La santidad

Días atrás fue la fiesta de Todos Santos. Desde siempre la iglesia católica presentó hombres y mujeres modelos de coherencia que llamó santos. Conocidos de muchos, fueron santos porque se parecieron a JESUCRISTO que pasó su vida haciendo el bien.

– ‘Yo soy la vid, ustedes los sarmientos, si permanecen unidos a mí darán mucho fruto’, san Juan c.15.

Como Francisco de Asís para su tiempo, la POBREZA y sencillez, ahora Teresa de Calcuta la MISERICORDIA con los últimos, y muchos más no conocidos que cada día serán buenos samaritanos, padres y madres excelentes, gente encantadora, santos y santas de calle.

[Imagen: Roberto Ortuño, Flores]

– ¿Qué será pues la SANTIDAD? ¿Todavía hay santos en el siglo XXI? ¿Vale la pena ser santo? ¿Cómo ser santo?

No queremos ser santos de flores y de altar, sino santos de verdad, o sea, justos y verdaderos, ahora ya. Un disfrute para los demás y para uno mismo, algo que vale la pena vivir y compartir. Será bueno desearlo y trabajarlo… Si hay tristeza pondrá ALEGRÍA, si encontró soledad estará cerca, o si viera heridas y enemistad será CONSUELO y curación.

· · La santidad es la verdad, será amor y humildad
· · Ser lo que uno quisiera ser, si lo dejaran
· · Ser y vivir lo que prometió, cada uno en lo que está
· · Ser auténtico, sin echarte atrás, todo bondad.

“Ofrecer nuestras manos para servir y nuestros corazones para amar, ese es el principio de la santidad”, Teresa de Calcuta.

El Papa FRANCISCO escribió hará poco una Carta llamando a todos a la santidad, un estilo de vida inspirado en las Bienaventuranzas del evangelio. La Carta se llamó ‘ALEGRAOS’, la firmó el día san José de 2018, fácil de leer. Vean alguna idea:

– No tengas miedo de la santidad, serás fiel a tu propio ser.
– La santidad será la suma de tu debilidad con la fuerza divina.
– El Señor quiso que fuésemos santos por el AMOR, que todo sea expresión de amor.
– La santidad será vivir unido a CRISTO, vivir aspectos clave de su vida.
– Vivir identificado con Él por un reino de justicia y de paz. Cristo quiere vivirlo contigo.

Los EVANGELIOS nos dejaron un triple mandato, el fin será parecernos a JESÚS de Nazaret, modelo de buena santidad, como hijo de Dios, maestro, amigo y señor nuestro:

1º . Sea su amor fraterno como el mío, total, hasta dar la vida.
2º . Sean misericordiosos, como el Padre de todos es misericordioso.
3º . Sean perfectos, no amen de boquilla, amen incluso a sus enemigos.

Vean al final estos versos de C. Gabarain que también fueron canción:

“ El santo no es un ángel,
es hombre en carne y hueso
que sabe levantarse
y volver a caminar.
El santo no se olvida
del llanto de su hermano,
ni piensa que es más bueno
subiéndose a un altar.
Santo es el que vive su fe con alegría
y lucha cada día pues vive para amar ”

__ __

Vean el Video del Papa, en este mes de Noviembre. Que en los diferentes grupos y religiones del Oriente Próximo “nazca un espíritu de diálogo, de encuentro y reconciliación”.