Decepción

– “Aunque los sueños se me rompan en pedazos, resistiré” -dijo el cantor.

Ahora poesía, sentimientos. Ocurre si vieron alejarse deseos y la ilusión desvanecerse. Pensarás que tal vez no fuera más que eso, una ilusión. La decepción venció, llegó el silencio, respetuoso silencio.

Lo heroico quiso dejar atrás todo por salir a mar abierto sin temor… Limpiarás ahora de malos amores los desengaños e ilusiones, andarás a pie nuevos caminos con esperanza.

– Con esos pensamientos vieron el navío creyendo en vano su partida, observado con mucho amor e impaciencia. Para nada la espera.

MÁSTILES

Tu velero del perfil
navega sin final
sueños de cielo se van
mástiles en el mar,
los niños mirando están
esperan y lloran allá
solo gaviotas acompañan
del cielo en silencio van
es el final.

– Como en otras ocasiones, unos versos llamaron a otros, su lamento y cuestiones sin fin. De Pablo Alborán “Palmeras en la nieve”.

Trozos de papel, se pierden en la mar
Viento que les lleva rumbo al azar
Qué blanco es el ayer
Qué triste el porvenir
Lleno de preguntas que no llegan a su fin.

Quién dirige el aire
Quién rompe las hojas
De aquellas palmeras que lloran
Quién maneja el tiempo
Que pierden a solas
Quién teje la redes que les ahogan.

Navegaré el dolor
Un barco sin timón
Llevando los recuerdos de la vida que dejó
El cielo verde y gris
La nieve de marfil
Caen sobre el sueño
Que una vez pudo vivir…

El desierto

Quise ponerles aquí alguna reflexión para este tiempo. La simbología sugerente del desierto lugar de soledad y de escucha, también de penuria y dificultades, una oportunidad para caminar en la verdad y vivir en profundidad. Está cerca Semana santa.

– “La seduciré, la llevaré al desierto y le hablaré al corazón”, Oseas c.2.

Para acercarnos a Jesucristo y la Buena noticia, los evangelios presentaron al Bautista que propuso: sumergir nuestro peor yo y reflotar el mejor, la verdad, la bondad, la belleza.

= Para escuchar su Palabra, el desierto, el silencio, será bueno. Un tiempo para dejar espacio a Dios-Amor en nuestra vida.
= Será bueno para el arrepentimiento, la transformación y el cambio. Que no se derrumbe la Esperanza, si la vida pareciera perderse.
= Mirando la vida con ojos nuevos, el desierto nos dejará a la intemperie, en lo que importa, no lo falso, la Bondad en nosotros y en todo.

El arrepentimiento pedirá obras que muestren el rumbo nuevo de la propia vida. No será un asunto privado, sino un compromiso para la fraterna solidaridad. Será la Cuaresma.

Entonces se activará el Evangelio, la tarea de Jesús el enviado del Padre a quien hemos de seguir e imitar. Con Él en el desierto venceremos la tentación de buscar poder y gloria para sí , y tomaremos el camino del servidor humilde, del amigo verdadero.

Solo me basta, Señor, venir ante tu presencia
para sentir el calor, el cariño y el amor,
que a veces mi alma no encuentra.
Me basta tu luz que viene al despertar el alba,
para quitar el miedo, la tristeza y mi desvelo
que me hacen perder la calma.

Solo me basta, Señor, sentarme cerca, a tu lado,
para gustar de tu paz, tu cariño y amistad,
que sin verles ya me has dado.
Me basta con esperar, aunque la luz no se encienda,
para que pueda tener la fuerza de aquel querer,
que das con tu paciencia.

(Cf A Torres)

__ __

Piensen en la importancia del Guía, testigo de la luz: en el desierto de la vida, en los desiertos de las religiones, se buscaron guías conocedores del camino y los peligros, su compañía en la oscuridad mantendrá iluminada la espera.

– Parece que el mundo actual se convirtió en desierto… El buen testigo nos dirá que sabe de la ‘fuente’, cómo calmar la sed de bondad y felicidad del ser humano. La vida está llena de pequeños testigos, creyentes sencillos y humildes, personas entrañablemente buenas, que viven desde la verdad y el amor. (JA.Pagola)

__ __

-Podrán ver aquí para el mes de marzo, el VIDEO del PAPA, su propuesta de “vivir el sacramento y la reconciliación con renovada profundidad, saboreando el perdón y la misericordia”.

Dame de beber

Resumiré unas reflexiones que leí y me hicieron pensar. La sed que todos tenemos de comprensión y afecto, también sed de Dios y de eternidad. No olviden saciar una sed tan primordial.

El evangelista san Juan contó que Jesús cansado del camino pidió un día de beber a una mujer samaritana. Fue un encuentro restaurador: la mujer buscando comprender, pudo al fin explicarse. En Jesús encontró escucha y respeto, invitada a tomar otro camino.

Mark Rupnik, Samaritana

Una vez abierta la herida de su vida pasada, la mujer notó su interior cicatrizando con el ungüento de la simpatía, recuperando dignidad. Fue la propia sed, su búsqueda: ‘Nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón andará inquieto hasta que descanse en ti’.

Al regresar sus vecinos la notaron cambiada. La samaritana conversó consigo misma, con Dios y con los demás, y quedó libre de las ataduras del pasado, lo que llaman ‘conversión’. En su dialogar el Señor la ayudó a pasar de la oscuridad a la luz, del temor a la confianza.

Y dijo Dios…

Si nadie te ama, mi alegría será amarte.
Si lloras, quisiera consolarte.
Si te ves débil, te daré mi fuerza y energía.
Si tienes miedo, te llevaré sobre mis hombros.
Si me llamas, siempre vendré.
Si te pierdes, no duermo hasta encontrarte.
Si estás cansada, conmigo descansarás.
Si te ves a oscuras, yo seré lámpara para tus pasos.
Si quieres ver mi rostro, búscame en los más vulnerables.
Si estás solitario, nos haremos compañía.
Si todos te olvidan, con emoción te recordaré.
Si haces silencio, yo te hablaré al corazón.
Si quieres ser alguien nuevo, ven conmigo, caminemos juntos.

La lámpara de la fe

En estos días de los Santos y los difuntos recordarán la fe tan necesaria y la esperanza, compañeras del amor que sentimos y nunca muere.

“A medianoche se oyó una voz: Ya viene el esposo, salgan a su encuentro. Las jóvenes marcharon con sus lámparas, mas algunas exclamaron: ¡Nuestras lámparas se apagan, se acabó el aceite!”, s Mateo c.25.

Regresaron las noches más largas, el final del día y de la vida, la luz poco a poco marchará. Aguardaremos el alba, en descanso pero alerta por si amanece como esperamos.

– Dijeron que al morir se apagarán por un tiempo las luces, mas quedará tenue la luz de la fe en impaciente espera y las brasas del amor vivido, también el deseo de amar y vivir sin fin.

– Dijeron que el aceite será la Fe, alimento de la llama del buen Amor, lo que más importa. Si fallare la fe o perdieran la Esperanza, el amor se debilitará ante tanto daño y desamor.

“Cuando regrese el Hijo del Hombre, ¿encontrará fe en la tierra?”
“El amor se enfriará en muchos. El que se mantenga fiel, se salvará”
“Estén despiertos, porque no saben en qué día vendrá su Señor.”

Las tres virtudes se necesitan pues. Unidas serán fuertes, mas separadas, la fe sin amor, la espera sin fe, vendrá la oscuridad y el temor.

Por eso en la noche siempre fue necesario rezar y cantar:

.. En el sueño de la noche
mantén en tu LUZ el aceite de mi lámpara,
la fe de mi alma, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
aleja de mí al espíritu maligno,
sus voces impuras, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
encienda tu AMOR la plegaria de mi pecho,
mi más bello canto, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
renueva el ardor de mis fuerzas abatidas,
con brazo robusto, Señor, en el sueño de la noche.

Oración.- Señor Dios, que tu Espíritu santo encienda en nosotros una luz interior suave pero firme, que quite las sombras de la duda y limpie la tiniebla de la desesperanza, que nos ilumine cuando en verdad no sabemos qué hacer. Amén.

__ __

Casi sin pensar vinieron a la memoria estos versos de santa Teresa de Ávila (+1582) que recordarán:

Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.
.. Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor;
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí:
cuando el corazón le di
puso en él este letrero,
‘que muero porque no muero’.

Mario Benedetti, centenario

Homenajes y antologías celebraron el centenario del escritor Mario Benedetti. En Latinoamérica sus poemas fueron canción y bandera. Lo recitaron en tiempos duros, soportando el exilio y más… Él fue siempre una voz amiga.

– Mario Benedetti, poeta y periodista uruguayo, de la Generación del 45, con Idea Vilariño y JCarlos Onetti, entre otros. Nació un 14 de septiembre de 1920 en Paso de los Toros, Uruguay. Murió en Montevideo el 17 de mayo de 2009.

– “Su literatura aportó una manera de unir la Historia con la intimidad, de acercarse a la política cuando tuvieron su protagonismo no sólo las consignas partidarias sino también los sentimientos amorosos.” (García Montero)

Como homenaje nuestro y amistad, verán de nuevo esta cálida súplica de Benedetti, con los mejores deseos para sus amigos. En este tiempo difícil que estamos viviendo, de aquí y de allá, nos dará ánimo para continuar y ser mejores.

Algunos versos ahora de “No te rindas”, como invitación para una esperanza firme.

NO TE RINDAS

No te rindas, aun estas a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frio queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
aun hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya y tuyo también el deseo,
porque lo has querido y porque te quiero.

Porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos.

La fraternidad a examen / Carta

” SEÑOR, padre de la humanidad, infunde en nuestros corazones un espíritu de hermanos. Inspíranos un sueño de reencuentro, de diálogo, de justicia y de paz.”

— Francisco firmó su Encíclica el 3 de octubre en Asís, Italia

El documento “Fratelli tutti”, Hermanos todos, subtitulo “Sobre la fraternidad y la amistad social”. El Papa lo presentó y firmó en Asís el pasado 3 de octubre después de la Misa en la Basílica. Sin apenas público por la pandemia, también buscando sencillez y silencio.

— ¿Qué tipo de mundo queremos dejar a nuestros niños?

La noche del 13 de marzo de 2013, Francisco se presentó: “Hermanos, recen por mí”. Su abrazo a los migrantes en Lampedusa; Shimon Peres y Abu Mazen juntos para la paz; en Abu Dhabi 2019, “La hermandad que nace de la fe en Dios, Padre de todos”.

Nuestro mundo está herido, roto el equilibrio entre Dios, la creación y la humanidad, con su clima cambiante. Los pulmones de nuestro mundo -la selva amazónica, la cuenca del Congo y los bosques asiáticos- enfermaron de muerte. Sus habitantes pidieron justicia.

— La fraternidad y la amistad social

Inspirada por la figura conciliadora y humilde de san Francisco de Asís, la Carta ofrece una reflexión sobre la fraternidad en nuestro mundo. La esperanza será aspecto central del texto papal, también ahora en pandemia y más que nunca:

. . La Humanidad tiene la capacidad de cambiar, será necesario y urgente colaborar y reconstruir la casa común.
. . El ser humano deberá intervenir positivamente, tomando decisiones valientes, no todo está perdido. Hay que elegir.
. . Capaces de degradarnos, trabajaremos juntos por superarnos, volveremos a elegir el bien para regenerarnos.

= Podrán leer en español el texto completo de la Carta aquí, “Fratelli tutti”.

= Vean esta presentación, breve resumen muy sugerente:

Buenos días, María

Bradi Barth, Anunciación

Celebrando la fiesta del nacimiento de María de Nazaret, pensé en la necesidad que Dios tuvo de buscarse una madre, atendiendo las demandas de auxilio y su promesa de ayudar. Se revistió en verdad de humanidad para sanar la esperanza y recuperar la dignidad.

Alguien imaginó así la escena, el encuentro y diálogo entre Dios (el ángel) y María suplicante, ‘Ven a rescatarnos, Señor, ven pronto’:

– Buenos días, MARÍA, te necesito
– Buenos días, señor, ¿Quién sois? ¿en qué podré yo serviros?

– Soy el Dios al que rezas, a quien tú deseas complacer y servir
– Me hablaste al corazón, Señor, te escucharé, ¿Qué deseáis de mí?

– El Hijo amado necesitará una madre que lo reciba en su corazón, él será buena noticia
– Nuestro Espíritu, amor creador, alma de todo, hará su trabajo. Pediremos tu colaboración

– El Hijo será JESÚS, con él compartiremos el Amor y la Vida
– Contad conmigo, no sé pero confío, me entregaré del todo

– Alégrate María, serás feliz, comunica al mundo tu felicidad
– Todo mi ser se alegra y canta, agradecida por siempre al Señor.

La Anunciación fue una obra de arte, como mostraron grandes maestros, obra de arte adorable. Desde las divinas personas, una obra de arte definitiva, que prosigue en el tiempo.

* En la imagen verán la elegancia y sencillez de María nuestra señora con el Ángel rogando a sus pies, la ‘Anunciación’ de Bradi Barth (+2007), artista suiza, de su obra ‘Misterios del Rosario’, © Bradi-Barth.org

__ __

Si gustan podrán escuchar con la melodía de Franz Schubert esta versión del “Ave María” en arameo, lengua propia de Jesús y de María de Nazaret. Versión promovida desde la Universidad de Jerusalén. La traducción del texto en Comentario.

Un nuevo despertar

Verán aquí resumida una sencilla oración recibida estos días, en tiempo de sospechas y temores, de sueños y oraciones. Nos autoinculpamos y hacemos muchas promesas, buscando siempre mejorar: ¿Despertarás, dejándote resucitar?

Oración del nuevo despertar

¡Resucita nuestra confianza! Nos sentimos inseguros y paralizados, vulnerables. Despierta, Jesús, en nosotros la confianza en la Bondad de Dios Padre. Nadie solo, nadie olvidado.

¡Resucita la esperanza! Orgullosos con el bienestar, nos hemos quedado sin horizonte. Cómo será nuestro porvenir. Jesús, que la pandemia no nos robe la esperanza.

¡Resucita nuestra solidaridad! Nos necesitamos. Caminemos unidos aliviando a los que sufren y nos necesitan. Jesús, despierta en nosotros la fraternidad.

¡Resucita la lucidez! Jesús, llénanos de tu Espíritu, por un mundo más humano y por el pan de los más perjudicados. Que seamos misericordiosos como nuestro Padre.

¡Resucita nuestra fe! Jesús, que mantengamos la espera, que los esfuerzos por un mundo más justo y habitable no se perderán. Dios Padre saciará la sed de eternidad.

__ __

Como sabrán, alguien tuvo la feliz idea meses atrás de recuperar con nuevas voces llenas de vida aquella canción “Resistiré” de los años ’80, ahora en 2020 como himno de lucidez y resistencia ante la pandemia y otros males. Lo recaudado dijeron será para Cáritas, que está con los olvidados.

La esperanza, Alexis Valdés

Semanas atrás, en medio de la inseguridad y temores por el avance del Coronavirus, comenzó a circular un emotivo poema llamado ‘La Esperanza‘. Dicen que llegó al Papa Francisco y se mostró muy conmovido.

Su autoría fue adjudicada a Benedetti, también al poeta argentino Luis Landriscina que señaló a Alexis Valdés como autor, artista cubano que habita en Miami. Impresionado por la epidemia, sus versos quisieran ser ‘contagio’ de esperanza e invitación al cambio.

La reflexión:

– Me dijeron que la pandemia nos cambiará. Alguien preguntó si cambiará al pueblo o a sus dirigentes, si cambiará a mejor o el cambio será a peor.
– Pudiera crecer el egoísmo y la desconfianza, pero también la humildad y la cooperación.
– Comentaron: Yo no quiero cambiar, quiero seguir siendo yo mismo, con mis amores y mis sueños, mis errores y aciertos.
– Yo prefiero que el miedo no me cambie, porque es pasajero. Que solo el amor hará la maravilla de movernos a ser mejores, si es de verdad lo que buscamos.
– Será cierto: Los temores y distancias fueron para algunos ocasión para acercarse a Dios y a seres queridos ahora olvidados.
– Tres vértices leo que formarán el nuevo triángulo perfecto: La interioridad olvidada, la necesaria solidaridad y la austeridad indispensable. Probaremos.

Vean ya al completo el poema de Valdés, despacito, meditando, rezando.

Cuando la tormenta pase
y se amansen los caminos
y seamos sobrevivientes
de un naufragio colectivo.

Con el corazón lloroso
y el destino bendecido
nos sentiremos dichosos
tan sólo por estar vivos.

Y le daremos un abrazo
al primer desconocido
y alabaremos la suerte
de conservar un amigo.

Y entonces recordaremos
todo aquello que perdimos
y de una vez aprenderemos
todo lo que no aprendimos.

Ya no tendremos envidia
pues todos habrán sufrido.
Ya no tendremos desidia
Seremos más compasivos.

Valdrá más lo que es de todos
Que lo jamás conseguido
Seremos más generosos
Y mucho más comprometidos

Entenderemos lo frágil
que significa estar vivos
Sudaremos empatía
por quien está y quien se ha ido.

Extrañaremos al viejo
que pedía un peso en el mercado,
que no supimos su nombre
y siempre estuvo a tu lado.

Y quizás el viejo pobre
era tu Dios disfrazado.
Nunca preguntaste el nombre
porque estabas apurado.

Y todo será un milagro
Y todo será un legado
Y se respetará la vida,
la vida que hemos ganado.

Cuando la tormenta pase
te pido Dios, apenado,
que nos devuelvas mejores,
como nos habías soñado.

–Alexis Valdés, marzo 2020

Refugio de esperanza / Palabek – Uganda

Ampliaremos horizonte para mirar más allá, para no olvidar. Ser refugiado nunca fue fácil: huir con lo puesto, dejar tu país, tu familia, conseguir comida y agua. 30 millones de personas en el mundo son refugiadas.

– Palabek fue el último campo abierto en UGANDA desde 2017 para huidos de la guerra en Sudán del Sur, ahora con más de 40.000, mayoría mujeres jóvenes y menores de edad. La violencia que no cesa.

Todo se sumó, pobreza más violencia más epidemia que viene. Podrán ver un documental que me llegó y recordé, ‘PALABEK. REFUGIO DE ESPERANZA’. La historia de personas a quienes la violencia separó de sus seres queridos y las sumió en la incertidumbre y la tristeza.

-Alice y Gladys, dos jóvenes madres, sus miedos y sus sueños por una nueva vida.
-Nuevas oportunidades para las más jóvenes gracias a la educación.
-Misioneros/as quedaron allá a vivir con los refugiados:
-Una escuela profesional y mucho más, sobre todo ESPERANZA.