Bienaventurados | Unidad

En Lund, Suecia, el Papa Francisco fue valiente, se reunió días pasados con las Iglesias reformadas por Lutero en su aniversario, lanzando con todos un mensaje de caridad evangélica. Que al menos lo fundamental, el amor fraterno y la misericordia, nos una en un mismo empeño.

lit_adv_avendaño

En el acto ecuménico Francisco explicó que las Bienaventuranzas son como el ‘carnet de identidad’ de todo cristiano, que deberá afrontar los dolores y angustias de nuestra época con el mismo espíritu y amor de Jesús.

Con la ocasión el Papa presentó seis nuevas bienaventuranzas, para sumar a las ocho del evangelio:

: Dichosos los que llevan con fe los males que sufren y perdonan.
: Dichosos los que miran a los ojos a los desamparados mostrando cercanía.
: Dichosos si reconocen a Dios en cada persona, y que otros lo descubran.
: Dichosos los que protegen y cuidan la vida, la casa común.
: Dichosos los que renuncian al propio bienestar por el bien de otros.
: Dichosos los que rezan y trabajan por la unidad de los cristianos.

La ‘bienaventuranza’ debiera ser causa de consuelo y felicidad para el afortunado, una ocasión para compartir la satisfacción por el bien hecho, y un granito de arena en la humanidad nueva que Dios sueña, y para la que nos necesita a todos.

———-
-Las 8 Bienaventuranzas del Sermón de la montaña, en San Mateo c.5.
-Conozcan nuestra entrada “Las Bienaventuranzas de Cristo”.

La misericordia

AÑO DE LA MISERICORDIA

– “Dichosos los misericordiosos, porque ellos serán tratados con misericordia.”
– “Un hombre quedó medio muerto en el camino. Lo vio un samaritano y se conmovió, se acercó a él, lo curó y lo tomó en sus brazos.”
– “Viendo Jesús que los escribas y fariseos lo criticaban por sentarse a la mesa con pecadores, les contó esta parábola: Un padre tenía dos hijos…”

Está asomando la Navidad, y ya comenzó el llamado “Año santo de la Misericordia”, así lo quiso el Papa Francisco. Ante el rechazo, acogida; ante la violencia, paz; ante la ofensa, el perdón.

Misericordia es reconciliación y ayuda desinteresada. La misericordia disculpa siempre, sin juzgar ni pedir cuentas. En efecto, el que ama cumplió toda la ley, dirá san Pablo, y Dante pensó que es el amor el que mueve el sol y las otras estrellas…

vanGogh-bsamaritano-3

La misericordia es la fiesta de la humanidad nueva, una fiesta que nunca deberá acabar, llenando la eternidad de amor y felicidad. Su fuente inagotable, su zarza incombustible, será el ‘Dios amor’. En verdad la misericordia es la verdadera religión, la que salvará al mundo, la que Jesús quiso y por la que él murió y resucitó.

– ¿En qué parte de la Biblia encontraré el listado del amor concreto al prójimo?
– En la descripción del Juicio final que Jesucristo hizo en el evangelio de San Mateo, c.25:

“Tuve hambre y me dieron de comer; tuve sed y me dieron de beber; fui forastero y me recibieron en su casa; estuve sin ropas y me vistieron; caí enfermo y me visitaron; estuve en la cárcel y vinieron a verme.”

– Misericordia, ‘miser’ y ‘cordia’, significa sentir de corazón con el otro su necesidad, y como consecuencia, ayudarlo.
– ¿Las obras de la misericordia? Catorce, siete corporales y siete espirituales. Las pondré aquí para recuerdo y examen personal:

nav-intermon-blOBRAS CORPORALES DE MISERICORDIA
1. Dar de comer al hambriento, 2. Dar de beber al sediento, 3. Dar posada al necesitado, 4. Vestir al desnudo, 5. Visitar al enfermo, 6. Socorrer a los presos, 7. Enterrar a los muertos.

navidad-02-xOBRAS ESPIRITUALES DE MISERICORDIA
1. Enseñar al que no sabe, 2. Dar buen consejo, 3. Corregir al que necesite, 4. Perdonar las injurias, 5. Consolar al triste, 6. Vivir con paciencia los defectos de otros, 7. Rogar a Dios por vivos y difuntos.

—————
* Imagen: El buen samaritano, 1890, V. Van Gogh: “Lo montó en su cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó”, s Lucas c.10

-Texto del documento del Papa, “El rostro de la misericordia”
-Vean nuestro post “El perdón de Cristo”
-Publicación enero 2016 de un libro-entrevista al Papa Francisco con el título: “El nombre de Dios es misericordia”.

La otra felicidad

Recordarán sin duda la oferta oficial de felicidad que hay en los Evangelios, las conocidas “Bienaventuranzas”. En esta fiesta de agosto, les pondré más motivos de satisfacción y felicidad, también del evangelio. Jesús de Nazaret quiso animar a quienes siguieron sus pasos, si los vió cansados y desanimados por las muchas dificultades… Vean.

1 – «María, serás dichosa por haber creído que se cumplirá lo que te dijo el Señor» Lucas c.1. Fue la felicidad de la madre de Jesús, la creyente, llamada la primera a colaborar con la llegada del Reino de Dios, “Mi alma está alegre y cantará la misericordia del Señor”.

lit-Alegría_42 – «Felices los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica» Lucas c.11. La doctrina es atractiva y el mensaje novedoso, mas lo importante será transformar la vida de las personas y la vida en general.

3 – «Feliz tú, Simón, porque mi Padre te concedió creer en mí» Mateo c.16. La felicidad que brota de haber conocido a Jesús. Fue el caso de algunos discípulos, aunque después lo negaron. La fe en Cristo como regalo de Dios a los sencillos de corazón.

4 – «¡Felices aquellos que me aceptan y no me malinterpretan!» Mateo c.11. Críticas y malentendidos sobre la persona y las pretensiones de Jesús. Él mostró hechos: Miren los ciegos y los paralíticos curados, los leprosos limpios, y la Buena Noticia anunciada a los más pobres.

5 – «¡Feliz serás tú si sientas a tu mesa a los pobres y los hambrientos, a los lisiados y los ciegos!» Lucas c.14. Invitación a la misericordia y a buscar la recompensa que solo Dios dará a los generosos y desprendidos: “Vengan benditos que me dieron de comer, entren en el Reino”.

6 – «Ustedes serán felices si hacen lo mismo que yo hice, el Señor y el Maestro que les lavó los pies» Juan c.13. El servidor pide a los discípulos la imitación, no la búsqueda del poder y la gloria personal, sino la entrega de la vida en servicio a los hermanos necesitados de amparo.

7 – «¡Felices los que crean sin haber visto!» Juan c.20. Respuesta de Jesús resucitado a las exigencias de santo Tomás, él quería ver para creer. Hay que fiarse de Dios, fiarse del testimonio fraterno y hacer la propia experiencia: “¡Señor mío y Dios mío!”.

Examen de Bienaventuranzas

= Quedó pendiente de tiempo atrás el deseo de ofrecerles un cuestionario útil para evaluar la propia vida a la luz de las Bienaventuranzas del Evangelio. Por ellas comenzó san Mateo el Sermón de la Montaña, capítulo 5º de su Evangelio. Se trata de la verdadera felicidad . . No sé si para el final de la vida, “Tuve hambre, estuve preso, etc.”, al menos como examen práctico en ocasiones, o al terminar el día, más allá de los 10 mandamientos vigentes. Verán aquí incluidos puntos de la oración de San Francisco que tanto gustan, “Hazme instrumento de paz”. El texto puede resultar exhaustivo, con todo espero les agrade y ayude. Salud.

resucitado_icono_francesc

1 . FELICES LOS POBRES… ¿Me veo autosuficiente? ¿Me cuesta recibir de otros? ¿Me acepto con mis limitaciones? ¿Soy acogedor? ¿Prefiero recibir más que dar? ¿Pienso en mis problemas, olvidando las necesidades de los demás?

2 . FELICES LOS QUE LLORAN… ¿Sé estar cerca de los que sufren? ¿Procuro curar las heridas de otros? ¿Me quejo con frecuencia? ¿Sé guardar la calma cuando las cosas me salen mal? ¿Busco más ser consolado que consolar?

3 . FELICES LOS PACIENTES, LOS NO VIOLENTOS… ¿Me impaciento con demasiada facilidad? ¿Soy paciente y misericordioso? ¿Mis prisas violentan a los demás? ¿Dejo hablar, escucho sin prisa? ¿Busco ser comprendido más que comprender?

4 . FELICES LOS QUE TIENEN HAMBRE Y SED DE LA JUSTICIA… ¿Me autojustifico? ¿Busco sobre todo el Reino de Dios y su Justicia? ¿Me rebelo ante situaciones injustas? ¿Soy injusto en mis críticas? ¿Busco guardar sin repartir entre otros más necesitados?

5 . FELICES LOS MISERICORDIOSOS… ¿Me cuesta hacerme prójimo del que está caído? ¿Escucho las llamadas de ayuda de los demás? ¿Siento pena con los que lo pasan mal? ¿Me alegro de las alegrías de otros? ¿Perdono de corazón?

6 . FELICES LOS LIMPIOS DE CORAZÓN… ¿Soy yo el centro de mi interés? ¿Mi vida afectiva está en función de mí mismo? ¿Mis intenciones son claras, limpias o me muevo con segundas intenciones? ¿Soy agradecido? ¿Busco más ser amado que amar?

7 . FELICES LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ… ¿Hay odio y deseo de venganza en mi corazón? ¿Me gusta más ser perdonado que perdonar? ¿Amo a los que tengo por enemigos? ¿Me adelanto a disculpar? ¿Colaboro a la reconciliación en mi entorno?

8 . FELICES LOS PERSEGUIDOS POR SU FIDELIDAD… ¿Me mantengo fiel en mi proyecto de vida aunque sea incomprendido? ¿Cómo reacciono ante la crítica de los demás? ¿Busco salvar y comprender más que juzgar y condenar?

# Oración: “Señor, quiero vivir tus bienaventuranzas, fuente de la verdadera felicidad. Dame hambre de justicia, deseos de ayudar y gracia para consolar. Quiero parecerme a ti en la mansedumbre y la misericordia. Que yo sea trabajador de paz y concordia. Enséñame la limpieza de corazón, que no busque mi propio interés, solo amarte y servirte a ti Señor en todo.”

___________

-Vean nuestra entrada “Bienaventuranzas”.
-Aquí la oración ‘Instrumentos de paz’.

* Imagen: “Estando los discípulos reunidos con la puerta cerrada por miedo, Jesús resucitado entró y les dijo: Paz a ustedes. Anuncien la buena noticia, ¡Felices los que crean sin haber visto!”, s Juan c.20.

La intimidad de Dios

Les pondré aquí unos pensamientos sobre la relación personal con Dios a partir de la experiencia de Jesús de Nazaret. Después de la tremenda crisis por su muerte en cruz, una vez encontrado vivo en los caminos, Jesús prometió a los discípulos:

.. Si me aman, el Padre y yo vendremos y haremos morada en ustedes.
.. Yo estaré presente todos los días, hasta el fin del mundo.
.. Han de saber que serán templo de Dios.

A los cristianos no se nos ha enseñado a notar la presencia de Dios en nuestro interior. Muchos lo imaginan en algún lugar indefinido del universo. Mas si no lo percibimos dentro de nosotros, difícilmente lo hallaremos fuera.

vidr_Annonciation-Taizé

# Así lo explicó el teólogo José A. Pagola con ocasión de la Navidad:

– Consiste en saber estar con los ojos cerrados y en silencio apacible, recibir con un corazón sencillo esa presencia misteriosa que nos está alentando y sosteniendo. No pensar sino acoger la paz, el amor y el perdón que nos llega desde lo más íntimo de nuestro ser.
– En nuestro interior nos encontraremos con nuestros miedos e inquietudes, heridas y tristezas, nuestra mediocridad y pecado. No inquietarnos, sino permanecer en el silencio. La presencia amistosa en lo más íntimo de nosotros nos irá apaciguando, liberando y sanando.

# Algo parecido expresó San Agustín hablando de su propia experiencia interior:

“Tú estabas dentro de mí y yo fuera. Tú más íntimo que mi propia intimidad. Fuera te busqué, abalanzado sobre la belleza de tus criaturas. Tú estabas conmigo, pero yo no estaba contigo”.

# La santa Madre Teresa de Calcuta encontró una lógica, de la oración a la paz pasando por el servicio, y en el centro de todo el amor:

“El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. Y el fruto del servicio es la paz”.

# Confesaré por mi parte que de las ocho esta es la Bienaventuranza preferida por sugerente y enigmática: “Felices los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios”. La sencillez, la limpieza de miras, la sinceridad, serán la condición para vivir el misterio de la intimidad de Dios. María de Nazaret la muestra perfecta.

EL DIOS VIVO

Qué sabrosa es la presencia del Dios vivo:
es como miel que te empapa el paladar,
es agua fresca que resbala por la frente;
como la brisa que te moja desde el mar.

Qué seguro es el amparo del Dios vivo:
es como el brazo que sostiene al caminar;
es la sonrisa que despierta la confianza,
como la mano que te lleva a reposar.

Grande el hombre que confía en el Dios vivo,
es como el yunque que resiste al martillar.
Que Dios ayude al que lucha por la vida,
que Dios apoye al que ayuda a los demás.

(Miguel Matos)

* Imagen: Anunciación, vitral, Taizé.

No teman, sean fuertes

En este tiempo, en muchos lugares, hay personas que viven atemorizadas o sienten inseguridad por las varias crisis, mas también por el desánimo y la soledad, por la falta de un horizonte. Si falla el amor, la vida se agrieta y desmorona.

Es lo que pensaba días pasados al escuchar este texto del profeta Isaías, un escrito para animar a su pueblo que vive el destierro y la esclavitud:

«Digan a los cobardes de corazón: ‘Sean fuertes, no teman. Miren a su Dios que trae el desquite, viene en persona y les salvará’. Se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará. Porque han brotado aguas en el desierto, torrentes en la estepa; el páramo será un estanque; lo reseco, un manantial.»

Fue la encomienda que trajo consigo Jesús de Nazaret, realizar un paciente trabajo de recuperación, que rebrote la paz y el derecho, el gusto por vivir, que sea fortalecida toda fragilidad.

– ¿Quién de nosotros cree que este sueño se hará realidad?

Será bueno recordar aquí las Bienaventuranzas del Evangelio: signos de esperanza y sendas nuevas de felicidad, apoyo y solidaridad entre los mismos que pasan dificultad.

Decálogo solidario

lit_lavatori_1

= Llegó al blog el texto del “Decálogo solidario”. Para estos tiempos que corren todo un reto, un estilo de vida, más que gestos aislados. Son propuestas que hace el Evangelio de Jesús de Nazaret. Cada uno pensará lo que entiende y lo que debe hacer. Es válido para todos, porque donde hay una necesidad ahí deberemos estar con respuestas. Como en la imagen, a los pies del cansado, o como el samaritano llevando en brazos al malherido.

1º . “Felices los que tienen hambre y sed de justicia”, es una bienaventuranza.
2º . “Denles ustedes de comer”, a los discípulos por la multitud hambrienta.
3º . “El que tenga dos túnicas, que dé una”, del sermón de la montaña.
4º . “Si callaran, gritarán las piedras”, la verdad se hace paso en Jesús.
5º . “Tuvieron todo en común”, el sueño de los primeros cristianos.
6º . “Ámense unos a otros como yo los he amado”, el mandato principal.
7º . “Si un ciego guía a otro ciego, los dos tropezarán”, necesidad de ayuda real.
8º . “Dichosos los limpios de corazón”, claridad interior, otra bienaventuranza.
9º . “Porque estuve enfermo, en la cárcel, forastero o desnudo”, quedará la misericordia.
10º . “El que quiera ser primero que sea el último”, a sus pies como servidor.

= “La solidaridad no es un sentimiento superficial. Es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien de todos y cada uno” (Juan Pablo II).

————
-Imagen: El lavatorio
-Vean también nuestra entrada “Los mandamientos de Cristo”

La felicidad, siempre

+ De eso se trata, de ser felices y sentirnos bien, pero cómo y hasta cuándo. En un reportaje reciente leí una de las cuestiones que el verano te puede plantear, ‘¿Por qué no eres feliz?’.

“Recuerdo haber sufrido mucho en mi infancia, cuenta Pilar. Mi madre murió cuando yo tenía dos años. En el colegio les preguntaba a mis amigas qué sentían al abrazar a sus mamás. Huérfana y sin autoestima, me sentía tan triste que lo veía todo negro.
Cuando me enamoré, en la medida que me fui sintiendo mejor conmigo misma, me di cuenta de que este bienestar se multiplicaba cuando amaba a las personas que me rodeaban.
Así fue como poco a poco mi egoísmo murió de inanición. Que lo importante no es qué pueden hacer los demás por mí, sino qué puedo yo hacer por los demás.”

+ En la ocasión el blog ‘nicodemo’ nos recuerda ese curioso decálogo evangélico de la felicidad que son “Las Bienaventuranzas”, motivos paradójicos para una dicha duradera.
Que no es oro todo lo que reluce, mas parece que sólo el amor nos rescata de la mayor de las desdichas, la del egoísmo y la soledad.

– En la imagen, ‘Los amantes’, 1919, Pablo Picasso. Fueron muchas las mujeres que quedaron marcadas para siempre por el carácter imprevisible, unas veces cruel otras tierno, del pintor. ‘Pinto igual que otros escriben su biografía. Los cuadros terminados son las páginas de mi diario’.
– Ver reportaje citado ‘Por qué no soy feliz‘.
– Leer el post Las Bienaventuranzas.

La oración de Gandhi

:: Mi calendario dice que GANDHI oraba con estas palabras donde pide mantenerse libre, exigente consigo mismo y generoso con los demás.

Señor, ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes
y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles
.
Si me das fortuna, no me quites la razón,
si me das éxito, no me quites la humildad,
si me das humildad, no me quites la dignidad.
Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla,
no me dejes inculpar de traición a los demás
por no pensar igual que yo.

ch_gandhi33

Enséñame a querer a la gente como a mí mismo
y a no juzgarme como a los demás,
no me dejes caer en el orgullo si triunfo,
ni en la desesperación si fracaso.
Enséñame que perdonar
es un signo de grandeza y que la venganza
es una señal de bajeza.
¡Señor, si yo me olvido de tí,
nunca te olvides de mí!

:: Muchas personas están interesadas en saber qué opinaba Gandhi sobre Cristo y la fe cristiana.

a – Gandhi fue buen conocedor de las enseñanzas de JESÚS DE NAZARET, pero dijo que no todo lo que lleva el nombre de cristiano lo es.

“No conozco a nadie que haya hecho más por la humanidad que Jesús. No hay nada que criticar a la fe cristiana; el problema son ustedes los cristianos cuando no se esfuerzan en vivir sus enseñanzas”.

b – Para Gandhi será en el SERMÓN DE LA MONTAÑA del evangelio de san Mateo, en las Bienaventuranzas, donde encontrar las verdaderas claves para la vida.

Para algunos cristianos y sus dirigentes el “Sermón del monte” es utópico, irrealizable, revolucionario, no están interesados . . Se equivocan, se trata de una mentalidad nueva, inspiradora y exigente, una apuesta firme por la autenticidad, contra el fariseísmo y las medias tintas.

(Pueden leer también “Gandhi aniversario”)

Las Bienaventuranzas de Cristo

:: El Evangelio es en cierto modo supraconfesional. El Sermón de la montaña, por ejemplo, renueva la existencia humana y puede valer para todo el mundo, decía el cardenal Carlos Martini. Sabemos la gran consideración que a Gandhi le mereció el Sermón del monte y las Bienaventuranzas.

En una soleada mañana de primavera, en un lugar agradable y tranquilo, JESÚS DE NAZARET habló largo rato a la multitud que lo seguía. El Maestro quiso consolar y animar a la gente cansada y agobiada por el peso de la vida. Quiso invitar a la solidaridad y la compasión a sus seguidores que le preguntaron por lo que debían hacer.

Viendo que lo seguían tantas personas y tan diversas, Jesús subió a un alto, se sentó y, mirando muy especialmente a sus discípulos, comenzó a enseñarles diciendo:

grecoelsalvadordelmun-bl

A . – “Bienaventurados los pobres en espíritu, a ellos les pertenece el Reino de los Cielos”.
– “Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia”.

Son los que han dado cuanto tenían, se han quedado sin nada para sí. Solo les queda su fe que ahora es confianza y misericordia. La satisfacción de saber que el Dios que los sacó de la esclavitud de Egipto, los quiere como una madre y ya nunca los abandonará. Son los pobres y necesitados, también los generosos y los confiados. No les faltará de nada en adelante.

B . – “Bienaventurados los afligidos, porque serán consolados.”
– “Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados”.
– “Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia”.

Son los que están sufriendo por mil motivos, pero el dolor no los encierra en sí mismos. La pena y la injusticia no los desaniman ni quitan la paz, abiertos a la ayuda y el consuelo que pronto les llegará. Viven su aflicción incluso agradecidamente, amorosamente, al ver tanta gente buena. El dolor y la inquietud pasarán, llegará pronto la calma.

C . – “Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios”.
– “Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios”.
– “Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos”.

Son los que no pretenden grandezas ni buscan gloria para sí mismos. Su intención es recta y sus deseos son limpios, sólo buscan el Reino de Dios y su justicia, el bien de las víctimas de la injusticia y de la violencia de los poderosos. Ellos estarán dispuestos a pasar incomprensiones, acosos y rechazos, perdonando y sin echarse atrás.

:: Sólo el Amor produce esta maravilla, los imitadores de Dios, los bienaventurados. Todos invitados a vivir la vida en clave de bienaventuranzas. Será útil examinarnos de ellas de vez en cuando. Mientras tanto nos queda desear y pedir:

“Señor, quiero vivir tus bienaventuranzas, fuente de la verdadera felicidad. Dame hambre de justicia, deseos de ayudar y gracia para consolar. Quiero parecerme a ti en la mansedumbre y la misericordia. Que yo sea trabajador de paz y concordia. Enséñame la limpieza de corazón, que no busque mi propio interés, solo amarte y servirte a ti Señor en todo.”

————–
-Imagen: El Salvador del mundo, El Greco (1541-1614). El Rostro de Cristo, “manso y humilde de corazón”, que mira complacido a todos, a la gente y a sus discípulos.
-Sermón del Monte o Discurso del Reino, s.Mateo cc. 5-7.
-Ya presentamos este “Examen de bienaventuranzas”.

(Pueden leer más en “Meditaciones”, de Nicodemo M.)