Apocalipsis, el final

La liturgia y su lectura bíblica nos ofreció semanas atrás el texto que me pareció entonces especialmente hermoso y sugerente. “Apocalipsis” significa ‘revelación’, sacar a la luz lo que permaneció oculto, las expectativas y el final de todo. Alguien descifró el enigma y lo contó.

Fue el último libro de la Biblia, el Apocalipsis, para dar a conocer el sentido de todo lo que fue y el panorama figurado de lo que será. En imágenes y claroscuros, como en sueños, en prosa o poesía, que atrae y a la vez cuestiona.

– ¿El final de una etapa? ¿Cambios en la Vida? ¿Una Luz que ilumina, la niebla se disipa? ¿El fin último, el atardecer de la vida, de la propia vida? ¿Y después? ¿Amanecerá de nuevo?

L’Angélus | 1859 | Jean F. Millet

El mensaje del libro será más de confianza que de temor, de esperanza de Vida más que de muerte. Un final de acordes solemnes, una apuesta firme por la Vida y por la Luz. La actitud orante será la mejor del que espera confiado, aun sin saber el día ni la hora. Algo así sugirió Millet en su bello “Angelus”.

« El ángel del Señor me mostró a mí, Juan, el río de agua viva, brillante como el cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero.
.. A mitad de la ciudad, a ambos lados del río, crecía un árbol de la Vida.. Allí no habrá ya nada maldito. En la ciudad el trono de Dios y el del Cordero, sus servidores le prestarán servicio, verán al Señor cara a cara y llevarán su nombre en la frente.
.. Ya no habrá más noche ni necesitarán luz de lámpara ni del sol; el Señor Dios irradiará Luz sobre ellos, y reinarán por los siglos de los siglos. El Señor Dios envió su ángel para mostrar lo que tiene que pasar muy pronto. Estoy para llegar. »

* Apocalipsis, c.22.

Al atardecer

# Al atardecer se anuncia el final del día, el sol parece apagarse, la noche está ya cerca. De niños la oscuridad atemoriza, a los mayores entristece, evocará ausencias, tal vez soledad. Comienzan momentos de reposo y pensamiento, pasó un día más que no volverá.

Por eso el atardecer del día sugiere a poetas y pensadores el atardecer de la propia vida, su declive final hasta la misma muerte. En la pasada fiesta de Santos y difuntos lo hablaron.

Mas también la noche es tiempo de encuentro y de intimidad, tiempo de silencio y escucha, de calor familiar. Buscarás compañía si estás solo, y estarás cerca por si alguien se aleja, no se pierda.

# Así los discípulos de Emaús desconsolados pidieron a Jesús permanecer juntos al atardecer. Un gesto de confianza y de amistad, también de auxilio:

– Llegando cerca de la aldea, Jesús de Nazaret hizo ademán de seguir su camino, mas los discípulos le rogaron: ‘Quédate señor con nosotros que el día está cayendo’.

Sin duda su experiencia de encuentro con Jesús, primero crucificado ahora resucitado, les valió la pena porque su corazón arrugado y frío por tanto dolor, fue ensanchado y de nuevo iluminado por su presencia y su palabra.

# “A la tarde te examinarán en el amor; aprende a amar como Dios quiere ser amado”. El místico castellano san Juan de la Cruz dejó el aviso en sus ‘Dichos de luz y de amor’, él mismo amenazado por inquisidores, amando siempre, en los brazos del Amado así seguro.

Verán aquí la idea hecha canto, haciendo referencia al examen final de nuestra vida, donde la asignatura pendiente más difícil será el amor, el amor amante y fraterno que perdona y abraza al amigo y al enemigo, la misericordia que cura al herido y viste al desnudo. Fue el credo de Jesús de Nazaret, algo transformador, un sueño. Estamos a tiempo.

– Al atardecer de la vida
me examinarán del amor.

Si ofrecí mi pan al hambriento,
si al sediento dí de beber,
si mis manos fueron sus manos,
si en mi hogar le quise acoger.

Si ayudé a los necesitados,
si en el pobre he visto al Señor,
si los tristes y los enfermos
me encontraron en su dolor.

Aunque hablara miles de lenguas,
si no tengo amor nada soy,
aunque realizara milagros,
si no tengo amor nada soy.

– Al atardecer de la vida
me examinarán del amor.

(Cesáreo Gabaráin. Podrán escuchar en “Al atardecer”)

__ __

Juntos

Se dijo que el amor de verdad es tan fuerte como la muerte. Por eso el post que hoy verán. Fue con ocasión de la muerte del joven periodista Alex Bolaños, contaron que en su matrimonio bajo la lluvia y los árboles del parque, alguien recitó, al gusto de Tereixa y Alejandro, un bello poema de K. Gibran con el estilo que recordarán.

– Un mensaje de comunión y respeto. Un solo corazón, mas dos almas. Unidos sí, pero libres, “No crezca el uno a la sombra del otro”. Vivir, sufrir, morir. . Igual da si hay amor, yo pensé. Fue divino y sin embargo tan frágil, mas sin amor no será vivir. Descanse Alex en paz.

« Almitra preguntó: ¿qué piensas del matrimonio? Él contestó: Juntos nacieron y seguirán así para siempre, aun cuando las blancas alas de la muerte disipen sus días, juntos también en la memoria de Dios.
.. Amen el uno al otro, mas no hagan del amor una prisión: que sea un inquieto mar entre las playas de sus almas, que haya espacios abiertos en su unión.
.. Canten, dancen juntos, y dejen que cada uno esté solo, como lo están las cuerdas de un laúd, estremecidas con la misma música. Juntos, mas no muy próximos: como las columnas del templo firmes y separadas; el encino y el ciprés no crecen uno a la sombra del otro. »

* Kahlil Gibran, Del matrimonio, 1923, El Profeta, México, 1987.

Al fin del día

Me pasaron este canto oración inspirado en un poema de la escritora chilena Gabriela Mistral, su invitación a vivir y trabajar con bondad, poniendo amor en todo. El canto de aire infantil y piadoso acompañó unas entrañables palabras del 4° evangelio sobre la fidelidad, la mutua amistad entre Jesús de Nazaret y sus discípulos:

– “Yo soy la vid y ustedes los sarmientos. El que permanece unido a mí dará mucho fruto, pero sin mí no pueden hacer nada. Como el Padre me amó, así los he amado yo: permanezcan en mi amor”, san Juan c.15.

El texto podrá ser útil como inicio o resumen del día, expresión sincera, reconciliada, gestos de recuerdo, agradecimiento y peticiones de mejora. Comenzar y acabar bien sin dejar cabos sueltos, vivir y dormir en paz, aun en medio de los fallos y disgustos habituales, mas también con los buenos sabores y alegrías.

“En este nuevo día que me concedes, Señor,
dame mi parte de alegría,
que sea tu amigo y consiga ser mejor.
Dichoso yo si al fin del día,
un odio menos llevo en mí.

.. Dichoso yo si aun con la rudeza mía
nadie sus lágrimas vertió;
y si alguien tuvo la alegría
que mi ternura le ofreció.

.. Que cada tumbo en el sendero
me vaya haciendo conocer
cada pedrusco traicionero
que mi ojo al fin no supo ver.

Ame a los seres este día,
a todo trance halle la luz;
ame mi gozo y mi agonía,
ame la prueba de mi cruz.”

__ __

Cfr. Gabriela Mistral, Himno cotidiano.

-Vean también en el post “Vivir al día”.

La felicidad ~ la alegría

Fueron abundantes las disquisiciones y tópicos sobre la felicidad y la alegría, en escritos y congresos. Solo algunos respondieron con sinceridad, ‘Qué tal, cómo se encuentra, qué le hará feliz’, pensando los motivos para la alegría y las razones para su tristeza.

– Semanas atrás varias organizaciones celebraron el Día Internacional de la Felicidad, una fecha que otorgó Naciones Unidas, desconocida para muchos, su origen y sentido.

Junto a la felicidad estuvo siempre su hermana pequeña, la alegría, más tangible y real. Será en los niños, lo verán en la imagen, en su capacidad para el asombro y su vivencia del presente, un disfrute sencillo, ahí veré qué cosa sea estar contento.

• La Felicidad se comprendió como una satisfacción global y duradera, su origen en el amor, la salud y la seguridad.
• La Alegría interesó menos a los filósofos, pues se entendió como una emoción pasajera, superficial, voluble. Así lo cantó esta letrilla.

“Luz en la mañana
claridad al mediodía
se presenta la alegría
rosas frescas
tu bendita compañía.
Es amiga que te canta
que siempre te llama
viene, llega y sonríe
vuela paloma
luego se va y llora.”

Teóricos opinaron que algunas ideas o creencias sobre el universo y la sociedad, sobre Dios o sobre nosotros mismos, provocaron inquietud y temor. Tal vez. Para sentirse feliz y vivir contento, deberán desprenderse de aprioris, dirán. Sin embargo las convicciones más personales dieron sabor y sentido a nuestra vida.

Nuestro tiempo hablará de un ‘bienestar’ general. Así será si quedó bien integrado el tiempo presente con lo que fue y será, con sus logros y rupturas, sus penas y alegrías. El saldo final, pudiera ser o no positivo.

– Me llegó también este testimonio: “La alegría que Jesús de Nazaret comunicó fue la de quien vive en la confianza ante Dios y recibe cada día la vida con agradecimiento y generosidad. Nuestra vida se extingue tristemente si la guardamos para nosotros solos, sin acertar a regalarla”.

__ __

# Como modelos para pensar les recordaré aquí dos sencillos “Decálogos”, uno sobre la “Felicidad”, el otro referido a la “Alegría”, invitando a comparar y complementar.

# ¿Cómo llegaron a este Día internacional de la Felicidad? Gracias a una iniciativa del Reino de Bután, que consideró la ‘Felicidad Nacional Bruta’ más importante que el ‘Producto Interior Bruto’.​
– En Bután piensan que tanta o más importancia que la economía tiene la cultura, el espíritu y el medio ambiente.
– En junio de 2012 la Asamblea General de ONU proclamó el 20 de marzo Día Internacional de la Felicidad,​ invitando a Estados y organizaciones a promover actividades, especialmente en el ámbito de la educación.
– Los actuales “Objetivos para el Desarrollo Sostenible”​ pretenderán poner fin a la pobreza, reducir la desigualdad y proteger nuestro planeta, para garantizar el bienestar y la felicidad.

(Imagen : Niños en juegos, Pakistán | Mano con flores, Picasso, 1958)

Jesucristo hoy


– Así lo pensaron muchos: Jesucristo es todo para nosotros, es nuestra principal bendición, nuestro tesoro y bienaventuranza plena, la fuente de agua viva . . ¿Cómo descubrirlo, amarlo y servirlo hoy? ¿Mi experiencia religiosa está activa o adormecida?

Se trata de la necesaria actualización de creencias y acontecimientos, sugerida al oir comentar esta enigmática frase: «María guardó todo esto en su corazón». No guardará lo sucedido en el cajón de los recuerdos, sino en el corazón, donde vive el amor, donde vivirá todo agradecida. Se refiere a María de Nazaret, la madre del Señor.

– Creer en Jesús Salvador no será recordar sucesos de otros tiempos, sino experimentar HOY su fuerza salvadora, su aliento, capaz de hacer más humana y fraterna nuestra vida.

Fue la tesis del redactor evangélico san Lucas: Jesús no pertenece al pasado. La salvación de Jesús resucitado, la Vida divina, ofertada al creyente HOY en encuentros cotidianos:

¤ Así ocurrió en el encuentro al nacer: “Les ha nacido HOY en la ciudad de David un Salvador”. Los pastores hicieron su camino para ver.

¤ En la Sinagoga de Nazaret, Jesús se presentó como Enviado para liberar a los cautivos, dar la vista a los ciegos y mostrar la gran misericordia divina: “HOY se cumplió la promesa”.

¤ Cuando en una aldea de Galilea Jesús curó un paralítico: “Hemos visto HOY cosas admirables”. La gente experimentó la paz de Dios y alegría honda.

¤ En Jericó, el encuentro con Jesús que transformó a Zaqueo. Devolverá lo robado, compartirá sus bienes con los pobres. Jesús le dijo: “HOY ha llegado la salvación a esta casa”. 

¤ Agonizando en la cruz entre malhechores: “Jesús, acuérdate de mí en tu reino. . HOY estarás conmigo en el paraíso”. También el día de nuestra muerte será un día de salvación.

Nosotros, deseando mantener viva y despierta la fe, habremos también de “guardar en el corazón” la vida, las personas, las palabras, los acontecimientos, la buena noticia de cada día. Si repaso el día con el corazón, caeré en la cuenta: “Es el Señor”.

Así lo resumió sencillo San Ambrosio de Milán (+397):

«Todo lo tenemos en Cristo, Cristo es todo para nosotros.
Si quieres curar una herida, él es el médico;
si estás ardiendo de fiebre, él es la fuente;
si estás oprimido por la iniquidad, él es la justicia;
si tienes necesidad de ayuda, él es la fuerza;
si tienes miedo de la muerte, él es la vida;
si deseas el cielo, él es el camino;
si estás en las tinieblas, él es la luz;
si buscas manjar, él es alimento.»

__ __

Podrán ver más en “Meditaciones”, ebook de Nicodemo Martin.

La muerte de cerca, Francisco

Me propuse entresacar y ofrecerles como reflexión unos pensamientos recientes del Papa Francisco sobre la muerte. La ocasión fue un evangelio dispuesto para el final del año, evocador de otros finales, final del día, fin de etapa, el final de la propia vida.

“Dijo Jesús a sus discípulos: Como sucedió en los días de Noé, así también en los días del Hijo del Hombre: comían, bebían y se casaban, hasta el día que Noé entró en el arca entonces llegó el diluvio y acabó con todos . . El que pretenda guardarse su vida, la perderá; y el que la pierda, la recobrará”, san Lucas c.17.

La Iglesia es madre, quiere que cada uno piense en la propia muerte. Acostumbrados a la normalidad de la vida, horarios, trabajo, descanso, pensamos que será siempre así. Un día llegará la llamada de Jesús: ¡Ven! Una sorpresa grande, y otra sorpresa más, la vida eterna.

– El Señor con su bondad nos dice: Detente, párate. No vivas como si esto fuera la eternidad. Un día tú también irás con el Señor, que nuestra vida tendrá un final.
– Esto hace bien, ante una nueva jornada pensaré: Hoy, quizá sea el último día, haré bien el trabajo, mis relaciones, la familia.
– Pensar en la muerte no es una fantasía. Llegará, y se producirá el encuentro con el Señor: ‘Ven, bendito de mi Padre, ven conmigo’.

“Tengan paz, no teman. Yo volveré para llevarlos conmigo; les prepararé un lugar, así donde esté yo, estarán también conmigo. . Vivirán de mi misma vida”, san Juan c.14.

Será menester estar en vela y mantener abiertas las puertas, como cantará la liturgia:

.. Éste es el tiempo en que llegas,
Esposo, tan de repente,
que invitas a los que velan
y olvidas a los que duermen.
.. Danos un puesto a tu mesa,
Amor que a la noche vienes,
antes que la noche acabe
y que la puerta se cierre.

__ __

= Teniendo a la vista el propio final, así expresó su esperanza J.L. Martín Descalzo (+1991):

«Morir sólo es morir. Morir se acaba.
Morir es una hoguera fugitiva.
Es cruzar una puerta a la deriva
y encontrar lo que tanto se buscaba.
Acabar de llorar y hacer preguntas;
ver al Amor sin enigmas ni espejos;
descansar de vivir en la ternura;
tener la paz, la luz, la casa juntas
y hallar, dejando los dolores lejos,
la Noche-luz tras tanta noche oscura».

= Todavía muy cerca la marcha de nuestra Emy al encuentro del amigo Jesús. . Recordé los versos finales de aquel poema ‘Nada más’, el discípulo amado en vela espera a su Señor:

Vivir para ti esperando tu venir
y al caer de la tarde descansar,
amor de mi vida, solo en ti, nada más.

Ne me quitte pas, Brel

Aquí puso su testimonio mirando al tiempo, que es muerte y es vida. Pensar en pasado, sufrir en presente, soñando futuro. De nuevo versos para ustedes mis amigos y seres más queridos. Muchos deseos presentes y sentimientos vivos que fuerzan por no morir, que se resisten a abandonar y resucitan en espera. Fue el tiempo su culpa que nos lleva y nos trae, nos abate y nos levanta como hojas que movió el viento sin saber. La convicción está firme, frágil pervive el sentir, el dolor, el amor, mas vive. El amor y la muerte tuvieron desde siempre como alma su propio enigma. Ahí quedará esta expresión interior suya, también nuestra.

‘Ne me quitte pas’ será para muchos la más bella canción de amor de todos los tiempos, desahogo del cantautor belga Jacques Brel (1929-1978), abatido por el injusto trato que brindó a su amante ‘Zizou’.

Ne me quitte pas

Ne me quitte pas
Il faut oublier
Tout peut s’oublier
Qui s’enfuit déjà
Oublier le temps
Des malentendus et le temps perdu
À savoir comment
Oublier ces heures
Qui tuaient parfois à coups de pourquoi
Le cœur du bonheur
– Ne me quitte pas . .
Moi je t’offrirai
Des perles de pluie
Venues de pays où il ne pleut pas
Je creuserai la terre jusqu’après ma mort
Pour couvrir ton corps d’or et de lumière
Je ferai un domaine
Où l’amour sera roi, où l’amour sera loi
Où tu seras reine
– Ne me quitte pas . .
On a vu souvent
Rejaillir le feu
D’un ancien volcan
Qu’on croyait trop vieux
Il est, paraît-il
Des terres brûlées
Donnant plus de blé
Qu’un meilleur avril
Et quand vient le soir
Pour qu’un ciel flamboie
Le rouge et le noir ne s’épousent-ils pas?
– Ne me quitte pas . .

___________

-Escuchen a Jacques Brel, “Ne me quitte pas” (1959).
-Texto español verán en Comentario.

Esperar con amor, Van Thuan

– Vivir el tiempo presente, mantener viva la espera, vivirlo todo con amor, fueron temas muy propios del blog nicodemo.
– Encontré a tal fin este conocido testimonio y quise traerlo aquí como en otras ocasiones.
– Vivir al día, vivir el hoy desde el corazón, sin guardar nada para sí mismo, sino dando todo por amor, cada día, dándose, así como rezamos: “Tomad, Señor, y recibid . . ”

« Me llamo Xavier Nguyen Van Thuan, soy vietnamita. En abril de 1975 fui nombrado obispo de Saigón. Cuando los comunistas llegaron a Saigón, fui arrestado.
. . En la noche sentí cansancio, abandono, tristeza. Recordé las palabras de un misionero doce años preso en China: ‘He pasado la mitad de mi vida esperando’.
. . Todo prisionero espera su liberación. Más tarde decidí: ‘Yo no esperaré. Viviré el presente colmándolo de amor. Cada día como el último de mi vida’. Me centraré en lo esencial, cada palabra, cada gesto. Temo perder un segundo vivido sin amor, sin sentido.
. . En este mar de extrema amargura me siento libre. No tengo nada, solo la cercanía de Jesucristo y de María. Camino de mi cautividad recé: ‘Tú eres mi Dios y mi todo’.
. . Como tú, Jesús, siempre queriendo agradar al Padre. Cada minuto quiero decirte: Jesús, te amo, mi vida será una nueva y eterna alianza contigo. »

* François-Xavier Nguyen Van Thuan (1928-2002) pasó 13 años en la cárcel, 9 de ellos en régimen de aislamiento. En 1988 fue puesto en régimen de arresto domiciliario en Hanoi. En 1991 se le autorizó ir a Roma pero no se le permitió el regreso. Desde entonces vivió exiliado en esa ciudad.

(Vean una motivación semejante en el post “Ama ahora”)

__ __

“En este mar de extrema amargura. .” Dióse a conocer estos días la red de oración por los naúfragos del submarino argentino desaparecido. Deseé ponerla hoy aquí y decirla por los que perdieron su esperanza, también en el oscuro mar de esta vida. Permaneció fuerte la fe a pesar de todo:

– Padre Eterno, fuerte para salvar,
Cuyo brazo ata la ola inquieta,
Quien ordena al poderoso Océano profundo
sus propios límites designados mantener;
¡Escúchanos cuando clamamos a Ti,
por los que están en peligro en el mar!

Vida eterna

“Como el esposo se hacía esperar, les entró sueño a todas y se quedaron dormidas. Pero a medianoche se oyó un grito: ‘Ya viene el esposo, salgan a su encuentro’. . Jesús añadió: Estén prevenidos, porque no saben el día ni la hora”, san Mateo c.25.

Pidieron una reflexión sobre la vida eterna. Creyentes y no creyentes utilizarán un lenguaje oscuro para hablar del tema: el más allá, la ciudad futura, el cielo o el paraíso, la vida eterna y otras expresiones.

– El de ahora será tiempo de paradojas y relatos fragmentarios. No sabemos, se nos escapa la realidad del después. . El creyente sí sabe, sabe porque cree y espera, “En la vida y en la muerte somos del Señor”, se fía y está seguro, fue su apuesta. Si solo buscó comprender pudo perderse, bastará tener fe.

“Yo he venido a este mundo para que todo el que crea en mí tenga vida eterna, dijo Jesús”, san Juan c.3.

En la espera habré de vivir el presente en justicia y en verdad, dejando el después al señor de la Casa. A nuestro Señor le gustará saber cómo traté mientras tanto los asuntos y las personas, pues fue en el aquí y el ahora donde se ocultó el tesoro del después.

• La Vida eterna no será una conquista por méritos propios ni tampoco un derecho a exigir, no será un sueño infantil ni una quimera.
• La Vida eterna solo fue una promesa, un regalo, la invitación a una fiesta, una herencia generosa, esperada.
• Pidan y recibirán, dijo el evangelio, pidamos recibir la gracia de una Vida plena, sin final.
• Dios espera conocer nuestra sed para saciarla, y nuestros deseos para llenarlos.
• La Vida eterna es Dios mismo, vivir y beber su vida, compartida en limpios arroyos de la fuente principal de donde mana el amor y no se agota.

La Vida eterna será regresar al fin a la Casa del Padre tras la aventura de perderse. Regresar y calmar el hambre, la propia sed, calmar también del Padre su espera, regresar y abrazarse fuerte y largo, pasar luego al banquete preparado, vestir el mejor traje, recibir todo de su mano, caliente el pan y el mejor vino, el de la última hora.

“Felices los sirvientes a los que el patrón encuentre velando a su llegada, sus lámparas encendidas. Él mismo los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirles”, san Lucas c.12.

– Recordarán las palabras del Cardenal Carlos Martini meses antes de morir: «La edad y la enfermedad me envían una clara señal de que es hora de apartarse de las cosas de la Tierra para prepararme a la próxima llegada del Reino. Que el mismo Jesús pueda dar respuesta a sus interrogantes más profundos».

Les pondré aquí unos versos, propia confesión de enigmas y certezas:

SUEÑOS

Si la vida es vida,
razones, besos
emociones y sueños,
cuántos . .

Si la muerte es muerte,
razones, besos
emociones y sueños,
dónde . .

La vida muerte
es eternidad menuda;
la muerte vida
será eternidad divina.

___________

-Imagen: El pan de la misericordia, Safet Zec, 1943.
-Leí por Epifanía este ruego: “Rey de la vida, que te sometiste al dominio de la muerte para destruirla, danos la esperanza de los Magos para que anhelemos la vida eterna”.
-Vean el testimonio de un creyente en, “Creer en el cielo”, y también nuestro post, “Esperar”.