El bien y la verdad

Escuché leer en una celebración el sencillo texto que hoy les traigo, lleno de deseos de cambio. Señala otro camino posible, el camino del bien y de la verdad. Encontrarán un parecido con la oración “Instrumentos de paz”, que gustaron como atribuída a san Francisco de Asís.

“Jesús maestro y amigo,
concédeme la gracia de amar en lugar de odiar;
de reír en lugar de llorar;
de crear en lugar de destruir;
ser constante en lugar de abandonar;
de alabar en lugar de criticar
y de curar en lugar de herir;
concédeme Señor la gracia de dar y no retener;
de apreciar en lugar de reprochar;
actuar en lugar de aplazar;
de crecer en lugar de consumirme
y de vivir en lugar de morir”.

: El texto contiene sin duda dificultades y empeños personales de cada uno.
: Temas de evangelio que fueron deseos de Jesús de Nazaret, más tarde serán del discípulo imitando al maestro.
: ‘Estén vigilantes y oren para no caer en la tentación’, dijo.
: Y también: ‘Vivan alerta, pues no saben cuándo vendrá el Hijo del hombre’.

Cada cual podrá añadir súplicas sobre sus propios puntos débiles . . Recordarán entonces la táctica del mal espíritu, en los Ejercicios espirituales: “El enemigo de natura humana mira nuestras virtudes, y por donde nos halla más flacos y más necesitados, por allí nos ataca y procura derrotar”, n. 327.

Elegir bien ~ Dos espíritus

# Algunos sintieron curiosidad por saber más del tema, al leer aquí mismo días atrás:

“¿Cómo saber si estoy siguiendo los pasos del mal espíritu? Por el rastro que deja, por sus efectos en mí. A diferencia del espíritu bueno, el maligno deja impaciencia y tristeza, distancia de Dios y mucho amor propio, cerrazón y oscuridad en el alma, orgullo y autoengaño” (‘Liberación del mal’).

El punto de partida fue la contrariedad sentida en el interior de cada uno, como en un combate espiritual. Será poco decir que fue ‘la voz de la conciencia’, o una inquietud por heridas o culpas pasadas.

Escoger entre un camino de bondad y libertad y otro de egoísmo y servidumbre, ese será el problema. La persona que se vió a sí misma como dividida, rota e indecisa. Al creyente no le bastará la explicación de la psicología.

San Pablo trató el tema como un conflicto personal, un dilema sin resolver:

“No entiendo mis propios actos: no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. No soy yo quien obra el mal, sino el pecado que habita en mí. El hombre interior se siente de acuerdo con la Ley de Dios, pero otra ley lucha contra la ley de mi espíritu, y me hace esclavo”, a los Romanos c.7.

# Para que la libertad tome bien sus decisiones, el libro “Ejercicios” de Ignacio de Loyola aportó unas ayudas para discernir o distinguir la acción de los dos espíritus.

A la búsqueda de conocer mejor la voluntad de Dios y de ponerla en práctica, tomaré nota de las diversas consecuencias para mi vida, y de la huella que uno y otro espíritu dejaron en mí:

Esp° del BIEN . . | . . Esp° del MAL

– alegría . . . . . . . . . tristeza
– paz . . . . . . . . . . . inquietud
– fe . . . . . . . . . . . oscuridad
– esperanza . . . . . . . desaliento
– apertura . . . . . . . cerrazón
– amor . . . . . . . . . distancia
– ánimo . . . . . . . . . desánimo
– confianza . . . . . . . . . temor
– humildad . . . . . . . . . soberbia
– entrega . . . . . . . . . repliegue
– acogida . . . . . . . . . exclusión
– reunión . . . . . . . . . dispersión
– vida . . . . . . . . . . . muerte

En la oración más conocida de Jesús de Nazaret, la última petición reflejó bien su propia experiencia: “Padre nuestro . . No permitas que caigamos en la tentación, y líbranos del Maligno”.

[Imagen: H. Matisse, Blue nude, 1952]

# Terminaré ahora el tema con estos versos que fueron también canto. La palabra que de lejos llegó al corazón a veces para herir, también para curar y salvar:

«Hay palabras que hieren o matan,
hay palabras que ahogan y arañan.
Palabras vacías, palabras gastadas,
palabras que hielan, palabras que cansan.

Y palabras serenas, palabras que calman,
palabras que llenan de noche callada.
Palabras que crean, palabras que sanan,
palabras tan tiernas, palabras que salvan.

Y el silencio donde curo tanta palabra.
Y el silencio donde busco Tu Palabra.»

[Al-Haraca, Palabras de vida]

Orar con Nicodemo #7

Los discípulos recibieron una fuerza divina, el Espíritu Santo, que les dió confianza y los puso en marcha para la misión. Deberán salir del Templo y de las casas. Es hora ya de dar a conocer el nuevo Camino de Jesús. La víspera de cada domingo al anochecer, los primeros cristianos se reunirán en la casa de uno de ellos. Temen las denuncias y se ocultan. Las autoridades políticas y religiosas los amenazan y obligan al silencio, les impondrán penas de cárcel.

hom_intimior-intimo-meo-bNicodemo pudo encontrarse en aquella reunión de apóstoles y discípul@s. Su presencia les dió ánimo a todos. Él mismo amenazado e inseguro pedirá fortaleza y más decisión por el Reino de Dios. Recordó la recomendación de Jesús: “Nicodemo, deberás nacer de nuevo, del agua y del Espíritu que el Padre enviará”. El discípulo de los últimos días rezó así:

NACER DE NUEVO DEL ESPIRITU

«Envía, Señor, tu Espíritu que sustente y refuerce nuestro propio espíritu que es de natural frágil y cobarde. Que el Espíritu de Dios encienda en nosotros una LUZ interior suave pero firme, que quite las sombras de la duda y las tinieblas de la desesperanza. Que nos ilumine cuando en verdad no sabemos qué hacer. Espíritu Santo, amor infinito e increado, manantial inagotable de amor, derrama en el corazón de tus discípulos el amor que todo lo puede, que todo lo disculpa, que siempre ama, que ama sin ser amado, que comprende aunque sea incomprendido. Que por tu gracia, el nombre y el rostro de nuestro amado JESUCRISTO queden imborrables en nuestra mente, que sus palabras y modo de ser permanezcan por siempre impresos en nuestro corazón. Soñamos que nuestra fe en Jesús sea amistad, nunca olvidar su vida y su muerte por nosotros. Envía, Señor, tu Espíritu que renueve la vida de las personas y de los grupos que habitan nuestra tierra, por el final de toda violencia, exclusión y malos tratos, que no veamos niños abandonados o explotados, ojalá desaparezca ya el sufrimiento injusto de tanta gente. Espíritu Santo, danos valentía para anunciar la buena noticia, y para denunciar los males que rebrotan sin cesar en tu Iglesia, la tentación de la soberbia, la falsa apariencia y las envidias, la avaricia de honores y riquezas. Señor, que sienta amor confianza con el Padre, dame amor fraternidad con mis hermanos, te pido por favor la gracia del amor compasión con los que sufren desaliento y rechazo. Haz de mí un instrumento de paz, trabajador de comunión y buena noticia de consolación en el mundo, en mi familia y en la comunidad. Por los nuevos cristianos, la nueva Iglesia, por los que buscan algo diferente, por los jóvenes que en la noche impacientan cansados de esperar un amanecer que no llega. Que todos veamos pronto signos de un mundo nuevo en paz lleno de humanidad y bendiciones para todos. Adiós, Señor, hasta otro día.»

cenefa-e

La humildad

LLegarán textos, poemas, oraciones . . Compartir en internet causa satisfacción. Como aquel muchacho que vió muliplicarse al infinito sus cinco panes compartidos, llenando de alegría al Maestro, los discípulos y a la gente con hambre. Una bendición y un mar de sonrisas.

Rafael Merry del Val -Londres 1865, Roma 1930- ilustre ministro secretario de Estado del Papa Pío X, retirado de la vida pública compuso una ‘Letanía de la humildad’ que recitaba cada día después de la misa.

:: Qué es la humildad, para qué sirve. Santa Teresa de Ávila lo expresó así: “Dios es verdad, y la humildad es andar en verdad”. En el humilde hallaré verdad y libertad; en el soberbio mentira y tiranía. Entre tantas voces y certezas, el humilde se siente inseguro pero sereno.

“Si permanecen en mi palabra, serán en verdad discípulos míos, conocerán la verdad, y la verdad los hará libres”, san Juan c.8.

Ecce homo | Honoré Daumier, 1852

:: Se dice que la humildad verdadera será madre de otras virtudes: facilita la acogida, la ayuda desinteresada, el servicio. ‘Dios es humilde’ escribió alguien, y el mismo Jesús de Nazaret se autodefinió como “manso y humilde de corazón”. Fue fácil imaginarlo así.

Y nosotros, ¿qué valor damos a esta pequeña virtud? ¿qué utilidad le vemos? Conocer y tratar una persona humilde dicen que será una gran suerte . . Resumiré pues y rezaré la vieja letanía de monseñor Merry del Val:

«Jesús manso y humilde de corazón:

-Del deseo de ser estimado, líbrame Jesús
-Del deseo de ser alabado . . .
-Del deseo de ser aplaudido
-Del deseo de quedar bien
-Del deseo de ser preferido a otros.

-Del temor de ser humillado, líbrame Jesús
-Del temor de ser despreciado . . .
-Del temor de ser olvidado
-Del temor de ser juzgado.

-Que otros sean más estimados que yo, dame la gracia de desearlo
-Que otros sean alabados y de mí no hagan caso . . .
-Que otros sean preferidos a mí en todo
-Que los demás sean más santos que yo, con tal que yo sea todo lo santo que pueda.»

:: Recordarán también este texto del evangelio, una oración muy propia de Jesús de Nazaret, dando a conocer las preferencias de Dios:

“Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado los secretos del Reino a los sabios y entendidos y se los has dado a conocer a la gente sencilla”, san Lucas c.10.

Aparecieron pronto en la primera comunidad cristiana los aires de superioridad, las tentaciones de soberbia y las envidias. Así lo dió a entender un texto de san Pablo que puso como ejemplo a Jesucristo humilde servidor:

“Si me hacen el favor, no hagan nada por rivalidad o vanagloria. Que cada uno tenga la humildad de creer que los otros son mejores que él mismo. No busquen sus propios intereses. Tengan los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús, hecho siervo”, a los Filipenses c.2.

Liberación del mal

En la página católica aleteia.org pude leer una oración que recoge la preocupación de algunas personas, viéndose atemorizadas por el poder del mal y del maligno sobre su vida. A veces costó creer en el bien y la bondad.

La oración será un gesto de fe, de relación con el Señor bueno y fuerte. Él desea que nos sintamos libres y no esclavos de nada ni de nadie, que vivamos en la confianza y el amor, no en el temor. Deseo que les ayude si lo precisan.

A los discípulos encerrados por el miedo, Jesús les dará aliento y fuerza divina para perdonar, echar demonios y sanar todo mal. Les enseñó a pedir cada día “no caer en tentación y verse libres del maligno”.

# Oración de liberación por los males que nos atormentan:

Supliquemos a Dios que vivamos libres de los males corporales y espirituales. Señor, eres grande, eres Dios, eres Padre. Líbranos del maligno que nos amenaza y esclaviza.
.. De la angustia y la tristeza, líbranos, Señor.
.. De los pensamientos de agresión y de muerte, líbranos, Señor.
.. De los pensamientos de suicidio y de violencia, líbranos, Señor.
.. De la división de la familia, de toda amistad que nos aparta del bien, líbranos, Señor.
.. De todas las formas de maleficio y de cualquier mal oculto, líbranos, Señor.
Señor, que dijiste “Les dejo la paz, les doy mi paz”, concédenos por intercesión de María virgen y de los santos, la liberación de toda maldad y maldición, la gracia de gozar siempre de tu paz.

# ¿Cómo saber si estoy siguiendo los pasos del mal espíritu? Por el rastro que deja, por sus efectos en mí. A diferencia del espíritu bueno, el maligno deja impaciencia y tristeza, distancia de Dios y mucho amor propio, cerrazón y oscuridad en el alma, orgullo y autoengaño.

“Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho”, Génesis c.3.

# Recuerden ahora el llamado ‘Padre nuestro’ de Nicodemo que dice así:

«Padre nuestro, padre de todos, padre del cielo, tú quieres sólo nuestro bien; cúmplase tu voluntad, tus mejores deseos, tu reino; que todos te conozcan, te quieran y bendigan.
-Que de la casa no me aleje ni me pierda; sálvame señor, no dejes que de tu bondad dude ni desconfíe, que no caiga en la red del tentador.
-Da a todos cada día su alimento, que perdonemos siempre como tú nos perdonas; de la noche del mal líbranos y de la muerte en sombras, danos de tu vida cada día y de tu aliento».

Alegría

A propósito de la pasada Navidad llegaron al blog algunas reflexiones que tocará ya compartir. Afectarán a nuestras viejas ideas sobre Dios que reflotaron en el subconsciente, cuando las creímos ya olvidadas.

Fuimos invitados a la fiesta de la llegada de un Dios amigo. Nuestra vida, a veces apagada y triste, recibió la invitación a la ALEGRÍA, ‘No puede haber tristeza cuando nace la vida’.

inf_frater

Una alegría que en el evangelio disfrutaron los sencillos, abiertos a la cercanía de Dios, atraídos por su ternura. Una alegría liberadora, curativa de miedos y desconfianzas.

– ¿Cómo temer a un Dios que se nos acerca como niño? ¿Cómo huir ante quien se nos ofrece como un pequeño frágil e indefenso?
– Dios no ha venido armado de poder para imponerse, sino que llega con la ternura de un niño a quien podemos hacer sonreír o llorar.
– Dios no puede ser el todopoderoso de las viejas oraciones, encerrado en la seriedad y el misterio de un mundo inaccesible.
– Dios será este niño entregado cariñosamente a la humanidad, un pequeño que busca nuestra mirada para alegrarnos con su sonrisa.

El hecho de que Dios se haya hecho niño, dice mucho más de cómo es Dios que todas nuestras cavilaciones y especulaciones sobre su misterio. En silencio ante un niño, en la intimidad, acogeremos la cercanía y ternura de Dios. Una alegría diferente, un dios nuevo.

– Habré de mantenerme vigilante ante la tentación del temor o de la desesperanza; que la tristeza no apague la luz de la alegría y de la vida, patrimonio compartido por Dios con todos sus fieles. Esto mismo quiso decirnos Seve Lázaro con sus lindos versos.

Campo de minas

Yacen en lo hondo de uno mismo,
a veces libres, y otras bajo llave,
un tumulto de miedos y desánimos
sin razón, sin objeto, sin gobierno.

Pequeños dictadores del ocaso,
eternos asesinos de esperanza.
Metiendo en la mortaja nuestros sueños,
nos dejan paralíticos y cojos.

Viven y conviven entre ellos,
inmunes a su aliento y su fragancia,
burbujas de alegría y de entusiasmo
que curan, que acarician, que levantan.

Se expanden por el alma sin retraso,
asomando el devenir del infinito,
poniendo al corazón ruedas y alas.
La vida, en ellas, cobra su sentido.

Dame, Señor Jesús, instinto de discernimiento.
Sujeta mis miedos, recorta mis desánimos.
Devuelve a mi alegría y entusiasmo
la fuerza y la energía de tu resurrección.

* Verán también en nuestra entrada “El dios de Jesús”.

Eligió la alegría

Algún autor contemporáneo quiso caracterizar al santo de Loyola, el autor de los Ejercicios espirituales, como “el santo que eligió la alegría”. Por su fiesta pasada recibí el texto con las explicaciones.

= En verdad la alegría verdadera será efecto de algo que fue bien, una ilusión o un sueño realizados, o bien una puerta cerrada que al fin se abrió entrando por ella la luz, una confianza y una amistad que reconfortan, una envidiable paz. Todo se ilumina y cobra sentido y color. La alegría no pasajera como exponente de la fe.

Un santo con esas características vale la pena, hará verosímil su testimonio, pues algo muy importante debió cambiarle la vida, “cambió su luto en danzas”. Fue el caso de algunos santos alegres. Alguien dijo: “un santo triste será un triste santo’. Felicidades, Ignacio.

picasso_rostro-de-la-paz_1b

“Alegre en tu juventud, tu conversión a Dios no te robó la alegría. Cuando observaste en tus lecturas que unos pensamientos te dejaban triste y otros alegre, escogiste la alegría como criterio para adivinar donde andaba el buen camino. Tú fuiste ‘el santo que eligió la alegría’.
.. Un extraño personaje, dónde logró la información, te describió como ‘un pequeño españolito, un poco cojo, que tiene los ojos alegres’.
.. No solo fuiste alegre, sino que repartías alegría, cuando tropezabas con alguno de tus amigos tentado de tristeza, le mostrabas tanta alegría en la mirada que parecía que querías meterlo dentro del alma.”

* Dibujo, Picasso, El rostro de la paz.

= Más sobre la alegría. En los evangelios, Jesús de Nazaret presentó su encuentro con nosotros como una fiesta de boda, él mismo como novio feliz, también como el mejor vino. “Dijeron a Jesús los fariseos: Tus discípulos comen y beben, no ayunan como los de Juan. ¿Queréis que ayunen los amigos del novio mientras el novio está con ellos?” O también, “Nadie echa vino nuevo en odres viejos. A vino nuevo, odres nuevos”.

Las palabras de Cristo ~ san Juan

michangel_Daniel_2

Ya en otra ocasión buscamos las preguntas y respuestas, las opiniones de Jesucristo en los Evangelios. Hoy me llamó la atención un texto enigmático que pusieron desde antiguo al comienzo del Evangelio de San Juan, el atribuido al discípulo amado. Estoy pensando en la expresión “La Palabra se hizo carne”, así traducida sin demasiadas variantes. Se refirió a Jesús de Nazaret que vino a la tierra de parte de Dios, y que tomó la condición humana con todas sus consecuencias. A eso alude la “carne”, a las consecuencias, a la fragilidad del niño, la enfermedad y la inconsistencia, la tentación, la oscuridad interior, al cansancio, el hambre y el sueño, la sed, la contrariedad, la amenaza reiterada y la muerte.

Si el evangelio habló de Jesucristo como palabra, él mismo fue el mensaje primordial, no tanto las hermosas ideas o los discursos grandilocuentes. Fue la persona, su seducción personal, la interpelación de su vida y la verdad de sus obras, su gran compasión. Parece cierto que alguna de sus palabras iluminaron y cambiaron la vida de muchos, de quienes hasta entonces nadie se ocupó ni dirigió la palabra, tampoco los dirigentes del templo ni los fariseos. Las palabras de Jesús de Nazaret llegaron al corazón, la gente pasó página y soñó en Dios como su liberación, un nuevo éxodo.

Repasaré alguna de esas prometedoras palabras recogidas en el evangelio de san Juan:

– Cuando cansado del camino tomó asiento junto a un pozo, le pidió a una mujer que acudió para sacar agua: “Dame de beber”.
– Cuando invitado a una fiesta de bodas, alguien le dijo que el vino se terminó, habló con los criados y les pidió: “LLenen de agua las tinajas”.
– Cuando visitó el templo, lugar de oración y de ofrendas, viendo el comercio de animales y el alboroto, protestó: “Han convertido la casa de Dios en una cueva de ladrones!”.
– Cuando Nicodemo le quiso mostrar su admiración personal y su impotencia para comprender, Jesús le pidió: “Habrás de nacer de nuevo”.
– Cuando dos jóvenes inquietos buscaron al mesías, le preguntaron por su casa y él les dijo: “Vengan conmigo y la verán”.
– Cuando fuera del templo, en una de sus puertas, Jesús encontró un paralítico abandonado de todos, le pidió: “Levántate, toma tu camilla y ve a tu casa”.
– Cuando vió mucha gente que caminó tras él varios días, notando que estaba perdida y hambrienta, Jesús dijo: “Dénles ustedes de comer”.
– Cuando de camino Jesús conversó con un ciego que era de nacimiento, y notó que todos lo acusaron, hizo barro con la saliva y untó sus ojos: “Ve ahora a lavarte”.
– Cuando le hablaron de su amigo Lázaro ya muerto, dijo: “Iré a despertarlo.. Lázaro sal afuera!”.
– Cuando encontró una mujer a punto de ser apedreada por sus pecados y por sus propios acusadores, Jesús la disculpó: “Yo no te condeno, puedes ir en paz”.
– Cuando Jesús fue crucificado, estando en larga agonía, desde la cruz suplicó: “Tengo sed!”.

* Michelangelo Buonarroti pintó entre 1508 y 1512 la bóveda de la Capilla Sixtina por encargo del Papa Julio II. En lugar del encargo de doce apóstoles, Miguel Ángel pintó a siete profetas y cinco sibilas. En la imagen el profeta Daniel.

Los demonios

Nada que temer, a pesar del título. Entresaqué de un autor amigo algunas ideas que resumo y comento aquí. Serán sobre la existencia del DEMONIO y sus consecuencias, buscando culpables del mal y la destrucción que amenazan desde siempre a nuestra frágil humanidad.

# ¿Cuál será el origen del mal? ¿De dónde vendrá? Para algunos la pregunta será innecesaria, y responder un empeño filosófico trasnochado. Estaremos hablando de un combate secular inacabado entre el bien y el mal, entre el BUEN y el MAL espíritu, entre el demonio y nosotros. Lo habitual en muchos creyentes será negar la existencia del demonio, como una fábula propia de gente sugestionable, irreconciliable con la existencia de un DIOS misericordioso.

hom_nerviosismo
• La vida pública de Jesús de Nazaret estuvo siempre acechada por Satanás, desde su retiro en el desierto hasta la oración del huerto y la cruz.
• “¡Vigilen y pidan no caer en la tentación! El espíritu está pronto, mas la carne es débil”.
• “Te pido, padre, que los protejas del maligno”.
• “Recorrió Galilea, predicando en las sinagogas y echando fuera los demonios”.

# Recordarán los frutos o consecuencias del mal: la mentira, el odio y la violencia, la altanería, la inmoralidad, la injusticia y la muerte. Dicen que además de la AVARICIA, el pecado capital que más éxitos y ganancia está reportando al demonio, será la SOBERBIA:

«La soberbia del hombre que se endiosa y se encarama en el trono divino es la gran tentación diabólica: ¡SERÁN COMO DIOSES! Para hacerla realidad, el demonio nos persuadirá de que él no existe, que tampoco existe Dios y terminar persuadiéndonos de que el único Dios existente y digno de adoración es el propio hombre.»

# El gran poeta francés Charles Baudelaire escribió: “La mejor astucia del demonio consiste en convencernos de que no existe… Será más difícil amar a Dios que creer en Él; a los hombres de este tiempo les resulta más difícil creer en el demonio que amarlo. Casi todos lo aman y casi nadie cree en él”.

Pude leer con sorpresa en un conocido actor de las sagas de TOLKIEN, Orlando Bloom, que la gente gusta de ver la lucha entre el bien y el mal, el carácter angelical de los elfos, y sentir la amistad y camaradería que recorren su mundo de ficción:

– “En nuestra época necesitamos saber que tenemos cerca espíritus angelicales. Este mundo está muy necesitado de ángeles.”

————-
* Ver en Juan M de Prada, “¡Demonios!”.

– También en nuestra entrada “Pecados capitales”.

Pecados capitales

Oí decir muy convencido a un escritor en tertulia que los así llamados ‘Pecados capitales’ estaban vigentes, que no eran cosa del pasado. Comenzó rápidamente entre los oyentes la búsqueda de cuántos y cuáles eran.

Se los llamó ‘capitales’ por ser cabeza y origen de otros. Más que ofender a Dios, malgastan energías, afean el mundo y enredan las relaciones. Tan importantes como los vicios debieran ser sus virtudes contrarias.

– El llamarse ‘capital’ me hizo pensar, como si cada uno de los siete pecados llevara impresa la ejecución de alguien, dando razón al film que no quisiéramos recordar.
– ¿Dónde quedó el ‘Pecado original’? Tal vez los siete capitales no fueran más que el desglose o los tajos de la misma fruta prohibida, podrida en sus entrañas, pues que tan mal sentó al género humano en su conjunto.
– ¿Dónde quedó el ‘egoísmo’? Vivirá en cada pecado capital, su caldo de cultivo, de donde brotaron los males que aquejaron la humanidad desde siempre. Como en estos cuatro:

arana_del_dibujo_animado-2# La SOBERBIA, la arrogancia, desprecia e ignora la dignidad de las personas, mas también la propia al verse superior a otros siendo él mismo nada. La famosa santa de Avila dirá: “La humildad es andar en verdad”.
# La AVARICIA, es injusticia si acapara para sí a costa de otros, lleva a robar y corrompe. Nace insaciable y aprisiona. La generosidad en cambio será descanso, “Desnudo vine a este mundo, y desnudo saldré de él” (Job).
# La ENVIDIA, es mala consejera, da malestar, atrevida en querer el mal ajeno. Desgracia, felicidad, si amas el bien allá donde esté, porque ‘el amor nunca falla’.
# La IRA, será siempre ‘mortal’, su meta suprimir adversarios. Violencia verbal o física, legal o clandestina, en personas o estados. La venganza, el insulto, los malos tratos. Solo hablando se acortan distancias, solo la misericordia y el perdón pacifican y sanan.

¿Cómo contrarrestar los perjuicios que nuestros vicios y pecados causaron en la salud y la vida de cada uno y de los demás, en el mantenimiento de la paz, el orden y la belleza de la creación y la convivencia?

Les pondré ahora una letrilla de amor que acompañe el tema:

Busqué donde no estaba
y me perdí.
Deseé sin medida
sin saber bien.
Amé a duras penas
y me vi triste.

– ¿Dónde te encontraré?
¿Cómo penar y no saber?
¿Dónde descansaré?

– Tesoro eres para mí,
tu tesoro quiero ser,
déjalo todo, tómame.

Y una súplica: “Concédeme, Señor, que pueda librarme de la avaricia y del egoísmo. Recuérdame que las mejores cosas de la vida son gratuitas: el amor, la risa, el cariño, el compartir.”

————
* Film: SEVEN (Se7en), David Fincher, USA, 1995. Resolución de una serie de asesinatos cometidos por un psicópata, relacionados con cada uno de los siete pecados capitales. Los enigmas y ensañamiento de cada caso obligarán a viajar al horror y la barbarie.

-En “La Divina Comedia” (1320), Dante puso en el ‘Purgatorio’ los mismos pecados capitales, con sus actores y castigos correspondientes.
-Leer nuestro post “El egoísta”.