La Esperanza, otra vez

De nuevo la esperanza en el blog. En este tiempo amanecerá más tarde, la navidad y el fin de año, esperamos el día, la luz. . NAVIDAD para el creyente será la respuesta de Dios a nuestras llamadas, nos dirá: No temas, en medio del frío y la oscuridad llegaré para iluminar la vida, tu vida, tu corazón. No teman, estaré a su lado para siempre y cruzaremos juntos de la mano el hondo barranco del mal y la desesperanza. Vendré para consolar y acompañarles.

Eso mismo con bellas imágenes y promesas nos dirá el texto del profeta ISAIAS que me agradó y comparto. En cautividad, en destierro y desespero, sus poemas anunciaron cambios imaginados e inminentes. Bastará abrir en verdad las ventanas de la fe y del amor, soñar con el corazón lo imposible, dejando entrar la esperanza, luz que dejará como nuevas todas las cosas y las personas. Vida y alegría veremos donde antes fue muerte y tristeza. Fue la palabra del señor, creador y padre nuestro, madre buena, pastor fiel.

Dios vendrá en persona y los salvará

El desierto y el yermo se regocijarán,
se alegrarán el páramo y la estepa,
florecerá como flor de narciso,
se alegrará con gozo y alegría.

Ellos verán la gloria del Señor,
la belleza de nuestro Dios.
Fortalezcan las manos débiles,
robustezcan las rodillas vacilantes;

Digan a los cobardes de corazón:
«Sean fuertes, no teman.»
Miren a su Dios, que trae el desquite;
viene en persona, resarcirá y los salvará.

Se despegarán los ojos del ciego,
los oídos del sordo se abrirán,
saltará como un ciervo el cojo,
la lengua del mudo cantará.

Porque brotaron aguas en el desierto,
torrentes en la estepa;
el páramo será un estanque,
lo reseco, un manantial.

(Libro Isaías c. 35, año 750 antes de Cristo)

__ __

Para esta Navidad. . .

LO QUE QUIERO Y PUEDO HACER

– Que mi palabra sostenga a quien se dobla bajo el peso de sus problemas, males, enfermedad y miserias.
– Que mis manos fortalezcan al enfermo, socorran al indefenso, saquen al que se hunde en su soledad.
– Que mi corazón haga surgir el encuentro, que erradique odios, trasforme tanto desamor, haga surgir nuevo aliento.
– Que mi afecto haga crecer el deseo de superar la tristeza, experimentar el perdón, eliminar el miedo y avivar la esperanza.

(Cfr. G. Albarrán, CEP, Caracas)

VIVIR SIN ESPERANZA. . .

– ¿Cómo afecta la pobreza al carácter?
– Lo oscurece. La gente vive atrapada en la pobreza generación tras generación, y eso anula la esperanza. ¿Imaginan lo que será vivir sin esperanza?

(Anna Ferrer, Anantapur).

Dioses y hombres, beatificación

= En Orán, Argelia, fueron beatificados días pasados, reconocida oficialmente su entrega y heroísmo, los monjes de Tibhirine asesinados en 1996. Con la ocasión reproduzco hoy la antigua entrada ‘Oasis de paz’, en recuerdo y homenaje. Una oportunidad para la reconciliación, para sanar heridas del pasado y facilitar la convivencia. Merci beaucoup.

___ ___ ___

7 febrero, 2011

DE DIOSES Y HOMBRES, OASIS DE PAZ

:: En el 15º aniversario del asesinato de siete monjes trapenses ::

“De dioses y hombres”, Xavier Beauvois (2010), un drama contemporáneo edificante por la contundencia de su testimonio. El realizador francés recrea un trágico suceso ocurrido en 1996: un grupo de extremistas islámicos secuestran y asesinan a siete monjes en Tibhirine, en el Atlas argelino, donde la comunidad religiosa convivía con la población local, en el respeto y el cariño mutuo.

– Sus cantos, su recogimiento y sencillez de vida, sus conversaciones en torno a la mesa, constituyen momentos de gran cine y alta espiritualidad. Es la obra de arte asomada al exterior para contarnos historias interiores.

Sintiéndose amenazados compartirán reflexiones sobre su propia debilidad, asaltados por el pánico. Sus dudas, el desconcertante ‘silencio de Dios’ y el sentido de su muerte, por fidelidad a sus compromisos y por amor al pueblo argelino.

Aquellos hombres habían rezado y sus plegarias fueron cobrando sentido:

“Dioses sois e hijos del Altísimo, mas como hombres moriréis, como príncipes caeréis”.
– “No fallar a la cita de la sangre derramada”.
– “A ejemplo del Buen Pastor salid al encuentro del hombre que llama desde la cruz”.

Ellos solo quisieron ser mensajeros de paz en medio de un pueblo agobiado por la violencia y roto por las divisiones. Su monasterio se había convertido en un oasis de fraternidad y de paz, más allá de diferencias culturales y religiosas.

– “La comunidad de Tibherine dio testimonio de que el amor vence siempre sobre el odio, de quienes quieren que Occidente y el Islam se enfrenten, para poder así seguir engañando y aprovechándose de la buena gente de ambos mundos.”

Podrán leer aquí el ‘Testamento espiritual’ del Padre Christian, monje del grupo.

Al atardecer

# Al atardecer se anuncia el final del día, el sol parece apagarse, la noche está ya cerca. De niños la oscuridad atemoriza, a los mayores entristece, evocará ausencias, tal vez soledad. Comienzan momentos de reposo y pensamiento, pasó un día más que no volverá.

Por eso el atardecer del día sugiere a poetas y pensadores el atardecer de la propia vida, su declive final hasta la misma muerte. En la pasada fiesta de Santos y difuntos lo hablaron.

Mas también la noche es tiempo de encuentro y de intimidad, tiempo de silencio y escucha, de calor familiar. Buscarás compañía si estás solo, y estarás cerca por si alguien se aleja, no se pierda.

# Así los discípulos de Emaús desconsolados pidieron a Jesús permanecer juntos al atardecer. Un gesto de confianza y de amistad, también de auxilio:

– Llegando cerca de la aldea, Jesús de Nazaret hizo ademán de seguir su camino, mas los discípulos le rogaron: ‘Quédate señor con nosotros que el día está cayendo’.

Sin duda su experiencia de encuentro con Jesús, primero crucificado ahora resucitado, les valió la pena porque su corazón arrugado y frío por tanto dolor, fue ensanchado y de nuevo iluminado por su presencia y su palabra.

# “A la tarde te examinarán en el amor; aprende a amar como Dios quiere ser amado”. El místico castellano san Juan de la Cruz dejó el aviso en sus ‘Dichos de luz y de amor’, él mismo amenazado por inquisidores, amando siempre, en los brazos del Amado así seguro.

Verán aquí la idea hecha canto, haciendo referencia al examen final de nuestra vida, donde la asignatura pendiente más difícil será el amor, el amor amante y fraterno que perdona y abraza al amigo y al enemigo, la misericordia que cura al herido y viste al desnudo. Fue el credo de Jesús de Nazaret, algo transformador, un sueño. Estamos a tiempo.

– Al atardecer de la vida
me examinarán del amor.

Si ofrecí mi pan al hambriento,
si al sediento dí de beber,
si mis manos fueron sus manos,
si en mi hogar le quise acoger.

Si ayudé a los necesitados,
si en el pobre he visto al Señor,
si los tristes y los enfermos
me encontraron en su dolor.

Aunque hablara miles de lenguas,
si no tengo amor nada soy,
aunque realizara milagros,
si no tengo amor nada soy.

– Al atardecer de la vida
me examinarán del amor.

(Cesáreo Gabaráin. Podrán escuchar en “Al atardecer”)

__ __

Preguntas

Recogí estas preguntas que verán en forma de poesía. Una confesión de inquietudes en el final de la vida, de amistad sincera entre el alma y Jesús, la fe ante el encuentro con el Señor del alma. Él será fuente de vida sin fin para cuantos creyeron en él, los que en sus manos pusieron todo, su vida y su misma muerte. Tanta confianza y amor no quedarán defraudados. Será nuestra fe, nuestra luz, fue nuestra segura amistad. El poema quedó en anónimo, será así poesía de todas y de todos, nos pertenece, nos expresa y acompaña.

¿Quién me cerrará los ojos
en la tarde de mi vida,
y poderlos abrir en el amanecer de Dios?
¿Quién me indicará el camino
sino tú, Jesús?

¿Quién transformará mi cuerpo
en cuerpo de luz,
arrancado de todo morir?
¿Quién me vestirá de blanco
en el umbral de la fiesta?
¿Quién me ínvitará a las bodas?

Tú, que has marcado mi frente
con el sello de la alianza,
y me has llamado con un nombre nuevo.
Eres tú, Jesús, que me has cubierto con tu ternura,
tú que me acercas al Padre;
eres tú, Jesús, que colmarás mi esperanza.

Sínodo de juventud ~ la esperanza

“La esperanza nos desafía y nos moviliza. . Que los Padres sinodales no se dejen asfixiar por los profetas de calamidades y del infortunio, o por sus propios límites, errores y pecados, sino que sean capaces de encontrar espacios para inflamar el corazón y discernir los caminos del Espíritu.”

Estos fueron los deseos del Papa Francisco en el reciente SÍNODO de la JUVENTUD en Roma, que no perdamos la capacidad de soñar. Así llamado Sínodo de Juventud, se trató de una Asamblea internacional de Obispos, pensada para ellos. Fueron invitados a participar jóvenes, hombres y mujeres de los 5 continentes con inquietudes, comprometidos en sus iglesias.

El Papa, siempre preocupado por los problemas de la humanidad, mostró gran interés en este Sínodo para comunicar un mensaje de esperanza. Por la necesaria actualización de estructuras, tan alejadas de la juventud, por su poca presencia, igual que la mujer.

Pondré aquí algunos puntos muy resumidos, los TEMAS principales y conclusiones:

a- Los jóvenes desean una Iglesia más auténtica, transparente y alegre; una Iglesia de santos de verdad.
b- Que promueva la participación de todos los bautizados y personas de buena voluntad, según edad y propia vocación.
c- Denuncian incomprensión, autoritarismo y desconfianza en los responsables, pastores y dirigentes.
d- Verán muy necesario el acompañamiento para discernir bien, la ayuda personal, líderes con profunda experiencia de fe y de humanidad.
e- Pidieron una mayor presencia y participación femenina en la toma de decisiones en la iglesia.
f- Aprender de las minorías y de situaciones de exclusión, motivo de renovación y desafío de acogida: los migrantes, las familias, los homosexuales.
g- Se valoró la acogida responsable de refugiados y de personas desplazadas, apreciando el esfuerzo hecho en el campo educativo y social.

Terminó la reunión, comenzará la vida, con sus planes y promesas. En los participantes quedará positiva la experiencia; en los ausentes brotará tal vez la esperanza.

“¡Qué importante es para nosotros escuchar la vida! Escuchar con amor, con paciencia, como hace Dios con nosotros. Dios no se cansa, siempre se alegra cuando lo buscamos. Pidamos también nosotros la gracia de un corazón dócil para escuchar.” (Francisco)

“Escuchar la cultura y el corazón de las personas”, será la encomienda de oración que nos hará el Papa para próximas semanas. Verán el tema en el “Video del Papa”.

+ Pasados los días recibí por el Adviento este video, me llevó a dejar atrás el temor y la oscuridad. La Esperanza vendrá para resolver nuestros fallos de fe, de amor y de paz. Vean “Las cuatro velas”.

Los nombres del Amor

Vimos semanas atrás lo mismo en otros temas. Hoy buscaremos los nombres del amor, dinámicas concretas que lo pondrán en marcha. Un amor amante, no solo bellas palabras. Amar es entrega, amar es darse, “Obras son amores y no muchas razones”. El amor de verdad cuesta, es sacrificado, tan necesario, a veces indispensable. Por ejemplo:

Picasso, Mano con flores, 1958

▪ AYUDAR, ofrecerás tu propia presencia, tu corazón, un pequeño esfuerzo, para compartir la carga y aliviar el peso. Serás un auxilio en la dificultad, colaborando.

▪ ACOMPAÑAR, será permanecer al lado, estar cerca sin abrumar. La soledad compartida ya es amistad, así iluminará y hará más llevadera la vida con sus sombras.

▪ COMPRENDER, tarea de escucha y acogida, un intento discreto de comunión, si te pones en lugar del otro, solo viendo, sin juzgar, abrazando.

▪ PROTEGER, alguien estará en apuros, acudes para dar cobijo. Serás auxilio y fortaleza si ves indefenso, abandonada, perdida su mirada en el vacío.

▪ PERDONAR, será concretar el amor, no siempre fácil. Curar heridas, restaurar memoria, recoger al caído, sin pedir cuentas ni pasar factura. Nada sencillo.

Así de real y mucho más quiso ser el amor, en varias direcciones, sin esperar a verlo todo claro. Si amas así, verás a Dios porque él es amor. Es lo que queda y lo que cuenta al final, el amor de verdad. Se adelantará sin palabras ni anda con rodeos, simplemente se da, dará su tiempo, su presencia, su misma vida, como el Señor.

– Jesús de Nazaret, maestro en darse, dijo: Si guardas tu vida para ti, la perderás; si la entregas, la encontrarás.
– Pablo que fue fariseo, dirá: El amor es la Ley perfecta. El que ama a su prójimo como a sí mismo, cumplió toda la Ley.

Mucha tarea quedará por delante, la dificultad de vivir el amor humano en modo divino, con realismo y generosidad; por eso habremos de esperar,

que nuestra miseria cambiará en grandeza,
que nuestra debilidad será nuestra fortaleza,
que nuestro egoísmo cambiará en amor limpio,
que nuestra impotencia se hará confianza,
que nuestra soledad se convertirá en amistad,
que nuestra libertad será ofrenda de sí misma.

Cantar a la paz

Una vez más será necesario cantar a la paz, desear para todos un espíritu pacífico y humanitario. Así hoy recordaremos el sufrimiento que no cesa de los más vulnerables, por la violencia de las bombas, y de los que huyen buscando ayuda y refugio. Protocolos de la ONU incumplidos ante la demanda de asilo necesario, o ante la venta de armas a paises en conflicto. También las desgracias por el deterioro del medio.

– “Deberemos desafiar la globalización de la indiferencia, el hacer como si no pasara nada ante las trágicas situaciones de injusticia que exigen una respuesta humanitaria inmediata” (Papa Francisco).

Verán una vieja canción de León Gieco, deseando no pasar de largo ni quedar indiferentes ante el sufrimiento y la guerra. Lo sabemos, serán largas las noches de invierno, mas si esperas siempre amanece, cada día.

Solo le pido a Dios
Que el dolor no me sea indiferente
Que la reseca muerte no me encuentre
Vacía y sola sin haber hecho lo suficiente.

Solo le pido a Dios
Que la guerra no me sea indiferente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente.

Solo le pido a Dios
Que el futuro no me sea indiferente
Desahuciado está el que tiene que marchar
A vivir una cultura diferente.

* Letra y melodía de León Gieco, canción que acompañó los movimientos pacifistas de los años 70. Podrán oír aquí está versión de la argentina Mercedes Sosa, “Solo le pido a Dios”.

-Vean nuestra entrada “Vender armas”.

Razones para la esperanza

# Será una de las tres virtudes cristianas fundamentales, la ESPERANZA, junto a la fe y la caridad. Y fueron tantas las razones para desesperar, que un grupo cristiano se afanó este verano por buscar y encontrar motivos para seguir esperando.

Lo hicieron a partir de un texto del evangelio que ofrece posibilidades, anima a confiar, algo que pareció imposible:

“Al desembarcar vio Jesús mucha gente, sintió compasión de ellos, les vió como ovejas que no tienen pastor, y se puso a enseñarles. Sus discípulos le dijeron: El lugar está deshabitado, y es hora avanzada. Despídelos para que vayan a comprarse de comer. El les contestó: Denles ustedes de comer”, s.Marcos c.6

# Nuestros mejores ‘sueños’, en nuestras largas esperas, la Esperanza no defraudará. Bastará en el discípulo un poco de fe y algo de amor, lo imposible se hará realidad. El grupo encontró dentro y fuera de sí mismo suficientes MOTIVOS PARA LA ESPERANZA:

1° . Reconocer y sentir la presencia y trabajo entre nosotros de Jesús el Señor.
2° . Mucha gente lo busca y necesita, su palabra, su curación, su alimento.
3° . Notar su mirada compasiva que no cesa sobre el pueblo necesitado.
4° . Nos ve a nosotros agobiados, impotentes, ante tanta necesidad y dolor.
5° . Él cuenta ahora con cada uno, nos necesita para la misericordia.
6° . Jesús Señor pone su Pan, su Vida, en manos de sus seguidores y seguidoras.
7° . La gente quedó satisfecha, y buscará algo más que pan.

# Por la CONTINUIDAD de su tarea redentora, Jesús de Nazaret buscó colaboración, cuenta con nosotros. El grupo recordó esta súplica que conocerán:

“Necesito tus manos, para seguir bendiciendo;
necesito tus labios, para seguir hablando;
necesito tu cuerpo, para seguir sufriendo;
necesito tu corazón, para seguir amando.
Te necesito para seguir salvando.”

__ __

Debió quedar grabada en la memoria de los discípulos la MIRADA compasiva de Jesús a la gente. Suplicaron tener su misma mirada, verán en el canto de Cecilia Rivero, “Dame señor tu mirada”.

Dame, Señor, tu mirada y pueda yo ver desde allí
el día que empieza, el sol que calienta y cubre los montes de luz.
Dame, Señor, tu mirada y pueda gozar desde allí
que el día declina y anuncia las noches de luna cuando viene abril.

– Dame, Señor tu mirada, grábala en mi corazón,
donde tu amor es amante y tu paso constante, tu gesto creador.

Dame, Señor, tu mirada y entrañas de compasión;
dale firmeza a mis pasos, habita mi espacio y sé mi canción.
Dame, Señor, tu mirada y entrañas de compasión,
haz de mis manos ternura y mi vientre madura, ¡Aquí estoy, Señor!

# Estos fueron los deseos del Papa Francisco en el reciente SÍNODO de la JUVENTUD, que no perdamos la capacidad de soñar:

“La esperanza nos desafía a todos y nos moviliza. Que los Padres sinodales no se dejen asfixiar y aplastar por los profetas de calamidades y del infortunio, o por sus propios límites, errores y pecados, sino que sean capaces de encontrar espacios para inflamar el corazón y discernir los caminos del Espíritu”.

Devociones, John Donne

# En el aniversario del atentado terrorista de Barcelona (España) en agosto pasado, fue leído en ocho idiomas -los de las víctimas de los atentados- un fragmento del poema ‘Devociones sobre situaciones inesperadas’, de John Donne (+1631). Para solidarizar y suplicar gestos sinceros de reconciliación y de paz, diálogo entre pueblos y religiones, entre civilizaciones, unidos por más humanidad. La violencia de las palabras, la de las armas y las ideas, a todos hieren, nos vacían el alma y empequeñecen. El horizonte de la esperanza aguardará un amanecer justo y limpio para todos. No más muerte, solo vida; no más armas, solo paz.

“¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?
¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?
¿Quién no presta oídos a una campana
cuando por algún hecho tañe?
¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada
fuera de este mundo?
Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.
Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.
Si el mar se lleva una porción de tierra,
toda Europa queda disminuida,
como si fuera un promontorio;
o la casa de uno de tus amigos; o la tuya propia.
Ninguna persona es una isla;
la muerte de cualquiera me afecta,
porque me encuentro unido a toda la humanidad;
por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas:
doblan por ti.” 

Semillas de humanidad

Un apunte para meditar. Recuerden, cuando conversaron en tertulia de amigos y llegaron muy probable a grandes conclusiones, mas solo con pequeñas soluciones.

Será bien cierto que vivimos agobiados por tan gran listado de malas noticias. Noticieros y reportajes descargaron sobre nosotros violencias, odios, muertes, penas e injusticias. Grandes noticias ocultaron las pequeñas cosas buenas.

Van Gogh | El sembrador

= ¿Qué hacer ante tanto sufrimiento? Cada vez mejor informados de males que asolan la humanidad, y más impotentes.
= La tentación será inhibirnos y criticar a otros. ¿Qué haremos, yo mismo, por una convivencia más digna y feliz?

“El Reino de Dios se asemejará al grano de mostaza que un hombre tomó y sembró en su campo; fue la más pequeña de las semillas, pero al crecer será la mayor hortaliza, un gran árbol, y vendrán las aves del cielo y harán nido en sus ramas”, san Marcos c.4. 

= Jesús de Nazaret lanzó un llamado a todos: siembren cada día pequeñas semillas de nueva humanidad. El Reino de Dios, humilde y modesto en sus orígenes, pasó desapercibido como la semilla más pequeña, destinado a crecer y fructificar de manera insospechada.

Recuperar esperanza, sembrar fraternidad, valorando los pequeños gestos. No seremos héroes cada día, mas sí invitados a poner luz y dignidad en los rincones oscuros de nuestro pequeño mundo:

.. un gesto amistoso al que vive desanimado,
.. una sonrisa acogedora al que siente la soledad,
.. una señal de cercanía a quien desespera,
.. un rayo de alegría y calor para el corazón agobiado.

= Fueron pequeñas semillas de Reino de Dios, que todos podremos sembrar en una sociedad compleja, que acaso olvidó el encanto de las cosas sencillas y buenas de cada día.