Soledades

Tenemos móviles, redes sociales, vivimos en la sociedad de la comunicación, sin embargo parece que 45 millones de personas en el mundo sufren soledad crónica. Personas que viven sin compañía y nadie se acuerda de ellas. Desde el blog una llamada a pensar de nuevo el tema, tomando nota de situaciones cercanas que pudieran pasar inadvertidas.

# Unos la buscan y otros la sufren. Unos consideran la SOLEDAD como un ideal de sabios y santos, otros la soportan muy a su pesar. Las dos caras de la soledad. Un ideal cuando es buscada, pero un sufrimiento si es impuesta.

La soledad deseada facilitará la interioridad, la ‘perfección espiritual’. El aislamiento o la huida obligada, causará gran angustia y temor. Las rupturas en familia o la exclusión social comportaron soledades negativas, destructivas, para pequeños y grandes. 

La soledad no elegida será hoy un problema frecuente según sociedades, una ‘epidemia social’. Los perfiles de las personas varían, no importa edad, sexo o estatus social.

·· Niños, adolescentes o jóvenes, hiperconectados pero solos.
·· Adultos con pareja y familia o sin ellas, en la oscura soledad, profunda y crónica. 
·· El grupo mayor los mayores que viven solos, también al final de sus días, mueren solos.

__ __

# Más en positivo gustarán tal vez releer una antigua entrada, VIVIR DESDE DENTRO, fue la soledad positiva, constructiva, la búsqueda de la llamada ‘perfección espiritual’ (?), con sus pasos inciertos y sus íntimos logros.

# De la soledad fue su compañero el TIEMPO, su pasar a veces lento nos angustia, o tan rápido que asusta, si la vida se nos va sin dirección ni sentido aparente. El sentimiento de soledad quedó en espera de alguien que estará acaso llegando sin saber. En su sueño así lo quiso cantar el pequeño poeta.

MI TIEMPO

Mi tiempo
será silencio y ausencia
tiempo de soledad
de hastío y sombras lleno
mi tiempo sin ti.
Tiempo que llega
entre dolores y sueños
tiempo que pasa y vuela
mi tiempo conmigo.

El tiempo ayer fue oscuridad
impaciencia
tiempo infinito de espera
lamento de soledad,
hoy será súplica
caricia
tiempo de palabra y presencia
momento de paz,
abrazo
será mi tiempo contigo.

N.M.

Al atardecer

# Al atardecer se anuncia el final del día, el sol parece apagarse, la noche está ya cerca. De niños la oscuridad atemoriza, a los mayores entristece, evocará ausencias, tal vez soledad. Comienzan momentos de reposo y pensamiento, pasó un día más que no volverá.

Por eso el atardecer del día sugiere a poetas y pensadores el atardecer de la propia vida, su declive final hasta la misma muerte. En la pasada fiesta de Santos y difuntos lo hablaron.

Mas también la noche es tiempo de encuentro y de intimidad, tiempo de silencio y escucha, de calor familiar. Buscarás compañía si estás solo, y estarás cerca por si alguien se aleja, no se pierda.

# Así los discípulos de Emaús desconsolados pidieron a Jesús permanecer juntos al atardecer. Un gesto de confianza y de amistad, también de auxilio:

– Llegando cerca de la aldea, Jesús de Nazaret hizo ademán de seguir su camino, mas los discípulos le rogaron: ‘Quédate señor con nosotros que el día está cayendo’.

Sin duda su experiencia de encuentro con Jesús, primero crucificado ahora resucitado, les valió la pena porque su corazón arrugado y frío por tanto dolor, fue ensanchado y de nuevo iluminado por su presencia y su palabra.

# “A la tarde te examinarán en el amor; aprende a amar como Dios quiere ser amado”. El místico castellano san Juan de la Cruz dejó el aviso en sus ‘Dichos de luz y de amor’, él mismo amenazado por inquisidores, amando siempre, en los brazos del Amado así seguro.

Verán aquí la idea hecha canto, haciendo referencia al examen final de nuestra vida, donde la asignatura pendiente más difícil será el amor, el amor amante y fraterno que perdona y abraza al amigo y al enemigo, la misericordia que cura al herido y viste al desnudo. Fue el credo de Jesús de Nazaret, algo transformador, un sueño. Estamos a tiempo.

– Al atardecer de la vida
me examinarán del amor.

Si ofrecí mi pan al hambriento,
si al sediento dí de beber,
si mis manos fueron sus manos,
si en mi hogar le quise acoger.

Si ayudé a los necesitados,
si en el pobre he visto al Señor,
si los tristes y los enfermos
me encontraron en su dolor.

Aunque hablara miles de lenguas,
si no tengo amor nada soy,
aunque realizara milagros,
si no tengo amor nada soy.

– Al atardecer de la vida
me examinarán del amor.

(Cesáreo Gabaráin. Podrán escuchar en “Al atardecer”)

__ __

Los nombres del Amor

Vimos semanas atrás lo mismo en otros temas. Hoy buscaremos los nombres del amor, dinámicas concretas que lo pondrán en marcha. Un amor amante, no solo bellas palabras. Amar es entrega, amar es darse, “Obras son amores y no muchas razones”. El amor de verdad cuesta, es sacrificado, tan necesario, a veces indispensable. Por ejemplo:

Picasso, Mano con flores, 1958

▪ AYUDAR, ofrecerás tu propia presencia, tu corazón, un pequeño esfuerzo, para compartir la carga y aliviar el peso. Serás un auxilio en la dificultad, colaborando.

▪ ACOMPAÑAR, será permanecer al lado, estar cerca sin abrumar. La soledad compartida ya es amistad, así iluminará y hará más llevadera la vida con sus sombras.

▪ COMPRENDER, tarea de escucha y acogida, un intento discreto de comunión, si te pones en lugar del otro, solo viendo, sin juzgar, abrazando.

▪ PROTEGER, alguien estará en apuros, acudes para dar cobijo. Serás auxilio y fortaleza si ves indefenso, abandonada, perdida su mirada en el vacío.

▪ PERDONAR, será concretar el amor, no siempre fácil. Curar heridas, restaurar memoria, recoger al caído, sin pedir cuentas ni pasar factura. Nada sencillo.

Así de real y mucho más quiso ser el amor, en varias direcciones, sin esperar a verlo todo claro. Si amas así, verás a Dios porque él es amor. Es lo que queda y lo que cuenta al final, el amor de verdad. Se adelantará sin palabras ni anda con rodeos, simplemente se da, dará su tiempo, su presencia, su misma vida, como el Señor.

– Jesús de Nazaret, maestro en darse, dijo: Si guardas tu vida para ti, la perderás; si la entregas, la encontrarás.
– Pablo que fue fariseo, dirá: El amor es la Ley perfecta. El que ama a su prójimo como a sí mismo, cumplió toda la Ley.

Mucha tarea quedará por delante, la dificultad de vivir el amor humano en modo divino, con realismo y generosidad; por eso habremos de esperar,

que nuestra miseria cambiará en grandeza,
que nuestra debilidad será nuestra fortaleza,
que nuestro egoísmo cambiará en amor limpio,
que nuestra impotencia se hará confianza,
que nuestra soledad se convertirá en amistad,
que nuestra libertad será ofrenda de sí misma.

Salvar vidas

En el pasado verano se difundió rápido por las redes sociales este testimonio que fue reflexión de un colaborador de la organización ‘Salvamento Marítimo Humanitario’. Puso el foco en la importancia de salvar vidas en el mar Mediterráneo. Los rescates serán situaciones vitales, de gran urgencia y desesperación.

– “¿Saben qué se siente cuando tus ojos no divisan tierra? ¿Qué se siente cuando divisas a 5 y solo puedes salvar a 3 ? ¿Saben cómo es el mar a 10 millas de la costa, cómo es el infierno? Parecido a un mar con olas de 4 m. en la oscuridad de la noche, ¿quién se atreverá a entrar? ¿Saben cómo retumban los gritos de socorro en mitad del mar cuando no divisas a la persona? ¿Un cuerpo flotando boca abajo? ¿Saben qué es el frío y la soledad? Ojalá su imagen del mar sea siempre la del sol y el mar del verano. Si algún día se ven en otra situación, recen que en los despachos den la orden de ir en su búsqueda. Un abrazo. Chema.”

Fue el testimonio emocionado desde ‘Salvamento Marítimo Humanitario’ por un técnico de la Asociación, voluntarios/as que embarcan para ayudar a las personas refugiadas. Se jugarán la vida para salvar a sus semejantes. Reconocimiento grande al trabajo de personas y entidades. Ante las adversidades de la naturaleza y de las decisiones políticas, ellos mostraron que aún hay esperanza, pues solo buscan salvar vidas.

Hambre de bien

Pasar hambre será carecer de algo necesario, pasar necesidad. Hambre no solo de alimento, también de comprensión y de cariño. Un indicador de necesidades básicas. Algunas expresarán deseos y convicciones, hambre de justicia, de paz, hambre de saber; otras solo delatan ambiciones o necesidades artificiales.

-Jesús de Nazaret dijo al tentador: “Recuerde, no solo de pan vive el hombre”.
-Y nos dirá: “Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados”.
-También dijo: Yo soy el pan de vida. Si vienen a mí no pasarán más hambre.

El mismo Jesús se presentó como “Pan de vida eterna”. Quiso despertar en las personas un hambre diferente. Les hablará de un pan que saciará el hambre de vida y de felicidad que hay en todo ser humano.

Al escuchar a Jesús hablar así, las gentes de Cafarnaún gritaron: “Señor, danos siempre ese pan”. El pan de la fe, pan de esperanza, ¡Aumenta señor mi fe! Quizás solo nos preocupa la comida de cada día, tal vez solo la nuestra. Será insuficiente.

– Notarás hambre de fraternidad, de acogida, también hambre de intimidad, necesidad de silencio y soledad. Nuestro yo profundo a veces pasa hambre.
– Cada uno decidirá cómo quiere vivir y cómo quiere morir. Los seguidores de Cristo sabemos que él llenará nuestra esperanza con una Vida sin fin, su misma vida.

Resumiendo:

• Hambre de PAN . . Millones de personas mueren de hambre todavía
• Hambre de JUSTICIA . . Víctimas de trato inhumano y degradante
• Hambre de PAZ . . La violencia que no cesa, de bombas y de palabras
• Hambre de FRATERNIDAD . . Necesaria solidaridad entre pueblos y razas
• Hambre de BIEN . . Ante tanto daño y dolor, curar y consolar, amar

[Imagen: Mural de Cerezo Barredo, desde “Koinonía”]

Buenos días tristeza

= Recuperando viejos cantos de estos poetas que son músicos y son artistas, pero antes que nada son amantes de la vida y del amor. . Me pregunto si será posible cantar a la vez el desengaño y la amistad, como juntos van el llorar y luego sonreir, sin pensar; como la melancolía, o la fría soledad y el abrazo cálido que sintieron su paso poco después. Es la vida así, cada día nacerá nuevo el sol, mas luego cansado todo se oscureció. Como fue la tristeza y la soñada amistad que vino y se fue, sin esperar. Los sueños van y vienen, sueños son.

“El dia que llegaste junto a mi,
dejaste tu equipaje en un rincón,
pusiste tu mirada sobre mi,
y luego te instalaste en mi sillón.

A veces en la noche te escuché,
cruzando de puntillas el salón,
y hoy en la mañana desperté,
y estabas dentro de mi corazón.

Buenos días tristeza,
sientate junto a mi
cuentame si conoces a alguien que sea felíz.

Dime como se llama,
cuentame por favor,
pero nunca me digas que su nombre es amor.

El dia que llegaste junto a mi,
volaron tantos sueños a la vez,
los tuyos que luchaban por vivir,
los mios que murieron sin querer.

Pero ahora estoy contigo ya lo ves,
me estoy a costumbrando a verte aquí,
a veces entonando una canción,
y a veces caminando por ahí.”

__ __

* De José Luis Perales, podrán escuchar “Buenos días tristeza”.

Imagen: Henri Matisse, La lectora distraída, 1919.

Semillas de humanidad

Un apunte para meditar. Recuerden, cuando conversaron en tertulia de amigos y llegaron muy probable a grandes conclusiones, mas solo con pequeñas soluciones.

Será bien cierto que vivimos agobiados por tan gran listado de malas noticias. Noticieros y reportajes descargaron sobre nosotros violencias, odios, muertes, penas e injusticias. Grandes noticias ocultaron las pequeñas cosas buenas.

Van Gogh | El sembrador

= ¿Qué hacer ante tanto sufrimiento? Cada vez mejor informados de males que asolan la humanidad, y más impotentes.
= La tentación será inhibirnos y criticar a otros. ¿Qué haremos, yo mismo, por una convivencia más digna y feliz?

“El Reino de Dios se asemejará al grano de mostaza que un hombre tomó y sembró en su campo; fue la más pequeña de las semillas, pero al crecer será la mayor hortaliza, un gran árbol, y vendrán las aves del cielo y harán nido en sus ramas”, san Marcos c.4. 

= Jesús de Nazaret lanzó un llamado a todos: siembren cada día pequeñas semillas de nueva humanidad. El Reino de Dios, humilde y modesto en sus orígenes, pasó desapercibido como la semilla más pequeña, destinado a crecer y fructificar de manera insospechada.

Recuperar esperanza, sembrar fraternidad, valorando los pequeños gestos. No seremos héroes cada día, mas sí invitados a poner luz y dignidad en los rincones oscuros de nuestro pequeño mundo:

.. un gesto amistoso al que vive desanimado,
.. una sonrisa acogedora al que siente la soledad,
.. una señal de cercanía a quien desespera,
.. un rayo de alegría y calor para el corazón agobiado.

= Fueron pequeñas semillas de Reino de Dios, que todos podremos sembrar en una sociedad compleja, que acaso olvidó el encanto de las cosas sencillas y buenas de cada día.

Gestos de Jesús

Se trató del buen hacer de JESÚS DE NAZARET que con su sola palabra o su mirada, con sus manos benditas, puso en camino, curó, repuso la alegría de cuantos confiaron en él. Ahora prosigue la tarea con sus muchos amigos y seguidoras.

“No es la gente sana la que necesita médico, sino los enfermos”. Veremos algunos gestos de Jesús que fueron curación y salvación, recuperación del cuerpo y también del alma en personas con sufrimiento y desconsuelo, momentos difíciles. Él mismo dirá: “Vengan a mí, yo los aliviaré”. También nosotros esperamos su bendición y caricia, una vez más.

+ Jesús tomó de la mano a la suegra de Simón, la levantó, y se le quitó la fiebre. 
+ Jesús amenazó al demonio: Calla y sal de ese hombre. El demonio lo tiró al suelo y salió.
+ Jesús sintió compasión por el leproso, lo tocó, y al instante se le quitó la lepra.
+ Jesús dormía en la barca, despertó, y dijo al mar: Cállate, cálmate. El viento se apaciguó.
+ Una mujer se acercó a Jesús y le tocó el manto: Si toco solo su ropa, sanaré.
+ Entró donde estaba la niña, la tomó de la mano y dijo: Niña, levántate.
+ Tomó los panes, dió gracias, los partió y dió a sus discípulos para que los repartieran.
+ Jesús puso sus dedos en los oídos del sordomudo, le tocó la lengua diciendo: Ábrete.
+ El espíritu malo sacudió al niño, Jesús lo tomó de la mano y lo ayudó a levantar.

SEÑOR, amigo de los pobres y de los atribulados, pondré mi vida en tus manos. Confiaré en ti en la salud y en la enfermedad, en la tristeza y la alegría, en la noche oscura y a la luz del día. Pongo en tus manos mi cuerpo y mi espíritu, mis sentidos, mis heridas, en tus manos de padre y amigo. Que yo aprenda a descubrir tu presencia y tu caricia sanadora en toda circunstancia, en la soledad y la enfermedad, en la vida y en la muerte. Déjame ahora seguirte, Señor, en tareas de ayuda y consolación, para amar y servir como tú.

(Sobre el tema verán también en nuestra entrada “Los milagros de Cristo”)

Ven Espíritu | Pentecostés

Por el pasado Pentecostés pensé ponerles aquí unas afirmaciones y súplicas que escuché, reconociendo carencias y pidiendo ayuda. Me explicaron que el Espíritu santo lo prometió Jesús de Nazaret después de resucitar y antes de marchar al cielo.

La tarea del Espíritu será de cuidar la continuidad del evangelio, refrescar la memoria de Jesús, ser fuente de paz y de amor, de fraternidad. No será algo exterior o ajeno, sino íntimo y personal. Importa desear y pedir: Ven espíritu.

También leí que algunos sabios dijeron que el Espíritu santo fue el alma de Cristo, sugerente, otros el alma de la Iglesia, y también como el alma de nuestra propia alma. . A descubrir.

“No teman. Yo rogaré al Padre y les dará un Protector que permanecerá siempre con ustedes, el Espíritu de Verdad. No los dejaré huérfanos, volveré a ustedes”, s Juan c.14.

RENUEVANOS POR DENTRO

+ Hemos aprendido a vivir sin interioridad, sin lo mejor de cada uno. Entretenidos, vivimos solo de bienestar, sin buscar la verdad … Ven, Espíritu Santo, libéranos del vacío interior.

+ Hemos aprendido a vivir sin raíces, sin metas. Programados desde fuera, no sabemos qué queremos ni a dónde vamos … Ven, Espíritu Santo, libéranos de la desorientación.

+ Más escépticos, tan frágiles e inseguros, nos cuesta hallar sosiego y la verdadera paz … Ven, Espíritu Santo, líbranos de la impaciencia y oscuridad.

+ Queremos ser libres, independientes; sentimos soledad, necesidad de amar y ser amados … Ven, Espíritu Santo, enséñanos a amar.

+ En nuestra vida sin apenas sitio para Dios, para el Misterio; llenos de ruidos por dentro, cómo notar su voz, su presencia … Ven, Espíritu Santo, enséñanos a creer.

Jesús nos dirá hoy como a sus amados discípulos y discípulas, exhalando su aliento: ‘Reciban Espíritu Santo … El espíritu es el que da vida. Él sostendrá sus vidas y alentará su débil fe, él renovará por dentro su frágil ser’.

__ __

-Imagen: A. Durero, Manos orantes, 1508.

-El Catecismo católico hablará de “Los siete dones del Esp santo”: sabiduría, entendimiento, consejo, ciencia, piedad, fortaleza y temor de Dios.

-Vean también del tema en nuestra entrada, “La intimidad de Dios”.

Salmos ~ Auxilio divino

El libro de Salmos de la Biblia fue libro de poemas y oraciones. Reflejará problemas de un tiempo pasado, sus lamentaciones y desgracias, mas también verán textos que hablan de un Dios amigo, tierno y compasivo. Los Salmos fueron oración para Jesús de Nazaret y para los primeros cristianos.

– Días pasados en una celebración cantaron el Salmo 121, canto de peregrinos y caminantes, oración de confianza. Un pueblo desterrado sintió soledad y abandono, en la dificultad pidió auxilio y confió en el Dios de Moisés: ‘Tú nos libraste de la esclavitud, en el desierto caminaste junto a nosotros, ahora no nos abandonarás’. La fe pasó a ser esperanza.

El tema de los caminantes y peregrinos a los Santuarios sigue actual. También por desgracia serán de actualidad los desterrados a la fuerza, los migrantes y refugiados de nuestro tiempo, huyendo de nuevas esclavitudes, de la violencia y el hambre. Estarán clamando a Dios y a nosotros, pidiendo auxilio. El salmo continúa vigente. Vean.

El guardián del pueblo

[Dios no te faltará .- El pueblo peregrino a Jerusalén pensará en las dificultades del viaje: el camino difícil, el calor del día, quizá en los peligros de parte de ladrones. Pero sabe que Dios estará con él y lo acompañará en el viaje]

Dirijo la mirada hacia los montes:
¿de dónde me llegará ayuda?
Mi socorro me viene del Señor,
que hizo el cielo y la tierra.

.. No deja que tu pie dé un paso en falso,
no duerme tu guardián;
jamás lo rinde el sueño o cabecea
el guardián de Israel.

.. El Señor es tu guardián y tu sombra,
el Señor está a tu diestra.
Durante el día el sol no te maltratará,
ni la luna de noche.

Te preserva el Señor de todo mal,
él guarda tu alma.
Él te guarda al salir y al regresar,
ahora y para siempre.

(Imagen: Pascua, Camboya)