La intimidad de Dios | María

Hablaremos de nuestra relación personal con Dios. Recordarán que Jesús de Nazaret prometió a sus discípulos:

– Si me aman, el Padre y yo vendremos y haremos morada en ustedes.
– Yo estaré presente todos los días, hasta el fin del mundo.
– El Espíritu que yo enviaré les enseñará y recordará todo.

Cómo notar la presencia y acción divina en nuestro interior. Tal vez imaginamos a Dios lejos, en algún lugar indefinido del universo. Si no lo percibo íntimo, será difícil hallarlo fuera.

La última Cena, 1320, Pietro Lorenzetti:
«El discípulo que Jesús amaba recostado a su lado en la mesa»

Con ocasión de la Navidad pasada, viendo a María y al Niño, J.A. Pagola nos dio alguna pista:

-Saber estar en silencio, acoger con sencillez su presencia y aliento.
-Recibir la paz y el amor que nos llega de nuestro interior.
-Aparecerán nuestros temores y heridas, nuestro pecado. No inquietar.
-Su presencia íntima y amistosa nos irá apaciguando y sanando.

Así expresó San Agustín su propia búsqueda:

«Tú estabas dentro de mí y yo fuera. Tú más íntimo que mi propia intimidad. Te busqué fuera, volcado yo en la belleza de tus criaturas. Tú estabas conmigo, pero yo no estaba contigo.»

De las ocho bienaventuranzas, el camino para hallar a Dios será cuidar la limpieza de corazón:

«Felices los limpios de corazón, ellos verán a Dios». La humildad y la sinceridad, el afecto filial,  condición para vivir la intimidad divina.

María de Nazaret, Madre del silencio, será el mejor modelo, siempre fiel y disponible, atenta a la voz de Dios. Canta y reza desde Santiago de Chile ‘Canto Católico’.

__

EL DIOS VIVO

Qué sabrosa es la presencia del Dios vivo:
es como miel que te empapa el paladar,
es agua fresca que resbala por la frente;
como la brisa que te moja desde el mar.

Qué seguro es el amparo del Dios vivo:
es como el brazo que sostiene al caminar;
es la sonrisa que despierta la confianza,
como la mano que te lleva a reposar.

Grande el hombre que confía en el Dios vivo,
es como el yunque que resiste al martillar.
Que Dios ayude al que lucha por la vida,
que Dios apoye al que ayuda a los demás.

–Miguel Matos
__

2 pensamientos en “La intimidad de Dios | María

  1. Saludos. Deseo complementar el post con este texto traído de las «Meditaciones» de Nicodemo M. Espero les guste y ayude a la relación:

    «Rezaré este Salmo de presencia e intimidad, el Salmo 139. La fe en el Dios de la Biblia es una fe dialogal, una relación de tú a tú que acaba en amistad. Él busca estar cerca, yo busco su rostro. Él quiere hablarme, mas también me escucha, yo estaré atento a su palabra. Yo necesito de él en el peligro, él me acompaña siempre porque habita en mi interior. Él busca mi amor más que mi fe, yo quiero amarle y servirle aunque no lo vea, así es mi fe.

    – Señor, tú estás siempre conmigo, en mi más profundo interior.
    – Tú me conoces como nadie y todo mi ser está en tu mano, todo lo que siento y vivo por dentro te resulta familiar.
    – Tú sabes mis dudas y conoces mi oscuridad, tú estás cerca e iluminas todo mi ser.
    – Tú eres mi creador, yo soy tuyo, seré tu criatura, te adoro y doy gracias a tu nombre de todo corazón.
    – Tú me conoces y me respetas, me acompañas y estás presente en todos mis pensamientos y mis acciones, en lo más adentro de mí mismo estás tú y nada habré de temer, porque tú vas conmigo.»

  2. Pingback: Ven Espíritu | Pentecostés | nicodemoblog

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.