Luz dorada

pl_muerte-venezia

Un tiempo para la adoración y la belleza, tiempo de amar. El paisaje acompañó la personalidad retratada, acariciando su intimidad sin violentarla. Fue la sensación al observar su rostro oculto y lejano, sin embargo iluminado, reflejo de paz y armonía, súplica de cercanía… Como de costumbre el poeta imaginó mucho más de lo que vio, siempre fue así.

LUZ DORADA

Luz dorada
de la arena y el mar
iluminó tu triste silueta
te adivinó pensativo,
príncipe romano
divino y desconfiado.

Un sol de amistad
un mar de confianza
y un cielo sin fin
arroparán el ser,
dorada luz
en la arena del mar.

* Fotograma: Morte a Venezia, L. Visconti, 1971. “Su rostro, pálido y preciosamente austero, encuadrado de cabello color de miel; su nariz, recta; su boca, fina, y una expresión de deliciosa serenidad divina, le recordaron los bustos griegos de la época más noble” (Th. Mann).

Cocinar la paz

Por estos días de visitas del Papa Francisco, siendo propuesto como mediador de paz, les contaré esta historia verdadera. Un afamado cocinero del continente le pidió a un mutilado de la guerra que fuera su mano derecha. Muchos se preguntarán cómo un restaurante del barrio El Poblado de Medellín dirá que cocina la paz en un país que no la ha conocido. La respuesta fue fácil: Juan Manuel metió en su restaurante a soldados heridos y a guerrilleros desmovilizados de las Farc.

mexico_revo_07A la paz de Colombia la cocinan. Así fue la receta en el restaurante “El Cielo”. Una pizca de fe, dos cucharadas de refinado compromiso social y mucha convicción de que la reconciliación no será el resultado de un papel firmado por los jefes de las Farc y del gobierno, sino de cada uno de los colombianos.

“Que el perdón es lo único que salvará a este país de la guerra”. Esa fue la receta. El cocinero y empresario antioqueño Juan Manuel Barrientos la prepara desde hace años en su restaurante, considerado el mejor de Medellín y uno de los 50 mejores de Latinoamérica, y no precisamente por incluir como plato fuerte una negociación mediada por fusiles. Nunca imaginó que su blanca cocina sería un lugar de reconciliación, no imaginó que él empezaría a cocinar la Paz. Bravo.

( Imagen: México Ilustrado, 1920-1950 )

Oliver Sacks se despide

Esta fue la noticia de apenas hace unos días: murió el escritor y neurólogo británico Oliver Sacks. Él mismo anunció meses atrás en “The New York Times” que estaba padeciendo un cáncer terminal, que le quedaban semanas de vida. Sus últimos testimonios nos invitan a vivir la vida con un buen sentido. Su escrito “Mi propia vida” estuvo lleno de optimismo. Descanse en paz.

eva-vazquez-12b– Por encima de todo, he sido un ser con sentido, un animal pensante, en este maravilloso planeta y esto, en sí, ha sido un enorme privilegio y una aventura.
– Me encuentro intensamente vivo y quiero y espero que el tiempo que me quede por vivir me permita profundizar mis amistades, despedirme de aquellos a los que quiero.
– No puedo decir que no tenga miedo. Pero mi sentimiento predominante es el de la gratitud. He amado y he sido amado.

Nacido en Londres en 1933, Sacks vivirá en Nueva York desde los años sesenta. Este autor insólito escribió libros sobre los recovecos de la mente humana, como “Despertares” o “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero”.

– En tono confidencial terminó Oliver Sacks lo que parece fue su último escrito titulado “Sabbat”, pues él creció en una familia de religión judía ortodoxa; su condición homosexual lo llevó pronto a tomar distancia:

«Con el paso del tiempo me volví indiferente a las creencias y costumbres de mis padres… Ahora, débil, sin aliento, veo que mis pensamientos se dirigen no hacia lo sobrenatural o lo espiritual, sino hacia lo que significa vivir una existencia buena y que vale la pena, alcanzar una sensación de paz con uno mismo. Veo que mis pensamientos vuelan hacia el Sabbat, el día de descanso, quizás también el séptimo día de la propia vida, cuando uno siente que ha terminado su trabajo y puede descansar en paz.»

—————–
-Aquí podrán leer su artículo “Al cumplir los 80”
-Dibujo | Eva Vázquez

Lo que más importa

Por las pasadas fiestas recibí un texto que a lo mejor conocen. Se tratará de caer en la cuenta una vez más de lo que permanece e importa de verdad, entre tantas palabras y muchas ideas pasajeras. Sencillo y opinable. Sirva de evaluación y para mejora. A ver qué les parece. Salud.

Tres cosas en la vida de gran valor:
– La humildad
lit_grafiti_lond– La sinceridad
– La amistad
Situaciones que dañan a la persona:
– La ira
– El orgullo
– El odio
Lo que nunca deberán perder:
– La fe
– El amor
– La esperanza
Tres cosas que forman una persona:
– El respeto
– El compromiso
– Los valores
Hoy le pido a Dios para ti:
– Que te bendiga
– Que te guíe y proteja.

( Imagen: Grafiti | London )

La muerte de Aylan

– Llaman a nuestras puertas,
muriendo en nuestras orillas…

Solo el mar supo acogerlo en sus brazos y, meciéndolo entre las olas, lo llevó hasta la orilla… Recordarán los hechos. La imagen de Aylan Kurdi, el niño sirio de tres años muerto en una playa turca, que dio la vuelta al mundo días pasados. Que no vuelva a ocurrir.

teddy-bear-on-a-white-backgroundTraeré como testimonio unas líneas amigas que presentaron bien el tema como una vergüenza para todos, reparable solo con la solidaridad incondicional de países que ahora titubean, mas deberán cumplir urgentes sus deberes de cooperación. El derecho, y el deber, de asilo es sagrado.

«La muerte de un niño huyendo de la guerra es una afrenta, un grito de la vida contra la muerte. Un niño muerto en la playa, en el lugar en el que se produce ese idilio del mar con la tierra y que ahí no desprende felicidad sino el terrible sonido de una noticia que llueve como el llanto en el corazón. Un niño muerto en la playa, buscando refugio en el mundo, huyendo de la guerra, escapando del cruel sonido de las armas y también del hambre.»

* Juan Cruz, Madrid.

+ El Derecho de asilo es un derecho internacional que pueden disfrutar las personas fuera de su país por disidencia política o conflicto armado. Incluye el deber de protección del refugiado y de no devolución.
+ Cerca del 30% de los migrantes y refugiados que han llegado a Europa este año son niños. Según UNICEF, un tercio de las 351.000 personas (105.300) fueron niños y mujeres, un 12% embarazadas.
+ Europa se queja de los migrantes que inundan sus orillas y fronteras; la cantidad es insignificante comparada con los 3,5 millones de sirios alojados por Jordania, Líbano y Turquía.
+ Los conflictos armados que expulsan a cientos de miles de refugiados a Europa se originaron en intervenciones militares de USA y sus aliados para cambios de régimen en Afganistán, Iraq, Libia y Siria.

Buenos por naturaleza

Podrán leer hoy en el blog un pensamiento positivo. Recuerden cuando el día pareció apoderarse de la noche, la vida floreció adornando de belleza y de luz lo que antes fuera oscuridad. Pasarán las estaciones, alternancia de luces y sombras, como en la vida misma, la vida nuestra de cada día.

picasso_niñoconlapaloma_1901-bl2No olviden sin embargo los pensamientos invernales, cuando la oscuridad y la noche pensaron acabar con la luz y la vida.

Ah, si la realidad solo fuera primavera, si la compasión o el azul del cielo vencieran ya toda oscuridad y egoísmo, o la violencia fuera desarmada al fin por un amor puro y eterno… Victoria soñada, utopía, tras tanta lucha por una humanidad recuperada.

– Verán en síntesis lo que piensa el psiquiatra español Rojas Marco. Noten su opción decidida por el bien y la bondad. ¿Idealista? ¿optimista? ¿soñador? Tal vez solo fundamental, buscando las esencias buenas e innatas de todo, mas ocultas y afeadas, ¿por el pecado? ¿por la maldad aprendida? ¿Será esa la bondad divina olvidada o la belleza original rota? ¿el paraíso perdido nuevamente prometido?

«Es un hecho irrefutable que las personas son pacíficas y bondadosas de nacimiento. La compasión y la generosidad brotan en el ser humano con una extraordinaria facilidad. Y es que ninguna sociedad puede existir sin que sus miembros convivan sacrificándose continuamente los unos por los otros. Este hecho explica el que los legendarios mandatos y castigos divinos como el pecado original, el decálogo, el diluvio universal o el contrato social no sean literalmente ciertos. No tanto porque nunca ocurrieran, sino porque nunca fueron necesarios.»

– Cada cual pensará su acuerdo o desacuerdo, al despertar obrará en consecuencia. La apuesta por el bien y la bondad será tal vez costosa, extraña, mas será transformadora.

————
* Luis Rojas Marco, “Todo lo que he aprendido. 303 ideas para una vida mejor”, 2014.

-Imagen: Niño con paloma, Picasso, 1901. La inocencia, fragilidad y levedad del ser.