Maltrato | la vejez

LOS MALTRATOS EN LA VEJEZ: UNA REALIDAD SILENCIADA

El pasado día 15 de junio se celebró el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. La Asamblea General de Naciones Unidas en diciembre 2011 designó ese Día como oposición a los abusos y sufrimientos en algunas generaciones de mayores, “Mis derechos duran toda la vida”.

vitral_jarron_MarioGuimarey-b Pasados los días será bueno pensarlo. Este tipo de violencia pasará inadvertida, apenas en los medios, solo en casos excepcionales si el desenlace fue trágico, en residencias o familias.

El maltrato de las personas mayores, problema social y de salud, afectó a los derechos humanos de millones de personas, un llamado de atención por parte de la comunidad internacional.

• En el último año 1 de cada 6 personas mayores de 60 años sufrieron algún tipo de abuso.
• El maltrato de los mayores conllevó graves lesiones físicas y consecuencias psicológicas.
• La población mundial de mayores se duplicará: de 900 millones en 2015 a 2000 millones en 2050.

Pudo darse un maltrato menor, un menosprecio, al perder su habitual ocupación, su utilidad social y autonomía, con la frecuente soledad y deterioro de la salud, física y/o mental.

Atención al maltrato psicológico, el no respeto de su dignidad y derechos, el repetir innecesario de incapacidades y dependencias, humillar será un modo de maltratar.. “Mis derechos duran toda la vida”:

– su derecho a decidir
– el derecho a elegir libremente
– su derecho a expresar las emociones y sentimientos
– el derecho a la intimidad
– su derecho a preservar la identidad personal y la dignidad
– el derecho a aprender
– su derecho a acceder a las nuevas tecnologías
– el derecho a no ser polimedicado innecesariamente
– su derecho a decidir sobre la propia muerte.

* Gloria Fuertes (+1998) fue una popular poeta española, defensora de la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, del pacifismo y el medio ambiente. 

__ __

= De la sensación de verse abandonada/o por su propia familia, tristeza y pena, podrán releer nuestra entrada ‘ESTA SOLEDAD‘, un título significativo.

= Les recordaré la oración de Teilhard, “ENVEJECER BIEN”.

= Vean el Acuerdo ONU 2011 que presentó así el DIA MUNDIAL sobre abusos a los mayores.

Soy ciego, Señor

# Con ocasión de problemas graves, hechos dolorosos, si falló el buen ejemplo de discípulos/as del Maestro de Nazaret, pude leer una sentida SÚPLICA, verdadero grito de auxilio y de solidaridad. De nuevo pues la ceguera, el no ver y tropezar, querer salir y no saber, caer uno y hacer caer…

– Que nuestra conducta no oscurezca la belleza del evangelio, ni sea un impedimento para que otros se acerquen a Cristo.

Mas siempre “deberán velar y orar, tener piedad y recibir a quien llegó de lejos, temeroso y sin esperanza”. Pudiera ser o no como la oración de un hijo pródigo. Vean.

Soy ciego, Señor
Que seas Tú mi luz y mi guía
y me apartes de los túneles oscuros
donde fácilmente me pierdo
y me cuesta tanto esfuerzo abandonar.
Que seas ese horizonte al cual yo mire,
que nunca olvide que estás tú
y que tus manos me sostienen.

Soy ciego, Señor
Por eso necesito tu Palabra,
para que vea con los ojos del Evangelio
y no sólo con los de mi ajetreado corazón.
Para que avance por senderos de verdad
y sepa levantarme cuando sienta
que soy más pobre de lo que aparento,
no tan bueno como en presencia vendo.

Soy ciego, Señor
Tú me has llamado: si caigo, levántame.
Si me equivoco, corrígeme.
Si lloro, consuélame.
Sin Ti, Señor, será difícil permanecer,
y animar a los demás a permanecer en pie.
Porque soy ciego y a veces no veo,
que seas Tú, Señor, mi guía y mi luz.

# Ante una petición de auxilio tan urgente y necesaria, algunos recordarán aquel hermoso SALMO que fue de extrema confianza.

El Señor es mi pastor:
nada me falta, en verdes pastos él me hace reposar;
a las aguas de descanso me conduce y reconforta mi alma,
por el camino bueno me dirige, por amor de su nombre. 

– Aunque pase por quebradas oscuras, no temo ningún mal,
tú estás conmigo, tu vara y tu cayado, yo voy sin miedo.

La mesa me has preparado frente a mis adversarios,
con aceites perfumas mi cabeza y rellenas mi copa.
Irán conmigo la dicha y tu favor mientras dura mi vida,
mi mansión será la casa del Señor por largos días”.

(Salmo 23)

# También podrán retomar si gustó la oración de TEILHARD de CHARDIN, En busca de Dios.

La gente sigue creyendo en Dios

«No reconocieron al Artífice, fijándose en sus obras, sino que tuvieron por dioses al fuego, al viento, al aire leve, a la bóveda estrellada, al agua impetuosa, a las lumbreras celestes, regidoras del mundo. Fascinados por su hermosura, los creyeron dioses, si supieran cuánto los aventaja su Señor, pues los creó el autor de la belleza. Y si los asombró su poder y actividad, calculen cuánto más poderoso será quien los hizo. Pues por la magnitud y belleza de las criaturas, se percibe por analogía el que les dio el ser», Sabiduría c.13.

¿Por qué la gente sigue buscando y creyendo en Dios? Aun con el paso del tiempo, con estas u otras palabras, con parecidas cuestiones te puedes encontrar. Antropólogos y sociólogos coincidieron en la universalidad del fenómeno religioso; desacuerdo sin embargo en la respuesta y en la utilidad de las creencias, las que fueran, valorando distinto sus efectos positivos o negativos para el progreso de la persona y las sociedades.

– La religión y otras creencias sirvieron para hacer frente a las incertidumbres de la vida. Algunos estudios aseguran que la existencia de un orden supremo y la posibilidad de influir en él ayudó a reducir el ‘estrés’ de no saber qué sucederá en el futuro.

ciu-Taj Mahal 43

La universalidad de las creencias religiosas sugiere su utilidad para la propia supervivencia. Algunos quisieron arrebatar a la humanidad su herencia de fe religiosa, una necesidad primaria para muchos. De ahí brotará el desasosiego de otros al no encontrar o encontrar error en su búsqueda. Así lo pensamos, mas no todos estarán de acuerdo.

“Tú me creaste para verte, y aún no te conozco… Enséñame a buscarte y muéstrate a quien te busca. No puedo encontrarte si tú no te manifiestas: buscando y amando te hallaré, hallándote te amaré.” (Anselmo de Canterbury)

Con el paso de los siglos y las culturas, los maestros y profetas de religiones milenarias hicieron esfuerzos de actualización, por salir de una racionalidad y vivencia propias de otra época. Las grandes cuestiones permanecerán abiertas, con respuestas dispares e incompletas:

·· Sobre el origen y el fin de todo;
·· Del destino de cada uno, si recompensa, castigo o la nada;
·· Si vencerán el Bien y la justicia, o la Maldad y el dolor;
·· Si la Vida al fin será más potente que la Muerte;
·· Si Dios se dará a conocer, o dicen seguirá oculto en su misterio.

* Imagen: El Taj Mahal, complejo de edificios construido entre 1631 y 1648 en Agra, estado de Uttar Pradesh, India, a orillas del río Yamuna, por el emperador musulmán Shah Jahan. Se erigió en parte como mausoleo en honor de su esposa favorita Arjumand Bano Begum. Sobre el pórtico de entrada, unos versos del Corán describen el paraíso, “Un palacio de perlas rodeado de jardines”.

(Vean nuestra entrada “Teilhard de Ch. Buscar a Dios”)

La confianza, Teilhard de Chardin

# Buscando una oración para pedir la confianza en días grises y tristes, encontré este texto del Padre Teilhard, muy apreciado en el blog. Me he dado cuenta que si confiamos mucho recibimos mucho, si confiamos poco recibimos poco. Deberemos confiar, no importa que tan oscuro se vea el panorama. Confianza es el lado amable de la fe y fuente cierta de paz.

vel_india_

ADORA Y CONFIA

No te inquietes por las dificultades de la vida,
por sus altibajos ni por sus decepciones,
por su porvenir más o menos sombrío.
Quiere lo que Dios quiere.
Piérdete confiado ciegamente en ese Dios
que te quiere para sí.

Piensa que estás en sus manos,
tanto más fuertemente agarrado,
cuanto más decaído y triste te encuentres.

Vive feliz. Vive en paz. Que nada te altere.
Que nada sea capaz de quitarte tu paz.
Conserva siempre sobre tu rostro
una dulce sonrisa, reflejo de la que el Señor
continuamente te dirige.
Por eso, cuando te sientas apesadumbrado, triste,
adora y confía.

__ __

cenefa+hadas

# Seguro que recordaron estos versos de Santa Teresa, luego desarrollados en su poema completo “Nada te turbe”.

Nada te turbe,
nada te espante,
todo se pasa,
Dios no se muda;
la paciencia
todo lo alcanza;
quien a Dios tiene
nada le falta:
Sólo Dios basta.

(Podrán escuchar aquí ‘Nada te turbe’, musicalizado de Taizé)

Buscar a Dios | La creación

:: Les pondré aquí unos fragmentos más extensos de la conocida oración de San Anselmo de Canterbury. Manifiesta su esfuerzo por comprender a Dios, algo muy difícil de conseguir según los entendidos. Este monje filósofo, italiano de origen (1033-1109), defendió las posibilidades del intelecto para llegar a la fe. Parece sincera la inquietud, y un buen comienzo será buscar ante todo el encuentro personal más afectivo.

miguangel_Creation_of_Adam-2bc

“Deja un momento tus ocupaciones habituales, entra un instante en ti mismo, lejos del tumulto de tus pensamientos y preocupaciones. Dedícate un rato a Dios y descansa un momento en su presencia. Excluye todo, excepto Dios y lo que pueda ayudarte a buscarle.
. . Busco tu rostro, Señor. Enséñame dónde y cómo buscarte, dónde y cómo encontrarte. Si no estás aquí, ¿dónde te buscaré? Si estás por doquier, ¿cómo no descubro tu presencia? Nunca jamás te vi, Señor, Dios mío; no conozco tu rostro.
. . ¿Qué hará tu servidor, ansioso de tu amor y tan lejos de tu rostro? Anhela verte, y estás muy lejos. Desea acercarse a ti, y tu morada es inaccesible. Arde en deseo de encontrarte, e ignora dónde vives. Suspira por ti, y jamás vio tu rostro.
. . Tú me creaste, me diste todos los bienes, y aún no te conozco. Me creaste para verte, y no hice aquello para lo que fui creado. Enséñame a buscarte y muéstrate a quien te busca; no puedo encontrarte si tú no te manifiestas. Buscando te desearé, amando te hallaré y hallándote te amaré.”

:: En la imagen vemos “La creación de Adán”, 1511, de Miguel Ángel Buonarroti, en la Capilla Sixtina. El artista pudo inspirarse en el himno medieval ‘Veni creator’: “Ven, Espíritu creador. Tú, dedo de la diestra del Padre, pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra, enciende con tu luz nuestros sentidos, infunde tu amor en nuestros corazones.”

Escuchen este bello diálogo del film “El Tormento y el éxtasis”, de Carol Reed, 1965. El Papa Julio II a Miguel Angel, en la bóveda de la Sixtina, contemplando el rostro de Dios en la creación:

– Dime, hijo mío, ¿es así como tú lo ves, ni airado ni vengativo, sino así, fuerte, bondadoso, lleno de amor?
– Sí, Santo padre, Él conoce la ira, pero la creación es un acto de amor.
– Si puedes imaginarlo así, Miguel Ángel, tú tienes lo que yo más necesito.

Envejecer bien, orar con Teilhard de Chardin

Traigo hoy aquí una oración que el religioso y científico francés Pierre Teilhard de Chardin (+1955) escribió en su madurez, un texto cargado de realismo y de confianza. Verán un ejemplo de apuesta fuerte del creyente por poner en las manos de Dios la vida toda y su después, con sus incertidumbres y fragilidades:
duerer-albrecht-praying-hands
– Cuando los signos de la edad marquen mi cuerpo, más aún cuando afecten a mi mente; cuando la enfermedad que vaya a disminuirme o a causarme la muerte me golpee desde fuera o nazca en mi interior;
– cuando llegue el momento de tomar conciencia de que estoy enfermo o envejeciendo; cuando sienta que pierdo el control de mí mismo, inerte en manos de las grandes fuerzas desconocidas que me han formado;
– en esos oscuros momentos, oh Dios, concédeme comprender que eres tú -supuesto que mi fe sea lo bastante fuerte- quien está separando cada una de las fibras de mi ser para penetrar hasta la médula misma de mi esencia y llevarme contigo.
__ __

* Imagen: Albrecht Dürer, Study of an Apostle’s Hands, Praying Hands, c.1508.

-Vean también su oración “Te necesito Señor”.

El misterio de Dios

Este blog es testigo, son muchas las personas que preguntan por la fe, que buscan a Dios, a tientas y en la oscuridad, así como cuentan de Nicodemo el fariseo.

Otros sienten desconcierto ante algunos creyentes tan ‘seguros’ de su fe sin poder dudar, ufanos de comprender al Incomprensible.

En la fiesta cristiana de la Trinidad de Dios, pude leer estas ideas del conocido teólogo J.A. Pagola que me han resultado muy sugerentes, para meditar despacio:

: El misterio de Dios supera lo que la mente humana puede captar. Dios ha creado nuestro corazón con un deseo infinito de buscarle, y solo encontrará descanso en él.
: Nuestro deseo insaciable de amar y ser amado nos abre un resquicio para intuir el misterio inefable de Dios.
: Dios no es una idea oscura y abstracta, ni un ser solitario y sin rostro, no es una sustancia fría e impenetrable. Dios es Ternura desbordante de amor.
: El mundo se encuentra ante una grave alternativa: entre una cultura de la ternura, del amor y de la vida, o una cultura del egoísmo, y por tanto, de la indiferencia, la violencia y la muerte.

( Vean la oración “En busca de Dios” )

La oración de Teilhard de Chardin

EN BUSCA DE DIOS

+ La Navidad está cerca para presentar su propia paradoja: la pequeñez e insignificancia de un Dios oculto y desconocido, tan sorprendente como inesperado.

La búsqueda de Dios es un tema recurrente en el blog ‘nicodemo’. La fe religiosa, cuestionada por la razón y por la ciencia, siempre ha deseado explicarse y aportar su punto de vista sobre el sentido de las cosas, sobre el origen y la meta de todo.

Según la Biblia ‘Dios es Luz’ y acercarse a Él es reconfortante, iluminador, una ayuda en la búsqueda, “Dios es luz, si amamos estamos en la luz, si odiamos estamos en tinieblas.”

+ Pierre Teilhard de Chardin (1881-1955), científico y teólogo francés que investigó los orígenes de la vida y de la vida humana. Acosado por sus trabajos científicos evolucionistas, cuestionado por la autoridad religiosa vaticana, buscó el consuelo y la luz en la oración, deseó ante todo ‘amar y servir’ a su Creador y Señor.

El texto de Teilhard que presento en este blog es la meditación de un buscador. Llegó hasta mí hace pocos días y he querido compartirlo. Un apoyo más tras ese innombrable que es Dios, íntimo y grandioso, cercano y huidizo, siempre otro y siempre mayor que nosotros lo podamos pensar.

«¡Te necesito, Señor, porque sin Ti mi vida se seca!
Quiero encontrarte en la oración,
en tu presencia inconfundible,
durante esos momentos en los que el silencio
me sitúa frente a mí, ante Ti.

¡Quiero buscarte!
Quiero encontrarte dando vida a la naturaleza que Tú has creado;
en la transparencia del horizonte lejano de un cerro,
y en la profundidad del bosque
que protege con sus hojas los latidos escondidos
de todos sus inquilinos.

¡Necesito sentirte alrededor!
Quiero encontrarte en tus sacramentos,
en el reencuentro con tu perdón,
en la escucha de tu palabra,
en el misterio de tu cotidiana entrega total.

¡Necesito sentirte dentro!
Quiero encontrarte en el rostro de los hombres y mujeres,
en la convivencia con mis hermanos;
en la necesidad del pobre
y en el amor de mis amigos;
en la sonrisa de un niño
y en el ruido de la muchedumbre.

¡Tengo que verte!
Quiero encontrarte en la pobreza de mi ser,
en las capacidades que me has dado,
en los deseos y sentimientos que fluyen en mí,
en mi trabajo y mi descanso
y, un día, en la debilidad de mi vida,
cuando me acerque a las puertas del encuentro cara a cara contigo.»

___________

* Vean una presentación del texto de Teilhard “Buscar a Dios”, o también recitado en “Te necesito, Señor”.

– Leer más del tema en “Cómo orar”, pdf, ebook de Nicodemo Martin.