La lámpara de la fe

En estos días de los Santos y los difuntos recordarán la fe tan necesaria y la esperanza, compañeras del amor que sentimos y nunca muere.

“A medianoche se oyó una voz: Ya viene el esposo, salgan a su encuentro. Las jóvenes marcharon con sus lámparas, mas algunas exclamaron: ¡Nuestras lámparas se apagan, se acabó el aceite!”, s Mateo c.25.

Regresaron las noches más largas, el final del día y de la vida, la luz poco a poco marchará. Aguardaremos el alba, en descanso pero alerta por si amanece como esperamos.

– Dijeron que al morir se apagarán por un tiempo las luces, mas quedará tenue la luz de la fe en impaciente espera y las brasas del amor vivido, también el deseo de amar y vivir sin fin.

– Dijeron que el aceite será la Fe, alimento de la llama del buen Amor, lo que más importa. Si fallare la fe o perdieran la Esperanza, el amor se debilitará ante tanto daño y desamor.

“Cuando regrese el Hijo del Hombre, ¿encontrará fe en la tierra?”
“El amor se enfriará en muchos. El que se mantenga fiel, se salvará”
“Estén despiertos, porque no saben en qué día vendrá su Señor.”

Las tres virtudes se necesitan pues. Unidas serán fuertes, mas separadas, la fe sin amor, la espera sin fe, vendrá la oscuridad y el temor.

Por eso en la noche siempre fue necesario rezar y cantar:

.. En el sueño de la noche
mantén en tu LUZ el aceite de mi lámpara,
la fe de mi alma, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
aleja de mí al espíritu maligno,
sus voces impuras, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
encienda tu AMOR la plegaria de mi pecho,
mi más bello canto, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
renueva el ardor de mis fuerzas abatidas,
con brazo robusto, Señor, en el sueño de la noche.

Oración.- Señor Dios, que tu Espíritu santo encienda en nosotros una luz interior suave pero firme, que quite las sombras de la duda y limpie la tiniebla de la desesperanza, que nos ilumine cuando en verdad no sabemos qué hacer. Amén.

__ __

Casi sin pensar vinieron a la memoria estos versos de santa Teresa de Ávila (+1582) que recordarán:

Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.
.. Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor;
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí:
cuando el corazón le di
puso en él este letrero,
‘que muero porque no muero’.

Ven, Amor / Pentecostés

Picasso | Rostro de la paz, 1950

” Les daré un corazón nuevo y un espíritu nuevo. Quitaré el corazón de piedra y les daré un corazón de carne. Pondré mi Espíritu en su interior y caminarán según mis preceptos.” (Ezequiel c.36)

· Por la fiesta de Pentecostés recibirán oraciones al Espíritu Santo. Deseé ponerles esta aquí, y decirla de corazón a los 4 vientos.
· Por tanta pena y oscuridad, pediremos luz y curación. El Espíritu es amor, voz interior y aliento, alma nuestra y defensor.
· No va por libre ni actúa desde fuera, sino por simpatía. A una con Jesucristo, nos configura; a una con el Padre, nos abraza; a una con nosotros, nos diviniza.
· A Nicodemo se le dijo que deberá nacer de nuevo, del agua y del Espíritu. Salud, Amor y Paz.

Invocación del Espíritu Santo

Ven, Espíritu,
Espíritu Santo,
a cada grieta de mi corazón.
No dejes el más mínimo resquicio
donde el orgullo pueda campar,
donde los juicios de labios duros puedan acechar,
no dejes ni la más pequeña parte.

Ven, Sabiduría,
Santo sabio,
¡visita la deformada razón de mi mente!
Resplandece en mi confusión
con tu luz clara.
Exhala ahí la dulce difusión
de tu infalible poder.

Ven, Amor,
Corazón de todo amor,
a los abrazos de mi alma.
A mis deseos de mil brazos,
ven con todo cumplimiento.
Habla con tu lengua de fuego
en la quietud de mi alma.

Dedo de Dios,
Dedo llameante,
cauteriza mi locura.
Sé en todo laberinto engañoso
señal brillante y ardiente.
Marca con fuego en los dudosos caminos
el designio del Amor.

Madre Mary Francis, P.C.C.

* La Madre Mary Francis (†2006) fue abadesa del Monasterio de la Pobre Clara de Nuestra Señora de Guadalupe en Roswell, New Mexico.

Un nuevo día | Cuaresma

Más de ‘Cuaresma’, días y semanas de ‘penitencia’, de enfermedad y temor, tan cerca ya la Semana santa y Pascua. Con la ocasión recuperé algo de una antigua entrada, propuestas para mejorar, rectificar rumbos y hacer conversión. Deseando que resulte así el mundo más fraterno y saludable, como un nuevo día, felicidad compartida que será más divina.

“El tiempo de Cuaresma apela a nuestras luchas y tristezas de cada día. Hallarás la respuesta a nuestras cuestiones en el misterio de la persona de JESUCRISTO”.

El Hijo de Dios conoce bien nuestra fragilidad. Tiempo para notar mis tropiezos y caídas, también para recordar cuanto de bueno y bello encontré.

___ ___


A Y U N O

28 febrero 2016

– “El ayuno que a mí me agrada será que rompas las cadenas de la injusticia, que compartas tu pan con el hambriento y recibas en tu casa al pobre sin techo; que vistas al que no tiene ropa y socorras a tus semejantes”, profeta Isaías c.58.

·· Ayuna de voces hirientes, y transmite palabras bondadosas.
·· Ayuna de descontentos, y llénate de gratitud.
·· Ayuna de enojos, llénate de mansedumbre y de paciencia.
·· Ayuna de tristezas y pesimismo, vive con esperanza y alegría.
·· Ayuna de egoísmo y no perdón, llena tu corazón de misericordia.
·· Ayuna de palabras, llénate de silencio, escucha a Dios y a los demás.

cenefa+hadas+flores+2qx6trd

MANIFESTACIONES DE AMOR

+ Dar las gracias siempre, con alegría.
+ Recordar a los demás tu cariño.
+ Detenerte para ayudar. Estar atento a quien te necesita.
+ Celebrar las cualidades o éxitos de otros.
+ Seleccionar lo que no usas y regalarlo a quien lo necesite.
+ Pacificar, sanar heridas, fortalecer la esperanza.

__ __

Retomar ánimo, un nuevo día será posible. Si gustan podrán recordar al inolvidable cantautor argentino Facundo Cabral (+2011) que nos aseguró en su canto:

Este es un nuevo día
Para empezar de nuevo
Para buscar al ángel
Que me crece los sueños.
Para cantar
Para reir
Para volver
A ser feliz …

[Vean en “No soy de aquí”, su arte generoso y renovador]

= “Me he transformado en un hombre libre, como debe ser, es decir que mi vida se ha transformado en una fiesta que vivo en todo el mundo, desde la austeridad del frío patagónico a la lujuria caribeña, desde la locura de Manhattan al misterio que enriquece a la India”.

Obreros/as del evangelio

– “Jesús eligió unos setenta y dos para enviarlos. La mies es mucha y los obreros pocos, rueguen al dueño de la mies que envíe obreros.. No lleven bolsa, ni alforja. Al entrar en las casas dirán: Paz a esta casa, y curarán a los enfermos que haya”, s.Lucas c.10.

Un texto leído en anteriores domingos. JESÚS necesitará gente que trabaje, ellos y ellas, para dar a conocer hoy lo mejor del Evangelio. Palabras sí, explicaciones, mas sobre todo obras de justicia y misericordia. Personas con dedicación de tiempo y de corazón, generosas y convencidas, para acompañar y ayudar.

Fue lo que en esta ORACIÓN que les puse se pidió, y también ahora queremos. Que cada cual encuentre su lugar y su tarea. Pensando en la propia familia, en nuestros jóvenes, en las necesidades de grupos e iglesias, en la acogida de mayores, migrantes y menores.

¿Lo harán los gobiernos? Sí, claro; pero también será necesaria gente libre, con carisma, de trato amable y entrega sin cálculo. Personas empapadas de Jesucristo y de evangelio, continuadoras de su tarea humanizadora: bendecir, reconciliar, curar, rehabilitar…

– “SEÑOR JESÚS, que has escogido y llamado a los apóstoles, 
y les has confiado el encargo de predicar el evangelio,
haz que no falten en tu Iglesia
sacerdotes y discípulos que lleven a todos
los frutos de tu redención.

.. ESPÍRITO SANTO, tú que santificas a la Iglesia 
con el constante regalo de tus dones,
pon en el corazón de los consagrados/as
una fuerte pasión por el reino,
a fin de que con un ‘sí’ generoso
pongan su existencia al servicio del evangelio.

.. VIRGEN SANTA MARÍA, tú que sin dudar te ofreciste
al Todopoderoso para realizar su deseo de salvación,
suscita en el corazón de los jóvenes la confianza,
necesitamos pastores capaces de dar el testimonio,
a través de sus votos,
de la presencia liberadora de tu Hijo resucitado.”

(Del Papa Juan Pablo II, en la Jornada por las vocaciones, 2001)

* Imagen: Bradi Barth, Enviados por el Espíritu, 2004.

La oración a examen

“.. Es ante Dios un acto de presencia,
un sentirme a su lado satisfecho,
un arrostrar sin pena la inclemencia
de la vida al abrigo de su techo.
Estoy contigo y tú conmigo estás,
y esto me basta.”

Fue uno de los temas más recurrentes en el blog, la ORACIÓN. Como antes en el Amor y la Paz, buscaremos también los NOMBRES de la oración, su modo de hacer, su vivir en cada uno, las tareas del espíritu. En toda cultura y religión que cultivó la interioridad aparecerá el tema de orar, desde el centro del ser hacia la divinidad, y viceversa.

Oración variada como la vida misma: oración de silencio y meditación, de pobreza y súplica, oración de alabanza, oración afectiva de abandono, en gozo o desespero, orar en la noche oscura o en claridad, en prosa sencilla o elevada poesía. Modos de contenido diverso, entremezclados. “Orar es hablar con Dios Padre desde el corazón” (Francisco).

– “Cuando oren, dirán: Padre nuestro..”
– “Te doy gracias, Señor de cielo y tierra..”
– “Que pase este cáliz.. ¡Padre, hágase tu voluntad!

Verán algunos rasgos que ayuden a entender mejor y examinar nuestra oración. JESÚS de Nazaret fue para los discípulos/as un maestro de oración, por su confianza y acción de gracias, su entrega y constancia, “Quédense aquí y recen conmigo”. Orar será como…

¤ AMAR, abrazar y recibir el abrazo divino del padre, sentir y expresar el mutuo afecto, una relación sincera de pertenencia y fidelidad, una fe que enamora.

¤ VIVIR, orar será la respiración del alma, el aliento personal al encuentro del aliento divino, su espíritu con el mío, unión de ánimos aún limitado pero vital y necesario.

¤ BUSCAR, el deseo de ver su rostro, de conocer su voluntad y agradarle en todo, incesante actitud y tarea del fiel servidor, del buen hijo.. Y buscaré caminos de regreso a la casa.

¤ DIALOGAR, será conversar, escucha y silencio, diálogo de amistad. La palabra se hace carne y entrará en la morada interior si abro la puerta, para compartir penas y alegrías.

– Recordarán este consejo: ‘Necesitaremos un lugar en nuestro interior donde no haya ruidos, donde nos pueda hablar la voz del Espíritu de Dios. Convertirnos nosotros mismos en silencio, un espacio abierto que la Palabra de Dios pueda llenar’.

La oración, el trato frecuente, cambiará poco a poco nuestro modo de ver y actuar; nos hará más parecidos a aquel con quien tratamos, si somos habituales. La escucha y la amistad nos llevará a hacer ajustes evangélicos en nuestra vida, a configurar la propia vida con la de Cristo, en afinidad de intereses y sentimientos.

Como Jesús fue transparencia del ser del Padre, ‘quien me ve a mí, verá al padre’, así nosotros deberemos serlo de Jesús. Recordarán tal vez esta antigua invocación popular: “Jesús, manso y humilde de corazón, haced mi corazón semejante al vuestro”.

=Verán más sobre el tema oración en CÓMO ORAR, pdf, ebook de Nicodemo Martin.

Bendiciones

“El Señor habló a Moisés: Darás a tu hermano Aarón la fórmula para bendecir a los hijos de Israel: ‘El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor. El Señor te muestre su rostro y te conceda la paz’. Invocarán mi nombre y yo los bendeciré”, Los Números c.6.

La palabra bendición significa «decir bien». Dios siempre dice bien de sus hijos, los ama y abraza. Decir que Dios nos bendice será decir que nos acompaña, que está conmigo, con nosotros. . Decir en verdad ‘el Señor te bendiga’ expresará el mejor deseo. En muchas culturas bendecir y bendiciones será muy querido; lo contrario será maldecir, muy temido.

“Algunos se complacen en la mentira:
con la boca bendicen,
con el corazón maldicen”, salmo 61.

Resumiré para los lectores una bendición sincera, por el comienzo del año, un tiempo de bienvenida para desear felicidad, paz verdadera y el mejor amor:

En el nuevo año. . .

+ Que tu mirada gane en hondura y detalle, que veas tu propio viaje con la humanidad como un viaje en paz y esperanza.
+ Que des la bienvenida con una sonrisa a todas las personas que estrechen tu mano: manos extendidas formando redes de solidaridad.
+ Que sea tuyo el regalo de todas las cosas creadas; que sepas disfrutarlas a todas horas, en la responsabilidad de cuidar la tierra entera.
+ Que el manantial de la ternura y la compasión mane sin cesar dentro de ti, noche y día.
+ Que despiertes cada mañana con serenidad y con brío, la acción de gracias en tus labios y en tu corazón, pues todo es gracia, todo es don.
+ Que tu espíritu esté abierto y alerta para descubrir el querer de Dios en todo momento; y que tu oración sea encuentro de vida y de sabiduría.
+ Que la bendición de Dios, tu roca y consuelo, descienda sobre ti y te guarde de todo mal por siempre.

.. ¡Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a las personas buenas; te bendecimos y te damos gracias!
.. Instrumentos de paz, donde haya muerte pongamos vida, donde haya dolor consuelo, que donde haya odio pongamos amor.

Les recordaré aquí esta oración, buscando la paz del corazón:

“Dame señor Jesús la PAZ, tu paz será mi descanso. Tú eres mi paz, tu amistad y compañía. Si tengo tu paz, si te tengo a ti, confío y nada temo, porque tú vas conmigo. Brisa ligera que serena, agua fresca que calma mi sed, voz que apacigua las tormentas. Tu paz es amor que nos abraza y reconforta, que perdona y siempre disculpa. Ven señor Jesús, nuestra paz.”

Ven, Espíritu | Pentecostés

– ” No teman. Yo rogaré al Padre y les enviará un Defensor que permanecerá siempre con ustedes, el Espíritu de Verdad. No los dejaré huérfanos, volveré “, s Juan c.14.

Por el pasado Pentecostés pensé ponerles aquí unas súplicas, reconociendo carencias y pidiendo ayuda. Me explicaron que el Espíritu santo lo prometió Jesús de Nazaret después de resucitar y antes de marchar al cielo.

La tarea del Espíritu será de cuidar la continuidad del evangelio, refrescar nuestra memoria de Jesús, ser fuente de paz y de amor, de fraternidad. No será algo exterior o ajeno, sino íntimo y personal. Importará mucho desear y pedir: Ven, espíritu santo.

También leí que algunos sabios dijeron que el Espíritu santo fue el alma de Cristo, otros el alma de la Iglesia, y también que será como el alma de nuestra propia alma.

RENUÉVANOS POR DENTRO

. . Aprendimos a vivir sin interioridad, sin lo mejor de cada uno, para el bienestar… Ven, Espíritu Santo, libéranos del vacío interior.

. . No podremos vivir sin raíces, sin metas, sin saber qué queremos ni a dónde vamos… Ven, Espíritu Santo, ilumina nuestra desorientación.

. . Escépticos, frágiles e inseguros, nos cuesta hallar sosiego y la verdadera paz… Ven, Espíritu Santo, quítanos toda impaciencia y oscuridad.

. . Queremos ser libres, independientes; sentimos soledad, necesidad de amar y ser amados… Ven, Espíritu Santo, enséñanos a amar.

. . Sin apenas sitio para Dios, para el Misterio; llenos de ruidos por dentro, cómo notar su voz, su presencia… Ven, Espíritu Santo, ayúdanos a creer.

Jesús nos dirá también hoy a discípulos y discípulas, con su aliento: ‘Reciban Espíritu Santo… El espíritu es el que da vida. Él sostendrá sus vidas y alentará su débil fe, él renovará por dentro su frágil ser’.

__ __

-Imagen: A. Durero, Manos orantes, 1508.

-El Catecismo católico hablará de “Los siete dones del Espíritu santo”: sabiduría, entendimiento, consejo, ciencia, piedad, fortaleza y temor de Dios.

-Vean también del tema en nuestra entrada, “La intimidad de Dios”.

Jesucristo, agua viva

El agua, el vino, el pan, la vid o las semillas del campo. . Jesús de Nazaret quiso tomar realidades cotidianas para explicar su mensaje, también para darse a conocer, el misterio de su persona, ‘Quién eres tú, Señor’. No fue fácil ni ahora captar su íntima grandeza.

El tema del agua en el 4° Evangelio, el del Discípulo amado, presentó así un horizonte de cambio y novedad. Agua es vida, fertilidad, alegría; sin ella, muerte y desolación. También el agua será limpieza, purificación, promesa de mejora. Recordaré alguna ocasión.

□ En Caná con ocasión de una boda, Jesús de Nazaret y sus discípulos fueron invitados a la fiesta que podía durar varios días. El vino se terminó, con gran disgusto de todos.

– Jesús dijo: Llenen de agua sus grandes tinajas vacías.
– El mayordomo sorprendido le dijo al novio: Tú has guardado el mejor vino para el final.

Discretamente Jesús se presentó como el amigo del novio, que regala con el mejor vino. Él mismo será como novio que llega a celebrar alianza de amor con la humanidad, todos invitados a entrar en el banquete y la fiesta del Reino: alegría, amistad, unión.

□ En Samaría la mujer conversó con Jesús, cansado y sediento, junto al viejo pozo de Jacob.

– Si bebes del agua que yo daré no tendrás más sed.
– Señor, dame tu agua, y no buscaré más.
– Yo soy agua viva, tendrás un manantial de vida.

La mujer buscó sin saber, “dónde adorar a Dios”. El encuentro fue iluminador, feliz adivinó qué hacer. La respuesta a sus interrogantes no fueron bellas teorías, sino la persona, la acogida y palabras amables de Jesús de Nazaret. Salió reconfortada, saciada.

□ En Jerusalén y desde la Cruz, el Maestro Jesús se dirigió a la humanidad dolorida, dolorido él mismo y abandonado de todos. Lección de amor y de fidelidad hasta el final:

– Si tienen sed, vengan a mí y beban. El que crea en mí, ‘De su seno brotarán ríos de agua viva’.
– Jesús dijo: Tengo sed. Probó vino agrio y suspiró: Todo está cumplido. Inclinó la cabeza y entregó el espíritu.
– De su costado abierto salió sangre y agua.

Comunión de Vida entre Él y sus seguidores y seguidoras. Su misma vida, su espíritu interior, su propia alma. El Hijo de Dios compartirá su dignidad rota para fortalecer así, gran paradoja, la fragilidad de los hijos de Dios, amando siempre, a todos perdonando, desde lo alto abrazando todo. . Jesucristo vino nuevo que alegra, agua viva que sacia.

__ __

Oración de la samaritana

Señor, tú sabes que mi corazón anda inquieto,
lleno mi cántaro con ajetreos cotidianos,
que no sacio mi sed de vida plena,
no me bastan las aguas turbias y escasas.

Como la cierva busca corrientes de agua,
mi alma te busca, mi Dios, tengo sed de ti;
que tu lluvia me empape, Señor,
y convierta mi desierto en vergel.

Que mi vida rendida a tu Espíritu
se transforme como la samaritana;
dejando mi cántaro, seré amante discípulo,
iré contenta a comunicarles la Buena noticia.

__ __

-Textos evangelio san Juan, caps. 2, 4 y 19.
-Vean también el post “Tinajas vacias”.

Elegir bien ~ Dos espíritus

# Algunos sintieron curiosidad por saber más del tema, al leer aquí mismo días atrás:

“¿Cómo saber si estoy siguiendo los pasos del mal espíritu? Por el rastro que deja, por sus efectos en mí. A diferencia del espíritu bueno, el maligno deja impaciencia y tristeza, distancia de Dios y mucho amor propio, cerrazón y oscuridad en el alma, orgullo y autoengaño” (‘Liberación del mal’).

El punto de partida fue la contrariedad sentida en el interior de cada uno, como en un combate espiritual. Será poco decir que fue ‘la voz de la conciencia’, o una inquietud por heridas o culpas pasadas.

Escoger entre un camino de bondad y libertad, otro de egoísmo y servidumbre, ese será el problema. La persona que se vió a sí misma como dividida, rota e indecisa. Al creyente no le bastará la explicación de la psicología.

San Pablo trató el tema como un conflicto personal, un dilema sin resolver:

“No entiendo mis propios actos: no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. No soy yo quien obra el mal, sino el pecado que habita en mí. El hombre interior se siente de acuerdo con la Ley de Dios, pero otra ley lucha contra la ley de mi espíritu, y me hace esclavo”, a los Romanos c.7.

[Imagen: H. Matisse, Blue nude, 1952]

# Para que la libertad tome bien sus decisiones, el libro “Ejercicios” de Ignacio de Loyola aportó unas ayudas para discernir o distinguir la acción de los dos espíritus.

A la búsqueda de conocer mejor la voluntad de Dios y de ponerla en práctica, tomaré nota de las diversas consecuencias para mi vida, la huella que uno y otro espíritu dejaron en mí:

Esp° del BIEN . . | . .  Esp° del MAL

– alegría . . . . . . . . . tristeza
– paz . .  . . . .  . . . . . inquietud
– fe . .  . . . .  . . .  . . oscuridad
– esperanza . . . . . . . desaliento
– apertura .  . . . . . . cerrazón
– amor . .  . . .  . .  . . distancia
– ánimo . . . .  . . . . . desánimo
– confianza . . . . . . . . . temor
– humildad . . . . . . . . . soberbia
– entrega . . .  . .  . . . . repliegue
– acogida . . .  . . . . . . exclusión
– reunión . . . . . . . . . dispersión
– vida . .  . .  . . . .  . . . muerte

En la oración más conocida de Jesús de Nazaret, la última petición reflejó bien su propia experiencia: “Padre nuestro. . No permitas que caigamos en la tentación, y líbranos del Maligno”.

# Súplicas pidiendo que la LUZ venza a las tinieblas, que el Amor sane los corazones:

. . Señor Dios, LUZ que deseas alumbrar a todos, ilumina nuestro espíritu con tu claridad, para que nuestros pensamientos sean dignos de ti, y aprendamos a amarte de todo corazón.
. . Que tu Espíritu, Señor, encienda en nosotros una LUZ interior suave pero firme, que quite las sombras de la duda y limpie la tiniebla del odio y la desesperanza. Que nos ilumine cuando en verdad no sabemos qué hacer.

# El Papa Francisco lo explicó así, comentando cartas de s. Pablo:

” Hay dos espíritus, dos formas de pensar y de actuar: Espíritu de Dios y Espíritu del mundo. . . El Espíritu de Dios me conduce al bien, a la caridad,  a la oración. El Espíritu del mundo me llevará a la vanidad, el orgullo, el juicio. Nuestro corazón un ‘campo de batalla’, donde estos dos espíritus pelean”.

# Terminaré ahora el tema con estos versos que fueron también canto. La palabra que llegó al corazón a veces para herir, o para curar y salvar:

«Hay palabras que hieren o matan,
hay palabras que ahogan y arañan.
Palabras vacías, palabras gastadas,
palabras que hielan, palabras que cansan.

Y palabras serenas, palabras que calman,
palabras que llenan de noche callada.
Palabras que crean, palabras que sanan,
palabras tan tiernas, palabras que salvan.

Y el silencio donde curo tanta palabra.
Y el silencio donde busco Tu Palabra.»

[Al-Haraca, Palabras de vida]

Orar con Nicodemo #7

Los discípulos recibieron una fuerza divina, el Espíritu Santo, que les dió confianza y los puso en marcha para la misión. Deberán salir del Templo y de las casas. Es hora ya de dar a conocer el nuevo Camino de Jesús. La víspera de cada domingo al anochecer, los primeros cristianos se reunirán en la casa de uno de ellos. Temen las denuncias y se ocultan. Las autoridades políticas y religiosas los amenazan y obligan al silencio, les impondrán penas de cárcel y demás.

hom_intimior-intimo-meo-bNicodemo pudo encontrarse en aquella reunión de apóstoles y discípul@s. Su presencia les dió ánimo a todos. Él mismo amenazado e inseguro pedirá fortaleza y más decisión por el Reino de Dios. Recordó la recomendación de Jesús: “Nicodemo, deberás nacer de nuevo, del agua y del Espíritu que el Padre enviará”. El discípulo de los últimos días rezó así:

NACER DE NUEVO DEL ESPIRITU

«Envía, Señor, tu Espíritu que sustente y refuerce nuestro propio espíritu que es de natural frágil y cobarde. Que el Espíritu de Dios encienda en nosotros una LUZ interior suave pero firme, que quite las sombras de la duda y las tinieblas de la desesperanza. Que nos ilumine cuando en verdad no sabemos qué hacer. Espíritu Santo, amor infinito e increado, manantial inagotable de amor, derrama en el corazón de tus discípulos el amor que todo lo puede, que todo lo disculpa, que siempre ama, que ama sin ser amado, que comprende aunque sea incomprendido. Que por tu gracia, el nombre y el rostro de nuestro amado JESUCRISTO queden imborrables en nuestra mente, que sus palabras y modo de ser permanezcan por siempre impresos en nuestro corazón. Soñamos que nuestra fe en Jesús sea amistad, nunca olvidar su vida y su muerte por nosotros. Envía, Señor, tu Espíritu que renueve la vida de las personas y de los grupos que habitan nuestra tierra, por el final de toda violencia, exclusión y malos tratos, que no veamos niños abandonados o explotados, ojalá desaparezca ya el sufrimiento injusto de tanta gente. Espíritu Santo, danos valentía para anunciar la buena noticia, y para denunciar los males que rebrotan sin cesar en tu Iglesia, la tentación de la soberbia, la falsa apariencia y las envidias, la avaricia de honores y riquezas. Señor, que sienta amor confianza con el Padre, dame amor fraternidad con mis hermanos, te pido por favor la gracia del amor compasión con los que sufren desaliento y rechazo. Haz de mí un instrumento de paz, trabajador de comunión y buena noticia de consolación en el mundo, en mi familia y en la comunidad. Con el ‘Padrenuestro’ los discípulos comunicaron los temas clave de la oración de Jesús. Yo diré así: Padre nuestro, padre de todos, padre del cielo, tú quieres sólo nuestro bien; cúmplase tu voluntad, tus mejores deseos, tu reino; que todos te conozcan, te quieran y bendigan. Que de la casa no me aleje ni me pierda; sálvame señor, no dejes que de tu bondad dude ni desconfíe, que no caiga en la red del tentador. Da a todos cada día su alimento, que perdonemos siempre como tú nos perdonas; de la noche del mal líbranos y de la muerte en sombras, danos de tu vida cada día y de tu aliento. Ahora te pediré por los nuevos cristianos, la nueva Iglesia, por los que buscan algo diferente, por los jóvenes que en la noche impacientan cansados de esperar un amanecer que no llega. Que veamos pronto signos de un mundo nuevo en paz lleno de humanidad y bendiciones para todos. Siendo ya anciano descansaré viendo de lejos el Reino prometido en marcha y creciendo. Estoy recordando señor tus palabras, El que no nace del agua y del Espíritu no entrará en el Reino de Dios. Yo esperaré en paz tu llegada y tu llamada para ‘nacer de nuevo’, y pondré todo, mi vida y mi muerte, mi pasado y mi futuro, en tus manos benditas con infinita confianza. Adiós, Señor, hasta otro día.»

cenefa-e

(Podrán ver aquí recopilado “Orar con Nicodemo”, pdf)