El Dios en el que creo

– Si yo escucho, Dios me habla.
Si yo me abro, él no se cierra.
Si yo me confío, él me acoge.
Si yo me entrego, él me sostiene.
Si yo me hundo, él me levanta.

Me pareció útil resumir unos testimonios del teólogo José Antonio Pagola, agradecimiento por su ayuda para profundizar la fe. Nuestra fe quisiera ser la misma fe de Jesús de Nazaret, nuestro dios su dios, y nuestra esperanza la suya.

Trinidad, Moscu, s xviii

Trinidad | Moscow | s xviii

Jesús invitó a vivir la vida como un regalo, el amor como misterio último de todo. No sentirme perdido en la existencia en manos del destino. Tengo a Alguien a quien puedo agradecer la vida.
Los Evangelios animan a no desentendernos de los demás. Que hagamos una vida más digna y más dichosa para todos, para los más necesitados. Fue bueno creer en un Dios que me pregunta qué hago por mis hermanos.
El mal y la injusticia, la muerte, no tienen en el Evangelio la última palabra. Todo lo que aquí no pudo ser, los mejores deseos, alcanzarán en Dios su plenitud. Me ayudará vivir y esperar mi muerte con esta confianza.
Cada uno de nosotros decidirá cómo quiere vivir y cómo quiere morir. Para mí no es lo mismo creer en Dios que no creer. Me hace bien vivir mi vida sintiéndome acogido y salvado por el Dios que Jesús reveló.

————
-Vean web de J.A.Pagola.
-Podrán releer nuestra entrada “La fe de Cristo”.

La vida | Teresa de Calcuta


:: Descubrimos este poema de la Madre Teresa de Calcuta
que plantea diversas tareas en torno a la vida: respetar, amar, agradecer, compartir. Un canto a la vida recibida y en tantos lugares amenazada. Homenaje desde nuestro blog a los much@s cooperadores que trabajan por la justicia y la paz. Una ayuda para superar horas difíciles y cansancios.

cdad_frater

LA VIDA

«La vida es una oportunidad, aprovéchala.
La vida es belleza, admírala.
La vida es una bendición, disfrútala.
La vida es un sueño, hazlo realidad.

La vida es un reto, afróntalo.
La vida es un juego, juégalo.
La vida es preciosa, cuídala.
La vida es riqueza, consérvala.
La vida es un misterio, descúbrelo.

La vida es una promesa, cúmplela.
La vida es amor, gózalo.
La vida es dolor, supéralo.
La vida es un himno, cántalo.
La vida es un combate, acéptalo.

La vida es una aventura, vívela.
La vida es felicidad, merécela.
La vida es vida, defiéndela.»

:: Importará también recuperar la esperanza de quienes la perdieron, su fe puesta a prueba por la injusticia, su amor a la vida cuestionado por el sufrimiento inmerecido. Esto leí a propósito del evangelio del juez y de la viuda, en su aparente triunfo del mal y de la injusticia:

“El clamor de quienes viven gritando sin que nadie escuche su grito, no cesa. Para una gran mayoría de la humanidad la vida fue una interminable noche de espera… Las religiones predican salvación. Mientras tanto, millones de seres humanos sólo experimentan la dureza de sus hermanos y el silencio de Dios” (J.A.Pagola).

* La parábola de la viuda y el juez injusto, en san Lucas c.18.

La aventura cristiana

«Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen, yo les doy la vida eterna. No perecerán para siempre, nadie las arrebatará de mi mano», san Juan c.10

rupnik_buenpastor-2011-3b– “Eso de ser cristiano, será hoy una aventura”. Fue como decir algo difícil, o interesante… ¿Qué es ser cristiano?
– Alguien resumió así: “El cristiano escuchará la voz y seguirá los pasos de Jesús de Nazaret”.
– Jesús sintió el rechazo de sus adversarios, ni mesías ni profeta ni voz de Dios: “Dinos lo que Dios quiere… ¡Lo que Dios quiere es que crean en mí!”
– Lo propio de la fe cristiana será escuchar su mensaje como voz de Dios, y seguirlo a él, ser como él, hacer como él. El seguimiento de Cristo como una aventura apasionante.

“La aventura cristiana consiste en creer lo que él creyó, defender la causa del ser humano, acercarnos a los indefensos y desvalidos como él se acercó, ser libres para hacer el bien, confiar en el Padre como él confió, enfrentarnos a la vida y a la muerte con la esperanza con que él se enfrentó.” (JA. Pagola)

lit_dib_2b

Quedará mucho por hacer. No hay fórmulas sino llamadas, inspiración, líneas de fuerza. Observar el comportamiento de Jesús de Nazaret y escuchar sus explicaciones. En su lugar de trabajo, en la familia, en sus asuntos, el discípulo deberá elegir qué hacer, cómo hacer, cambiando poco a poco las situaciones al modo de Jesús.

Señor, que yo sea portador de felicidad y de paz.
Si encuentro distancia y enfrentamiento, pondré amistad.
Si veo tristeza y desolación, llevaré alegría y consuelo.
Si noto sufrimiento y soledad, que yo traiga compañía.
Si encuentro heridas y resentimiento, traeré curación y caricia.
Si hay oscuridad y desespero, llevaré esperanza.
Si veo falta de amor y desconfianza, pondré amor de Dios.

* Marko Rupnik, La pesca milagrosa, mosaico, fragmento. “Apártate de mí, Señor, que soy un pecador… No temas, a partir de ahora serás pescador de hombres. Lo dejaron todo y le siguieron”, s Lucas c.5

Vivir desde dentro

En otro orden de cosas. Escuché hace poco a un buen experto en ayuda y en espiritualidad. Me llamó la atención y recordé la expresión que hoy puse como título del post, “Vivir desde dentro”.

ch_marcelmarceau – Las prisas dificultaron la relación honda entre las personas.
– Me gusta que se me escuche, quiero ser apreciada en lo que soy.
– En la relación personal detesto la superficialidad porque es oscura, mientras la hondura es luminosa.

‘Vivir hacia fuera’ te llevó a desoír las llamadas que reclamaron tu atención. La pausa y el silencio interior serán necesarios para sentir el sabor de la vida, para decir y escuchar al otro, también al Dios amigo.

“Vivimos casi siempre en la corteza de la vida. Se nos está olvidando lo que es saborear la vida desde dentro. Por ser humana a nuestra vida le falta una dimensión esencial: la interioridad” (J.A. Pagola).

Con un ritmo de vida apresurado y agobiante, ¿para cuándo el respirar, pensar, contemplar? Buscaré ‘espacios verdes’ donde el alma se serene y recobre la calma, la calidad de vida.

– Esquivar las cuestiones del niño o las palabras del anciano, desatender la súplica del extranjero o la mirada del enfermo, será cruel y dañino para tu alma, tu interioridad se cuarteará. ¿Quién podrá curarnos de este mal?

La apacible lectura, la melodía y los versos amables, la plegaria en silencio, ayudarán al encuentro y a vivir ‘desde dentro’ y en paz.

pl_bolivia-b

Así por ejemplo, Fray Luis de León cantará por la paz y armonía interior que causa la belleza sabiamente contemplada. Sirvan de modelo estos dos primeros pasos de su Oda:

A Francisco Salinas

El aire se serena
y viste de hermosura y luz no usada,
Salinas, cuando suena
la música estremada,
por vuestra sabia mano gobernada.

A cuyo son divino
el alma, que en olvido está sumida,
torna a cobrar el tino
y memoria perdida,
de su origen primera esclarecida.

También en un pequeño salmo de la Biblia, conocido como “De profundis”, que valoró la hondura de la súplica y la paz del que confía:

«Desde lo hondo a ti grito, Señor;
Señor, escucha mi voz;
estén tus oídos atentos
a la voz de mi súplica.

Mi alma espera en el Señor,
espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.

Porque del Señor viene la misericordia
y la salvación copiosa.»

————-
-Foto: Marcel Marceau, Getty Images.
-Paisaje Bolivia.

(Vean el “Decálogo de la felicidad”, del Papa Francisco, su invitación a la interioridad y la paz sostenidas)

Creer en el cielo

lit-Solidaridad 62

«No me resigno a que Dios sea para siempre un Dios oculto del que no podamos conocer jamás su mirada, su ternura y sus abrazos. No me puedo hacer a la idea de no encontrarme nunca con Jesús.»

-Por la pasada fiesta de los Santos y los difuntos, pude leer algo en un escrito del teólogo José A. Pagola. Vean cómo es su fe en la vida eterna, su apuesta sincera por la vida.
-Una luz que alumbra en la espera, un océano de amor y de esperanza; recuperar ausencias, restaurar heridas.
-Una invitación a vivir con la puerta abierta y el corazón despierto, recibiendo al que llega y nos abraza, aunque esté tardando.

:: Creer en el cielo es para mí resistirme a aceptar que nuestra vida sea solo un paréntesis entre dos inmensos vacíos. Apoyándome en Jesús, presiento que Dios está llevando hacia su plenitud nuestro deseo de vida, de justicia y de paz, un deseo de la creación y de la humanidad.

:: Creer en el cielo es para mí rebelarme a que hombres, mujeres y niños, que conocieron en esta vida miseria, hambre y sufrimientos, queden enterrados para siempre en el olvido. Confiando en Jesús, creo en una vida donde ya no habrá pobreza ni más llanto, la verdadera patria.

:: Creer en el cielo es para mí acercarme con esperanza a personas enfermos crónicos, personas hundidas en la depresión y la angustia, cansadas de vivir y luchar. Siguiendo a Jesús, creo que un día conocerán lo que es vivir con paz y salud, “Ven, entra ya en el gozo de tu Señor”.

Alcohólicos Anónimos, itinerario

= Ante las múltiples dependencias, nuevas adicciones y esclavitudes en nuestra sociedad tecnológica y de consumo, un amigo me hizo llegar el programa de rehabilitación que conocerán. Fue útil su lectura para clarificar y ordenar otro tipo de desórdenes que pudieran llegar a robar nuestra salud o libertad, y hasta dañar a otros. El plan como verán hace tal cual una síntesis curativa de psicología y religión.

“Jesús siempre pensó en un mundo más sano, liberado de las fuerzas malignas que esclavizan y deshumanizan al ser humano. Sus discípulos introducirán entre las gentes su fuerza sanadora. Se abrirán paso en la sociedad, no utilizando un poder sobre las personas, sino humanizando la vida, aliviando el sufrimiento de las gentes, haciendo crecer la libertad y la fraternidad.” (J.A.Pagola)

glorca_dibujos_la-careta-que-cae.2Alcohólicos Anónimos fue una organización fundada en 1935. La idea fue de un corredor de bolsa de New York y un médico de Ohio borrachos desesperados. Su intención fue ayudar a otros que sufrían la enfermedad del alcoholismo, sabiendo que nadie podrá rehabilitarse si no acepta la enfermedad.

El Programa, con sus 12 pasos, tuvo éxito para más de dos millones de hombres y mujeres, si fuera sincero su deseo y esfuerzo por dejar de beber.

1 . Admitimos que éramos IMPOTENTES ante el alcohol, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.
2 . Llegamos a CREER que un Poder superior a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio.
3 . Decidimos poner nuestra VOLUNTAD y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos.
4 . SIN MIEDO hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.
5 . Admitimos ante DIOS, ante nosotros mismos, y ante otra persona, la naturaleza exacta de nuestros defectos.
6 . Estuvimos enteramente DISPUESTOS a dejar que Dios nos liberase de todos estos defectos de carácter.
7 . Con HUMILDAD le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.
8 . Hicimos una LISTADO de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido, y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.
9 . REPARAMOS directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto si fuera mayor el perjuicio a otros.
10 . Proseguir nuestro INVENTARIO personal, admitíendo inmediatamente los errores.
11 . Buscamos a través de la ORACIÓN y la meditación mejorar nuestro contacto con Dios, pidiéndole conocer su voluntad, y que nos diese la fortaleza para cumplirla.
12 . Habiendo obtenido un DESPERTAR espiritual como resultado de estos pasos, llevaremos este mensaje a otros enfermos, y practicaremos estos principios en todos nuestros asuntos.

= Leí que algunos grupos de AA propusieron la oración atribuida a San Francisco de Asís, como súplica y como tarea en la autoayuda y en la ayuda a otras personas. Pensaré asimismo en la avaricia y en actitudes de violencia o egoísmo muy arraigadas…

«Dios, hazme un instrumento de tu paz — que donde hay odio, siembre amor — donde haya injuria, perdón — donde haya discordia, armonía — donde hay error, verdad — donde haya duda, fe — que donde haya desesperación, esperanza — donde haya sombras, luz — donde hay tristeza, alegría. Dios, concédeme que busque no ser consolado – sino consolar, no ser comprendido – sino comprender, no ser amado – sino amar. Porque olvidando de mí mismo me encuentro; perdonando, se me perdona; muriendo en Ti, nazco a la Vida Eterna. Amen.»

————-
-Dibujo: “La careta que cae” | F. García Lorca
-Ver más sobre oración en “Cómo orar”, de Nicodemo M.

Creer hoy

Algunas encuestas bajan el número de personas que confiesan tener religión. Cómo sabrá el creyente qué piensa Dios de los que confiesan no tener fe ni practicar religión.

Con la ayuda de mi amigo teólogo les presentaré una serie de cuestiones dirigidas a Dios, a nosotros, a las Iglesias. Si no nos hacemos preguntas en estos temas viviremos con el pensamiento dormido o acomplejado.

Surgió el debate leyendo en un grupo el imperativo de Jesús de Nazaret a sus seguidores: “¡Vayan al mundo entero y proclamen a todos el Evangelio!”. Jesús pudo sentirse agobiado por el ambiente cerrado y ensimismado de la religión de su tiempo, e invitó a salir, a abrir puertas y ventanas para respirar la vida y los problemas de la gente.

vanidad_hablar_en_publico-3

– ¿Cómo hacer presente en nuestros días la Buena Noticia de Jesús?
– ¿Favorecemos con nuestras formas la entrada de Dios en nuestra cultura?
– ¿Cómo cambiar nuestro modo de pensar, expresar y celebrar la fe?
– ¿No seremos un freno para que el Evangelio entre en la cultura de hoy?
– ¿Convendrá entender la fe en Dios como la entendió y vivió Jesús?
– ¿Vivirán sus discípulos la fe apostando por la bondad, la tolerancia y la solidaridad, respetando otras creencias y prácticas?

«El cristianismo se encuentra hoy en medio de una ‘fuerte tempestad’, y el miedo comienza a apoderarse de nosotros. No nos atrevemos a pasar a ‘la otra orilla’. La cultura moderna nos resulta un país extraño y hostil. El futuro nos da miedo. La creatividad parece prohibida. Algunos creen más seguro mirar hacia atrás para mejor ir adelante» (J.A. Pagola).

(Vean también nuestro post “El Dios de Jesús”)

Fe / oración

inf_mexico_ixtepecok_003

– En un día como hoy urgen el esfuerzo por la paz y el diálogo, el silencio y la indignación de muchos por tanta violencia. Paz y bien para tod@s.
– Ahora les propongo un apunte sencillo sobre la fe y la oración. El testimonio que leí de José Pagola en un escrito reciente, me movió a retomar y comentar sus palabras.

«Hace algún tiempo me encontré con una persona que, después de su larga crisis religiosa, buscaba de nuevo a Dios. Al terminar una larga conversación, me confesó que quería rezar. Hacía mucho que había abandonado la práctica religiosa. Había olvidado el Padrenuestro. Tampoco recordaba ninguna otra oración. De pronto, el rostro se le iluminó “Tal vez… el Avemaría”. Mientras recitábamos juntos la sencilla oración, vi que de sus ojos se desprendían dos lágrimas de alegría y emoción.»

Las buenas oraciones serán pequeñas y humildes, afectuosas. No serán necesarias palabras complicadas ni frases sublimes. Lo importante es la fe con que se digan y la relación que entablan. María, la mamá de Jesús de Nazaret, mujer creyente, fue para muchos protección maternal, compañía en las penas, en la enfermedad o la soledad, así como “en la hora de nuestra muerte”, siempre desconocida y siempre más cercana.

– Recuerden, lo primero que María escuchó del misterioso mensajero divino fue una invitación a la alegría: “¡Alégrate!”. En este tiempo de inseguridad y dificultades para vivir, cuidaremos de no perder la alegría, rostro luminoso de la paz interior y compañera del buen amor. Sin alegría, la vida, todo, será más oscuro y difícil.

Las aves del cielo

«No anden preocupados por su vida. Miren las aves del cielo, no siembran ni recogen en graneros. Consideren los lirios del campo, cómo crecen, su Padre celestial los alimenta. No se preocupen por el mañana. Bástele a cada día su afán», s.Mateo c.6

tuc_colibriEn este tiempo difícil para vivir y trabajar, será lamentable la avaricia de unos cuantos a costa de la pobreza de tantos. Recordaré la confianza de vivir que Jesús de Nazaret nos ofrece. Pondré orden en mi relación con los bienes, en mis afanes y egoísmos.

Nuestra época de agobio y consumo, necesita sencillez y austeridad, ir a lo necesario dejando lo superfluo, compartir con el que necesita ayuda, amar la vida y respetar la naturaleza, no tan esclavos del tener.

Vivir el día a día en paz y libertad, contentos y agradecidos, como “los pajarillos y los lirios del campo”. ¿Será solo una ocurrencia, un sueño o una utopía?

“Vivimos casi siempre en la corteza de la vida. Se nos está olvidando lo que es saborear la vida desde dentro. Por ser humana a nuestra vida le falta una dimensión esencial: la interioridad” (J.A.Pagola).

En su reciente visita a Jerusalén el Papa Francisco guardó en el Muro de las Lamentaciones un escrito con el Padre nuestro del Sermón del Monte: “Danos hoy el pan de cada día”, y el Salmo 122: “Nuestros ojos están fijos en el Señor, esperando su misericordia”.

La intimidad de Dios

Les pondré aquí unos pensamientos sobre la relación personal con Dios a partir de la experiencia de Jesús de Nazaret. Después de la tremenda crisis por su muerte en cruz, una vez encontrado vivo en los caminos, Jesús prometió a los discípulos:

.. Si me aman, el Padre y yo vendremos y haremos morada en ustedes.
.. Yo estaré presente todos los días, hasta el fin del mundo.
.. Han de saber que serán templo de Dios.

A los cristianos no se nos ha enseñado a notar la presencia de Dios en nuestro interior. Muchos lo imaginan en algún lugar indefinido del universo. Mas si no lo percibimos dentro de nosotros, difícilmente lo hallaremos fuera.

vidr_Annonciation-Taizé

# Así lo explicó el teólogo José A. Pagola con ocasión de la Navidad:

– Consiste en saber estar con los ojos cerrados y en silencio apacible, recibir con un corazón sencillo esa presencia misteriosa que nos está alentando y sosteniendo. No pensar sino acoger la paz, el amor y el perdón que nos llega desde lo más íntimo de nuestro ser.
– En nuestro interior nos encontraremos con nuestros miedos e inquietudes, heridas y tristezas, nuestra mediocridad y pecado. No inquietarnos, sino permanecer en el silencio. La presencia amistosa en lo más íntimo de nosotros nos irá apaciguando, liberando y sanando.

# Algo parecido expresó San Agustín hablando de su propia experiencia interior:

“Tú estabas dentro de mí y yo fuera. Tú más íntimo que mi propia intimidad. Fuera te busqué, abalanzado sobre la belleza de tus criaturas. Tú estabas conmigo, pero yo no estaba contigo”.

# La santa Madre Teresa de Calcuta encontró una lógica, de la oración a la paz pasando por el servicio, y en el centro de todo el amor:

“El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. Y el fruto del servicio es la paz”.

# Confesaré por mi parte que de las ocho esta es la Bienaventuranza preferida por sugerente y enigmática: “Felices los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios”. La sencillez, la limpieza de miras, la sinceridad, serán la condición para vivir el misterio de la intimidad de Dios. María de Nazaret la muestra perfecta.

EL DIOS VIVO

Qué sabrosa es la presencia del Dios vivo:
es como miel que te empapa el paladar,
es agua fresca que resbala por la frente;
como la brisa que te moja desde el mar.

Qué seguro es el amparo del Dios vivo:
es como el brazo que sostiene al caminar;
es la sonrisa que despierta la confianza,
como la mano que te lleva a reposar.

Grande el hombre que confía en el Dios vivo,
es como el yunque que resiste al martillar.
Que Dios ayude al que lucha por la vida,
que Dios apoye al que ayuda a los demás.

(Miguel Matos)

* Imagen: Anunciación, vitral, Taizé.