Retrato, Machado

-Siendo retrato de quien al pasar mira y anota, unas pinceladas, buena parte del blog pudiera agruparse como ‘Diario en blog’.
-Fue sugerencia del encuentro con Retrato, poema de Antonio Machado, su conversar consigo y con nosotros.

Machado puso al comienzo de Campos de Castilla esta hermosa poesía, resumen a los treinta años de momentos importantes de su vida, sus gustos e ideas, su filantropía. Pese a los cambios de ruta y los acentos, lo escrito permanece, la bondad del poeta. Aquí solo unos versos.

RETRATO (1906)

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.

Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.

Converso con el hombre que siempre va conmigo
¿quien habla solo espera hablar a Dios un día?
mi soliloquio es plática con ese buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.

Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.
__

Recordarán a Joan Manuel Serrat intérprete del poema de Antonio Machado «Retrato» que el argentino Alberto Cortez puso música los años 60, para quien «​el mundo de la poesía y las canciones es infinito».

García Lorca, 80 años

Cuando yo me muera,
enterradme con mi guitarra
bajo la arena.

# Recordaremos que Federico García Lorca fue ejecutado hará 80 años, la madrugada del 18 de agosto de 1936, en los barrancos entre Viznar y Alfacar, en la Vega de Granada.

Nos hablaron de don Antonio Machado, que junto a otras lecturas, llevó a García Lorca en su adolescencia a buscar en las palabras un modo más adecuado que la música para tratar sus cosas y sus sueños.

En 1916 conoció Federico a Machado en Baeza. Importante encuentro en sus comienzos como joven escritor, buscando en los autores ayuda para comprender el mundo y comprenderse a sí mismo.

flor_sudekpraga50b

# Vean de Lorca estos versos de ‘La Gacela de la muerte oscura’:

Quiero dormir un rato,
un rato, un minuto, un siglo;
pero que todos sepan que no he muerto;
que haya un establo de oro en mis labios;
que soy un pequeño amigo del viento Oeste;
que soy la sombra inmensa de mis lágrimas.

Porque quiero dormir el sueño de las manzanas
para aprender un llanto que me limpie de tierra;
porque quiero vivir con aquel niño oscuro
que quería cortarse el corazón en alta mar.

Diván del Tamarit, 1936.

# Así fue la presentación de García Lorca en la web //Poemas del alma:

«Este poeta español, miembro de la Generación del 27, es el mayor referente de la literatura española del siglo XX. También sus obras de teatro, Bodas de sangre y La casa de Bernarda Alba. Fue asesinado en Granada durante la Guerra Civil Española, por su condición de republicano y homosexual

_____

Será un buen logar y momento para gustar estos versos de Antonio Machado, su elegía al poeta de Granada:

El crimen fue en Granada: a Federico García Lorca

1. El crimen

Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
—sangre en la frente y plomo en las entrañas—
… Que fue en Granada el crimen
sabed —¡pobre Granada!—, en su Granada.

2. El poeta y la muerte

Se le vio caminar solo con Ella,
sin miedo a su guadaña.
—Ya el sol en torre y torre, los martillos
en yunque— yunque y yunque de las fraguas.
Hablaba Federico,
requebrando a la muerte. Ella escuchaba.
«Porque ayer en mi verso, compañera,
sonaba el golpe de tus secas palmas,
y diste el hielo a mi cantar, y el filo
a mi tragedia de tu hoz de plata,
te cantaré la carne que no tienes,
los ojos que te faltan,
tus cabellos que el viento sacudía,
los rojos labios donde te besaban…
Hoy como ayer, gitana, muerte mía,
qué bien contigo a solas,
por estos aires de Granada, ¡mi Granada!»

3.

Se le vio caminar…
Labrad, amigos,
de piedra y sueño en el Alhambra,
un túmulo al poeta,
sobre una fuente donde llore el agua,
y eternamente diga:
el crimen fue en Granada, ¡en su Granada!

_____

Dios no es el mar, Machado

:: ¿Dónde está Dios? ¿Quién es Dios? ¿Qué hace Dios? Las preguntas vinieron por el poema de Antonio Machado con su enigma. En la secular búsqueda por el principio y fin de todo, ¿No será el hombre el creador del mismo dios? ¿No será dios una criatura que la mente humana ideó?

Si para algunos no bastó el principio y fin provisional aportado por la física, el pensamiento y el corazón buscaron un principio y un final distinto que la metafísica y las religiones ofrecerán. La física sola no explica el todo.

:: Así la criatura que llamamos ‘dios’, obra nuestra, deberá ser contrastada con lo que el propio Dios de las religiones y los poetas dirá de sí mismo, si piensa y siente, como parece, pues tiene corazón y habla.

– La Biblia criticó los ídolos, esos dioses sin alma, porque ‘tienen boca y no hablan, tienen ojos y no ven, tienen oídos y no oyen’.
– ¿Qué utilidad la de esos diosecillos de hechura tan humana? La Biblia responde: ‘Confíen en el Señor del cielo y la tierra, él será su ayuda y escudo’.

01_18_2013-2

:: En el ir y venir de estos versos, el maestro de Castilla nos hará pensar y buscar entre Dios y nosotros, afirmando el uno y el otro, juntando sin negar lo que parece distinto.

Dios no es el mar, está en el mar, riela
como luna en el agua, o aparece
como una blanca vela;
en el mar se despierta o se adormece.

Creó la mar, y nace
de la mar cual la nube y la tormenta;
es el Criador y la criatura lo hace;
su aliento es alma, y por el alma alienta.
Yo he de hacerte, mi Dios, cual tú me hiciste,
y para darte el alma que me diste
en mí te he de crear. Que el puro río
de caridad que fluye eternamente,
fluya en mi corazón. ¡Seca, Dios mío,
de una fe sin amor la turbia fuente!

* Antonio Machado, Profesión de fe, Campos de Castilla.

-Pueden leer también nuestro post «El misterio de Dios».

Tiempo y eternidad


– Por este verano, tiempo de pensar, me llegaron para el blog unas notas sobre el tema de la duración de todo, del tiempo y la eternidad, sobre lo que importa de verdad y permanece, también sobre lo que pasa y se desmorona.

«Todos somos mortales, sabios y artistas, gobiernos e iglesias. Sin embargo el deseo de supervivencia es fuerte: los padres en los hijos, el artista en su arte, el político en sus logros. Religiones e iglesias con vocación de eternidad querrán facilitar el ‘viaje’ y asegurar el destino. Solo el bien y el amor permanecen. Todo lo demás: fe, Iglesia, imágenes, símbolos, todo pasará. Solo Dios basta y es necesario, fundamento y fin de todo, que llenará todo y será todo para todos sin nadie necesitar de más. De la pretensión de eternos e infalibles, los individuos, sistemas o instituciones, en qué quedará todo, ‘no quedará piedra sobre piedra’, casi seguro que todo quedará en nada.»

– Viene a la memoria y propósito el verso y canto de A. Machado, de Proverbios y cantares, en ‘Campos de Castilla’ (1912):

XXIX
Caminante, son tus huellas
el camino, y nada más;
caminante, no hay camino:
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino,
sino estelas en la mar.

XLIV
Todo pasa y todo queda;
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre la mar.

* Imagen: Niña en la playa, J. Sorolla, 1904.

El tiempo que pasa, Kahlil Gibran

Preguntaron por el texto bíblico que habló de la diversidad del tiempo que pasa, será el libro llamado «Eclesiastés»: ‘Hay un tiempo para llorar y un tiempo para reír’.

# Kahlil Gibran escribió sobre el tiempo, conversando con El Profeta:

: Maestro, dinos algo del tiempo.
: Querrán medir el tiempo, mas es infinito como el amor.
: El tiempo es como un río, desde la orilla observarán su corriente.
: La infinitud de la vida: el ayer y el hoy, pues el mañana es el sueño del hoy.

dali_relojesblandos_1931-bl

# Así en Antonio Machado, Proverbios y Cantares, 19:

«Caminante, son tus huellas
el camino y nada más.
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.»

# El evangelio en el Sermón del Monte:

-No se agobien por el mañana.
-A cada día le bastan sus propios disgustos.
-Busquen el Reino de Dios y su justicia, todo lo demás por añadidura.

# Leí de la Madre Teresa de Calcuta este pensamiento que reconforta: «Dejen el pasado a la misericordia, vivan el presente con amor, y dejen el futuro a la providencia».

El Papa Francisco aconsejó parecido: «Miren el pasado con gratitud, vivan el presente con pasión, y abracen el futuro con esperanza». Invitación a vivir en positivo nuestra historia personal y familiar.

__

* Imagen: Salvador Dalí, ‘La persistencia de la memoria’, El tiempo fugitivo, 1931. La angustia por el control del tiempo, lo relativo y fugaz de cada instante, su inconsistencia; solo perdura el paisaje.

Vean nuestra entrada «Un tiempo para vivir. Eclesiastés».

-Podrán escuchar al joven JM. Serrat, su versión de los «CANTARES» de A. Machado.

Pasión en verso

# Tiempo de cruces y pesares, ahora además para muchos. En la pena importa hablar a solas con la cruz y el crucificado, reconocer la propia impotencia para ‘desclavar’ y quitar cruces. Viene al recuerdo la copla de Antonio Machado que cantará Joan Manel Serrat:

«Dijo una voz popular:
¿Quién me presta una escalera
para subir al madero
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?»

# Para los días que vienen ofrece aquí su poema doloroso Juan M. Llopis, interpelación y súplica. Por ese Cristo, esos cristos, que estos días y cada día pasan por nuestro lado.

«Los soldados se juegan a los dados
tu túnica sagrada
y desean tu muerte, confiando
poder marcharse a casa.

Ellos no te conocen.
De Ti no saben nada.

Un año, dos mil años esperando
la mano amiga, que quiera desclavarte,
y arranque del madero el duro clavo,
para cargar tu carga y aliviarte.

Unos no te conocen.
Otros no hacemos nada.

Conozco, señor, tu sufrimiento,
quiero coger tu cruz ensangrentada
y aligerarte, con mis manos, de su peso.
Mas pasas por mi lado y… no hago nada.»

( Ver nuestro post «Tiempo de pasión» )