Cómo es Dios

vel_lampara_ñ2
A ti que buscas conocer a Dios, te pondré aquí este apunte de religión, fruto de alguna lectura. En los evangelios me llamaron la atención unas enigmáticas palabras de San Juan el discípulo amado:

– “A Dios nadie lo vió jamás”.
– “Ustedes no conocen ni conocerán a Dios, solo buscan su propia gloria”.
– “Yo les explicaré quién es Dios, yo mismo se lo daré a conocer”.
– “Solo el que ama conocerá a Dios, porque Él es amor”.

Así fue el pensamiento de Jesús de Nazaret contado por quienes lo conocieron bien. Más que saber de Dios, interesará conocer su relación con nosotros, su implicación en el presente y el futuro de la humanidad. Saber si pudiera iluminar nuestro destino final incierto, más allá de la muerte biológica. Fue una inquietud de siempre para todos, creyentes o no. Vean esta opinión:

– “La postura más extendida hoy consiste en desentenderse de la cuestión de Dios. Muchos de los que se llaman agnósticos son, en realidad, personas que no buscan. Les resulta indiferente que Dios exista o no exista. Les da igual que la vida termine aquí o no. Bastará con ‘dejarse vivir’, sin ahondar en el misterio del mundo y de la vida” (J.A. Pagola).

¿Cómo es Dios? Pondré aquí unas afirmaciones que leí tiempo atrás, moviendo de lugar viejas ideas sobre lo humano y lo divino, a la vista entonces de un pequeño belén navideño:

• Dios es sencillo, cercano de las personas humildes, lejos de aquellos cuyo esfuerzo está obsesivamente dirigido a tener siempre más.
• Dios es gratuito, será comprendido más fácilmente por el pueblo sin recursos que por aquellos que piensan poder adquirirlo todo con dinero.
• Dios es bueno, lo entenderán mejor los que en verdad se quieren y ayudan como hermanos; más difícil será para los que viven egoístamente, estrujándole a la vida toda felicidad.

En la Biblia podrán leer esta reconfortante descripción del modo de ser de Dios, apostando por ubicar a Dios en el origen del origen de todo, también en nuestro tramo intermedio de ahora, y en el fin del final de todo:

– “Señor, el mundo entero es ante ti como grano de arena en la balanza, como gota de rocío mañanero que cae sobre la tierra. Pero te compadeces de todos, porque todo lo puedes, cierras los ojos a los pecados de los hombres, para que se arrepientan. Amas a todos los seres y no odias nada de lo que has hecho. ¿Cómo subsistirán las cosas, si tú no lo hubieses querido? Señor, amigo de la vida, todo lleva tu soplo incorruptible . . Tú haces para que todos se conviertan y crean en tr.” (Sabiduría c.11)

(Vean sobre el tema nuestra entrada “Secretos de Dios”)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s