Cocinar la paz, Medellín

Por estos días de visitas del Papa Francisco, siendo propuesto como mediador de paz, les contaré esta historia verdadera. Un afamado cocinero del continente le pidió a un mutilado de la guerra que fuera su mano derecha. Muchos se preguntarán cómo un restaurante del barrio El Poblado de Medellín dirá que cocina la paz en un país que no la ha conocido. La respuesta fue fácil: Juan Manuel metió en su restaurante a soldados heridos y a guerrilleros desmovilizados de las Farc.

mexico_revo_07A la paz de Colombia la cocinan. Así fue la receta en el restaurante «El Cielo»: una pizca de fe, dos cucharadas de refinado compromiso social y mucha convicción de que la reconciliación no será el resultado de un papel firmado por los jefes de las Farc y del gobierno, sino de cada uno de los colombianos.

“Que el perdón es lo único que salvará a este país de la guerra”. Fue la receta. El cocinero y empresario antioqueño Juan Manuel Barrientos la prepara desde hace años en su restaurante, como el mejor de Medellín, de los 50 mejores de Latinoamérica, y no por incluir una negociación mediada por fusiles.

Nunca imaginó Juan Manuel que su blanca cocina sería un lugar de reconciliación, no imaginó que él empezó a cocinar la Paz. Bravo.

  • Imagen: México Ilustrado, 1920-1950.