Serás feliz

Inspirado en las ‘Bienaventuranzas’ del Evangelio, este género literario se utilizará para expresar motivos de alegría, bendiciones, buenos deseos y sueños, confiando se cumplan.

– También para expresar la satisfacción por las personas que pusieron bondad y alegría donde había dolor y tristeza, olvidadas de sí mismas y volcadas en el prójimo, curando heridas.
– Un canto de agradecimiento a la magnanimidad, generosidad a veces silenciosa de mucha gente. Cada Bienaventuranza contiene un motivo y una promesa, ‘serás feliz’.

Así ocurrió en el caso de las nuevas ‘bienaventuranzas’ sugeridas desde un comentario, que hoy puse en el blog para nuestra alegría y examen, ¡quedará tanto por hacer!

▪ Bienaventurado el que devuelve la dignidad al necesitado con su cuidado y respeto. Será como lluvia que desciende del cielo para empapar y fecundar la tierra.

▪ Bienaventurado el que sacia el hambre de pan y de dignidad del pobre, compartiendo sus dones y humanidad. Será como roca fuerte para construir la justicia y la paz.

▪ Bienaventurado el que con su ternura enjuga las lágrimas del enfermo y del que sufre. Será como luz que alumbra la oscuridad de la noche.

▪ Bienaventurado el que se solidariza con quienes se arriesgan por la vida, por la libertad, por la paz. Será como cielo abierto que cubre el sendero que conduce al Reino.

▪ Bienaventurado el que se fía de Dios, porque nunca se sentirá defraudado. Será como árbol plantado a las orillas del agua, donde echa sus raíces.

[Verán las Bienaventuranzas del Sermón de la montaña en san Mateo c.5]

__ __

– Los escenarios de guerra en el mundo se multiplican en todos los continentes. No faltan en esos infiernos personas que, como ángeles, se acercan para llevar ayuda, consuelo y dignidad humana. Entre ellos, los profesionales de la medicina y el personal de ayuda humanitaria. En su tarea no pocas veces arriesgan sus vidas. Nuestra oración por ellos, que acercan un rostro humano allí donde reina tanta barbarie. (cf. Papa Francisco)

La oración a examen

“.. Es ante Dios un acto de presencia,
un sentirme a su lado satisfecho,
un arrostrar sin pena la inclemencia
de la vida al abrigo de su techo.
Estoy contigo y tú conmigo estás,
y esto me basta.”

Fue uno de los temas más recurrentes en el blog, la ORACIÓN. Como antes en el Amor y la Paz, buscaremos también los NOMBRES de la oración, su modo de hacer, su vivir en cada uno, las tareas del espíritu. En toda cultura y religión que cultivó la interioridad aparecerá el tema de orar, desde el centro del ser hacia la divinidad, y viceversa.

Oración variada como la vida misma: oración de silencio y meditación, de pobreza y súplica, oración de alabanza, oración afectiva de abandono, en gozo o desespero, orar en la noche oscura o en claridad, en prosa sencilla o elevada poesía. Modos de contenido diverso, entremezclados. “Orar es hablar con Dios Padre desde el corazón” (Francisco).

– “Cuando oren, dirán: Padre nuestro..”
– “Te doy gracias, Señor de cielo y tierra..”
– “Que pase este cáliz.. ¡Padre, hágase tu voluntad!

Verán algunos rasgos que ayuden a entender mejor y examinar nuestra oración. JESÚS de Nazaret fue para los discípulos/as un maestro de oración, por su confianza y acción de gracias, su entrega y constancia, “Quédense aquí y recen conmigo”. Orar será como…

¤ AMAR, abrazar y recibir el abrazo divino del padre, sentir y expresar el mutuo afecto, una relación sincera de pertenencia y fidelidad, una fe que enamora.

¤ VIVIR, orar será la respiración del alma, el aliento personal al encuentro del aliento divino, su espíritu con el mío, unión de ánimos aún limitado pero vital y necesario.

¤ BUSCAR, el deseo de ver su rostro, de conocer su voluntad y agradarle en todo, incesante actitud y tarea del fiel servidor, del buen hijo.. Y buscaré caminos de regreso a la casa.

¤ DIALOGAR, será conversar, escucha y silencio, diálogo de amistad. La palabra se hace carne y entrará en la morada interior si abro la puerta, para compartir penas y alegrías.

– Recordarán este consejo: ‘Necesitaremos un lugar en nuestro interior donde no haya ruidos, donde nos pueda hablar la voz del Espíritu de Dios. Convertirnos nosotros mismos en silencio, un espacio abierto que la Palabra de Dios pueda llenar’.

La oración, el trato frecuente, cambiará poco a poco nuestro modo de ver y actuar; nos hará más parecidos a aquel con quien tratamos, si somos habituales. La escucha, el amor recibido, me llevará a hacer ajustes evangélicos en mi vida, a configurar mi vida con la de Cristo, afinidad de intereses y sentimientos. Como Jesús fue transparencia del ser del Padre, ‘quien me ve a mí ve al padre’, así nosotros deberemos serlo de Jesús.

… Fue conocida esta antigua invocación popular: “Jesús, manso y humilde de corazón, haced mi corazón semejante al vuestro”.

Azul

¤ Leí que el azul es un color fresco y apaciguador, asociado a ideas limpias del intelecto. El azul marino por oscuro representó de antiguo la noche, y lo celeste el infinito, lo sagrado. Así pude al fin respirar nostalgias y tristezas, entre lugares y colores, presentes las personas y las ausentes vivas cerca del cielo y del mar que a todos abrazan. Solo el cielo infinito nos miraba y el mar alegró con sus pequeñas olas. Los niños reían, unos jugando, otros miraban. Todos soñaron lugares amigos y colores. Fue mi recuerdo y mi beso hasta siempre, en la playa.

AZUL

Azul de mar
azul del cielo
alma de azul
todo en azul está.

Tristeza del alma
el azul de mar
belleza del ser
el rosa claro del cielo.

Sonrisa del mar
tu rosa de cielo
alma de bondad
mi azul claro del mar.

¤ Luego busqué del gran poeta, y encontré unos versos en colores de Juan Ramón Jiménez, ‘El viaje definitivo’, que saben a despedida:

… Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando;
y se quedará mi huerto, con su verde árbol,
y con su pozo blanco.

Todas las tardes, el cielo será azul y plácido;
y tocarán, como esta tarde están tocando, 
las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron;
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y en el rincón aquel de mi huerto florido y encalado, 
mi espíritu errará nostáljico…

… Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido…
Y se quedarán los pájaros cantando.

(De «Corazón en el viento», en Poemas agrestes, 1910-1911)

Los sueños de san José

# Soñar será dejar volar la imaginación, como ‘soñar despierto’. En el plano consciente proyectando futuro o recuperando el pasado. Los sueños aparentan ser irreales, ‘sueños son’, sin embargo están llenos de vida y de realidad, también de ilusiones y de miedos.

En el inconsciente será precisa ayuda para descifrar el sentido de los sueños, pero no buscan confundir sino vivir con más acierto y libertad. A los sueños llegó lo vivido pero disfrazado, temores y deseos, todo entremezclado pareciendo arbitrario, pero más libre. Allá apareció también nuestro imaginario interior, sus fantasmas, sus ángeles y demonios. . .

Yoshiro Tachibana | Pueblo azul

# En la Biblia los sueños serán como preludio de una ‘profecía’, como anuncio o aviso divino de un tema difícil, para una tarea grande. Fue el caso de JOSÉ de Nazaret, esposo de santa MARÍA y padre de JESÚS el Mesías.

+ El ángel le dijo en sueños a José: No temas llevar contigo a María tu mujer, pues el hijo que hay en ella viene del Espíritu santo.
+ José de Nazaret rezó así: “Señor, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, no me dejes caer en la tentación”.

Por la pasada Navidad leí algo de los sueños de san José, alusión a la difícil tarea de acompañar a la madre y al hijo mensajeros de la gran noticia: que Dios decidió hacerse hombre con Jesús para restaurar la naturaleza humana muy deteriorada por el sufrimiento, las injusticias y otros males.

# Los sueños fueron el modo de comunicación entre el Dios eterno y el joven José, desorientado, sin saber qué hacer, mas deseando facilitar todo por amor a su esposa María y por su fe en el Dios de la Alianza, a veces desconcertante. Dejada toda resistencia, vio claro el deseo de Dios.

– José fue hombre justo, trabajador humilde, enamorado de María. Al ver que espera un hijo, pensó hacerse a un lado, mas Dios le comunicó su voluntad, lo necesita.
– José aceptó la misión de colaborar, acompañó el crecimiento del Hijo de Dios, en silencio, en segundo plano, sin cuestionar, sin hablar de más. Libre, decidido, disponible.
– Buscó un lugar para Jesús, para que el hijo naciera, le dió un nombre, lo cuidó, le enseñó el oficio. Nunca se apropió de su hijo: lo dejó crecer en silencio.

– Los sueños pudieran ser ocasión para hallar la verdad indefensos. Dios también nos habla entre sueños. Solo querrá nuestro bien. La paz y alegría resultantes serán la señal.
– Que no perdamos la capacidad de soñar, de abrirnos al mañana confiados, a pesar de las dificultades. Soñemos un futuro más justo y fraterno, más divino, cada día.

(Verán el tema también en nuestra entrada “El padre de Cristo”)

La Esperanza, otra vez

De nuevo la esperanza en el blog. En este tiempo amanecerá más tarde, la navidad y el fin de año, esperamos el día, la luz. . NAVIDAD para el creyente será la respuesta de Dios a nuestras llamadas, nos dirá: No temas, en medio del frío y la oscuridad llegaré para iluminar la vida, tu vida, tu corazón. No teman, estaré a su lado para siempre y cruzaremos juntos de la mano el hondo barranco del mal y la desesperanza. Vendré para consolar y acompañarles.

Eso mismo con bellas imágenes y promesas nos dirá el texto del profeta ISAIAS que me agradó y comparto. En cautividad, en destierro y desespero, sus poemas anunciaron cambios imaginados e inminentes. Bastará abrir en verdad las ventanas de la fe y del amor, soñar con el corazón lo imposible, dejando entrar la esperanza, luz que dejará como nuevas todas las cosas y las personas. Vida y alegría veremos donde antes fue muerte y tristeza. Fue la palabra del señor, creador y padre nuestro, madre buena, pastor fiel.

Dios vendrá en persona y los salvará

El desierto y el yermo se regocijarán,
se alegrarán el páramo y la estepa,
florecerá como flor de narciso,
se alegrará con gozo y alegría.

Ellos verán la gloria del Señor,
la belleza de nuestro Dios.
Fortalezcan las manos débiles,
robustezcan las rodillas vacilantes;

Digan a los cobardes de corazón:
«Sean fuertes, no teman.»
Miren a su Dios, que trae el desquite;
viene en persona, resarcirá y los salvará.

Se despegarán los ojos del ciego,
los oídos del sordo se abrirán,
saltará como un ciervo el cojo,
la lengua del mudo cantará.

Porque brotaron aguas en el desierto,
torrentes en la estepa;
el páramo será un estanque,
lo reseco, un manantial.

(Libro Isaías c. 35, año 750 antes de Cristo)

__ __

Para esta Navidad. . .

LO QUE QUIERO Y PUEDO HACER

– Que mi palabra sostenga a quien se dobla bajo el peso de sus problemas, males, enfermedad y miserias.
– Que mis manos fortalezcan al enfermo, socorran al indefenso, saquen al que se hunde en su soledad.
– Que mi corazón haga surgir el encuentro, que erradique odios, trasforme tanto desamor, haga surgir nuevo aliento.
– Que mi afecto haga crecer el deseo de superar la tristeza, experimentar el perdón, eliminar el miedo y avivar la esperanza.

(Cfr. G. Albarrán, CEP, Caracas)

VIVIR SIN ESPERANZA. . .

– ¿Cómo afecta la pobreza al carácter?
– Lo oscurece. La gente vive atrapada en la pobreza generación tras generación, y eso anula la esperanza. ¿Imaginan lo que será vivir sin esperanza?

(Anna Ferrer, Anantapur).

La oración del ciego

Verán este tema de evangelio, la fe desde el encuentro con Jesús de Nazaret. Por el interés de muchos en recuperar la vista y el conocimiento. “La fe es una cuestión de encuentro, no de teoría”, dijo el Papa Francisco. Un evangelio conocido que escucharon leer hará poco.

– “El ciego Bartimeo arrojó su manto, dio un salto y se acercó a Jesús. Este le preguntó: ¿Qué quieres que haga por ti? El ciego respondió: Maestro, que vea. Jesús le dijo: Puedes irte, tu fe te ha salvado. Al instante pudo ver, y siguió a Jesús por el camino”, san Marcos c.10.

Dedicarás un rato a hacer silencio en tu interior para escuchar su voz, buscarás la calma en medio de tus dudas y preocupaciones. Le hablarás así en confianza:

÷ Padre, me pusiste en el camino de Jesús. Lo sentí cerca, mas yo al borde del camino sin fuerzas ni ayuda para ir con él. Él se fijó en mí, escuchó mi grito: ¡Quiero ver! Gracias por el encuentro con el Maestro de Nazaret.
÷ Gracias, Jesús, tú eres maestro de lo que solo se ve con el corazón: la amistad, la paz, la alegría. Tú hiciste que desde dentro yo también te dijera: ¡Quiero creer!, y me diste el coraje para acercarme y seguirte.

Quien al fin vio se hizo portador de luz para los que siguieron a tientas buscando. Creer ayuda a recuperar la esperanza y a caminar con unas metas: por un mundo más justo y luminoso para todos.

Entonces recordé aquella letrilla, con su secreta vivencia:

BARTIMEO

En las puertas de Jericó
pasando Jesús de camino
oyó su voz Bartimeo,
saltó de alegría loco
su ceguera dejó y su manto
pues ya sólo al mesías
amar y seguir quería.

Los nombres de la Paz

La Paz tiene muchos nombres. En otro tiempo debió ser popular un escrito llamado “De los nombres de Cristo”, del clásico poeta fray Luis de León. Así me llegó la sugerencia para pensar sobre la Paz con sus distintos nombres y significados.

Se trató de un tema de evangelio, también la paz como no violencia. Más en concreto la Paz que Jesucristo comunicó a sus más allegados/as, fruto del esfuerzo en la cruz y de su resurrección, “Reciban mi Paz”.

bn_tierra-del-aire-5

Una armonía interior consigo mismo, con todas las criaturas, con las personas de cerca y de lejos, con Dios. La paz interior como un tesoro encontrado, envidiable bienestar espiritual, equivalente a los diversos NOMBRES DE LA PAZ. Vean.

□ AMOR. El abrazo de paz, signo de unión y de amistad, expresión de fraternidad, ‘Cuenta conmigo’, una promesa sincera que pacifica.

□ ALEGRÍA. Ventana abierta de la paz interior, el corazón alegre comunicará bienestar; marchó la tristeza, llegó el consuelo.

□ CONFIANZA. Fruto maduro de la paz, atrás quedó la incertidumbre; será firmeza para el presente y el futuro, ‘No temas, yo estaré contigo’.

□ PERDÓN. Camino necesario y costoso para la paz: disculpar, comprender, reconciliar, curar heridas, ‘No mires atrás, olvida, ponte en camino’.

Antiguos escritos hablaron de Jesucristo como ‘Príncipe de la Paz’, él fue nuestra paz, su principio y principal fundamento. Con la muerte en cruz puso fin al supuesto ‘conflicto’ o distancia entre Dios y nosotros, liquidó toda cuenta pendiente. Nos llenará de su paz si suplicamos con fe, ‘Derrama, Señor, en nuestros corazones tu espíritu de amor y de paz’.

Para final recordarán la oración compartida pidiendo a Cristo que nos diera su paz:

“Dame señor Jesús la paz, tu paz será mi descanso.
Tú eres mi paz, tu amistad y tu compañía.
Si tengo tu paz, si te tengo a ti,
confío y nada temo, porque tú vas conmigo.
Eres brisa ligera que serena,
agua fresca que calma mi sed,
voz decidida que apacigua las tormentas.
Tu paz es amor que abraza y reconforta,
amor que perdona y siempre disculpa.
Ven señor Jesús, ven Espíritu santo, ven dador de paz.”

__ __

Cfr. nuestra entrada “Reconciliación”.

Al fin del día

Me pasaron este canto oración inspirado en un poema de la escritora chilena Gabriela Mistral, su invitación a vivir y trabajar con bondad, poniendo amor en todo. El canto de aire infantil y piadoso acompañó unas entrañables palabras del 4° evangelio sobre la fidelidad, la mutua amistad entre Jesús de Nazaret y sus discípulos:

– “Yo soy la vid y ustedes los sarmientos. El que permanece unido a mí dará mucho fruto, pero sin mí no pueden hacer nada. Como el Padre me amó, así los he amado yo: permanezcan en mi amor”, san Juan c.15.

El texto podrá ser útil como inicio o resumen del día, expresión sincera, reconciliada, gestos de recuerdo, agradecimiento y peticiones de mejora. Comenzar y acabar bien sin dejar cabos sueltos, vivir y dormir en paz, aun en medio de los fallos y disgustos habituales, mas también con los buenos sabores y alegrías.

“En este nuevo día que me concedes, Señor,
dame mi parte de alegría,
que sea tu amigo y consiga ser mejor.
Dichoso yo si al fin del día,
un odio menos llevo en mí.

.. Dichoso yo si aun con la rudeza mía
nadie sus lágrimas vertió;
y si alguien tuvo la alegría
que mi ternura le ofreció.

.. Que cada tumbo en el sendero
me vaya haciendo conocer
cada pedrusco traicionero
que mi ojo al fin no supo ver.

Ame a los seres este día,
a todo trance halle la luz;
ame mi gozo y mi agonía,
ame la prueba de mi cruz.”

__ __

Cfr. Gabriela Mistral, Himno cotidiano.

-Vean también en el post “Vivir al día”.

La felicidad ~ la alegría

Fueron abundantes las disquisiciones y tópicos sobre la felicidad y la alegría, en escritos y congresos. Solo algunos respondieron con sinceridad, “Qué tal, cómo se encuentra, qué le hará feliz”, pensando los motivos para la alegría y las razones para su tristeza.

– Semanas atrás varias organizaciones celebraron el Día Internacional de la Felicidad, una fecha que la ONU otorgó, desconocida para muchos, su origen y sentido.

Junto a la felicidad estuvo siempre su hermana pequeña, la alegría, más tangible y real. Será en los niños, lo verán en la imagen, en su capacidad para el asombro y su vivencia del presente, un disfrute sencillo, ahí veré qué cosa sea estar contento.

• La Felicidad se comprendió como una satisfacción global y duradera, su origen en el amor, la salud y la seguridad.
• La Alegría interesó menos a los filósofos, pues se entendió como una emoción pasajera, superficial, voluble. Así lo cantó esta letrilla.

“Luz en la mañana
claridad al mediodía
se presenta la alegría
rosas frescas
tu bendita compañía.
Es amiga que te canta
que siempre te llama
viene, llega y sonríe
vuela paloma
luego se va y llora.”

Teóricos opinaron que algunas ideas o creencias sobre el universo y la sociedad, sobre Dios o sobre nosotros mismos, provocaron inquietud y temor. Tal vez. Para sentirse feliz y vivir contento, deberán desprenderse de aprioris, dirán. Sin embargo las convicciones más personales dieron sabor y sentido a nuestra vida.

Nuestro tiempo hablará de un ‘bienestar’ general. Así será si quedó bien integrado el tiempo presente con lo que fue y será, con sus logros y rupturas, sus penas y alegrías. El saldo final, pudiera ser o no positivo.

– Me llegó también este testimonio: “La alegría que Jesús de Nazaret comunicó fue la de quien vive en la confianza ante Dios y recibe cada día la vida con agradecimiento y generosidad. Nuestra vida se extingue tristemente si la guardamos para nosotros solos, sin acertar a regalarla”.

__ __

# Como modelos para pensar les recordaré aquí dos sencillos “Decálogos”, uno sobre la “Felicidad”, el otro referido a la “Alegría”, invitando a comparar y complementar.

# ¿Cómo llegaron a este Día internacional de la Felicidad? Gracias a una iniciativa del Reino de Bután:
.. Que consideró la ‘Felicidad Nacional Bruta’ más importante que el ‘Producto Interior Bruto’.​
.. En Bután piensan que tanta o más importancia que la economía tiene la cultura, el espíritu y el medio ambiente.
.. En junio de 2012 la Asamblea General ONU proclamó el 20 de marzo Día Internacional de la Felicidad,​ invitando a Estados y organizaciones a promover actividades, especialmente en el ámbito de la educación.

# Los actuales “Objetivos para el Desarrollo Sostenible”​ pretenderán poner fin a la pobreza, reducir la desigualdad y proteger nuestro planeta, para garantizar el bienestar y la buena felicidad.

(Imagen : Niños en juegos, Pakistán // Mano con flores, Picasso, 1958)

El agua viva, Jesucristo

El agua, el vino, el pan, la vid o las semillas del campo. . Jesús de Nazaret quiso tomar realidades cotidianas para explicar su mensaje, también para darse a conocer, el misterio de su persona, ‘Quién eres tú, Señor’. No fue fácil ni ahora captar su íntima grandeza.

El tema del agua en el 4° Evangelio, el del Discípulo amado, presentó así un horizonte de cambio y novedad. Agua es vida, fertilidad, alegría; sin ella, muerte y desolación. También el agua será limpieza, purificación, promesa de mejora. Recordaré alguna ocasión.

□ En Caná con ocasión de una boda, Jesús de Nazaret y sus discípulos fueron invitados a la fiesta que podía durar varios días. El vino se terminó, con gran disgusto de todos.

– Jesús dijo: Llenen de agua sus grandes tinajas vacías.
– El mayordomo sorprendido le dijo al novio: Tú has guardado el mejor vino para el final.

Discretamente Jesús se presentó como el amigo del novio, que regala con el mejor vino. Él mismo será como novio que llega a celebrar alianza de amor con la humanidad, todos invitados a entrar en el banquete y la fiesta del Reino: alegría, amistad, unión.

□ En Samaría la mujer conversó con Jesús, cansado y sediento, junto al viejo pozo de Jacob.

– Si bebes del agua que yo daré no tendrás más sed.
– Señor, dame tu agua, y no buscaré más.
– Yo soy agua viva, tendrás un manantial de vida.

La mujer buscó sin saber, “dónde adorar a Dios”. El encuentro fue iluminador, feliz adivinó qué hacer. La respuesta a sus interrogantes no fueron bellas teorías, sino la persona, la acogida y palabras amables de Jesús de Nazaret. Salió reconfortada, saciada.

□ En Jerusalén y desde la Cruz, el Maestro Jesús se dirigió a la humanidad dolorida, dolorido él mismo y abandonado de todos. Lección de amor y de fidelidad hasta el final:

– Si tienen sed, vengan a mí y beban. El que crea en mí, ‘De su seno brotarán ríos de agua viva’.
– Jesús dijo: Tengo sed. Probó vino agrio y suspiró: Todo está cumplido. Inclinó la cabeza y entregó el espíritu.
– De su costado abierto salió sangre y agua.

Comunión de Vida entre Él y sus seguidores y seguidoras. Su misma vida, su espíritu interior, su propia alma. El Hijo de Dios compartirá su dignidad rota para fortalecer así, gran paradoja, la fragilidad de los hijos de Dios, amando siempre, a todos perdonando, desde lo alto abrazando todo. . Jesucristo vino nuevo que alegra, agua viva que sacia.

__ __

Oración de la samaritana

Señor, tú sabes que mi corazón anda inquieto,
lleno mi cántaro con ajetreos cotidianos,
que no sacio mi sed de vida plena,
no me bastan las aguas turbias y escasas.

Como la cierva busca corrientes de agua,
mi alma te busca, mi Dios, tengo sed de ti;
que tu lluvia me empape, Señor,
y convierta mi desierto en vergel.

Que mi vida rendida a tu Espíritu
se transforme como la samaritana;
dejando mi cántaro, seré amante discípulo,
iré contenta a comunicarles la Buena noticia.

__ __

-Textos evangelio san Juan, caps. 2, 4 y 19.
-Vean también el post “Tinajas vacias”.