Las palabras de Cristo ~ san Juan

michangel_Daniel_2

Ya en otra ocasión buscamos las preguntas y respuestas, las opiniones de Jesucristo en los Evangelios. Hoy me llamó la atención un texto enigmático que pusieron desde antiguo al comienzo del Evangelio de San Juan, el atribuido al discípulo amado. Estoy pensando en la expresión “La Palabra se hizo carne”, así traducida sin demasiadas variantes. Se refirió a Jesús de Nazaret que vino a la tierra de parte de Dios, y que tomó la condición humana con todas sus consecuencias. A eso alude la “carne”, a las consecuencias, a la fragilidad del niño, la enfermedad y la inconsistencia, la tentación, la oscuridad interior, al cansancio, el hambre y el sueño, la sed, la contrariedad, la amenaza reiterada y la muerte.

Si el evangelio habló de Jesucristo como palabra, él mismo fue el mensaje primordial, no tanto las hermosas ideas o los discursos grandilocuentes. Fue la persona, su seducción personal, la interpelación de su vida y la verdad de sus obras, su gran compasión. Parece cierto que alguna de sus palabras iluminaron y cambiaron la vida de muchos, de quienes hasta entonces nadie se ocupó ni dirigió la palabra, tampoco los dirigentes del templo ni los fariseos. Las palabras de Jesús de Nazaret llegaron al corazón, la gente pasó página y soñó en Dios como su liberación, un nuevo éxodo.

Repasaré alguna de esas prometedoras palabras recogidas en el evangelio de san Juan:

– Cuando cansado del camino tomó asiento junto a un pozo, le pidió a una mujer que acudió para sacar agua: “Dame de beber”.
– Cuando invitado a una fiesta de bodas, alguien le dijo que el vino se terminó, habló con los criados y les pidió: “LLenen de agua las tinajas”.
– Cuando visitó el templo, lugar de oración y de ofrendas, viendo el comercio de animales y el alboroto, protestó: “Han convertido la casa de Dios en una cueva de ladrones!”.
– Cuando Nicodemo le quiso mostrar su admiración personal y su impotencia para comprender, Jesús le pidió: “Habrás de nacer de nuevo”.
– Cuando dos jóvenes inquietos buscaron al mesías, le preguntaron por su casa y él les dijo: “Vengan conmigo y la verán”.
– Cuando fuera del templo, en una de sus puertas, Jesús encontró un paralítico abandonado de todos, le pidió: “Levántate, toma tu camilla y ve a tu casa”.
– Cuando vió mucha gente que caminó tras él varios días, notando que estaba perdida y hambrienta, Jesús dijo: “Dénles ustedes de comer”.
– Cuando de camino Jesús conversó con un ciego que era de nacimiento, y notó que todos lo acusaron, hizo barro con la saliva y untó sus ojos: “Ve ahora a lavarte”.
– Cuando le hablaron de su amigo Lázaro ya muerto, dijo: “Iré a despertarlo.. Lázaro sal afuera!”.
– Cuando encontró una mujer a punto de ser apedreada por sus pecados y por sus propios acusadores, Jesús la disculpó: “Yo no te condeno, puedes ir en paz”.
– Cuando Jesús fue crucificado, estando en larga agonía, desde la cruz suplicó: “Tengo sed!”.

* Michelangelo Buonarroti pintó entre 1508 y 1512 la bóveda de la Capilla Sixtina por encargo del Papa Julio II. En lugar del encargo de doce apóstoles, Miguel Ángel pintó a siete profetas y cinco sibilas. En la imagen el profeta Daniel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s