Ne me quitte pas, Brel

Aquí puso su testimonio mirando al tiempo, que es muerte y es vida. Pensar en pasado, sufrir en presente, soñando futuro. De nuevo versos para ustedes mis amigos y seres más queridos. Muchos deseos presentes y sentimientos vivos que fuerzan por no morir, que se resisten a abandonar y resucitan en espera. Fue el tiempo su culpa que nos lleva y nos trae, nos abate y nos levanta como hojas que movió el viento sin saber. La convicción está firme, frágil pervive el sentir, el dolor, el amor, mas vive. El amor y la muerte tuvieron desde siempre su propio enigma como alma. Ahí quedará esta expresión interior suya, también nuestra.

‘Ne me quitte pas’ será para muchos la más bella canción de amor de todos los tiempos, desahogo del cantautor belga Jacques Brel (1929-1978), abatido por el injusto trato que brindó a su amante ‘Zizou’.

Ne me quitte pas

Ne me quitte pas
Il faut oublier
Tout peut s’oublier
Qui s’enfuit déjà
Oublier le temps
Des malentendus et le temps perdu
À savoir comment
Oublier ces heures
Qui tuaient parfois à coups de pourquoi
Le cœur du bonheur
– Ne me quitte pas . .
Moi je t’offrirai
Des perles de pluie
Venues de pays où il ne pleut pas
Je creuserai la terre jusqu’après ma mort
Pour couvrir ton corps d’or et de lumière
Je ferai un domaine
Où l’amour sera roi, où l’amour sera loi
Où tu seras reine
– Ne me quitte pas . .
On a vu souvent
Rejaillir le feu
D’un ancien volcan
Qu’on croyait trop vieux
Il est, paraît-il
Des terres brûlées
Donnant plus de blé
Qu’un meilleur avril
Et quand vient le soir
Pour qu’un ciel flamboie
Le rouge et le noir ne s’épousent-ils pas?
– Ne me quitte pas . .

___________

-Escuchen a Jacques Brel, “Ne me quitte pas” (1959).
-Texto español verán en Comentario.

La compasión | Karen Armstrong

– “Un samaritano pasó por aquel camino, vio al herido y se compadeció de él. Se acercó, curó sus heridas con aceite y vino y se las vendó; lo condujo a una posada y se encargó de cuidarlo”, san Lucas c.10.

Karen Armstrong, Premio Princesa de Asturias 2017, afirmó que mucha gente busca religión. Deberemos hacer algo para que la religión se convierta en motor de armonía y de concordia. Así por ejemplo en los evangelios, la compasión fue lo primero, imitando a Dios: «Sean compasivos como el Padre es compasivo».

“Todas las religiones tienen elementos positivos. La gente siempre luchó por encontrar sentido a su vida. Veo la religión como un arte. Caemos en la desesperación y buscamos consuelo, en el arte o en los sueños de belleza y de justicia.”

Buen samaritano | Marko Rupnik

Armstrong hizo su propuesta, presentó la “CARTA por la COMPASIÓN”:

: Restablecer la Regla de Oro como principal doctrina religiosa global.
: Trata a los demás como te gustaría que lo hicieran contigo.
: La Compasión en el centro de la moralidad y la religión.
: La Paz como meta común para las religiones.

El documento fue firmado entre otros por el Dalai Lama, por el Nobel de la Paz Desmond Tutu, la escritora Isabel Allende y músicos como Peter Gabriel y Paul Simon.

* Karen Armstrong (Wildmoore, Reino Unido, 1944) escritora especializada en religión comparada, miembro del grupo ‘Alianza de Civilizaciones’ y Premio princesa de Asturias de Ciencias sociales 2017. En 2008 recibió el premio TED, y lanzó su proyecto de Carta por la Compasión. Una primera piedra para que los líderes religiosos trabajaran juntos por la paz.

__ __ __ __ __

Les puse como pórtico a la entrada un texto de la parábola evangélica del Buen samaritano, que prosigue así:

– “Jesús le preguntó: Según tu parecer, ¿cuál de los tres se hizo prójimo del hombre herido? El maestro de la Ley contestó: El que se mostró compasivo con él. Jesús le dijo: Vete y haz tú lo mismo”, san Lucas c.10.

• ¿Qué fue la compasión? ¿Qué será la misericordia?
• La compasión fue un sentimiento; la misericordia será su consecuencia práctica.
• Un sentimiento, una reacción personal: me duele en verdad el sufrimiento del otro, como si fuera propio.
• Y me preguntaré qué puedo hacer para ayudar y aliviar.
• La compasión no bastará, fue un sentir verdadero, hondo e interpelante, mas no debió quedar solo en sensaciones y palabras.
• Habrá de convertirse en solidaridad, en acción solidaria, en misericordia efectiva.

Oración del Buen samaritano

– Señor, no quiero pasar de largo
ante las personas heridas en el camino de la vida.
Quiero contagiarme de tu compasión,
y acercarme para expresar tu ternura,
para ofrecer el aceite que cura las heridas
y el vino que sana y consuela.
– Jesús, buen samaritano,
acercate también a mí,
llévame en tus hombros, pues soy oveja perdida;
carga con todas mis caídas,
hazte presente en mis horas bajas.
– Buen samaritano,
deseo tener tus mismos sentimientos,
para no dar más ningún rodeo
ante el hermano que sufre,
sino hacerme compañero de sus caminos,
amigo de sus soledades
y cercano a sus dolencias.

Elegir bien ~ Dos espíritus

# Algunos sintieron curiosidad por saber más del tema, al leer aquí mismo días atrás:

“¿Cómo saber si estoy siguiendo los pasos del mal espíritu? Por el rastro que deja, por sus efectos en mí. A diferencia del espíritu bueno, el maligno deja impaciencia y tristeza, distancia de Dios y mucho amor propio, cerrazón y oscuridad en el alma, orgullo y autoengaño” (‘Liberación del mal’).

El punto de partida fue la contrariedad sentida en el interior de cada uno, como en un combate espiritual. Será poco decir que fue ‘la voz de la conciencia’, o una inquietud por heridas o culpas pasadas.

Escoger entre un camino de bondad y libertad y otro de egoísmo y servidumbre, ese será el problema. La persona que se vió a sí misma como dividida, rota e indecisa. Al creyente no le bastará la explicación de la psicología.

San Pablo trató el tema como un conflicto personal, un dilema sin resolver:

“No entiendo mis propios actos: no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. No soy yo quien obra el mal, sino el pecado que habita en mí. El hombre interior se siente de acuerdo con la Ley de Dios, pero otra ley lucha contra la ley de mi espíritu, y me hace esclavo”, a los Romanos c.7.

# Para que la libertad tome bien sus decisiones, el libro “Ejercicios” de Ignacio de Loyola aportó unas ayudas para discernir o distinguir la acción de los dos espíritus.

A la búsqueda de conocer mejor la voluntad de Dios y de ponerla en práctica, tomaré nota de las diversas consecuencias para mi vida, y de la huella que uno y otro espíritu dejaron en mí:

Esp° del BIEN . . | . . Esp° del MAL

– alegría . . . . . . . . . tristeza
– paz . . . . . . . . . . . inquietud
– fe . . . . . . . . . . . oscuridad
– esperanza . . . . . . . desaliento
– apertura . . . . . . . cerrazón
– amor . . . . . . . . . distancia
– ánimo . . . . . . . . . desánimo
– confianza . . . . . . . . . temor
– humildad . . . . . . . . . soberbia
– entrega . . . . . . . . . repliegue
– acogida . . . . . . . . . exclusión
– reunión . . . . . . . . . dispersión
– vida . . . . . . . . . . . muerte

En la oración más conocida de Jesús de Nazaret, la última petición reflejó bien su propia experiencia: “Padre nuestro . . No permitas que caigamos en la tentación, y líbranos del Maligno”.

[Imagen: H. Matisse, Blue nude, 1952]

# Terminaré ahora el tema con estos versos que fueron también canto. La palabra que de lejos llegó al corazón a veces para herir, también para curar y salvar:

«Hay palabras que hieren o matan,
hay palabras que ahogan y arañan.
Palabras vacías, palabras gastadas,
palabras que hielan, palabras que cansan.

Y palabras serenas, palabras que calman,
palabras que llenan de noche callada.
Palabras que crean, palabras que sanan,
palabras tan tiernas, palabras que salvan.

Y el silencio donde curo tanta palabra.
Y el silencio donde busco Tu Palabra.»

[Al-Haraca, Palabras de vida]

Esperar con amor, Van Thuan

– Vivir el tiempo presente, mantener viva la espera, vivirlo todo con amor, fueron temas muy propios del blog nicodemo.
– Encontré a tal fin este conocido testimonio y quise traerlo aquí como en otras ocasiones.
– Vivir al día, vivir el hoy desde el corazón, sin guardar nada para sí mismo, sino dando todo por amor, cada día, dándose, así como rezamos: “Tomad, Señor, y recibid . . ”

«Me llamo F.X. Nguyen Van Thuan, soy vietnamita. En abril de 1975 fui nombrado obispo de Saigón. Cuando los comunistas llegaron a Saigón, fui arrestado.
. . En la noche sentí cansancio, abandono, tristeza. Recordé las palabras de un misionero doce años preso en China: ‘He pasado la mitad de mi vida esperando’.
. . Todo prisionero espera su liberación. Más tarde decidí: ‘Yo no esperaré. Viviré el presente colmándolo de amor. Cada día como el último de mi vida’. Me centraré en lo esencial, cada palabra, cada gesto. Temo perder un segundo vivido sin amor, sin sentido.
. . En este mar de extrema amargura me siento libre. No tengo nada, solo la cercanía de Jesucristo y de María. Camino de mi cautividad recé: ‘Tú eres mi Dios y mi todo’.
. . Como tú, Jesús, siempre queriendo agradar al Padre. Cada minuto quiero decirte: Jesús, te amo, mi vida será una nueva y eterna alianza contigo.»

* François-Xavier Nguyen Van Thuan (1928-2002) pasó 13 años en la cárcel, 9 de ellos en régimen de aislamiento. En 1988 fue puesto en régimen de arresto domiciliario en Hanoi. En 1991 se le autorizó ir a Roma pero no se le permitió el regreso. Desde entonces vivió exiliado en esa ciudad.

Vean una motivación semejante en el post “Ama ahora”.

= “En este mar de extrema amargura . .” Dióse a conocer la red de oración por los naúfragos del submarino argentino desaparecido; deseé ponerla aquí y decirla por l@s que perdieron su esperanza, también en el mar de esta vida. Quedó fuerte la fe a pesar de todo:

– Padre Eterno, fuerte para salvar,
Cuyo brazo ata la ola inquieta,
Quien ordena al poderoso Océano profundo
sus propios límites designados mantener;
¡Escúchanos cuando clamamos a Ti,
por los que están en peligro en el mar!

Vida eterna

“Como el esposo se hacía esperar, les entró sueño a todas y se quedaron dormidas. Pero a medianoche se oyó un grito: ‘Ya viene el esposo, salgan a su encuentro’ . . Jesús añadió: Estén prevenidos, porque no saben el día ni la hora”, san Mateo c.25.

Pidieron una reflexión sobre la vida eterna. Creyentes y no creyentes utilizarán un lenguaje oscuro y complejo para hablar del tema: el más allá, la ciudad futura, el cielo o el paraíso, la vida eterna y otras expresiones.

– El de ahora será tiempo de paradojas y metáforas, relatos fragmentarios y provisionales. No sabemos, se nos escapa la realidad del después . . El creyente sí sabe, sabe porque cree y espera vida eterna, “En la vida y en la muerte somos del Señor”, se fía y está seguro, fue su apuesta. Si solo buscó comprender pudo perderse, bastará tener fe.

“Yo he venido a este mundo para que todo el que crea en mí tenga vida eterna, dijo Jesús”, san Juan c.3.

En la espera habré de vivir el presente en justicia y en verdad, dejando el después al señor de la casa. A nuestro Señor le gustará saber cómo traté mientras tanto los asuntos y las personas, pues fue en el aquí y el ahora donde se ocultó el tesoro del después.

• La Vida eterna no será una conquista por méritos propios ni tampoco un derecho a exigir, no será un sueño infantil ni una quimera.
• La Vida eterna solo fue una promesa, un regalo, la invitación a una fiesta, una herencia generosa, esperada.
• Pidan y recibirán, dijo el evangelio, pidamos recibir la gracia de una Vida plena, sin final.
• Dios espera conocer nuestra sed para saciarla, y nuestros deseos para llenarlos.
• La Vida eterna es Dios mismo, vivir y beber su vida, compartida en limpios arroyos de la fuente principal de donde mana el amor y no se agota.

La Vida eterna será regresar al fin tras la aventura de perderse. Regresar y calmar el hambre, la propia sed, calmar también del Padre su espera, regresar y abrazarse fuerte y largo, pasar luego al banquete preparado, vestir el mejor traje, recibir todo de su mano, caliente el pan y el mejor vino, el de la última hora.

“Felices los sirvientes a los que el patrón encuentre velando a su llegada, sus lámparas encendidas. Él mismo los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirles”, san Lucas c.12.

– Recordarán las palabras del Cardenal Carlos Martini meses antes de morir: «La edad y la enfermedad me envían una clara señal de que es hora de apartarse de las cosas de la Tierra para prepararme a la próxima llegada del Reino. Que el mismo Jesús pueda dar respuesta a sus interrogantes más profundos».

Y pondré aquí unos versos, confesión propia de enigmas y certezas:

SUEÑOS

Si la vida es vida,
razones, besos
emociones y sueños,
cuántos . .

Si la muerte es muerte,
razones, besos
emociones y sueños,
dónde . .

La vida muerte
es eternidad menuda.
La muerte vida
será eternidad divina.

___________

-Imagen: El pan de la misericordia, Safet Zec, 1943.
-Vean el testimonio de un creyente, “Creer en el cielo”, y también nuestro post “Esperar”.

Dime por qué

En más de una ocasión difícil nos vino a la mente, y también a los labios, un sincero ‘por qué, Señor’. No obtuvimos respuesta facil, y nos pareció insultar a Dios, blasfemar, pedirle cuentas del mal injusto que ocurre, o peor aún culparle a él, ‘por qué permites, Señor’.

– El mal del mundo, el sufrimiento y muerte de tantas personas inocentes, por hambre o violencia, a veces los más frágiles e indefensos como los niños . . No sabemos qué pensar, ni cómo encontrar la salida, buscamos una explicación, una respuesta, nada, solo el silencio.

Nuestra fe en el Dios todo amor revelado por Jesús de Nazaret pareció venirse abajo, quedó cuestionada de raíz, ‘por qué, Señor’. Recordaremos tal vez las duras palabras desde la Cruz, “Dios mío, por qué me has abandonado” . . Y sin embargo en la Cruz solo hay amor !

Escuché días pasados y tomé nota de esta poesía del cantautor José Luis Perales. Sus poemas y viejas canciones revelan gran sensibilidad por el sufrimiento y la soledad, en la vertiente mayormente romántica, pero también humanitaria, buscando hacer entre todos un mundo más amable, más justo y fraterno. Muchas preguntas, apenas respuestas.

DIME

Dime, ¿por que la gente no sonríe?
¿por que las armas en las manos?
¿por que los hombres malheridos?

Dime, ¿por que los niños maltratados?
¿por que los viejos olvidados?
¿por que los sueños prohibidos?

Dimelo Dios quiero saber,
dime por que te niegas a escuchar
aun queda alguien que tal vez rezará,
dimelo Dios quiero saber
donde se encuentra toda la verdad
aun queda alguien que tal vez lo sabrá.

Dime, ¿por que los cielos ya no lloran?
¿por que los ríos ya no cantan?
¿por que nos has dejado solos?

————
-Podrán escuchar aquí su canción.
-Imagen: bombardeos en Gaza.

P A Z

Decálogo para vacaciones

“No desearás más vacaciones de las que te corresponden,
y aprovecharás para amar más a tu familia.”

Decálogo para pasar unas vacaciones como Dios manda. Les pondré aquí esperando llegar a tiempo estas recomendaciones sencillas que leí. Conexión imaginativa entre las vacaciones del verano y los 10 mandamientos. Vean pues, para dialogar en pareja, en familia, en grupo. Suerte y verdadera felicidad para todos.

1° .  También en los meses de calor amarás al Señor tu Dios cálidamente, sobre todas las cosas, incluyéndote a ti mismo.
2° .  No tomarás vanamente el nombre de Dios, quejándote de las incomodidades del termómetro en baja o en alza, o por la moda o las costumbres, siempre pasajeras.
3° .  Pondrás especial cariño y cuidado en santificar las fiestas en este tiempo de trabajo menor, procurando programarte unas vacaciones con Dios, en el clima suave del amor suyo.
4° .  Aprovecharás la temporada estival para reforzar los lazos familiares, quizás más relajados o más en tensión durante el resto del año.
5° .  No matarás el tiempo, sino que tu merecido descanso será más cambio de actividad que aburrimiento malsano y atrofiante.
6° .  También en vacaciones, el sexto precepto nos llama a vivir la sexualidad según los propios compromisos de vida, según la ley de Dios y de su Iglesia.
7° .  No robarás un verano inmerecido, ni abusarás de los dones de la naturaleza en contra de Dios, su único dueño.
8° .  Cuidarás especialmente de la lengua durante las vacaciones, evitando el chismorreo, la crítica fácil y la calumnia, siempre más peligrosas que una tormenta de verano.
9° .  También en vacaciones, guardarás la limpieza del corazón, del cuerpo, de la mente, de la imaginación, de los pensamientos y de los deseos.
10° .  No desearás vacaciones desproporcionadas, pero procurarás tener lo que merecen tú y tu familia, sin olvidar a los que este año tampoco podrán veranear.

– Será obligado recordar el mandamiento que más importa y que resume todos. Estar cerca y tener presentes las muchas personas sin descanso, o sin trabajo, lejos de su familia, en soledad, o en cárceles y hospitales, procurando nuestra ayuda y compañía. Es el mandamiento principal y definitivo, la misericordia que supera leyes, borra pecados y nos dará el paraíso.

Liberación del mal

En la página católica aleteia.org pude leer una oración que recoge la preocupación de algunas personas, viéndose atemorizadas por el poder del mal y del maligno sobre su vida. A veces costó creer en el bien y la bondad.

La oración será un gesto de fe, de relación con el Señor bueno y fuerte. Él desea que nos sintamos libres y no esclavos de nada ni de nadie, que vivamos en la confianza y el amor, no en el temor. Deseo que les ayude si lo precisan.

A los discípulos encerrados por el miedo, Jesús les dará aliento y fuerza divina para perdonar, echar demonios y sanar todo mal. Les enseñó a pedir cada día “no caer en tentación y verse libres del maligno”.

# Oración de liberación por los males que nos atormentan:

Supliquemos a Dios que vivamos libres de los males corporales y espirituales. Señor, eres grande, eres Dios, eres Padre. Líbranos del maligno que nos amenaza y esclaviza.
.. De la angustia y la tristeza, líbranos, Señor.
.. De los pensamientos de agresión y de muerte, líbranos, Señor.
.. De los pensamientos de suicidio y de violencia, líbranos, Señor.
.. De la división de la familia, de toda amistad que nos aparta del bien, líbranos, Señor.
.. De todas las formas de maleficio y de cualquier mal oculto, líbranos, Señor.
Señor, que dijiste “Les dejo la paz, les doy mi paz”, concédenos por intercesión de María virgen y de los santos, la liberación de toda maldad y maldición, la gracia de gozar siempre de tu paz.

# ¿Cómo saber si estoy siguiendo los pasos del mal espíritu? Por el rastro que deja, por sus efectos en mí. A diferencia del espíritu bueno, el maligno deja impaciencia y tristeza, distancia de Dios y mucho amor propio, cerrazón y oscuridad en el alma, orgullo y autoengaño.

“Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho”, Génesis c.3.

# Recuerden ahora el llamado ‘Padre nuestro’ de Nicodemo que dice así:

«Padre nuestro, padre de todos, padre del cielo, tú quieres sólo nuestro bien; cúmplase tu voluntad, tus mejores deseos, tu reino; que todos te conozcan, te quieran y bendigan.
-Que de la casa no me aleje ni me pierda; sálvame señor, no dejes que de tu bondad dude ni desconfíe, que no caiga en la red del tentador.
-Da a todos cada día su alimento, que perdonemos siempre como tú nos perdonas; de la noche del mal líbranos y de la muerte en sombras, danos de tu vida cada día y de tu aliento».

La esperanza | Pentecostés

Corresponde hoy ofrecernos un mensaje positivo, de esperanza necesaria. El Pentecostés o envío del Espíritu, fiesta del mundo cristiano, fue una promesa de futuro que Jesús de Nazaret hizo a sus discípul@s con estas o parecidas palabras:

– Si voy de regreso a la casa de Dios, yo les enviaré mi espíritu, él habitará íntimo en su corazón, será el alma de su alma, los iluminará para que conozcan mis preferencias, dará paz y confianza a su vida, y les pondrá en camino.

Con la ocasión hará semanas me pasaron este canto, donde el Espíritu divino se manifiestó como brisa y fuerza, dando vida y libertad… El buen amor será resumen de todo.

Espíritu Santo,
eres viento: llévame donde quieras;
eres brisa: déjame respirar lo nuevo;
eres fuerza: levántame del suelo;
eres vida: dame pasión por la vida;
eres alimento: nútreme de tu savia;
eres luz: ilumíname con tus rayos;
eres calor: aviva mi ser;
eres libertad: hazme libre;
eres fecundidad: cúbreme con tu sombra;
eres agua viva: dame de beber;
eres respuesta: dame fuerza para decirte sí.

– Nuestra​ ​vida​ ​es​ ​frágil,​ ​llena​ ​de​ ​contradicciones​ ​e​ ​incertidumbres. La​ presencia e inspiración del​ ​Espíritu​ nos hará confiar ​en​ ​el​ ​Amor divino, ilimitado, misterio​ último de​ ​todo.
– Para amar como el Padre, el Hijo y el Espíritu, habré de cantar a la vida, vibrar ante la belleza y el misterio, curar heridas y mantener viva la espera.

Goodbye, my friend

Recordarán la muerte días pasados del niño Bradley Lowery, hincha del Sunderland, varios años luchando contra un cáncer raro y terminal. Hizo mella en el internacional inglés Jermain Defoe, muy cercano al pequeño en su enfermedad, e impactó a muchos convertido ya en un símbolo de amor y esperanza.

En las redes pudimos leer este emotivo mensaje del jugador, bonito testimonio de amistad y de fe, que nos hace a todos más personas, sensibles a las enfermedades y sufrimientos de los más pequeños y de sus familias. Gracias, Defoe.

«Adiós, amigo mío. Te echaré mucho de menos. Me siento tan afortunado de que Dios te llevara a mi vida y por los maravillosos momentos que he vivido contigo… por eso me siento agradecido. Nunca jamás olvidaré la forma en la que me miraste cuando te conocí por primera vez, el genuino amor que había en esos preciosos ojos. Es difícil encontrar palabras para expresar lo que significas para mí. La manera en la que decías mi nombre, tus pequeñas sonrisas cuando las cámaras aparecían como si fueras una pequeña superestrella y el amor que sentía cuando estaba contigo. Tu coraje y valentía seguirán inspirándome para el resto de mi vida. Nunca sabrás cómo de diferente me has hecho como persona. Dios te tiene en sus brazos y yo siempre te llevaré en mi corazón. Duerme en paz, pequeño, mi mejor amigo».

Tocado por la noticia y sus sentimientos, quise también expresar algo desde lejos y muy de cerca:

Eterno su amor
. . . . . . . . . . . . . . . . A Bradley & Defoe

Entró en mí su amistad
y golpeó mi corazón,
bálsamo sus lágrimas
en este mundo
de intereses lleno.
Admiración y gratitud,
son grandes los dos,
mi abrazo por cada uno
también al de Dios unido
¡por qué, Señor!
será así tan grande el nuestro
y más eterna su amistad.