La santidad

Días atrás fue la fiesta de Todos Santos. Desde siempre la iglesia católica presentó hombres y mujeres modelos de coherencia que llamó santos. Conocidos de muchos, fueron santos porque se parecieron a JESUCRISTO que pasó su vida haciendo el bien.

– ‘Yo soy la vid, ustedes los sarmientos, si permanecen unidos a mí darán mucho fruto’, san Juan c.15.

Como Francisco de Asís para su tiempo, la POBREZA y sencillez, ahora Teresa de Calcuta la MISERICORDIA con los últimos, y muchos más no conocidos que cada día serán buenos samaritanos, padres y madres excelentes, gente encantadora, santos y santas de calle.

– ¿Qué será pues la SANTIDAD? ¿Todavía hay santos en el siglo XXI? ¿Vale la pena ser santo? ¿Cómo ser santo?

No queremos ser santos de flores y de altar, sino santos de verdad, o sea, justos y verdaderos, ahora ya. Un disfrute para los demás y para uno mismo, algo que vale la pena vivir y compartir. Será bueno desearlo y trabajarlo… Si hay tristeza pondrá ALEGRÍA, si encontró soledad estará cerca, o si viera heridas y enemistad será CONSUELO y curación.

· · La santidad es la verdad, será amor y humildad
· · Ser lo que uno quisiera ser, si lo dejaran
· · Ser y vivir lo que prometió, cada uno en lo que está
· · Ser auténtico, sin echarte atrás, todo bondad.

[Imagen: Roberto Ortuño, Flores]

El Papa FRANCISCO escribió hará poco una Carta llamando a todos a la santidad, un estilo de vida inspirado en las Bienaventuranzas del evangelio. La Carta se llamó ‘ALEGRAOS’, la firmó el día san José de 2018, fácil de leer. Vean alguna idea:

– No tengas miedo de la santidad, serás fiel a tu propio ser.
– La santidad será la suma de tu debilidad con la fuerza divina.
– El Señor quiso que fuésemos santos por el AMOR, que todo sea expresión de amor.
– La santidad será vivir unido a CRISTO, vivir aspectos clave de su vida.
– Vivir identificado con Él por un reino de justicia y de paz. Cristo quiere vivirlo contigo.

Los EVANGELIOS nos dejaron un triple mandato, el fin será parecernos a JESÚS de Nazaret, modelo de buena santidad, como hijo de Dios, maestro, amigo y señor nuestro:

1º . Sea su amor fraterno como el mío, total, hasta dar la vida.
2º . Sean misericordiosos, como el Padre de todos es misericordioso.
3º . Sean perfectos, no amen de boquilla, amen incluso a sus enemigos.

Vean al final estos versos de C. Gabarain que también fueron canción:

“ El santo no es un ángel,
es hombre en carne y hueso
que sabe levantarse
y volver a caminar.
El santo no se olvida
del llanto de su hermano,
ni piensa que es más bueno
subiéndose a un altar.
Santo es el que vive su fe con alegría
y lucha cada día pues vive para amar ”

Obreros/as del evangelio

– “Jesús eligió unos setenta y dos para enviarlos. La mies es mucha y los obreros pocos, rueguen al dueño de la mies que envíe obreros.. No lleven bolsa, ni alforja. Al entrar en las casas dirán: Paz a esta casa, y curarán a los enfermos que haya”, s.Lucas c.10.

Un texto leído en anteriores domingos. JESÚS necesitará gente que trabaje, ellos y ellas, para dar a conocer hoy lo mejor del Evangelio. Palabras sí, explicaciones, mas sobre todo obras de justicia y misericordia. Personas con dedicación de tiempo y de corazón, generosas y convencidas, para acompañar y ayudar.

Fue lo que en esta ORACIÓN que les puse se pidió, y también ahora queremos. Que cada cual encuentre su lugar y su tarea. Pensando en la propia familia, en nuestros jóvenes, en las necesidades de grupos e iglesias, en la acogida de mayores, migrantes y menores.

¿Lo harán los gobiernos? Sí, claro; pero también será necesaria gente libre, con carisma, de trato amable y entrega sin cálculo. Personas empapadas de Jesucristo y de evangelio, continuadoras de su tarea humanizadora: bendecir, reconciliar, curar, rehabilitar…

– “SEÑOR JESÚS, que has escogido y llamado a los apóstoles, 
y les has confiado el encargo de predicar el evangelio,
haz que no falten en tu Iglesia
sacerdotes y discípulos que lleven a todos
los frutos de tu redención.

.. ESPÍRITO SANTO, tú que santificas a la Iglesia 
con el constante regalo de tus dones,
pon en el corazón de los consagrados/as
una fuerte pasión por el reino,
a fin de que con un ‘sí’ generoso
pongan su existencia al servicio del evangelio.

.. VIRGEN SANTA MARÍA, tú que sin dudar te ofreciste
al Todopoderoso para realizar su deseo de salvación,
suscita en el corazón de los jóvenes la confianza,
necesitamos pastores capaces de dar el testimonio,
a través de sus votos,
de la presencia liberadora de tu Hijo resucitado.”

(Del Papa Juan Pablo II, en la Jornada por las vocaciones, 2001)

* Imagen: Bradi Barth, Enviados por el Espíritu, 2004.

La misericordia necesaria

santa Teresa de Calcuta

No sé si recordarán la oración que ofreció el Papa Francisco en el Año de la Misericordia 2016. Un texto que quise recuperar, oración a Jesucristo maestro de misericordia.

Pasará el tiempo, pero el gran tema de la MISERICORDIA llegó para quedarse. Ojalá que fuera el alma de este mundo nuestro tan herido. De los creyentes dependerá, si escuchamos el solemne mandato: ¡Sean misericordiosos, como Dios es misericordioso!

Desear y pedir la misericordia, tan necesaria y amenazada. Trabajar cada día para vivir amando, menos de palabras y más con obras. Dijeron que la misericordia tendrá nombres diversos: el perdón, la curación, el compartir, la hospitalidad.

Oración del Jubileo de la Misericordia

” SEÑOR JESUCRISTO, tú nos has enseñado a ser misericordiosos como el Padre del cielo, y nos has dicho que quien te ve, lo ve también a Él. Muéstranos tu rostro, danos la salvación.

. . Tu mirada de amor liberó a Zaqueo y a Mateo, esclavos del dinero; a la adúltera y la Magdalena de buscar la felicidad en una creatura; Pedro lloró por su traición, y diste el Paraíso al buen ladrón. Escuchemos tu palabra: ¡Si conocieras el don de Dios!
. . Por el perdón y la misericordia, tú eres el rostro visible del Dios invisible: que la Iglesia sea el rostro visible tuyo, nuestro Señor resucitado.
. . Tú quisiste que tus ministros en debilidad sintieran sincera compasión: que quien se acerque a uno de ellos se sienta esperado, amado y perdonado por Dios.

ENVÍA TU ESPÍRITU, conságranos a todos con su unción para que este sea un año de gracia, que tu Iglesia pueda llevar la Buena Nueva a los pobres, proclamar la libertad a los prisioneros y restituir la vista a los ciegos.”

__ __

* Imagen: “La Santa Madre Teresa de Calcuta hizo visible el amor de Dios por los pobres y los enfermos, generosa dispensadora de la misericordia divina, poniéndose a disposición de todos para acoger y defender la vida humana. Inclinada sobre las personas desfallecidas, que mueren abandonadas al borde de las calles, hizo sentir su voz ante los poderosos de la tierra” (Papa Francisco en la canonización, 2016/09/04).

– Vean nuestro post por la fiesta, TERESA CALCUTA, SANTA.

– Podrán escuchar aquí el HIMNO del JUBILEO, ‘Sean misericordiosos, como el Padre Dios es misericordioso’.

[Letra: Eugenio Costa | Música: Paul Inwood]

Damos gracias al PADRE porque es bueno.
Ha creado el mundo con sabiduría.
Conduce a su pueblo en la historia.
Acoge y perdona a sus hijos.
– Es eterna su misericordia.

Damos gracias al HIJO, luz de las gentes.
Que nos ha amado con un corazón de carne.
De Él recibimos a Él nos damos.
El corazón se abra a quien tiene sed y hambre.

Pedimos los siete dones del ESPÍRITU.
Fuente de todo bien dulcísimo descanso.
Confortados por Él ofrecemos consolación.
El amor espera y todo lo soporta.

Pedimos la PAZ, al Dios de toda paz.
La tierra espera el evangelio del Reino.
Gracia y gloria a quien ama y perdona.
Habrá un cielo y una tierra nueva.

La alegría de vivir

Tiempo atrás me llegaron unas cuestiones que parecieron interesantes para meditar y no olvidar, para compartir aquí. Fue a propósito de una frase del evangelio:

# “Yo les digo: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian, bendigan a los que los maldicen, rueguen por los que los injurian”, s Lucas c.6.

¿Por qué tanto daño sin olvidar, tantas heridas sin sanar?
¿Por qué mucha gente vive triste, insatisfecha, en secreto?
¿La vida insípida aun en medio del bienestar material?
¿Còmo encontrar de nuevo la alegría de vivir
?

Jesucristo | icono s xiv | Moscow

# “Si guardan su vida para sí, la perderán; si la entregan, la encontrarán”, dirá Jesús de Nazaret dándonos ejemplo. ¿Por qué nuestra fe está a veces tan apagada y gris? ¿Por qué esa falta de alegría? ¿Buscamos sentir entre nosotros un Jesús lleno de vida?

Solo el amor desinteresado nos hará recuperar la alegría de vivir. Si no lo conseguimos, se abrirá un vacío que nada ni nadie podrá llenar.

.. ¿Qué ganaré así? Calculamos, pensamos que todo se compra y se vende.
.. La amistad, la confianza, la alegría verdadera, no se adquieren con dinero.
.. Será gratuito, limpio, generoso, ofrecido sin esperar nada a cambio.

# “Para liberarte de ti mismo, lanza un puente más allá del abismo que tu egoísmo ha creado. Intenta ver más allá de ti mismo. Intenta escuchar a algún otro, y prueba a esforzarte por amar en vez de amarte a ti solo”, Mons Hélder Câmara.

__ __

¡QUITA, MI MÁSCARA, SEÑOR!

La del odio,
para que pueda amar sin distinción
La de la  maldición,
para que  pueda desear siempre el bien
La del  egoísmo,
para que  nunca mire lo que doy ni a quien doy.

¡QUITA, MI MÁSCARA, SEÑOR!

La de la  dureza,
para que  brote en mí la comprensión
La de la  severidad,
para que  sepa entender y comprender los defectos de los demás
La de la  discordia,
para que vea  amigos y no adversarios.

[Javier Leoz]

# Si gustan el canto litúrgico, podrán escuchar aquí SI ME FALTA EL AMOR, texto del Himno de Corintios, c.13, la caridad, el Amor será lo definitivo:

– Aunque yo dominara las lenguas arcanas
y el lenguaje del cielo supiera expresar,
solamente sería una hueca campana
si me falta el amor.

SI ME FALTA EL AMOR
NO ME SIRVE DE NADA
SI ME FALTA EL AMOR
NADA SOY.

– Aunque todos mis bienes dejase a los pobres
y mi cuerpo en el fuego quisiera inmolar,
todo aquello sería una inútil hazaña
si me falta el amor.

Pasión de Cristo, confórtame

– “CRISTO padeció por nosotros, dejándonos ejemplo para seguir sus huellas. Cuando lo insultaron no insultó, en su pasión no amenazó; al contrario, se puso en manos del que juzga rectamente. Cargado con nuestros pecados, subió a la cruz, para que, muertos al pecado, vivamos para la justicia. Sus heridas nos curaron”, 1ª carta de san Pedro c.2.

Para estos días que vienen de Pasión y Semana santa, tiempo de Via crucis y Procesiones, les ofreceré una reflexión de santo Tomás de Aquino, gran teólogo medieval. No serán líneas de elucubración, sino sentimientos para la meditación y el provecho personal: encontrar en Jesucristo un remedio y un ejemplo para imitar.

“¿Qué necesidad había de que el Hijo de Dios padeciera por nosotros? Se resumirá en dos puntos: necesidad de remedio por nuestros pecados, necesidad de ejemplo para nuestra vida.
+ Si buscas un ejemplo de caridad, nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.
+ Si buscas la paciencia, Cristo sufrió paciente, no devolvió el insulto; como cordero al matadero, no abrió la boca.
+ Si buscas un ejemplo de humildad, mira al Crucificado, Dios quiso ser juzgado por Pilato, golpeado, desnudo, coronado de espinas.
+ Si buscas un ejemplo de obediencia, Él será obediente al Padre hasta la muerte, Hágase lo que tú quieras.”

__ __

* Conferencia sobre el CREDO, Tommaso d’Aquino, fraile italiano, 1225-1274, guía principal del pensamiento católico. Doctor de la Iglesia desde 1567.

-Imagen: Bradi Barth, Él llevó su cruz.

-Si lo desean podrán también escuchar esta conocida oración, “ALMA de CRISTO; Pasión de Cristo”, o en versión latina medieval en modo gregoriano ‘ANIMA CHRISTI’.

Por esta Cuaresma y principio de la primavera, un amigo compartió así preocupado: “La liturgia del EVANGELIO fue primaveral, de esperanza, fue el canto de los pájaros, los niños jugando y el azul del cielo resplandeciente. La liturgia de las iglesias será en ocasiones triste, oscura, cruces y amenazas, poco festiva, sin apenas resurrección”. Lo pensaremos.

__ __

Del poeta castellano LOPE de VEGA (1562-1635), quisiera por las fechas recordar este conocido soneto, una íntima oración que verán llena de compromiso y afecto del poeta al Cristo crucificado:

Pastor, que con tus silbos amorosos
me despertaste del profundo sueño;
tú, que hiciste cayado dese leño
en que tiendes los brazos poderosos:
.. vuelve los ojos a mi fe piadosos,
pues te confieso por mi amor y dueño,
y la palabra de seguir empeño
tus dulces silbos y tus pies hermosos.
.. Oye, Pastor, que por amores mueres,
no te espante el rigor de mis pecados,
pues tan amigo de rendidos eres;
.. espera, pues, y escucha mis cuidados.
Pero, ¿cómo te digo que me esperes,
si estás para esperar los pies clavados?

Los nombres de la Paz

La Paz tiene muchos nombres. En otro tiempo debió ser popular un escrito llamado “De los nombres de Cristo”, del clásico poeta fray Luis de León. Así me llegó la sugerencia para pensar sobre la Paz con sus distintos nombres y significados.

Se trató de un tema de evangelio, también la paz como no violencia. Más en concreto la Paz que Jesucristo comunicó a sus más allegados/as, fruto del esfuerzo en la cruz y de su resurrección, “Reciban mi Paz”.

bn_tierra-del-aire-5

Una armonía interior consigo mismo, con todas las criaturas, con las personas de cerca y de lejos, con Dios. La paz interior como un tesoro encontrado, envidiable bienestar espiritual, equivalente a los diversos NOMBRES DE LA PAZ. Vean.

□ AMOR. El abrazo de paz, signo de unión y de amistad, expresión de fraternidad, ‘Cuenta conmigo’, una promesa sincera que pacifica.

□ ALEGRÍA. Ventana abierta de la paz interior, el corazón alegre comunicará bienestar; marchó la tristeza, llegó el consuelo.

□ CONFIANZA. Fruto maduro de la paz, atrás quedó la incertidumbre; será firmeza para el presente y el futuro, ‘No temas, yo estaré contigo’.

□ PERDÓN. Camino necesario y costoso para la paz: disculpar, comprender, reconciliar, curar heridas, ‘No mires atrás, olvida, ponte en camino’.

Antiguos escritos hablaron de Jesucristo como ‘Príncipe de la Paz’, él fue nuestra paz, su principio y principal fundamento. Con la muerte en cruz puso fin al supuesto ‘conflicto’ o distancia entre Dios y nosotros, liquidó toda cuenta pendiente. Nos llenará de su paz si suplicamos con fe, ‘Derrama, Señor, en nuestros corazones tu espíritu de amor y de paz’.

Para final recordarán la oración compartida pidiendo a Cristo que nos diera su paz:

“Dame señor Jesús la paz, tu paz será mi descanso.
Tú eres mi paz, tu amistad y tu compañía.
Si tengo tu paz, si te tengo a ti,
confío y nada temo, porque tú vas conmigo.
Eres brisa ligera que serena,
agua fresca que calma mi sed,
voz decidida que apacigua las tormentas.
Tu paz es amor que abraza y reconforta,
amor que perdona y siempre disculpa.
Ven señor Jesús, ven Espíritu santo, ven dador de paz.”

__ __

Cfr. nuestra entrada “Reconciliación”.

Las manos de la pascua

“Al atardecer los discípulos estaban con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Llegó Jesús, se puso en medio y les dijo: la paz con ustedes. Y les mostró las manos y el costado”, san Juan c.20.

“Al tercer día resucitó”, dirá sencillamente el credo cristiano más antiguo. El canto de pascua que hoy les traigo llamó mi atención, invitación a mirar bien lo que Cristo resucitado mostró a sus discípulos, sus manos de crucificado, “Miren las señales de los clavos en mis manos.. Soy yo, no teman”.

– Les ofreceré esto por mi aniversario, amig@s y seguidores. Largo y lindo poema /oración que encontré, que no olvidó los detalles, será como una densa confesión mutua de fe y amistad; la invitación a seguir adelante sin que la cruz tan dura interrumpa la relación, ni el aparente fracaso limite la urgente tarea que espera a sus seguidores y seguidoras. Vean.

” Y en esto entró Jesús, se puso en medio,
Soy yo, dijo a los suyos, vean mis manos;
serán siempre señal para creer,
la verdad del Señor resucitado.

Las manos de la Pascua lucirán
las joyas de la sangre y de los clavos,
alianzas de amistad inigualable,
quilates de un amor que se ha entregado.

Esas manos pascuales lucharán
para dar libertad a los esclavos,
proteger a los débiles, caídos,
construir la ciudad de los hermanos.

Manos amistosas, siempre unidas,
que nunca serán puños armados,
no amenazarán altivas y violentas,
amigas de la paz y del diálogo.

Oh Señor de las manos traspasadas,
Señor del dolor resucitado,
pon tus manos heridas en las mías,
que te cure del dolor en otras manos. “

__ __

# Permitirán que les ponga aquí de nuevo por gusto estos enigmáticos versos “Las manos”, de Miguel de Unamuno, su contemplación del Crucificado de Diego de Velázquez:

« Tus manos, las que abrieron a los ciegos
los ojos, los oídos a los sordos;
las que a la hija de Jairo levantaron;
las que en toque de amor como una brisa
de los niños las sueltas cabelleras
acariciaron; las que repartieron
en tu cena nupcial al despedirte
tu pan que era tu cuerpo, hoy son dos fuentes
que manan sangre. Cae sobre los ojos
de los que ven; cae sobre los oídos
de los que oyen; sobre los cabellos
de los niños también. Y llueve sangre
de las manos del Cristo taladradas
a tierra que fue manos pedigüeñas
antaño y aún a Dios se alzan pidiendo
que les devuelva pordiosera vida.
¡Y con ellas apuñas sendos clavos
manejando los remos de tu cruz! ».

– El Cristo de Velázquez, III,20 –

(Imagen: Rostro de Cristo, fragmento, K. Argüello)

Jesucristo, el agua viva

El agua, el vino, el pan, la vid o las semillas del campo. . Jesús de Nazaret quiso tomar realidades cotidianas para explicar su mensaje, también para darse a conocer, el misterio de su persona, ‘Quién eres tú, Señor’. No fue fácil ni ahora captar su íntima grandeza.

El tema del agua en el 4° Evangelio, el del Discípulo amado, presentó así un horizonte de cambio y novedad. Agua es vida, fertilidad, alegría; sin ella, muerte y desolación. También el agua será limpieza, purificación, promesa de mejora. Recordaré alguna ocasión.

□ En Caná con ocasión de una boda, Jesús de Nazaret y sus discípulos fueron invitados a la fiesta que podía durar varios días. El vino se terminó, con gran disgusto de todos.

– Jesús dijo: Llenen de agua sus grandes tinajas vacías.
– El mayordomo sorprendido le dijo al novio: Tú has guardado el mejor vino para el final.

Discretamente Jesús se presentó como el amigo del novio, que regala con el mejor vino. Él mismo será como novio que llega a celebrar alianza de amor con la humanidad, todos invitados a entrar en el banquete y la fiesta del Reino: alegría, amistad, unión.

□ En Samaría la mujer conversó con Jesús, cansado y sediento, junto al viejo pozo de Jacob.

– Si bebes del agua que yo daré no tendrás más sed.
– Señor, dame tu agua, y no buscaré más.
– Yo soy agua viva, tendrás un manantial de vida.

La mujer buscó sin saber, “dónde adorar a Dios”. El encuentro fue iluminador, feliz adivinó qué hacer. La respuesta a sus interrogantes no fueron bellas teorías, sino la persona, la acogida y palabras amables de Jesús de Nazaret. Salió reconfortada, saciada.

□ En Jerusalén y desde la Cruz, el Maestro Jesús se dirigió a la humanidad dolorida, dolorido él mismo y abandonado de todos. Lección de amor y de fidelidad hasta el final:

– Si tienen sed, vengan a mí y beban. El que crea en mí, ‘De su seno brotarán ríos de agua viva’.
– Jesús dijo: Tengo sed. Probó vino agrio y suspiró: Todo está cumplido. Inclinó la cabeza y entregó el espíritu.
– De su costado abierto salió sangre y agua.

Comunión de Vida entre Él y sus seguidores y seguidoras. Su misma vida, su espíritu interior, su propia alma. El Hijo de Dios compartirá su dignidad rota para fortalecer así, gran paradoja, la fragilidad de los hijos de Dios, amando siempre, a todos perdonando, desde lo alto abrazando todo. . Jesucristo vino nuevo que alegra, agua viva que sacia.

__ __

Oración de la samaritana

Señor, tú sabes que mi corazón anda inquieto,
lleno mi cántaro con ajetreos cotidianos,
que no sacio mi sed de vida plena,
no me bastan las aguas turbias y escasas.

Como la cierva busca corrientes de agua,
mi alma te busca, mi Dios, tengo sed de ti;
que tu lluvia me empape, Señor,
y convierta mi desierto en vergel.

Que mi vida rendida a tu Espíritu
se transforme como la samaritana;
dejando mi cántaro, seré amante discípulo,
iré contenta a comunicarles la Buena noticia.

__ __

-Textos evangelio san Juan, caps. 2, 4 y 19.
-Vean también el post “Tinajas vacias”.

Jesucristo hoy


– Así lo pensaron muchos: Jesucristo es todo para nosotros, es nuestra principal bendición, nuestro tesoro y bienaventuranza plena, la fuente de agua viva . . ¿Cómo descubrirlo, amarlo y servirlo hoy? ¿Mi experiencia religiosa está activa o adormecida?

Se trató de la necesaria actualización de creencias y acontecimientos, sugerida al oir comentar esta enigmática frase: «María guardó todo esto en su corazón». No guardará lo vivido en el cajón de los recuerdos, sino en el corazón, donde vive el amor, donde vivirá todo agradecida. Se refiere a María de Nazaret, la madre del Señor.

– Creer en Jesús Salvador no será recordar sucesos de otros tiempos, sino experimentar HOY su fuerza salvadora, su aliento, capaz de hacer más humana y fraterna nuestra vida.

Fue la tesis del redactor evangélico san Lucas: Jesús no pertenece al pasado. La salvación de Jesús resucitado, la Vida divina, ofertada al creyente HOY en encuentros cotidianos:

¤ Así ocurrió en el encuentro al nacer: “Les ha nacido HOY en la ciudad de David un Salvador”. Los pastores hicieron su camino para ver.

¤ En la Sinagoga de Nazaret, Jesús se presentó como Enviado para liberar a los cautivos, dar la vista a los ciegos y mostrar la gran misericordia divina: “HOY se cumplió la promesa”.

¤ Cuando en una aldea de Galilea Jesús curó un paralítico: “Hemos visto HOY cosas admirables”. La gente experimentó la paz de Dios y alegría honda.

¤ En Jericó, el encuentro con Jesús que transformó a Zaqueo. Devolverá lo robado, compartirá sus bienes con los pobres. Jesús le dijo: “HOY ha llegado la salvación a esta casa”. 

¤ Agonizando en la cruz entre malhechores: “Jesús, acuérdate de mí en tu reino. . HOY estarás conmigo en el paraíso”. También el día de nuestra muerte será un día de salvación.

Nosotros, deseando mantener viva y despierta la fe, habremos también de “guardar en el corazón” la vida, las personas, las palabras, los acontecimientos, la buena noticia de cada día. Si repaso el día con el corazón, caeré en la cuenta: “Es el Señor”.

Así lo resumió sencillo San Ambrosio de Milán (+397):

«Todo lo tenemos en Cristo, Cristo es todo para nosotros.
Si quieres curar una herida, él es el médico;
si estás ardiendo de fiebre, él es la fuente;
si estás oprimido por la iniquidad, él es la justicia;
si tienes necesidad de ayuda, él es la fuerza;
si tienes miedo de la muerte, él es la vida;
si deseas el cielo, él es el camino;
si estás en las tinieblas, él es la luz;
si buscas manjar, él es alimento.»

__ __

-Podrán leer más en EL ROSTRO DE CRISTO, pdf, ebook de Nicodemo Martin.

Yo estoy a la puerta

Inspirado en su meditación asidua de la vida de Cristo, un misionero de Madagascar ya fallecido escribió tiempo atrás el poema oración que les pondré hoy en el blog. El autor tomará el punto de vista del mismo Jesús que expresó con frecuencia su pena ante la multitud abandonada.

– “Lo que harán por esos pequeños, conmigo lo harán. Serán benditos si fueron compasivos”. El Señor conoció de cerca nuestra indolencia, aseguró sentirse identificado con quien quedó malherido, y también con quien tuvo misericordia.

Jesús de Nazaret nos está invitando a mirar hoy con sus ojos la pobreza y el dolor de muchas personas, algunas vemos cada día en nuestras plazas y nuestra pantallas, rostros tristes y doloridos, interpelantes, víctimas de pobrezas y violencias.

– “Miren que yo estoy a la puerta y llamo, si oyeran mi voz y me abren, entraré y cenaremos juntos”, Apocalipsis c.3.

lit_sabado-santo_bl

«El Dios que conozco
permanece a la sombra de mi casa.
Cada día pide un poco de arroz,
más aún, una mirada de cariño, un rostro acogedor.

El Dios que conozco nació en un pesebre
y murió en un leño.
Y desde una cierta mañana de Pascua,
va de acá para allá por el mundo,
se confunde entre la muchedumbre anónima,
entre los olvidados, los rechazados,
y nueve de cada diez veces no es reconocido.

El Dios que conozco no tiene poder.
Me dice que tiene hambre, que tiene sed, que está desnudo,
que es extranjero, que está preso.
Creí entender su voz el otro día:

‘Estoy siempre con vosotros, nunca os he abandonado.
No me dejéis morir de hambre,
no me dejéis una noche más sin techo, sin calor.
No me dejéis en tanta aflicción.
Llamo a la puerta, pero nadie me responde.
Hace frío, estoy solo, nadie viene en mi ayuda’.

El Dios que yo conozco se llama Jesucristo,
permanece a la sombra de mi casa.»

Jacques Couture ~ 1986

– “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o te vimos forastero y te recibimos? . . Cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de mis hermanos, me lo hicieron a mí”, san Mateo c.25.