Loyola aniversario -8 / nuevas metas

IGNATIUS 500 | AÑO IGNACIANO

Celebrando los 500 años de la conversión, el cambio grande de san Ignacio, sus metas nuevas.

– El gran cambio de Loyola fue en compañía de otros jóvenes amigos, locos también por Cristo, juntos para andar ‘nuevos caminos’.

Con la ocasión nos recordaron las nuevas metas y preferencias que ofrecen hoy, deseando actualizar los caminos:

1 . Un camino para el encuentro con Jesucristo, en los Ejercicios espirituales y el discernimiento.
2 . Un camino junto a las personas con necesidad, en la hospitalidad y el cuidado de su dignidad: los menores, los migrantes.

3 . Caminar acompañando la juventud, por un futuro esperanzador, en un mundo reconciliado y en paz.
4 . Caminar juntos en el cuidado de la Casa común, en el respeto a la creación, en una vida justa y digna para todos.

* Imagen: San Ignacio caminando, W. McElcheran, Canadá.
___

«Señor Jesús, te damos gracias por habernos llamado, y te rogamos no olvides tu promesa de estar con nosotros hasta el fin de los tiempos. Con frecuencia nos invade el sentimiento de haber trabajado en vano toda la noche olvidando quizá que tú estás con nosotros.»

–Adolfo de Nicolás SJ. Tokio +2020.

___

Caminar tras las huellas de Cristo, en lo fácil y lo difícil. La oración medieval ‘Alma de Cristo‘ fue frecuente en Ignacio de Loyola, repetida en los Ejercicios espirituales, pidiendo a su rey y señor la gracia del seguimiento. Verán aquí cantado el texto latino, música de Marco Frisina.


__

Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
.. Pasión de Cristo, confórtame.
Oh buen Jesús, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
.. Del maligno enemigo, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame,
y mándame ir a Ti,
para que con tus santos te alabe.

____

* FELIZ NAVIDAD *
En los 500 años de la herida de s Ignacio
____

La indiferencia

Verán algunas cuestiones que se presentaron. Así por la ‘indiferencia‘ se notó la facilidad para pasar de largo apartando la mirada, o bien no saber bien qué hacer. Encontré varios tipos de indiferencia.

Instalados en una ‘cultura de la intrascendencia’, se confundió lo valioso con lo útil, lo bueno con lo que apetece, la felicidad con el bienestar.

A .- En primer lugar la indiferencia moral. Ante tanto mal injusto el Papa Francisco dirá: “Desafiemos la globalización de la indiferencia, como si no pasara nada, ante las trágicas injusticias que exigen respuesta”.

-Creció la falta de sensibilidad, el silencio ante el sufrimiento ajeno.
-La indiferencia será la gran enfermedad e injusticia de nuestro tiempo.

Recordarán la canción de León Gieco, aquí en versión de la argentina Mercedes Sosa, que podrán escuchar abajo:

Solo le pido a Dios
Que el dolor no me sea indiferente
Que la reseca muerte no me encuentre
Vacía y sola sin haber hecho lo suficiente.

Solo le pido a Dios
Que la guerra no me sea indiferente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente.

__

B .- También la indiferencia religiosa. Más que ateos o agnósticos, este tiempo con sus crisis nos hizo indiferentes.

-Despreocupados, sin inquietud religiosa aparente.
-Decepcionados, con dudas no resueltas, sin deseo de hablar de Dios.

Y verán gente viviendo con una piedad y una práctica religiosa rutinaria y fría. Jesús de Nazaret lo denunció: «Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí».
__

C .- La indiferencia de espíritu será otra cosa: si me siento libre o me veo atado para elegir, deseando hacer lo más justo y coherente con mi sentido de vida, la llamada «voluntad de Dios».

«Que tu Espíritu encienda en nosotros una luz interior que quite las sombras de la duda, que nos ilumine cuando en verdad no sabemos qué hacer».

En los Ejercicios espirituales Ignacio de Loyola propuso este principio de libertad, previo a tomar una buena decisión, el discernimiento:

«Usarán de todo cuanto ayude para el fin de su vida, y dejarán lo que estorbe / Será menester hacernos indiferentes, no queriendo más salud que enfermedad, riqueza que pobreza, vida larga que corta, etcétera / deseando y eligiendo lo que más les ayude para el fin que fueron creados».

____

Las preguntas de Cristo -2

– ¿Adán, dónde estás? preguntó Dios al Hombre avergonzado.
– ¿Dónde está tu hermano? preguntó a Caín revuelto en su crimen.

El Señor nos busca y dialoga con nosotros con preguntas que ayuden a vivir en la verdad, en lo cotidiano, donde él mismo está. Jesús de Nazaret practicó también esa pedagogía.

Mark Rupnik | Cristo

¿Por qué me buscaban? Deberé ocuparme en los asuntos de mi Padre. Dijo Jesús a su madre en el templo: es la misión del Hijo de Dios.
¿Quién es mi madre y mis hermanos? La nueva realidad familiar, fraterna, del Reino de Dios.
¿No debieras compadecerte de tu compañero como yo me compadecí de ti? Compartir el amor y el perdón recibido de Dios.
¿Cuántos panes tienen ahí? Mirar y caer en la cuenta, solidarizarme ante el hambre de gente necesitada.

Saulo, ¿por qué me persigues? Como Pablo en el camino quedaremos a la escucha…

‘Esa misma pregunta nos grita Dios desde los rostros sin nombre de los inmigrantes, desde las minas de silicio clandestinas, desde los pueblos indígenas despojados a tiros de sus territorios.’

(B. González Buelta, El discernimiento)

+ Ayúdame, Señor, para permanecer atento. Abre mis sentidos para oír tu voz: ‘Ven conmigo’. Que note tu mano amiga: ‘No temas’. Que recuerde tus deseos: ‘Perdona, cura, bendice’. Con tu aliento y amistad me pondré en camino.

Salomón, la sabiduría

Fue la ‘sabiduría’ clásica, la de los sabios que no presumen de serlo. No una conquista personal, sino como regalo divino, luz para iluminar situaciones y personas.

Esa sabiduría será muy deseada para acertar con lo mejor. Para un creyente el don de la sabiduría será súplica para agradar a Dios y una bendición para todos.

Salomón fue rey notable por su sabiduría, más que por sus riquezas. Elegir bien y realizar lo más justo para su pueblo. Hasta él llegaron reyes y reinas de otros pueblos. Salomón también fue amigo de Dios.

.. Le dijo un día Dios: ‘Pídeme lo que más quieras, y yo te lo daré’.
.. Te pido, Señor, la Sabiduría -respondió Salomón- el don del discernimiento para acertar en los asuntos.
.. Dijo Dios: ‘No me pediste riquezas sino inteligencia para hacer justicia. Yo te daré un corazón sabio y recto como ningún otro’.

«DIOS de misericordia, que en tu Sabiduría formaste al hombre para regir el mundo con santidad y justicia…
SIERVO tuyo soy, pequeño para conocer el juicio y las leyes, sin la Sabiduría que procede de ti seré estimado en nada…
SEÑOR, dame tu Sabiduría que me asista en mis trabajos y venga yo a saber lo que es justo, lo que te agrada.»

-cf. Reyes c.3; Sabiduría c.9
-Imagen: Miguel A. Buonarroti, Jeremías, Sixtina, Roma.

__ __

Leí algo más sobre el don del discernimiento, una técnica espiritual para elegir y acertar con lo que Dios quiere:

– San Ignacio de Loyola habló en los Ejercicios espirituales de variedad de llamadas, ‘mociones en el alma’: deseos, temores, oscuridad, paz, alegría…
– El discernimiento busca saber a dónde me llevan esas ‘llamadas’, si al bien, al amor y la paz, entonces aceptaré. Habrá lucha interior.
– Dejó escrito: «Piensen que no el mucho saber satisface del todo el alma, sino el sentir y gustar internamente».

Sínodo de juventud ~ la esperanza

“La esperanza nos desafía y nos moviliza. . Que los Padres sinodales no se dejen asfixiar por los profetas de calamidades y del infortunio, o por sus propios límites, errores y pecados, sino que sean capaces de encontrar espacios para inflamar el corazón y discernir los caminos del Espíritu.”

Estos fueron los deseos del Papa Francisco en el reciente SÍNODO de la JUVENTUD en Roma, que no perdamos la capacidad de soñar. Así llamado Sínodo de Juventud, se trató de una Asamblea internacional de Obispos, pensada para ellos. Fueron invitados a participar jóvenes, hombres y mujeres de los 5 continentes con inquietudes, comprometidos en sus iglesias.

El Papa, siempre preocupado por los problemas de la humanidad, mostró gran interés en este Sínodo para comunicar un mensaje de esperanza. Por la necesaria actualización de estructuras, tan alejadas de la juventud, por su poca presencia, igual que la mujer.

Pondré aquí algunos puntos muy resumidos, los TEMAS principales y conclusiones:

a- Los jóvenes desean una Iglesia más auténtica, transparente y alegre; una Iglesia de santos de verdad.
b- Que promueva la participación de todos los bautizados y personas de buena voluntad, según edad y propia vocación.
c- Denuncian incomprensión, autoritarismo y desconfianza en los responsables, pastores y dirigentes.
d- Verán muy necesario el acompañamiento para discernir bien, la ayuda personal, líderes con profunda experiencia de fe y de humanidad.
e- Pidieron una mayor presencia y participación femenina en la toma de decisiones en la iglesia.
f- Aprender de las minorías y de situaciones de exclusión, motivo de renovación y desafío de acogida: los migrantes, las familias, los homosexuales.
g- Se valoró la acogida responsable de refugiados y de personas desplazadas, apreciando el esfuerzo hecho en el campo educativo y social.

Terminó la reunión, comenzará la vida, con sus planes y promesas. En los participantes quedará positiva la experiencia; en los ausentes brotará tal vez la esperanza.

__ __

«¡Qué importante es para nosotros escuchar la vida! Escuchar con amor, con paciencia, como hace Dios con nosotros. Dios no se cansa, siempre se alegra cuando lo buscamos. Pidamos también nosotros la gracia de un corazón dócil para escuchar.» (Francisco)

+ «Escuchar la cultura y el corazón de las personas», será la encomienda de oración que nos hará el Papa para próximas semanas. Verán el tema en el «Video del Papa».

+ Pasados los días recibí por el Adviento este video, me llevó a dejar atrás el temor y la oscuridad. La Esperanza vendrá para resolver nuestros fallos de fe, de amor y de paz. Vean «Las cuatro velas».

+ 1° Abril 2019. Aquí podrán ya leer íntegra la Exhortación final del Papa tras el Sínodo, «Cristo vive».

Elegir bien ~ Dos espíritus

# Algunos sintieron curiosidad por saber más del tema, al leer aquí mismo días atrás:

  • ¿Cómo saber si estoy siguiendo los pasos del mal espíritu? Por el rastro que deja, por sus efectos en mí. A diferencia del espíritu bueno, el maligno deja impaciencia y tristeza, distancia de Dios y mucho amor propio, cerrazón y oscuridad en el alma, orgullo y autoengaño. (‘Liberación del mal’)

El punto de partida fue la contrariedad sentida en el interior de cada uno, como en un combate espiritual. Será poco decir que fue ‘la voz de la conciencia’, o una inquietud por heridas o culpas pasadas.

Escoger entre un camino de bondad y libertad, otro de egoísmo y servidumbre, ese será el problema. La persona que se vió a sí misma como dividida, rota e indecisa. Al creyente no le bastará la explicación de la psicología.

San Pablo trató el tema como un conflicto personal, un dilema sin resolver:

  • No entiendo mis propios actos: no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. No soy yo quien obra el mal, sino el pecado que habita en mí. El hombre interior se siente de acuerdo con la Ley de Dios, pero otra ley lucha contra la ley de mi espíritu, y me hace esclavo. (Romanos c.7)

[Imagen: H. Matisse, Blue nude, 1952]

# Para que la libertad tome bien sus decisiones, el libro «Ejercicios» de Ignacio de Loyola aportó unas ayudas para discernir o distinguir la acción de los dos espíritus.

A la búsqueda de conocer mejor la voluntad de Dios y de ponerla en práctica, tomaré nota de las diversas consecuencias para mi vida, la huella que uno y otro espíritu dejaron en mí:

Esp° del BIEN . . | . .  Esp° del MAL

alegría . . . . . . . . . tristeza
paz . .  . . . .  . . . . . inquietud
fe . .  . . . .  . . .  . . oscuridad
esperanza .. . . . . . desaliento
apertura   . . . . . . cerrazón
amor . .  . . .  . .  . . distancia
ánimo . . .  . . . . .  desánimo
confianza . . . . . . . temor
humildad . . . . . . . soberbia
entrega . .  .  . . . . repliegue
acogida .  . . . . . . exclusión
reunión . . . . . . . dispersión
vida  . .  . . . .  . . . muerte

En la oración más conocida de Jesús de Nazaret, la última petición reflejó bien su propia experiencia: «Padre, no permitas que caigamos en la tentación, y líbranos del Maligno», y también en este aviso: «Vigilen para no caer en la tentación».

# Súplicas pidiendo que la LUZ venza a las tinieblas, que el Amor sane los corazones:

.. Señor Dios, LUZ que deseas alumbrar a todos, ilumina nuestro espíritu con tu claridad, para que nuestros pensamientos sean dignos de ti, y aprendamos a amarte de todo corazón.
.. Que tu Espíritu, Señor, encienda en nosotros una LUZ interior suave pero firme, que quite las sombras de la duda y limpie la tiniebla del odio y la desesperanza. Que nos ilumine cuando en verdad no sabemos qué hacer.

# El Papa Francisco lo explicó así, comentando cartas de s. Pablo:

  • Hay dos espíritus, dos formas de pensar y de actuar: Espíritu de Dios y Espíritu del mundo. El Espíritu de Dios me conduce al bien, a la caridad,  a la oración.
  • El Espíritu del mundo me llevará a la vanidad, el orgullo, el juicio. Nuestro corazón un ‘campo de batalla’, donde estos dos espíritus pelean.

# Terminaré ahora el tema con estos versos que fueron también canto. La palabra que llegó al corazón a veces para herir, o bien para curar y salvar:

«Hay palabras que hieren o matan,
hay palabras que ahogan y arañan.
Palabras vacías, palabras gastadas,
palabras que hielan, palabras que cansan.

Y palabras serenas, palabras que calman,
palabras que llenan de noche callada.
Palabras que crean, palabras que sanan,
palabras tan tiernas, palabras que salvan.

Y el silencio donde curo tanta palabra.
Y el silencio donde busco Tu Palabra.»

[Al-Haraca, Palabras de vida]

Bautismo de amor

Alguna sugerencia para estos días, Cuaresma y Pascua, no tanto sobre el bautismo de agua, sino del ‘bautismo de espíritu’ que los seguidores de Cristo recibimos del mismo Señor. Por eso nos llamamos cristianos: seguidores de Cristo, bautizados como él con Espíritu santo.

El bautismo espiritual recibido será como un ‘baño interior’. Jesús comunicará su Espíritu para empapar y transformar lo hondo de la persona, compartiendo con nosotros su proyecto, su razón de ser, sus mejores deseos, la fuerza de amar, su status de hijo querido. Vean algún rasgo más:

  • El Espíritu de Jesús es ‘Espíritu de verdad’… para poner verdad en nuestra vida cristiana, recuperar la identidad de seguidores de Jesús, ser más fieles al evangelio.
  • El Espíritu de Jesús es ‘Espíritu de amor’… vivir libres de cobardías y egoísmos, no tan ocupados en nuestro interés y bienestar, abiertos al amor compasivo, solidario y gratuito.
  • El Espíritu de Jesús es ‘Espíritu de conversión’… dejarnos bautizar por Jesús será dejarnos transformar, atentos a su voluntad, sensibles a lo que deshumaniza a los hijos de Dios.

El Papa Francisco planteó en otro momento la cuestión del lugar que el Espíritu Santo tiene en nuestra vida:

= ¿Suelo pedir ‘inspiración’ antes de tomar una decisión o de hacer algo? ¿Escucharé y seguiré su voz? ¿O mi corazón está tranquilo, sin emociones, un corazón fijo?
= Discerniré lo que siente mi corazón. Una persona que no percibe ‘movimiento’, llamadas, combate, y no se pregunta ni discierne lo que sucede, es una persona con una fe fría. 

Alegría

A propósito de la pasada Navidad llegaron al blog algunas reflexiones que tocará ya compartir. Afectarán a nuestras viejas ideas sobre Dios que reflotaron en el subconsciente, cuando las creímos ya olvidadas.

Fuimos invitados a la fiesta de la llegada de un Dios amigo. Nuestra vida, a veces apagada y triste, recibió la invitación a la ALEGRÍA, ‘No puede haber tristeza cuando nace la vida’.

inf_frater

Una alegría que en el evangelio disfrutaron los sencillos, abiertos a la cercanía de Dios, atraídos por su ternura. Una alegría liberadora, curativa de miedos y desconfianzas.

– ¿Cómo temer a un Dios que se nos acerca como niño? ¿Cómo huir ante quien se nos ofrece como un pequeño frágil e indefenso?
– Dios no ha venido armado de poder para imponerse, sino que llega con la ternura de un niño a quien podemos hacer sonreír o llorar.
– Dios no puede ser el todopoderoso de las viejas oraciones, encerrado en la seriedad y el misterio de un mundo inaccesible.
– Dios será este niño entregado cariñosamente a la humanidad, un pequeño que busca nuestra mirada para alegrarnos con su sonrisa.

El hecho de que Dios se haya hecho niño, dice mucho más de cómo es Dios que todas nuestras cavilaciones y especulaciones sobre su misterio. En silencio ante un niño, en la intimidad, acogeremos la cercanía y ternura de Dios. Una alegría diferente, un dios nuevo.

– Habré de mantenerme vigilante ante la tentación del temor o de la desesperanza; que la tristeza no apague la luz de la alegría y de la vida, patrimonio compartido por Dios con todos sus fieles. Esto mismo quiso decirnos Seve Lázaro con sus lindos versos.

Campo de minas

Yacen en lo hondo de uno mismo,
a veces libres, y otras bajo llave,
un tumulto de miedos y desánimos
sin razón, sin objeto, sin gobierno.

Pequeños dictadores del ocaso,
eternos asesinos de esperanza.
Metiendo en la mortaja nuestros sueños,
nos dejan paralíticos y cojos.

Viven y conviven entre ellos,
inmunes a su aliento y su fragancia,
burbujas de alegría y de entusiasmo
que curan, que acarician, que levantan.

Se expanden por el alma sin retraso,
asomando el devenir del infinito,
poniendo al corazón ruedas y alas.
La vida, en ellas, cobra su sentido.

Dame, Señor Jesús, instinto de discernimiento.
Sujeta mis miedos, recorta mis desánimos.
Devuelve a mi alegría y entusiasmo
la fuerza y la energía de tu resurrección.

* Verán también en nuestra entrada «El dios de Jesús».