Loyola, aniversario -6 / cerca de ti

IGNATIUS 500 | AÑO IGNACIANO

Verán este poema oración que llevó por título “Aplicando sentidos”, queriendo mirar y escuchar, acercarse y gustar el misterio personal de Jesús de Nazaret, el hijo de Dios.

– Será posible si meditan la Vida de Cristo, como hizo Ignacio de Loyola.
– Movido por el deseo de conocer bien a su Señor, su amistad y seguimiento.
– Cuanto más cerca, oirá mejor su voz, tocará su manto y será curado.

También hoy habrá personas necesitadas de ayuda y consuelo, buscando curación, con poca fe y apenas esperanza. Seguiremos de cerca el camino de compasión de Jesús de Nazaret con deseos de imitarlo.

Señor, déjame ir contigo
sólo quiero caminar
detrás, pisar donde pisas
mezclarme entre tus amigos.
Recorrer esas aldeas
que habitan los olvidados
los que no recuerda nadie
ver como los recuperas.

Quiero escuchar tu palabra
simple y preñada de Dios
que aunque a muchos incomode
a tanta gente nos sana.
Quiero sentarme a tu mesa
comer del pan compartido
que con tus manos repartes
a todos los que se acercan.

Y un día tocar tu manto
como esa pobre mujer
suave, sin que tú lo notes
arrancarte algún milagro.
Esa que todos marginan
se atreve a abrazar tus pies
y derrama su perfume
porque en ti se ve querida.

Que de tanto ir junto a ti
pueda conocerte más,
tú seas mi único amor
y te siga hasta morir.”

Javi Montes SJ

* Dibujo de E.Syndicus: San Ignacio camino de Roma, confirmado en su propósito, “Quiero que tú nos sirvas”.

__


“Demandaré lo que quiero,
será conocimiento interno del Señor,
que por mí se ha hecho hombre,
para que más le ame y le siga.”

(I.Loyola, Ejercicios)

__

.

(Quedará el acuerdo de ponerles algo más del tema ignaciano otro día)

____

– Si gustan podrán escuchar “Cerca de ti, Señor”, una vieja melodía que fue expresión de fe y de afecto en momentos muy difíciles:

__

Las lágrimas de Dios

“Dios mismo estará con ellos. El enjugará toda lágrima de sus ojos, ya no habrá muerte, ni más duelo.” –Apocalipsis c.21

= No imaginamos a Dios llorando, pensando que llorar es un fallo humano. Sin embargo uno llora si alguien querido sufre o llora. También las lágrimas de emoción o alegría, la sonrisa. Un Dios frío, sin sentimientos, será un dios de cartón piedra, no interesa.

Recuerden la representación de Dios como niño indefenso. Ver llorar a un niño será cosa muy triste, pudo ser por hambre, por falta de amor o el temor a perderlo. Las lágrimas con todo serán algo íntimo y personal.

= Una antigua tradición rabínica dirá que cuando su amigo Moisés murió, triste por no pisar la tierra prometida, Dios lloró por amor, contagiado de su pena y ausencia.

El alma de Moisés se entregó con un beso de Dios, que le dará sepultura, y toda la creación prorrumpe en llanto y duelo.

= Solo una vez en los evangelios parece que Jesús lloró. En público una vez, en la muerte de su amigo Lázaro, pero cuántas veces más en privado o en soledad. No sabemos.

“Al ver Jesús el llanto de María y la gente se conmovió: ¿Dónde lo pusieron? Y Jesús lloró. Cuánto lo quiso, pensaron.” –san Juan c.11

Imaginen las parábolas: el dolor del Padre por el hijo pródigo y la alegría del reencuentro; el buen pastor en busca de su oveja perdida; el hombre abandonado que el samaritano tomó en brazos y curó las heridas.

= Las lágrimas de Dios equivalen al dolor de Jesús de Nazaret viendo al paralítico en soledad o al ciego del camino, la multitud sin pan, la pena del hombre por su hija o la mujer amenazada por dirigentes del templo.

Estas experiencias compartidas causaron impacto en el Señor que hizo cuanto pudo por acompañar y ayudar, bendecir y sanar.

“Se le revolvieron sus entrañas al ver tanta gente perdida, hambrienta, abandonada, errantes como ovejas que no tienen pastor.” –san Mateo c.9
__

* Imagen: El hijo pródigo, Antoine Knibily. Artista y sacerdote en Chile donde andará por cárceles, basurales y casas de menores.

crueldad – buen samaritano

– Lo dejaron medio muerto y se fueron. Así terminó la primera parte de la parábola del Buen samaritano.
– Fue la crueldad, buscando el daño y sufrimiento del prójimo, la humillación, el abandono.

Crueldad e impiedad, violencia extrema ¿Será posible tanta maldad? También fue posible en nuestros días…

– Insultan y golpean al joven Samuel, lo dejaron medio muerto y se fueron.
– La violencia no cesó, está en calles y hogares, en noticieros y pantallas.

Qué hacer… Escuela, familia, la juventud, infancia. Los instintos de muerte solo serán curados con el aceite de la bondad, pero ante tanto odio y agresividad, la frágil llama de la compasión pareció apagarse.

Sin embargo, las amigas de Samuel localizaron al joven senegalés que ayudó al herido, ‘un ejemplo de amor’, dijeron agradecidas. Siendo irregular, el senegalés desapareció pronto. Ocurrió en Galicia, España.

– Preguntó Jesús ¿Quién fue prójimo del herido? El que lo trató con misericordia, repuso el maestro de la ley. Pues anda, haz tú lo mismo.

__ __ __

# “Hope Lights Our Way”, La esperanza ilumina nuestro camino… El pasado viernes 23 de julio fueron inaugurados los Juegos Olímpicos Tokio 2020, con 11.200 atletas, más de 200 países.

El vacío de los 68.000 asientos del estadio será elocuente. La llama en el pebetero con su lema abre a la esperanza, mientras la pandemia azota al mundo en estado de alerta.

# ‘Tregua Olímpica’ necesaria: la Paz entre los pueblos, el medio ambiente, las vacunas y alimentos para los países sin posibilidades.

(Vean sobre los “Ideales Olímpicos”)
__ __

Las preguntas de Cristo, más

– ¿Adán, dónde estás? preguntó Dios al Hombre avergonzado.
– ¿Dónde está tu hermano? preguntó a Caín revuelto en su crimen.

El Señor nos busca y dialoga con nosotros con preguntas que ayuden a vivir en la verdad, en lo cotidiano, donde él mismo está. Jesús de Nazaret practicó también esa pedagogía.

Mark Rupnik | Cristo

¿Por qué me buscaban? Deberé ocuparme en los asuntos de mi Padre. Dijo Jesús a su madre en el templo: es la misión del Hijo de Dios.
¿Quién es mi madre y mis hermanos? La nueva realidad familiar, fraterna, del Reino de Dios.
¿No debieras compadecerte de tu compañero como yo me compadecí de ti? Compartir el amor y el perdón recibido de Dios.
¿Cuántos panes tienen ahí? Mirar y caer en la cuenta, solidarizarme ante el hambre de gente necesitada.

Saulo, ¿por qué me persigues? Como Pablo en el camino quedaremos a la escucha…

‘Esa misma pregunta nos grita Dios desde los rostros sin nombre de los inmigrantes, desde las minas de silicio clandestinas, desde los pueblos indígenas despojados a tiros de sus territorios.’

(B. González Buelta, El discernimiento)

+ Ayúdame, Señor, para permanecer atento. Abre mis sentidos para oír tu voz: ‘Ven conmigo’. Que note tu mano amiga: ‘No temas’. Que recuerde tus deseos: ‘Perdona, cura, bendice’. Con tu aliento y amistad me pondré en camino.

Hombre nuevo

Se ofreció un plan de vida en un escrito del entorno de san Pablo a los cristianos de Colosas, Turquía, año 62. El apóstol encarcelado en Roma será decapitado tres años después, como seguidor de Jesús de Nazaret.

Fue doctrina propia de san Pablo describir al cristiano como ‘hombre nuevo’ imagen de Jesucristo, con unos compromisos.

Sus consejos serán condición para ‘ser o no ser’ en el nuevo camino: la bondad, la paz, el perdón. Indicadores válidos también hoy para orientar y evaluar la vida.

“Revestidos de HOMBRE NUEVO, vístanse como elegidos de Dios:

.. la COMPASIÓN entrañable: bondad, humildad y tolerancia,
.. sean COMPRENSIVOS, el perdón generoso, si alguien tuviera queja,
.. el AMOR MUTUO como ceñidor, así todo quedará perfecto,
.. la PAZ de Cristo reinará en sus corazones, y la compartirán,
.. la SABIDURÍA de Cristo habitará en su interior, y sabrán qué hacer,
.. entonarán siempre un canto de AGRADECIMIENTO a Dios Padre.”

Señor, que nos haces libres con tu verdad, despójanos del hombre viejo que pone resistencia en nuestro interior y revístenos con tu luz, para ser en el mundo un reflejo de tu amor y de tu gloria.

(Cf. Colosenses c.3)

Serán felices ~ compartir

* Bal au Moulin de la Galette, 1876, Pierre-Auguste Renoir. Imagen impresionista del alegre y frívolo Paris de su tiempo, que le valió al artista el título de “pintor de la felicidad”.

Fue fácil encontrar una alegría y una felicidad de superficie. Más difícil será buscar la FELICIDAD honda y duradera, la de quien comparte lo suyo, al modo Jesús de Nazaret.

Como en las Bienaventuranzas, respuesta a quienes solo miraron por sí mismos, o en el rico necio del evangelio, su imaginación EGOISTA a corto plazo, “Esta misma noche…”

Pondré la felicidad en la fraterna simpatía, en la compasión, en una SOLIDARIDAD cordial y generosa. Vean estas sugerencias que anoté, pasos en el buen camino.

-Serán felices si comparten, si viven con poco, no siendo esclavos de sus deseos.
-Serán felices si saben perdonar, si viven con gozo el perdón recibido.
-Serán felices si son de corazón limpio, si ven lo mejor de los demás y son sinceros.
-Serán felices si siembran paz, como hermanos, en respeto y concordia.
-Serán felices si no guardan en su granero el trigo de esta vida que termina,
-Serán felices si siembran y comparten, será fruto para una Vida que no acaba.

” ¡Felices los sirvientes que el patrón encuentre así velando a su llegada! Él mismo los hará sentar a la mesa y los servirá… Vendan lo que tienen y repártanlo en limosnas; donde esté su tesoro, allá estará también su corazón”, cf. san Lucas c.12.

Al atardecer, examen de amor

# Al atardecer se anuncia el final del día, el sol se apagará, la noche se acerca. La oscuridad atemoriza, entristece, evocó ausencias, soledad. Tiempo de reposo y pensamiento.

En la pasada fiesta de Santos y difuntos lo hablaron. El atardecer sugiere a poetas y pensadores el atardecer de la propia vida, su declive final hasta la misma muerte.

Mas también la noche es tiempo de encuentro e intimidad, tiempo de silencio y escucha, de calor familiar, de cercanía.

# Así los discípulos de Emaús desconsolados pidieron a Jesús de Nazaret seguir juntos al atardecer. Un gesto de confianza y de amistad:

– Llegando cerca de la aldea, Jesús hizo ademán de seguir, mas los discípulos le rogaron: ‘Quédate señor con nosotros que el día está cayendo’.

Sin duda su experiencia del encuentro con Jesús, primero crucificado ahora resucitado, valió la pena pues su corazón arrugado de tanto dolor, fue ensanchado e iluminado por su presencia y su palabra.

# “A la tarde te examinarán en el amor. Aprende a amar como Dios quiere ser amado”. El místico castellano san Juan de la Cruz dejó el aviso en sus ‘Dichos de luz y de amor’, él mismo amenazado por inquisidores, amando siempre.

La asignatura clave al final será el amor que perdona, la misericordia que cura al herido y viste al desnudo. Verán aquí el mensaje en este canto popular “Al atardecer de la vida”.

Razones para la esperanza

# Será una de las tres virtudes cristianas fundamentales, la ESPERANZA, junto a la fe y la caridad. Y fueron tantas las razones para desesperar, que un grupo cristiano se afanó este verano por buscar y encontrar motivos para seguir esperando.

Lo hicieron a partir de un texto del evangelio que ofrece posibilidades, anima a confiar, algo que pareció imposible:

“Al desembarcar vio Jesús mucha gente, sintió compasión de ellos, les vió como ovejas que no tienen pastor, y se puso a enseñarles. Sus discípulos le dijeron: El lugar está deshabitado, y es hora avanzada. Despídelos para que vayan a comprarse de comer. El les contestó: Denles ustedes de comer”, s.Marcos c.6

# Nuestros mejores ‘sueños’, en nuestras largas esperas, la Esperanza no defraudará. Bastará en el discípulo un poco de fe y algo de amor, lo imposible se hará realidad. El grupo encontró dentro y fuera de sí mismo suficientes MOTIVOS PARA LA ESPERANZA:

1° . Reconocer y sentir la presencia y trabajo entre nosotros de Jesús el Señor.
2° . Mucha gente lo busca y necesita, su palabra, su curación, su alimento.
3° . Notar su mirada compasiva que no cesa sobre el pueblo necesitado.
4° . Nos ve a nosotros agobiados, impotentes, ante tanta necesidad y dolor.
5° . Él cuenta ahora con cada uno, nos necesita para la misericordia.
6° . Jesús Señor pone su Pan, su Vida, en manos de sus seguidores y seguidoras.
7° . La gente quedó satisfecha, y buscará algo más que pan.

# Por la CONTINUIDAD de su tarea redentora, Jesús de Nazaret buscó colaboración, cuenta con nosotros. El grupo recordó esta súplica que conocerán:

“Necesito tus manos, para seguir bendiciendo;
necesito tus labios, para seguir hablando;
necesito tu cuerpo, para seguir sufriendo;
necesito tu corazón, para seguir amando.
Te necesito para seguir salvando.”

__ __

Debió quedar grabada en la memoria de los discípulos la MIRADA compasiva de Jesús a la gente. Suplicaron tener su misma mirada, verán en el canto de Cecilia Rivero, “Dame señor tu mirada”.

Dame, Señor, tu mirada y pueda yo ver desde allí
el día que empieza, el sol que calienta y cubre los montes de luz.
Dame, Señor, tu mirada y pueda gozar desde allí
que el día declina y anuncia las noches de luna cuando viene abril.

– Dame, Señor tu mirada, grábala en mi corazón,
donde tu amor es amante y tu paso constante, tu gesto creador.

Dame, Señor, tu mirada y entrañas de compasión;
dale firmeza a mis pasos, habita mi espacio y sé mi canción.
Dame, Señor, tu mirada y entrañas de compasión,
haz de mis manos ternura y mi vientre madura, ¡Aquí estoy, Señor!

# Estos fueron los deseos del Papa Francisco en el reciente SÍNODO de la JUVENTUD, que no perdamos la capacidad de soñar:

“La esperanza nos desafía a todos y nos moviliza. Que los Padres sinodales no se dejen asfixiar y aplastar por los profetas de calamidades y del infortunio, o por sus propios límites, errores y pecados, sino que sean capaces de encontrar espacios para inflamar el corazón y discernir los caminos del Espíritu”.

Salmos ~ Auxilio divino

El libro de Salmos de la Biblia fue libro de poemas y oraciones. Reflejará problemas de un tiempo pasado, sus lamentaciones y desgracias, mas también verán textos que hablan de un Dios amigo, tierno y compasivo. Los Salmos fueron oración para Jesús de Nazaret y para los primeros cristianos.

– Días pasados en una celebración cantaron el Salmo 121, canto de peregrinos y caminantes, oración de confianza. Un pueblo desterrado sintió soledad y abandono, en la dificultad pidió auxilio y confió en el Dios de Moisés: ‘Tú nos libraste de la esclavitud, en el desierto caminaste junto a nosotros, ahora no nos abandonarás’. La fe pasó a ser esperanza.

El tema de los caminantes y peregrinos a los Santuarios sigue actual. También por desgracia serán de actualidad los desterrados a la fuerza, los migrantes y refugiados de nuestro tiempo, huyendo de nuevas esclavitudes, de la violencia y el hambre. Estarán clamando a Dios y a nosotros, pidiendo auxilio. El salmo continúa vigente. Vean.

El guardián del pueblo

[Dios no te faltará .- El pueblo peregrino a Jerusalén pensará en las dificultades del viaje: el camino difícil, el calor del día, quizá en los peligros de parte de ladrones. Pero sabe que Dios estará con él y lo acompañará en el viaje]

Dirijo la mirada hacia los montes:
¿de dónde me llegará ayuda?
Mi socorro me viene del Señor,
que hizo el cielo y la tierra.

.. No deja que tu pie dé un paso en falso,
no duerme tu guardián;
jamás lo rinde el sueño o cabecea
el guardián de Israel.

.. El Señor es tu guardián y tu sombra,
el Señor está a tu diestra.
Durante el día el sol no te maltratará,
ni la luna de noche.

Te preserva el Señor de todo mal,
él guarda tu alma.
Él te guarda al salir y al regresar,
ahora y para siempre.

(Imagen: Pascua, Camboya)

El hombre y Dios / Blas de Otero

– “Había un hombre rico que vestía ropa finísima y comía regiamente todos los días. Había también un pobre, llamado Lázaro, todo cubierto de llagas, que estaba tendido a la puerta del rico. Hubiera deseado saciarse con lo que caía de la mesa del rico, y hasta los perros venían a lamerle las llagas”, san Lucas c.16.

ref_Pies campesinos

Estos días estaremos celebrando la Cuaresma, Semana santa y Pasión, un tiempo para el autoexamen necesario y la evaluación, buscando la mejora evangélica, la misericordia, la mayor sinceridad.

Con ocasión de la parábola evangélica del pobre Lázaro, alguien llegó con unos versos de Blas de Otero que verán aquí. Un canto desgarrado, súplica necesaria de quien se sintió en verdad perdido pero confiado, en la cruz identificado. El poema fue testimonio de fe y denuncia del vacío y el dolor, lamento de humanidad malherida y desconsolada. Vean.

“Salva al hombre, Señor, en esta hora
horrorosa, de trágico destino;
no sabe adónde va, de dónde vino
tanto dolor, que en sauce roto llora.
.. Ponlo de pie, Señor, clava tu aurora
en su costado, y sepa que es divino
despojo, polvo errante en el camino,
mas que tu luz lo inmortaliza y dora.
.. Mira, Señor, que tanto llanto, arriba,
en pleamar, oleando a la deriva,
amenaza cubrirnos con la Nada.
.. ¡Ponnos, Señor, encima de la muerte!
¡Agiganta, sostén nuestra mirada
para que aprenda, desde ahora, a verte!”

Reflexión:
• Si levantamos los ojos hasta el rostro de Jesús crucificado, contemplaremos el amor de Dios sin fin, maltratado, entregado hasta la muerte por nosotros.
• Si miramos bien, descubriremos en ese rostro el de tantos otros crucificados de nuestro mundo reclamando ayuda, nuestro amor solidario y compasivo.

__ __

– Recordarán que Blas de Otero (+1979), buen representante de la poesía social española, tras una época de grandes inquietudes personales y muchos temores, encontró por un tiempo en la religión el apoyo y la estabilidad necesarias para vivir, también en la amistad y en el arte.