oficina de Migrantes y Refugiados del Vaticano.

Un año después, acompañaremos el Día Mundial del Refugiado 2020 con estos versos tan sugerentes de la poeta chilena Gabriela Mistral.

¿De qué quiere usted la imagen?

Preguntó el imaginero:
Tenemos santos de pino,
Hay imágenes de yeso,
Mire este Cristo yacente,
Madera de puro cedro,
Depende de quién la encarga,
Una familia o un templo,
O si el único objetivo
Es ponerla en un museo.

Déjeme, pues, que le explique,
Lo que de verdad deseo.

Yo necesito una imagen
De Jesús El Galileo,
Que refleje su fracaso
Intentando un mundo nuevo,
Que conmueva las conciencias
Y cambie los pensamientos,
Yo no la quiero encerrada
En iglesias y conventos.

Ni en casa de una familia
Para presidir sus rezos,
No es para llevarla en andas
Cargada por costaleros,
Yo quiero una imagen viva
De un Jesús Hombre sufriendo,
Que ilumine a quien la mire
El corazón y el cerebro.

Velázquez, Cristo crucificado, fragmento, 1632

Que den ganas de bajarlo
De su cruz y del tormento,
Y quien contemple esa imagen
No quede mirando un muerto,
Ni que con ojos de artista
Sólo contemple un objeto,
Ante el que exclame admirado
¡Qué torturado mas bello!

Perdóneme si le digo,
Responde el imaginero,
Que aquí no hallará seguro
La imagen del Nazareno.

Vaya a buscarla en las calles
Entre las gentes sin techo,
En hospicios y hospitales
Donde haya gente muriendo
En los centros de acogida
En que abandonan a viejos,
En el pueblo marginado,
Entre los niños hambrientos,
En mujeres maltratadas,
En personas sin empleo.

Pero la imagen de Cristo
No la busque en los museos,
No la busque en las estatuas,
En los altares y templos.

Ni siga en las procesiones
Los pasos del Nazareno,
No la busque de madera,
De bronce de piedra o yeso,
¡mejor busque entre los pobres
Su imagen de carne y hueso!

–Gabriela Mistral, (+1957), Chile, Premio Nobel de Literatura 1945.

Amigos de Jesucristo

Aquí en el blog con frecuencia vieron variados cantos, poesías y oraciones, casi sin buscarlo. Esta vez llegó desde muy lejos la oración del amigo misionero, súplicas al terminar el día, o al final de la propia vida, como fue el caso.

Entregar todo, rendir cuentas y dar gracias, pedir perdón y confiar en la misericordia. Fue el deseo de conservar como tesoro una amistad que dura por siempre, más allá de la muerte.

“Ustedes serán mis amigos, si hacen lo mandado”. El ustedes o el nosotros no fue ritual sino fraternal, el ‘yo grande’, universal, de los amigos de JESUCRISTO. Poesías y oraciones reflejo de una relación personal, la amistad del discípulo que busca ayuda.

. . Señor Jesús, tú nos miraste, nos llamas a colaborar en tu misión. Te damos gracias, no olvides tu promesa de estar siempre con nosotros.
. . Tuvimos el sentimiento de trabajar en vano, toda la noche, olvidando que tú estás cerca. Hazte presente en todo, en nuestro trabajo, cada día.
. . Llena con amor nuestras vidas en tu servicio. Quita de nuestro corazón el egoísmo de pensar en ‘lo nuestro’, en ‘lo mío’, exclusivo.
. . Ilumina nuestras mentes y corazones, haznos sonreir cuando las cosas no marchan como quisiéramos.
. . Que al final del día, de cada día, nos sintamos más unidos a Ti, confiando con alegría. Somos débiles y pecadores, pero somos tus amigos.

– “Soy un pecador en quien el Señor ha puesto los ojos -comentó el Papa Francisco-. Soy alguien que ha sido mirado por el Señor… Jesús vio un publicano y, mirándolo con amor y eligiéndolo, le dijo: Sígueme”, La Civiltà 09/2013.

__ __

Añadiré por mi parte estos rasgos evangélicos de Jesucristo, deseando entrar en el misterio de su persona, de entonces y de ahora.

Desde la nube la Voz señaló a Jesús de Nazaret, san Lucas c.9. Los discípulos oyeron atemorizados, rostro en tierra enmudecieron, más tarde recordarán…

: Este es mi HIJO amado, escúchenlo
: Es el AGUA viva que renueva todo
: El VINO nuevo, alegría del Reino
: La VIDA abundante, compartida
: Nuestra LUZ en la tiniebla
: El CAMINO para ir al Padre
: La VID verdadera, ustedes sarmientos
: La GLORIA de Dios reflejada en mi Rostro
: Soy Jesucristo, el ROSTRO del Dios vivo.

– Nicodemo el fariseo será amigo de Jesucristo, primero en la noche, luego al atardecer junto a la cruz y en el sepulcro. Aquí encontrarán alguna de sus oraciones, “Orar con Nicodemo”.

Buenos días, María

Bradi Barth, Anunciación

Celebrando la fiesta del nacimiento de María de Nazaret, pensé en la necesidad que Dios tuvo de buscarse una madre, atendiendo las demandas de auxilio y su promesa de ayudar. Se revistió en verdad de humanidad para sanar la esperanza y recuperar la dignidad.

Alguien imaginó así la escena, el encuentro y diálogo entre Dios (el ángel) y María suplicante, ‘Ven a rescatarnos, Señor, ven pronto’:

– Buenos días, MARÍA, te necesito
– Buenos días, señor, ¿Quién sois? ¿en qué podré yo serviros?

– Soy el Dios al que rezas, a quien tú deseas complacer y servir
– Me hablaste al corazón, Señor, te escucharé, ¿Qué deseáis de mí?

– El Hijo amado necesitará una madre que lo reciba en su corazón, él será buena noticia
– Nuestro Espíritu, amor creador, alma de todo, hará su trabajo. Pediremos tu colaboración

– El Hijo será JESÚS, con él compartiremos el Amor y la Vida
– Contad conmigo, no sé pero confío, me entregaré del todo

– Alégrate María, serás feliz, comunica al mundo tu felicidad
– Todo mi ser se alegra y canta, agradecida por siempre al Señor.

La Anunciación fue una obra de arte, como mostraron grandes maestros, obra de arte adorable. Desde las divinas personas, una obra de arte definitiva, que prosigue en el tiempo.

* En la imagen verán la elegancia y sencillez de María nuestra señora con el Ángel rogando a sus pies, la ‘Anunciación’ de Bradi Barth (+2007), artista suiza, de su obra ‘Misterios del Rosario’, © Bradi-Barth.org

__ __

Si gustan podrán escuchar con la melodía de Franz Schubert esta versión del “Ave María” en arameo, lengua propia de Jesús y de María de Nazaret. Versión promovida desde la Universidad de Jerusalén. La traducción del texto en Comentario.

Un nuevo despertar

Verán aquí resumida una sencilla oración recibida estos días, en tiempo de sospechas y temores, de sueños y oraciones. Nos autoinculpamos y hacemos muchas promesas, buscando siempre mejorar: ¿Despertarás, dejándote resucitar?

Oración del nuevo despertar

¡Resucita nuestra confianza! Nos sentimos inseguros y paralizados, vulnerables. Despierta, Jesús, en nosotros la confianza en la Bondad de Dios Padre. Nadie solo, nadie olvidado.

¡Resucita la esperanza! Orgullosos con el bienestar, nos hemos quedado sin horizonte. Cómo será nuestro porvenir. Jesús, que la pandemia no nos robe la esperanza.

¡Resucita nuestra solidaridad! Nos necesitamos. Caminemos unidos aliviando a los que sufren y nos necesitan. Jesús, despierta en nosotros la fraternidad.

¡Resucita la lucidez! Jesús, llénanos de tu Espíritu, por un mundo más humano y por el pan de los más perjudicados. Que seamos misericordiosos como nuestro Padre.

¡Resucita nuestra fe! Jesús, que mantengamos la espera, que los esfuerzos por un mundo más justo y habitable no se perderán. Dios Padre saciará la sed de eternidad.

__ __

Como sabrán, alguien tuvo la feliz idea meses atrás de recuperar con nuevas voces llenas de vida aquella canción “Resistiré” de los años ’80, ahora en 2020 como himno de lucidez y resistencia ante la pandemia y otros males. Lo recaudado dijeron será para Cáritas, que está con los olvidados.

Pedro Casaldáliga, adiós

Pasaron los días. El 8 de agosto falleció en Batatais, estado de Sâo Paulo, Brasil, monseñor Pedro Casaldáliga a los 92 años. Fue Pastor bueno y profeta, también poeta, Obispo en Sâo Felix, Mato Grosso, valiente defensor de vidas y tierras de los más desfavorecidos y expropiados de la tierra.

Pese a las amenazas, estuvo con el Consejo Indigenista de Brasil, unificando las tribus del Amazonas en defensa de la tierra y el ecosistema.

Missionário ao estilo de Jesus de Nazaré, que já o recebeu em Casa com o seu abraço. Obrigado dom Pedro. Descanse em paz e ore por nós.

– Tras un momento de desconcierto, los discípulos proclamarán a los cuatro vientos que el Crucificado está vivo. Dios le ha dado la razón, le ha hecho justicia y lo ha resucitado. Tras su muerte se abre un camino a la esperanza, “Yo soy el camino, la verdad y la vida… No teman, yo he vencido al mundo”.

Pondré en memoria estos sentidos versos suyos que gustaron y recordarán, dedicados a Jesucristo, en la vida y en la muerte Señor de nuestras vidas.

“ Mi fuerza y mi fracaso, eres tú.
Mi herencia y pobreza, eres tú.
Tú, mi justicia, Jesús,
mi guerra y mi paz,
mi libre libertad.
Mi muerte y mi vida, tú.
Palabras de mis gritos,
silencio de mi espera,
testigo de mi sueños,
cruz de mi cruz, tú.
Perdón de mis pecados,
juez de mi pobre llanto,
razón de mi esperanza,
mi tierra prometida,
tú, Jesús. ”

__ __

En su funeral en Batatais, fue recitado el poema oración de Don Pedro “La paz inquieta”, aquí verán recitado por él mismo.

Dá-nos a Paz que luta pela Paz!

La paz que nos sacude
con la urgencia del Reino.
La Paz que nos invade,
como el viento del Espíritu,
rutina y miedo,
la tranquilidad de las playas
y oración de refugio.

Paz de armas rotas
en la derrota de las armas.
Paz del hambre de justicia,
la Paz que se vuelve “nuestra”
sin vallas ni fronteras,
que es tanto “Shalom” como “Salam”,
perdon, regreso, abrazo…

Danos tu paz
esta paz marginal
que deletrea en Belém
y muere en la cruz
y triunfos en Semana Santa.

Danos, Señor, esa paz inquieta,
eso no nos deja solos!

No violencia, decálogo

” El 6 de agosto de 1945, un avión estadounidense se acercó a la ciudad japonesa… 75 años después del bombardeo de Hiroshima, el mundo teme las armas nucleares, mas los pactos de no utilización siguen sin ser unánimes. En el recuerdo las víctimas y la atroz destrucción.”

La violencia se oculta en el interior de uno mismo, de nuestro corazón. Sea para defenderse o para atacar, siempre encuentra razones. De la noche a la mañana uno no se pacifica ni se hace pacifista, deberá vigilar, estar alerta.

Al terminar el día limpiarás bien los restos de agresividad y resentimiento, ocultos, pegados en los rincones del alma… Cueste lo que cueste, al despertar apostarás por la paz, por los medios no violentos, en las palabras, en los hechos, curando heridas, reconciliador. Que sea opción de vida, honda convicción.

– Bienaventurados los pacíficos, si trabajan por la paz, heredarán la tierra, san Mateo c.5
– No hay misericordia sin justicia; la máxima injusticia es la guerra, Dorothy Day

Inspirados en la obra de Daniel Berrigan (+2016) verán unos reclamos de sabiduría, a modo de decálogo. Este religioso estadounidense, en tiempo de guerras crueles e inútiles, fue valiente apóstol de la no violencia activa: hacer algo, no quedar de brazos cruzados.

Picasso | El rostro de la paz | 1950

1 / Acude a JESÚS cuando todo lo demás falle, cuando todo lo demás tenga éxito.
2 / No tengas miedo de tener MIEDO, o no te horrorices de estar horrorizado.
3 / Mantén tu ALMA para ti. El alma es una posesión que merece la pena pagar.
4 / ¿Nada que puedas HACER? Acerca de pocas cosas sí puedes hacer algo, de buen corazón.
5 / NO VAYAS a ningún sitio con alguien que espera de ti que seas interesante todo el rato.
6 / Casi nadie tendrá aguantaderas para QUERERTE, si no te quieres a ti mismo.
7 / Dicen que SANAR era una especialidad de Jesús, decía: “¡Toma tu camilla y echa a andar!”
8 / Mira la PELÍCULA pero no uses los auriculares. Verás qué pasa sin entender lo que ocurre.
9 / Sábete que, a veces, el único MATERIAL que tienes para escribir será tu propia sangre.
10/ Comienza con lo imposible. Sigue con calma hacia lo improbable. Hay puerta de SALIDA.

” Pasaron 75 años desde que dos bombas atómicas arrasaran Hiroshima y Nagasaki. Los supervivientes reclamaron ayer aprender de la historia ante las amenazas todavía del armamento nuclear. “

__ __

Complemento en este camino de pacificación, pondré de nuevo aquí la súplica del Maestro Gandhi, pacifico y pacificador, voz silenciada por los soberbios, voz que prosigue en tantas y tantos que luchan con las armas de la palabra, del silencio y con su propia vida.

– Señor ayúdame a decir la VERDAD delante de los fuertes,
a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.
– Si me das fortuna, no me quites la razón.
Si me das éxito, no me quites HUMILDAD.
Si me das humildad, no me quites dignidad.
– Ayúdame siempre a ver el otro lado de la moneda.
No INCULPAR de traición a los demás por no pensar igual que yo.
– Enséñame a QUERER a la gente como a mí mismo,
y a no juzgarme como a los demás.
– Enséñame que PERDONAR es lo más grande del fuerte,
y que la venganza es la señal más primitiva del débil.
– Si yo faltara a la gente, dame valor para disculparme.
Y si la gente faltara conmigo, dame valor para perdonar.
– Señor, si yo me olvido de ti, NO TE OLVIDES NUNCA DE MÍ.

Magdalena enamorada

¿Qué viste de camino,
María, en la mañana?
A mi Señor glorioso,
la tumba abandonada,

¡Resucitó de veras
mi amor y mi esperanza!

Vengan a Galilea,
allá el Señor aguarda;
allá verán los suyos
la gloria de la Pascua.

–Liturgia pascual

Fue su fiesta hará pocos días. Quise retomar el propósito de la Magdalena de acercarnos a JESÚS de NAZARET, que tanto significó para ella. El amor y la amistad crean proximidad, curando heridas, realizando sueños, ‘¿Eres tú, Señor?’ El amor buscará la presencia y la figura, ‘contemplar para amar’ lo llamó el santo de Loyola.

MARÍA MAGDALENA, anciana y exiliada, lo explicará así a unos jóvenes que quisieron saber más de Jesús :

– ” Esta gente amiga llegó hasta mi puerta con pequeñas excusas, acercándose pronto al fuego que nos calentaba. Juntos soñábamos abrazando nuestras manos, y al poco despertábamos sintiéndonos personajes que vivieran en otro tiempo con el Galileo y sus discípulos, en un mundo que nos encantaba, un mundo de ensueño y bienestar.

Eran muy jóvenes y no me resultó difícil poner en marcha sus sentidos de dentro, imaginando y contemplando para que vieran y tocasen, que oyeran y hasta notasen aromas y sabores, ‘Ven, amigo mío, acércate, cuéntame’. Yo los fui llevando de la mano poco a poco hasta el Nazareno que los atraía con fuerza, familiarizados con sus bellos ojos y su semblante agradable. Cantamos abrazados una canción de amor:

Junto a ti
amor
todo es belleza,
tras de ti
mi vida
vuelo sin tregua,
sin ti
bondad suma
solo tristeza.

Sin haberlo visto ya lo amaban, como si en verdad lo conocieran. Las palabras y hasta los gestos del gran maestro les hablaron a ellos mismos, siguiendo paso a paso el camino que marcaba mi discurso, con frecuencia entrecortado por el recuerdo y la emoción, ¡Señor mío, amor mío! ”

[Cf. María Magdalena #4]

– Imagen: Anton Raphael Mengs, Magdalena penitente, 1765.