Premio Cervantes, Francisco Brines

Enhorabuena a la poesía en lengua castellana, enhorabuena a Paco Brines por su Premio Cervantes. A sus 88 años este ilustre poeta y académico se muestra contento con el galardón y apela, ahora más que nunca, a la poesía como refugio.

– “Me siento físicamente caído y la poesía me ayuda, es como un salvavidas, me ayuda a tenerme, a pisar arena dentro del mar. La poesía es sanidad y eso es quizás lo más importante de ella”.

Para los amigos y lectores sus versos serán hoy la mejor cura. La luz de su tierra, su sensualidad, nos dará deseos de vivir, de cantar el tiempo que pasa y la belleza que perdura.

A Brines le gusta que lo lean y que disfruten con sus versos, ‘Ahora tendré más lectores’ nos dirá, y así compartir su alma escondida, el encanto por la naturaleza y las personas, que el poeta comunica con su sola presencia y su mirada.

Publicaron reciente este curioso poema suyo, inédito; tal vez el buen corazón de los poetas vencerá la tristeza y hasta la misma muerte.

Donde muere la muerte

Donde muere la muerte,
porque en la vida tiene tan solo su existencia.
En ese punto oscuro de la nada
que nace en el cerebro,
cuando se acaba el aire que acariciaba el labio,
ahora que la ceniza, como un cielo llagado,
penetra en las costillas con silencio y dolor,
y un pañuelo mojado por las lágrimas se agita hacia lo negro.
Beso tu carne aún tibia.

Fuera del hospital, como si fuera yo, recogido en tus brazos,
un niño de pañales mira caer la luz,
sonríe, grita, y ya le hechiza el mundo
que habrá de abandonarle.
Madre devuélveme mi beso.

* Francisco Brines, n.1932, Oliva (Valencia, España), de la Real Academia Española (2001), Premio Nacional de las Letras (1999), Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2010), Premio Miguel de Cervantes (2020).

Mario Benedetti, centenario

Homenajes y antologías celebraron el centenario del escritor Mario Benedetti. En Latinoamérica sus poemas fueron canción y bandera. Lo recitaron en tiempos duros, soportando el exilio y más… Él fue siempre una voz amiga.

– Mario Benedetti, poeta y periodista uruguayo, de la Generación del 45, con Idea Vilariño y JCarlos Onetti, entre otros. Nació un 14 de septiembre de 1920 en Paso de los Toros, Uruguay. Murió en Montevideo el 17 de mayo de 2009.

– “Su literatura aportó una manera de unir la Historia con la intimidad, de acercarse a la política cuando tuvieron su protagonismo no sólo las consignas partidarias sino también los sentimientos amorosos.” (García Montero)

Como homenaje nuestro y amistad, verán de nuevo esta cálida súplica de Benedetti, con los mejores deseos para sus amigos. En este tiempo difícil que estamos viviendo, de aquí y de allá, nos dará ánimo para continuar y ser mejores.

Algunos versos ahora de “No te rindas”, como invitación para una esperanza firme.

NO TE RINDAS

No te rindas, aun estas a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frio queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
aun hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya y tuyo también el deseo,
porque lo has querido y porque te quiero.

Porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos.

Migrantes ~ Gabriela Mistral

El Papa con la escultura de migrantes y refugiados, Roma, 2019

Recordarán que el papa Francisco inauguró el 30 de septiembre de 2019, en la Jornada Mundial para los Migrantes y Refugiados, una enorme escultura de bronce y arcilla en la plaza de San Pedro, “para que recuerde a todos el desafío evangélico de la acogida”.

Bajo el título de “Angels unaware”, la estatua, de seis metros de altura y tres toneladas de peso, representa a 140 migrantes y refugiados de diferentes culturas y tiempos, el mismo número de esculturas que adornan la columnata de Bernini en la plaza de San Pedro.

El autor de la obra fue el artista canadiense Timothy Schmalz. Le fue encargada por la Oficina de Migrantes y Refugiados del Vaticano.

Un año después, acompañaremos el Día Mundial del Refugiado 2020 con estos versos tan sugerentes de la poeta chilena Gabriela Mistral.

¿De qué quiere usted la imagen?

Preguntó el imaginero:
Tenemos santos de pino,
Hay imágenes de yeso,
Mire este Cristo yacente,
Madera de puro cedro,
Depende de quién la encarga,
Una familia o un templo,
O si el único objetivo
Es ponerla en un museo.

Déjeme, pues, que le explique,
Lo que de verdad deseo.

Yo necesito una imagen
De Jesús El Galileo,
Que refleje su fracaso
Intentando un mundo nuevo,
Que conmueva las conciencias
Y cambie los pensamientos,
Yo no la quiero encerrada
En iglesias y conventos.

Ni en casa de una familia
Para presidir sus rezos,
No es para llevarla en andas
Cargada por costaleros,
Yo quiero una imagen viva
De un Jesús Hombre sufriendo,
Que ilumine a quien la mire
El corazón y el cerebro.

Velázquez, Cristo crucificado, fragmento, 1632

Que den ganas de bajarlo
De su cruz y del tormento,
Y quien contemple esa imagen
No quede mirando un muerto,
Ni que con ojos de artista
Sólo contemple un objeto,
Ante el que exclame admirado
¡Qué torturado mas bello!

Perdóneme si le digo,
Responde el imaginero,
Que aquí no hallará seguro
La imagen del Nazareno.

Vaya a buscarla en las calles
Entre las gentes sin techo,
En hospicios y hospitales
Donde haya gente muriendo
En los centros de acogida
En que abandonan a viejos,
En el pueblo marginado,
Entre los niños hambrientos,
En mujeres maltratadas,
En personas sin empleo.

Pero la imagen de Cristo
No la busque en los museos,
No la busque en las estatuas,
En los altares y templos.

Ni siga en las procesiones
Los pasos del Nazareno,
No la busque de madera,
De bronce de piedra o yeso,
¡mejor busque entre los pobres
Su imagen de carne y hueso!

–Gabriela Mistral, (+1957), Chile, Premio Nobel de Literatura 1945.

Van Gogh | Raíces

Van Gogh, Raíces, 1890

En la villa Auvers-sur-Oise, a 30 kilómetros de París (Francia), encontrarán el albergue Ravoux donde murió Vincent van Gogh (+1890). El 29 de julio pasado, en el aniversario de su muerte, presentaron el lugar inspirador de una de sus últimas obras, metáfora de la angustia que lo empujó al suicidio: el cuadro “Raíces de árboles” quedó inacabado.

Van Gogh, malherido de un tiro en el pecho, morirá dos días después en el albergue, cuya habitación de solo siete metros cuadrados, en la buhardilla, no volverá a alquilarse nunca más y permanecerá vacía.

Pocos días antes de su último trabajo, el pintor confesó por carta a su hermano Théo que su vida estaba “atacada a la raíz misma”, como un testamento desde la naturaleza y la obra de arte. En otra ocasión vimos la huella autobiográfica en sus obras, por su interior dolorido. Los valles del Oise y del Sena influenciaron sin duda en los impresionistas.

__ __

= Podrán ver aquí si gustan un recorrido con buena música por las últimas obras de van Gogh, de enero a julio 1890, algunas menos conocidas, presentado por Consuelo Albert Más.

La confianza / Virgen María

– “María, signo de salvación y de esperanza, nos confiamos a ti, salud de los enfermos; contigo junto a la Cruz de Jesús, mantén firme nuestra fe”.

Los evangelios presentaron a la Virgen María con rasgos que favorecen nuestra relación con la Madre de Jesús: acogida, humildad, servicio. Amarla, imitarla y confiar en ella, con espíritu nuevo y más evangélico.

– En su fiesta reciban este soneto cariñoso dedicado a María como un respiro maternal, aliento suave de confianza y fortaleza, mas con aire triste en este tiempo de pandemia, duro y a la vez solidario.

Los temores y las sospechas persistirán, pero la memoria y el deseo de ayuda permanecen. Será oración, gesto de amistad y poesía. Gracias, Señora y madre nuestra.

Si no existieras

Si muriera la risa en la temprana
luz de la cuna en que el bebé despierta…
Si me quedara la mirada muerta
al ‘más allá’ de la hermosura humana…

Si nadie fuera a ver cada mañana
el alba blanca de la rosa abierta…
Si triunfara el rencor en la desierta
espera de una paz siempre lejana…

Si el cielo azul y el bosque enmudeciera
y olvidada su ‘Sexta Sinfonía’…
Si el ‘sonido y la furia’ me envolvieran…

sufriría con paz tal agonía.
Esta solo sería insufridera
si no existieras tú, Virgen María.

-Juan Plazaola (+2005)

* Imagen: Nuestra Señora de Guadalupe, fragmento, aparición mariana de la Iglesia católica de origen mexicano (1531). Centro de culto en la Basílica de Guadalupe, en las faldas del cerro del Tepeyac, norte de la Ciudad de México. Patrona de México, América y Filipinas. Fiesta el 12 de diciembre, aniversario.

__ __

Les recordaré la Oración del Papa a la Virgen María, en la pandemia Covid_19 que no cesa, que daña más a los más vulnerables.

Magdalena enamorada

¿Qué viste de camino,
María, en la mañana?
A mi Señor glorioso,
la tumba abandonada,

¡Resucitó de veras
mi amor y mi esperanza!

Vengan a Galilea,
allá el Señor aguarda;
allá verán los suyos
la gloria de la Pascua.

–Liturgia pascual

Fue su fiesta hará pocos días. Quise retomar el propósito de la Magdalena de acercarnos a JESÚS de NAZARET, que tanto significó para ella. El amor y la amistad crean proximidad, curando heridas, realizando sueños, ‘¿Eres tú, Señor?’ El amor buscará la presencia y la figura, ‘contemplar para amar’ lo llamó el santo de Loyola.

MARÍA MAGDALENA, anciana y exiliada, lo explicará así a unos jóvenes que quisieron saber más de Jesús :

– ” Esta gente amiga llegó hasta mi puerta con pequeñas excusas, acercándose pronto al fuego que nos calentaba. Juntos soñábamos abrazando nuestras manos, y al poco despertábamos sintiéndonos personajes que vivieran en otro tiempo con el Galileo y sus discípulos, en un mundo que nos encantaba, un mundo de ensueño y bienestar.

Eran muy jóvenes y no me resultó difícil poner en marcha sus sentidos de dentro, imaginando y contemplando para que vieran y tocasen, que oyeran y hasta notasen aromas y sabores, ‘Ven, amigo mío, acércate, cuéntame’. Yo los fui llevando de la mano poco a poco hasta el Nazareno que los atraía con fuerza, familiarizados con sus bellos ojos y su semblante agradable. Cantamos abrazados una canción de amor:

Junto a ti
amor
todo es belleza,
tras de ti
mi vida
vuelo sin tregua,
sin ti
bondad suma
solo tristeza.

Sin haberlo visto ya lo amaban, como si en verdad lo conocieran. Las palabras y hasta los gestos del gran maestro les hablaron a ellos mismos, siguiendo paso a paso el camino que marcaba mi discurso, con frecuencia entrecortado por el recuerdo y la emoción, ¡Señor mío, amor mío! ”

[Cf. María Magdalena #4]

– Imagen: Anton Raphael Mengs, Magdalena penitente, 1765.

LIBRE

lit_pascua-granada-b

Reciente todavía la celebración por los 30 años de la caída del MURO de BERLÍN, me recordaron la historia de un joven alemán y la canción del joven poeta español.

Busqué ‘LIBRE’, la canción de Nino Bravo, con sus sueños y ganas de vivir sin cortapisas. El cantautor español falleció en 1973 a los 29 años en accidente de tráfico.

·· Su canto fue escrito en memoria de Peter Fechter, con solo 18 años primera víctima buscando la libertad, intentando cruzar el muro de Berlín, agosto de 1962.
·· Cuando intentó escalar el muro, los guardias de la RDA dispararon. A pesar de sus gritos no recibió ayuda hasta morir desangrado una hora más tarde.

¡Prosiguen hoy en otros lugares los muros y alambradas, con la violencia que los acompaña!

Verán aquí “LIBRE”, el canto por la verdadera libertad, por la paz, por la no violencia en nuestros pueblos y fronteras, por nuestra juventud llena de sueños e ilusiones.

Tiene casi veinte años y ya está
cansado de soñar
pero tras la frontera está su hogar,
su mundo y su ciudad.

Piensa que la alambrada sólo es
un trozo de metal,
algo que nunca puede detener
sus ansias de volar.

Libre
como el sol cuando amanece
yo soy libre
como el mar.
Libre
como el ave que escapó de su prisión
y puede al fin volar.

Libre
como el viento que recoge
mi lamento y mi pesar,
camino sin cesar,
detrás de la verdad
y sabré lo que es al fin la libertad.

__ __

El tema también en nuestra entrada “Berlin, el muro”.

Aleluya, contra el Covid-19


// El HALLELUJA de Leonard Cohen recaudó fondos para luchar contra el COVID-19 //

Música solidaria. Nos gustó lo intercultural e interreligioso, dejando atrás dogmas y prejuicios. Nueva versión del “Hallelujah” en inglés, hebreo y árabe, apoyo a médicos luchando contra el COVID-19. Desde el rey David fue canto de alegría y amistad. Cohen estará contento.

Lo hice lo mejor que pude, sé que no fue mucho.
No pude sentir, así que aprendí a acariciar…
Me presentaré aquí mismo, ante el Señor de la canción,
con nada, nada en mi lengua salvo un “aleluya”.

La campaña ‘Saving Lives Sunday’, en beneficio de la organización “United Hatzalah of Israel”, recaudó una buena cantidad de dólares. La nueva ‘Hallelujah’ fue interpretada por Adam Kantor, Rona-Lee Shimon, Dudu Aharon, Layan Elwazani. Enhorabuena.

_________

.
¡Feliz aniversario en WordPress.com!
Te registraste en WordPress.com hace 9 años
Gracias por volar con nosotros
Sigue con tu buena tarea en el blog.

Pau Donés, la vida

Falleció Pau Donés el pasado 9 de Junio en Barcelona, España. Fue líder del grupo de rock ‘Jarabe de Palo’. Imposible superar el cáncer que lo acompañó desde 2015. Descansa en paz.

Días atrás Pau Donés presentó su canción “Eso que tú me das”, declaración de cariño y gratitud a las personas que han estado con él, canto final de amor a la vida, a su hija, a sus amigos. El arte y el buen amor perduran, no morirán, pues son divinos. Oiremos ahora su voz emocionada y pensaremos sus palabras…

– “Estamos acostumbrados a ser escuchados, que no a escuchar. Nos gusta mucho pedir y recibir, mucho más que dar, y rara es la vez que damos sin esperar nada a cambio. Lo que me ocurrió últimamente es justo lo contrario: he recibido mucho sin pedir ni esperar nada.”

Eso que tú me das
es mucho más de lo que pido
todo lo que me das
es lo que ahora necesito.

Así que gracias por estar
por tu amistad y tu compañía
eres lo mejor que me ha dado la vida.

Por todo lo que recibí
estar aquí vale la pena
gracias a ti seguí
remando contra la marea.

Con todo lo que recibí
ahora sé que no estoy solo
ahora te tengo a ti
amigo mío mi tesoro.

Todo te lo voy a dar
por tu calidad y tu alegría
me ayudaste a remontar
a superarme día a día.

Todo lo que me das
es mucho más
de lo que nunca he merecido.

__ __

Recordaré en resumen algunos puntos señalados por Pau Donés en su libro autobiográfico “50 palos… y sigo soñando” (2017), sus imperativos para ser feliz y vivir la vida en plenitud. Las circunstancias lo llevaron a ordenar sus prioridades, las cosas realmente importantes, salir de la rutina, no olvidar convicciones y creencias. Pudiera servirnos de autoexamen. Vean.

– Que sepamos vivir el presente, con una sonrisa
– Que no perdamos el tiempo pensando en el futuro
– Que dejemos de creer en la suerte y creamos en nosotros mismos
– Que dejemos de hacer montañas de granitos de arena.

– Que queramos a los demás y sobre todo a nosotros mismos
– Si es posible no nos peleemos, enfadarse es perder el tiempo, es nuestro ego
– Que perdamos el miedo a la muerte, que también le perdamos el miedo a vivir
– Que decidamos por nosotros mismos, no dejar que los demás decidan por nosotros.

– Si la vida nos cierra una ventana, abre las alas, rompe el cristal y sal volando
– Que los cerebros de corruptos y mentirosos se reprogramen, la vida es otra cosa
– Que la vida sea siempre un sueño
– Que a la vida le demos calidad, porque belleza sobra.

La esperanza, Alexis Valdés

Semanas atrás, en medio de la inseguridad y temores por el avance del Coronavirus, comenzó a circular un emotivo poema llamado ‘La Esperanza‘. Dicen que llegó al Papa Francisco y se mostró muy conmovido.

Su autoría fue adjudicada a Benedetti, también al poeta argentino Luis Landriscina que señaló a Alexis Valdés como autor, artista cubano que habita en Miami. Impresionado por la epidemia, sus versos quisieran ser ‘contagio’ de esperanza e invitación al cambio.

La reflexión:

– Me dijeron que la pandemia nos cambiará. Alguien preguntó si cambiará al pueblo o a sus dirigentes, si cambiará a mejor o el cambio será a peor.
– Pudiera crecer el egoísmo y la desconfianza, pero también la humildad y la cooperación.
– Comentaron: Yo no quiero cambiar, quiero seguir siendo yo mismo, con mis amores y mis sueños, mis errores y aciertos.
– Yo prefiero que el miedo no me cambie, porque es pasajero. Que solo el amor hará la maravilla de movernos a ser mejores, si es de verdad lo que buscamos.
– Será cierto: Los temores y distancias fueron para algunos ocasión para acercarse a Dios y a seres queridos ahora olvidados.
– Tres vértices leo que formarán el nuevo triángulo perfecto: La interioridad olvidada, la necesaria solidaridad y la austeridad indispensable. Probaremos.

Vean ya al completo el poema de Valdés, despacito, meditando, rezando.

Cuando la tormenta pase
y se amansen los caminos
y seamos sobrevivientes
de un naufragio colectivo.

Con el corazón lloroso
y el destino bendecido
nos sentiremos dichosos
tan sólo por estar vivos.

Y le daremos un abrazo
al primer desconocido
y alabaremos la suerte
de conservar un amigo.

Y entonces recordaremos
todo aquello que perdimos
y de una vez aprenderemos
todo lo que no aprendimos.

Ya no tendremos envidia
pues todos habrán sufrido.
Ya no tendremos desidia
Seremos más compasivos.

Valdrá más lo que es de todos
Que lo jamás conseguido
Seremos más generosos
Y mucho más comprometidos

Entenderemos lo frágil
que significa estar vivos
Sudaremos empatía
por quien está y quien se ha ido.

Extrañaremos al viejo
que pedía un peso en el mercado,
que no supimos su nombre
y siempre estuvo a tu lado.

Y quizás el viejo pobre
era tu Dios disfrazado.
Nunca preguntaste el nombre
porque estabas apurado.

Y todo será un milagro
Y todo será un legado
Y se respetará la vida,
la vida que hemos ganado.

Cuando la tormenta pase
te pido Dios, apenado,
que nos devuelvas mejores,
como nos habías soñado.

–Alexis Valdés, marzo 2020