Fe / oración

inf_mexico_ixtepecok_003

– En un día como hoy urgen el esfuerzo por la paz y el diálogo, el silencio y la indignación de muchos por tanta violencia. Paz y bien para tod@s.
– Ahora les propongo un apunte sencillo sobre la fe y la oración. El testimonio que leí de José Pagola en un escrito reciente, me movió a retomar y comentar sus palabras.

«Hace algún tiempo me encontré con una persona que, después de su larga crisis religiosa, buscaba de nuevo a Dios. Al terminar una larga conversación, me confesó que quería rezar. Hacía mucho que había abandonado la práctica religiosa. Había olvidado el Padrenuestro. Tampoco recordaba ninguna otra oración. De pronto, el rostro se le iluminó «Tal vez… el Avemaría». Mientras recitábamos juntos la sencilla oración, vi que de sus ojos se desprendían dos lágrimas de alegría y emoción.»

Las buenas oraciones serán pequeñas y humildes, afectuosas. No serán necesarias palabras complicadas ni frases sublimes. Lo importante es la fe con que se digan y la relación que entablan. María, la mamá de Jesús de Nazaret, mujer creyente, fue para muchos protección maternal, compañía en las penas, en la enfermedad o la soledad, así como «en la hora de nuestra muerte», siempre desconocida y siempre más cercana.

– Recuerden, lo primero que María escuchó del misterioso mensajero divino fue una invitación a la alegría: «¡Alégrate!». En este tiempo de inseguridad y dificultades para vivir, cuidaremos de no perder la alegría, rostro luminoso de la paz interior y compañera del buen amor. Sin alegría, la vida, todo, será más oscuro y difícil.

Las aves del cielo

«No anden preocupados por su vida. Miren las aves del cielo, no siembran ni recogen en graneros. Consideren los lirios del campo, cómo crecen, su Padre celestial los alimenta. No se preocupen por el mañana. Bástele a cada día su afán», s.Mateo c.6

tuc_colibriEn este tiempo difícil para vivir y trabajar, será lamentable la avaricia de unos cuantos a costa de la pobreza de tantos. Recordaré la confianza de vivir que Jesús de Nazaret nos ofrece. Pondré orden en mi relación con los bienes, en mis afanes y egoísmos.

Nuestra época de agobio y consumo, necesita sencillez y austeridad, ir a lo necesario dejando lo superfluo, compartir con el que necesita ayuda, amar la vida y respetar la naturaleza, no tan esclavos del tener.

Vivir el día a día en paz y libertad, contentos y agradecidos, como «los pajarillos y los lirios del campo». ¿Será solo una ocurrencia, un sueño o una utopía?

«Vivimos casi siempre en la corteza de la vida. Se nos está olvidando lo que es saborear la vida desde dentro. Por ser humana a nuestra vida le falta una dimensión esencial: la interioridad» (J.A.Pagola).

En su reciente visita a Jerusalén el Papa Francisco guardó en el Muro de las Lamentaciones un escrito con el Padre nuestro del Sermón del Monte: «Danos hoy el pan de cada día», y el Salmo 122: «Nuestros ojos están fijos en el Señor, esperando su misericordia».

La intimidad de Dios

Hablaremos de nuestra relación personal con Dios. Recordarán que Jesús de Nazaret, después de su muerte en cruz, encontrado ya vivo en los caminos, prometió a los discípulos:

+ Si me aman, el Padre y yo vendremos y haremos morada en ustedes.
+ Yo estaré presente todos los días, hasta el fin del mundo.
+ El Espíritu que yo enviaré les enseñará y recordará todo.

Tal vez no se nos enseñó a notar la presencia y acción divinas en nuestro interior. Esto nos llevó a imaginar a Dios lejos, en algún lugar indefinido del universo. Si no lo percibo íntimo, será difícil hallarlo fuera.

La última Cena, 1320, Pietro Lorenzetti:
«El discípulo que Jesús amaba estaba recostado a su lado en la mesa»

__

Con ocasión de la Navidad pasada, J.A. Pagola nos dio alguna pista:

– Saber estar en silencio, acoger con sencillez su presencia y aliento.
– Acoger la paz y el amor que nos llega desde el interior de nuestro ser.
– Aparecerán nuestros temores y heridas, nuestro pecado. No inquietar.
– Su presencia íntima y amistosa nos irá apaciguando y sanando.

Así expresará San Agustín su propia búsqueda:

«Tú estabas dentro de mí y yo fuera. Tú más íntimo que mi propia intimidad. Te busqué fuera, volcado yo en la belleza de tus criaturas. Tú estabas conmigo, pero yo no estaba contigo.»

La Madre Teresa de Calcuta mostró el camino: de la oración a la paz pasando por el servicio, en el centro el amor…

«El fruto del silencio será la oración y el fruto de la oración la fe, que dará como fruto el amor. El amor nos llevará al servicio, y en él hallaré la paz.»

De las ocho bienaventuranzas, la mejor para hallar a Dios en todo:

«Felices los limpios de corazón, ellos verán a Dios». La humildad y la sinceridad, el afecto filial, serán condición para vivir la intimidad divina. María de Nazaret será el mejor modelo, siempre fiel y disponible.
__

EL DIOS VIVO

Qué sabrosa es la presencia del Dios vivo:
es como miel que te empapa el paladar,
es agua fresca que resbala por la frente;
como la brisa que te moja desde el mar.

Qué seguro es el amparo del Dios vivo:
es como el brazo que sostiene al caminar;
es la sonrisa que despierta la confianza,
como la mano que te lleva a reposar.

Grande el hombre que confía en el Dios vivo,
es como el yunque que resiste al martillar.
Que Dios ayude al que lucha por la vida,
que Dios apoye al que ayuda a los demás.

–Miguel Matos

___

-Podrán leer más del tema en «Como orar», pdf, eBook de Nicodemo M.

Navidad, el misterio

«Dios no se ha encarnado en un sacerdote, consagrado a cuidar la religión del Templo. Tampoco en un letrado ocupado en defender el orden establecido por la Ley. Se ha encarnado y revelado en un Profeta enviado por el Espíritu a anunciar a los pobres la Buena Noticia y a los oprimidos la liberación.» (JA.Pagola)

:: La NAVIDAD de entonces fue un misterio de fe, Dios mismo quiso participar de nuestros problemas y alegrías. La Navidad de ahora, la que celebramos de mil maneras, no sabemos qué pueda significar…

Cuando nombramos el ‘misterio’, luego no sabemos muy bien qué pensar ni qué decir. Es difícil poner palabras al misterio.

camp_Cafayate

A mis preguntas, un buen amigo creyente escribió: «El misterio no es algo, sino alguien. El misterio es Dios, y ese misterio ha tomado el rostro humano de Jesús». Y me dijo que le resultó sugerente la figura de MARÍA:

– María fue la mujer buena que tuvo el coraje de fiarse por entero de Dios.
– María, mujer de gran interioridad, supo unir el corazón y la razón.
– María humilde, creyó que lo humanamente imposible pudo ser realidad.

«Si no se hicieran pequeños como niños, no entrarán en el Reino de Dios»

:: En verdad el misterio de la Navidad se entiende mejor desde la actitud de los pequeños personajes del BELÉN: ingenuos y confiados, soñadores, silenciosos y orantes, como María y José de Nazaret, el niño, los pastores y los mendigos, los sabios de oriente. A todos ellos los mueve la fe, una fe que moverá las más altas montañas, incluidas las de la razón pura.

— ¡FELIZ NAVIDAD, de PAZ y de JUSTICIA, tan escasas y tan indispensables! —

Estas líneas de oración a la Virgen son recientes del Papa Francisco:

«Virgen y Madre María,
tú que, movida por el Espíritu,
acogiste al Verbo de la vida
en la profundidad de tu humilde fe,
totalmente entregada al Eterno,
ayúdanos a decir nuestro ‘sí’
ante la urgencia, más imperiosa que nunca,
de hacer resonar la Buena Noticia de Jesús.»

Cuando la muerte sea vencida

·· Hoy es domingo, día de resurrección y de esperanza para los cristianos.
·· Vuelve al blog el tema del ahora y el después, de cómo termina o recomienza todo, de la muerte y de la vida.
·· Si la muerte fuera puerta de la vida, la fe llama y espera. Lo prometido, luminoso y veraz, nos llenará de dicha y de contento para siempre, así lo dirá este himno litúrgico.
·· Al atardecer de nuestra vida puede ocurrir. Hoy en el recuerdo de un amigo, creyente de verdad y generoso. Descanse en paz.

«Cuando la muerte sea vencida
y estemos libres en el reino,
cuando la nueva tierra nazca
en la gloria del nuevo cielo,
cuando tengamos la alegría
con un seguro entendimiento
y el aire sea como una luz
para las almas y los cuerpos,
entonces, sólo entonces,
estaremos contentos.

Cuando veamos cara a cara
lo que hemos visto en un espejo
y sepamos que la bondad
y la belleza están de acuerdo,
cuando, al mirar lo que quisimos,
lo veamos claro y perfecto
y sepamos que ha de durar,
sin pasión sin aburrimiento,
entonces, sólo entonces,
estaremos contentos.

Cuando un suspiro de alegría
nos llene, sin cesar, el pecho,
entonces —siempre, siempre—, entonces
seremos bien lo que seremos.»

– Sobre el mismo tema de la esperanza, el teólogo José Antonio Pagola escribió a propósito del lento florecer del Reino de Dios: “Jesús invita a vivir esta vida como una primavera. La vida que parecía muerta durante el invierno comienza a despertar; en las ramas de la higuera brotan de nuevo pequeñas hojas. Hay pequeños signos de que la vida está en gestación. Nuestros esfuerzos por un mundo mejor no se perderán. Nadie sabe el día, pero Jesús vendrá. Con su venida se desvelará el misterio último de la realidad que los creyentes llamamos Dios.”

Falsos dioses, falsos profetas

= Se dan abundantes contradicciones en el mundo de lo religioso, aunque debiera ser un mundo de paz y armonía. Creyentes que viven en el temor y la dependencia, esclavos de un Dios tirano que atosiga y no libera.

Pueden ser víctimas de los llamados por la Biblia «falsos profetas», tal vez los fariseos y escribas en tiempo de Jesús de Nazaret, que por propio interés intimidan a las personas y las alejan del Dios verdadero.

Jesús curó a las personas que los evangelios llamaron «poseídas por espíritus malignos». A la gente dominada e infeliz, él le devolvió las ganas de vivir en libertad y sin temor, y a todos les pedía conversión, cambio de mentalidad.

= La autoridad del Nazareno impresionó mucho a sus contemporáneos. Nosotros también debemos creer en la fuerza curativa, liberadora, de Jesús y de sus discípulos. Es la fuerza curativa irresistible de la acogida y el amor incondicional.

Como en otras ocasiones este apunte para «nicodemoblog» me lo sugirió el teólogo J.A. Pagola, que decía así a propósito de la curación de un endemoniado en el evangelio:

» No pocas personas viven en su interior de imágenes falsas de Dios que les hacen vivir sin dignidad y sin verdad. Lo sienten, no como una presencia amistosa que invita a vivir de manera creativa, sino como una sombra amenazadora que controla su existencia.
.. Jesús siempre empieza a curar liberando de un Dios opresor. Sus parábolas atraen hacia el amor a Dios, no hacia el sometimiento ciego a la ley. Su presencia hace crecer la libertad, no las servidumbres ni el resentimiento.»

* Vean también la entrada «El Dios de Jesús».

El Dios de Jesús

A la categoría ‘evangelio’ de este blog le faltaba un capítulo importante que debía llamarse «el Dios de Jesús». Los cuatro evangelios dibujan un retrato interior del Dios en el que cree Jesús de Nazaret.

Rembrandt-hij+ Una encomienda que tienen los profetas de religiones será contar los pensamientos y explicarnos el ser de Dios, también juzgar y corregir errores. Alguno de ellos dará origen así a las diversas religiones.

¿Cómo es el Dios de Jesús? ¿Qué vivencia de Dios desea comunicar a sus discípulos? ¿Qué cambios quiere introducir en la religión de su tiempo? ¿Cómo fue la fe de Jesús?

+ Jesús pertenece a un género distinto de profeta. Se presenta como Hijo, conoce a Dios de cerca, le resulta familiar. Dicen de él que es la palabra de Dios hecha carne, que conoce al Padre Dios como nadie. Su presentación del Dios de Abraham y de Moisés tiene acentos propios, comunica un perfil diferente de lo divino.

«Jesús de Nazaret anunciará que algo nuevo se ha puesto en marcha. La humanidad no camina sola, abandonada. Hay alguien empeñado en la vida y felicidad última de todos, alguien que es bondad, acogida, liberación, plenitud: es Dios, nuestro Padre.» (J.A Pagola)

+ Será fácil recordar entre todos algunos rasgos propios del Dios de Jesús de Nazaret:

– Es padre bueno, acogedor, que espera siempre, lleno de alegría por el regreso del hijo más pequeño, así lo describe el texto del Hijo pródigo.
– Es grande por su bondad, nos escucha y comprende, disculpa y perdona siempre, «hasta setenta veces siete».
– Es señor pero servidor, que recoge compasivo al herido y cuida del maltratado, como en el Buen samaritano.
– Es soberano y a la vez humilde, a los pies de sus discípulos, identificado con los niños y con los que pasan hambre o están enfermos, «tuve hambre y me dieron de comer».
– Es padre que está en el cielo, pero habita en sus criaturas, su templo es el corazón de cada uno, somos su viva imagen, es padre nuestro, él es amor.

————-
-Imagen: El regreso del hijo pródigo, 1662, fragmento, H. Rembrandt, St Petersburg. El padre con rostro luminoso y cansado, abraza en sus entrañas al hijo ya recuperado, sombrío y apesadumbrado.
-Vean nuestra entrada «La fe de Cristo»

La esperanza de Cristo

Puntos de vista que nos acercarán al evangelio vivo, al mismo Jesucristo. Él es la razón de nuestra espera en el camino a veces duro de la vida. Habrá motivos para el desespero, mas también para la esperanza. La gran enfermedad y la muerte pusieron todo en cuestión; la fe abrió su puerta, «No teman, yo he vencido a la muerte».

Marc escribió hace poco: «Se me ha pinchado un sueño, una ilusión se me pinchó y me vine abajo».
– Mary dijo: «Quiero tener la moral muy alta, para tener ilusiones y luchar por la utopía de conseguir un mundo mejor».

La esperanza es ánimo y mirada confiada hacia delante, hacia el futuro. Es tan oscuro a veces el horizonte que parece no estar, sin luz para verlo.

– Jesucristo es nuestro horizonte, la luz que nos hace ver el camino hasta llegar a la meta. Creer en Él es ponerse en marcha, «El que me sigue no caminará en tinieblas».
– «¡Quédate con nosotros, que está anocheciendo!».


En tiempos difíciles el cansancio y el desánimo se apoderan de los más frágiles. Son tiempos de indigencia de pan y trabajo, de fe y sentido de vida, tiempo de pesada carga.

«Para Jesús de Nazaret dejar que se apague la esperanza no es un pecado, es una insensatez. Las jóvenes de la parábola que dejan que se apague su lámpara antes de que llegue el esposo son necias. Lo más importante que ha de hacer el ser humano será esperar a Dios hasta el final» (J.A. Pagola).

Serán verdad la impaciencia e incertidumbre, la poca fe, el amor que se apaga, pero también la ilusión que nos mueve, el amor al que viene y la certeza de saber sin ver. Solo la fe te mantendrá firme en la espera, será fidelidad.

· La fe es anticipo de lo que se espera, prueba de realidades que no se ven.
· Abraham se fió de Dios, y esperó cuando estaba sin esperanza.
· No os canséis ni perdáis el ánimo, no renunciéis a vuestra confianza, necesitáis paciencia para obtener lo prometido.
· Todavía un poco, muy poco, y el que ha de venir vendrá sin tardar.
· Nosotros no debemos echarnos atrás, sino que salvaremos la vida por la fe.

– Algo así quiso expresar el poeta y cantante Lluis Llach con su canción “Fe no es esperar” (1968). Dedicada a Marc que con el paso de los meses ya no está entre nosotros.

Fe no es esperar
fe no es soñar
fe es la penosa lucha
para hoy y para mañana
fe es dar la mano
la fe no nos hará vivir del pasado.

Enterremos el miedo
enterremos la noche
apartemos las nubes
que nos esconden la luz
hemos de ver claro
el camino es largo
y ya no tenemos tiempo de equivocarnos.

Es preciso ir avanzando
sin perder el paso
es preciso regar la tierra
con el sudor de tu trabajo
es preciso que nazcan flores a cada instante.

————–
-Ver «Fe no es esperar», en YT, 2:25.
-Leer también en este blog «La esperanza, Ch. Péguy«.

El misterio de Dios

Este blog es testigo, son muchas las personas que preguntan por la fe, que buscan a Dios a tientas y en la oscuridad, así como cuentan de Nicodemo el fariseo.

Otros sienten desconcierto ante algunos creyentes tan ‘seguros’ de su fe sin poder dudar, ufanos de comprender al Incomprensible.

En la fiesta cristiana de la Trinidad de Dios, pude leer estas ideas del conocido teólogo J.A. Pagola que me han resultado muy sugerentes, para meditar despacio:

: El misterio de Dios supera lo que la mente humana puede captar. Dios ha creado nuestro corazón con un deseo infinito de buscarle, y solo encontrará descanso en él.
: Nuestro deseo insaciable de amar y ser amado nos abre un resquicio para intuir el misterio inefable de Dios.
: Dios no es una idea oscura y abstracta, ni un ser solitario y sin rostro, no es una sustancia fría e impenetrable. Dios es Ternura desbordante de amor.
: El mundo se encuentra ante una grave alternativa: una cultura de la ternura, del amor y de la vida, o una cultura del egoísmo y la indiferencia, la violencia y la muerte.

(Vean la oración «En busca de Dios»)

Los nombres de Cristo

El tema de evangelio que hoy les pongo aquí será los nombres de Cristo. Según culturas el nombre hablará de la identidad, su razón de ser. Si queremos saber quién fue JESÚS de NAZARET, o qué significó para su gente, buscaremos los nombres que le dieron los demás y él mismo.

1 – JESÚS, fue su nombre por encargo del ángel, ‘salvación de Dios’. Solo el narrador del evangelio y el Buen ladrón lo llamarán por su nombre.
2 – MAESTRO, lo llamaron letrados y fariseos, también Judas cuando lo entregó y los discípulos, el joven rico lo llamó «maestro bueno».
3 – SEÑOR, le dirán los enfermos para pedir la salud, y los discípulos en la tormenta. Jesús dirá que los discípulos lo llaman «Maestro y Señor».
4 – HIJO, fue el nombre que dio a Jesús en su bautismo la voz del cielo, la voz del Padre, «Hijo mío querido».
5 – HIJO DE DIOS, lo llamaron los endemoniados y el tentador en el desierto, también los incrédulos al pie de la cruz.
6 – HIJO DE DAVID, le dirán los ciegos del camino, y la multitud a su entrada en Jerusalén.
7 – El CRISTO, el Mesías de Dios, el Ungido, así lo llamó una vez Pedro y los que lo interrogan e injurian en la pasión.
8 – ¿REY DE LOS JUDIOS?, preguntó Pilatos y los soldados burlándose, causa de su condena escrita en la cruz. Sí, Jesucristo es Rey.

Otros nombres aparecerán en el 4º evangelio: ‘Yo soy el CAMINO’, ‘Soy el BUEN PASTOR’, ‘Yo soy el PAN DE VIDA’.

-¿Quién fue realmente Jesús de Nazaret, qué significó?
-¿Quién es para los ‘cristianos’ que llevamos su nombre?
-¿Qué conclusión sacar del recorrido por sus nombres?

Lo resumió bien este Himno del siglo Iº:

«CRISTO JESÚS, que era de condición divina,
se despojó de su rango y tomó la condición de SIERVO,
haciéndose uno de nosotros se humilló
hasta aceptar obediente la muerte en cruz.
– Por eso, Dios lo levantó sobre todo
y le dio el Nombre que está sobre todo nombre,
para que al nombre de JESÚS
toda rodilla se doble y toda boca proclame
que Jesucristo es SEÑOR para gloria de Dios Padre.»

(Carta Filipenses, c.2)
__

* Imagen: Bautismo de Cristo, Juan Fernández de Navarrete ‘El Mudo’ (+1579): «Juan bautizó a Jesús en el Jordán. El Espíritu bajó como una paloma, y se oyó una voz: Es mi Hijo amado».

(Podrán leer si gustan más temas de evangelio en «El Rostro de Cristo», pdf, eBook de Nicodemo M.)