Noche de estrellas

Poesía, dibujo, novela o cine, diversidad de formas y estilos para contar la experiencia religiosa.

Así veremos místicos y poetas de todo tiempo asociando temas de la vida de Cristo -el niño, el pastor, la cruz- con momentos personales de soledad o tristeza.

Recordarán a san Juan de la Cruz con sus noches oscuras, o a Lope de Vega en sus ‘Rimas sacras’ que saben a confesión.

Fue el caso del soneto que hoy les presento, unión mística en medio de la noche y el desamparo, compartiendo la mutua amistad y simpatía.

“Amo, Señor, tus sendas, y me es suave la carga
(la llevaron tus hombros)
que en mis hombros pusiste;
pero a veces encuentro que la jornada es larga,
que el cielo ante mis ojos de tinieblas se viste,

que el agua del camino es amarga… es amarga,
que se enfría este ardiente corazón que me diste;
y una sombría y honda desolación me embarga,
y siento el alma triste hasta la muerte triste…

El espíritu débil y la carne cobarde,
lo mismo que el cansado labriego, por la tarde,
de la dura fatiga quisiera reposar…

Mas entonces me miras, y se llena de estrellas,
Señor, la oscura noche; y detrás de tus huellas,
con la cruz que llevaste, me es dulce caminar.”

–Luis Felipe Contardo, Chile, +1921.

__ __

Imagen: Andrei Rublev, Cristo Salvador, siglo xv. “El Cristo de Rublev es Cristo sufriente y temeroso, el resucitado que vence a la muerte, sus ojos abiertos ventana del alma acogedora y hospitalaria. En el fondo de la mirada despunta la Gracia que se da misericordiosa al sufriente como el abrazo del padre.” (L.Alexander Vilkas)

Veante mis ojos

“El Espíritu del Señor me envió para anunciar la Buena Noticia a los pobres,  para abrir los ojos de los ciegos, el año de gracia del Señor.”

Recuperando vivencias, no pude evitar el recuerdo, el gusto espiritual de antaño. Fue al escuchar un evangelio donde Jesús tocó los ojos apagados y con su propia saliva los limpió. El ciego vio al Señor y poco a poco todo lo demás. Fue la Buena noticia esperada.

Verán una coplilla popular que santa Teresa escuchó a alguien de la casa cantar, y enamorada al oír, vio todo con ojos nuevos, pues sintió gran consuelo y mucha paz.

La fe que ilumina, serena y no deslumbra, viendo sin ver del todo, lamento por la ausencia y a la vez confiado ruego.

Veante mis ojos,
dulce Jesús bueno,
veante mis ojos,
muerame yo luego.

No quiero contento,
mi Jesús ausente,
que todo es tormento
a quien esto siente.
Solo me sustente
tu amor y deseo
veante mis ojos,
muerame yo luego.

Sientome cautiva
sin tal compañia,
muerte es la que siento
sin Vos, Vida mia.
Cuando será el dia
que alceis mi destierro
veante mis ojos,
muerame yo luego.

Dulce Jesús mío,
aquí estais presente,
las tinieblas huyen,
Luz resplandeciente.
Oh Sol refulgente,
Jesús nazareno,
veante mis ojos,
muerame yo luego.

(Anónimo siglo xvi)

__ __

-Cf. san Lucas c.4

-Si lo desean, podrán escuchar aquí el poema en esta versión de la melodía de Felipe Pedrell (+1922).

__ __

Para este mes de diciembre, el Video del Papa nos recuerda la necesidad de la oración personal con Jesucristo.

El pastor, Juan de la Cruz

Todavía un apunte sobre san Juan de la Cruz. Se buscó entender su mística y poesía desde la experiencia afectiva nuestra. Como en casi todo lo divino, lo humano será la referencia.

La experiencia descrita en el poema “El pastorcico” fue en parte equivalente al Cántico espiritual: la tristeza por la ausencia del amado/a, el abandono inesperado, el dolor por la lejanía y olvido nuestro, la búsqueda y espera infinitas del pastor.

Su soledad y pena durarán, mas el amor herido sanará, siendo al fin desde el árbol de la cruz amor eterno.

[Imagen: Arce, otoño, ‘seguro de sí mismo, tímido, celoso de su intimidad’]

Un pastorcico solo está penando
ajeno de placer y de contento
y en su pastora puesto el pensamiento
y el pecho del amor muy lastimado.

No llora por haberle amor llagado
que no le pena verse así afligido
aunque en el corazón está herido
mas llora por pensar que está olvidado.

Que sólo de pensar que está olvidado
de su bella pastora con gran pena
se deja maltratar en tierra ajena
el pecho del amor muy lastimado.

Y dice el pastorcico: “¡Ay desdichado
de aquel que de mi amor ha hecho ausencia
y no quiere gozar la mi presencia
y el pecho por su amor muy lastimado!”

Y al cabo de un gran rato se ha encumbrado
sobre un árbol do abrió sus brazos bellos
y muerto se ha quedado asido de ellos
del pecho del amor muy lastimado.

__ __

-Leí esto: “Lleva la cruz abrazada y apenas la sentirás; porque la cruz arrastrada es la cruz que pesa más”, saetilla carmelitana.

-Podrán escuchar el canto ‘El pastorcico’, Jesed, México:

Cohen, la mística del arte

Murió días atrás Leonard Cohen, poeta y cantautor canadiense. También en este blog nos gustó como a él saborear el plato de la vida con la mística del arte y el verso.

– Dicen que adivinó los pasos y sospechó un final, “Estoy preparado para la partida”, donde su mística cambiará de tono sin mudar de sentido, asomado al porqué de todo.
– “El apaciguador susurro de Cohen se apaga para siempre”, así tituló alguien su comentario al poeta. Cierto, mas habremos de apostar por la vida y el arte de cada uno que no mueren, solo afinan el tono.

Así lo creemos, dejando al Dios de David completar como artista sin igual su Aleluya en cada cosa, en cada uno. Homenaje de muchos por este hombre recto, inquieto, buscador, enamorado de todos y de todo. Descanse en paz.

miflor_vidaanna-312

ALELUYA

He oído decir que había un acorde secreto
que tocaba David y que agradaba al Señor . .
Hice lo mejor que pude, no fue mucho.
No pude sentir, así que intenté tocar.
Dije la verdad, no vine para engañarte.
Incluso cuando todo se derrumbe
permaneceré frente al Señor de la Música
y no pronunciaré más que el Aleluya.

* Leonard Cohen compuso en 1984 la canción “Hallelujah”. Según la tradición judeocristiana, la palabra ‘Aleluya’ del coro remite a un canto de júbilo y alabanza. Se alude al rey David para hablar de la felicidad y el dolor, las luces y sombras por las que pasa quien se atreve a desear o amar de manera incondicional a otra persona. [Letra completa original en Comentario]

Al recibir en 2011 el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, comentó: “Conocerán mi profunda conexión con el poeta Federico García Lorca. Les diré que cuando yo era joven, un adolescente, deseaba tener una voz propia . . Solo cuando leí a Lorca me permitió descubrir mi propia voz, mi propio yo, un yo que lucha por existir”.

* Podrán escuchar aquí una versión navideña deliciosa del “Aleluya”.

Alma gemela

“Tu alma gemela no es alguien que entra en tu vida en paz, es alguien que viene a poner en duda las cosas, que cambia tu realidad, alguien que marca un antes y un después en tu vida. No es el ser humano que todo el mundo ha idealizado, sino una persona común y corriente, que se las arregla para revolucionar en un segundo tu mundo.” (Mario Benedetti)

carnaval5

Tomé estos pensamientos del autor en un blog amigo y los junté con los míos. Parece que cada uno habrá de tener su alma gemela que podrá encontrar ahora o en otro momento. Poco importa el cuándo, si en todo o en parte. Será espejo donde verse y recibir contrastes, amores y rechazos.

– Hablemos de nuestra alma gemela, esa que nos espera en algún lugar…

Su alma gemela no es del todo igual a la suya sino gemela. No sabrá si tiene nombre o guardará el secreto. Quizás ya vino y la ignoré, tal vez me abracé a ella y la amé, o bien la rechacé. Pero mi alma gemela está también en mí, copia al envés sin color, seré yo mismo en oculto. Si es diferente siendo gemela será complementaria, necesaria, amante, pero siempre otra.

Se habló también de afinidad y sintonía, de empatía, al comprender o adivinar de alguien su sentir y deseo con solo la presencia o la mirada. Será tal vez un mal de amor de aquellos que no curan al fin sino con la presencia y la figura, como dijeron los místicos. El alma gemela inquieta primero mas luego pacifica, siempre temida después enamora.

– Casarse es lo de menos.
– ¿Qué será lo de más?
– Encontrar un alma gemela.

Cómo rezar ~ la mirada de Dios

“Viendo a Jesús orando, los discípulos le preguntaron: Señor, enséñanos a orar. Dijo: Cuando oren dirán: Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, nuestro pan de cada día, perdónanos”, s.Lucas c.11.

¿Sabemos rezar? ¿A quién dirigirnos? ¿Cómo saber si alguien me espera, si me mira o escucha? Y así otras cuestiones parecidas sobre el encuentro y la relación con el ser supremo al que llamamos ‘Dios’.

Leí algunos modos de hacer que pondré aquí. No resuelven el enigma del encuentro con Dios, pero lo hacen verosímil y describen bien esa experiencia del creyente que deberá tener de místico, o sea, abierto a la presencia del misterio.

MilletAngelus-1859-2

A veces nos hacemos preguntas sobre la experiencia de Dios, o del sentido religioso de nuestra vida. Los maestros de vida espiritual dicen que si la persona busca conversar con Dios, tomará conciencia de la mutua presencia y de su amor.

= El Señor está ante mí en silencio y me mira, para escuchar y hablarme, caeré en la cuenta de su amor infinito por mí.
= Estar presente es llegar tal cual uno es. Cuando he llegado aquí, Dios está ya presente, esperándome.
= Dios siempre llega antes que yo, deseando contactar conmigo, como el mejor de mis amigos. Saludo y daré la bienvenida al Dios que me mira con amor.

Teresa de Ávila dijo: “Solo os pido que lo miréis, y que os dejéis mirar por Él”. Un ejercicio de espera paciente, enamorada. Teresa encontró al fin el tesoro escondido deseado, nos dirá:

Dichoso el corazón enamorado
que en sólo Dios ha puesto el pensamiento,
por Él renuncia todo lo criado,
y en Él halla su gloria y su contento.
Aún de sí mismo vive descuidado,
porque en su Dios está todo su intento,
y así alegre pasa y muy gozoso
las ondas de este mar tempestuoso.

Teresa de Calcuta hablará de su propia experiencia de oración simple: “Si te pones en la presencia de Dios en la oración y el silencio, Dios te hablará”. Interesante experiencia, bastará el silencio interior y la escucha.

__ __

* Imagen: Jean-Fr. Millet, Angelus, 1860. En una carta escrita en 1865, Millet afirma: “El Angelus es un cuadro que hice pensando en cómo mi abuela, cuando trabajábamos en el campo, al escuchar el tañido de la campana, nos hacía interrumpir nuestro trabajo para rezar el Ángelus por los ‘pobres muertos’, piadosamente y con el sombrero en la mano”.

-Podrán leer más del tema en “Como orar”, pdf, ebook de Nicodemo Martin.

Francisco de Asís, tres consejos

“Supliqué y recibí el espíritu de sabiduría. La preferí a cetros y tronos, tuve en nada la riqueza. Todo el oro y la plata a su lado es arena y barro; la quise más que a la salud y la belleza, su resplandor no tiene ocaso”, Sabiduría c.7.

greco_Francis-3

Francisco falleció la noche del 3 de octubre de 1226 en Asís, Italia. ¿Cuál fue el aporte de Francisco de Asís para su tiempo? Ahora actual por la opción del Papa argentino que quiso llamarse Francisco: ¡Como quisiera una Iglesia pobre para los más pobres!.

En testimonios de la época se cuenta de San Francisco que estando un día en oración, abrió por tres veces el Evangelio y recibió tres consejos de boca del mismo Jesús:

1- Si quieres ser perfecto, vende todo lo que tienes, dalo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo, tú vente conmigo.
2- No lleven nada para el camino.
3- El que quiera seguirme que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz cada día y me siga.

-Lo que han oído, pónganlo en práctica.  El mismo Señor reveló a Francisco de Asís su voluntad de que viviera según el Evangelio.

Fue la ‘sabiduría’ evangélica del santo de Asís:

“Que Dios es Dios. Que Dios es. Saber esto fue la sabiduría del pobre de Asís. Luego quedará ya el silencio de la plenitud. Y el derrocharse entonces todo a la vez, como lo haría un ángel, o como esas florecillas que viven solo unos instantes, el tiempo justo para alabar al Creador en su estallido de color y gracia.. La definitiva madurez del que ya nada espera sino sentarse a esperar el regalo de la muerte.” (Juan M. Llopis, Sabiduría de un pobre, Prólogo)

__ __

* Imagen: El Greco, San Francisco en oración, fragmento, 1585.

El alma #2

En el 5º centenario de Santa Teresa, homenaje y recuerdo por la mística castellana, quise traerles un apunte más sobre el tema del alma, con otro modo de ver las cosas. Será el modo antiguo y medieval, que entendió el alma como encerrada en una cárcel, desterrada en tierra extranjera, por la culpa original y personal, esperando ser liberada por fin de penas y ataduras, y disfrutar ya para siempre de libertad y felicidad plenas.

gonzalo-chueca_stateresa-d

A muchos les sabrá a platonismo puro, mas es doctrina extendida también en otras filosofías y religiones. Será para decir el descontento con el modo de hacer la humanidad de siempre, que hace y deshace, cose y descose, soñando en cielos, paraisos y tierras prometidas donde todo será mejor, distinto y quedará finalmente restaurado. De fondo observarás una consideración pesimista y despectiva de la vida de ahora, del cuerpo y del tiempo presente, mas también una ansia potente de mejora, una utopía.

– Leí que Santa Teresa de Ávila dijo en su tiempo algo parecido:

«¡Ay, qué larga es esta vida!
¡Qué duros estos destierros!
¡Esta cárcel, estos hierros
en que el alma está metida!
Sólo esperar la salida
me causa dolor tan fiero,
que muero porque no muero.»

( Del poema ‘Vivo sin vivir en mí’ )

– El poeta castellano Jorge Manrique escribió estas bellas coplillas de semejante tema, mas por otras razones:

No tardes, muerte, que muero;
ven, porque viva contigo;
quiéreme, pues que te quiero,
que con tu venida espero
no tener guerra conmigo.

Remedio de alegre vida
no lo hay por ningún medio,
porque mi grave herida
es de tal parte venida,
qu’eres tú sola remedio.
Ven aquí, pues, ya que muero;
búscame, pues que te sigo;
quiéreme, pues que te quiero,
e con tu venida espero
no tener vida conmigo.

( Dibujo | Gonzalo R. Chueca )

Dónde está Dios

– Es un tema querido en el blog ‘nicodemo’, la búsqueda de Dios. Cómo buscarlo, dónde se encuentra, dónde se oculta, cómo será tan costoso reconocerlo presente y cercano. Esas y otras muchas preguntas permanecieron abiertas por los siglos, animándonos a buscar y a remover nuestros hábitos de búsqueda.

Algo desconcertante. En la Biblia vemos la tendencia divina a identificarse con el emigrante y el forastero, el prisionero y el ajusticiado, con el enfermo o el pecador. Lo mismo en los profetas que en Jesús de Nazaret. Son las ‘vidas rotas’ las que claman al cielo pidiendo auxilio, perdida toda esperanza en la tierra.

IN THE FAVELLAS

¿Dónde está Dios? Aparecerán respuestas inesperadas. Está cerca y lejos a la vez, dependerá según me aleje yo mismo o me aproxime. Si abro el oído o dirijo la mirada. Dios mismo reclamará mi atención y ayuda.

«Deberemos cambiar la imagen de Dios para encontrarlo en las situaciones sin salida, en las vidas fracasadas. Es necesario bajar al encuentro de Dios en seguimiento de Jesús, que se abajó hasta el último peldaño de la condición humana. Si miramos para arriba, si buscamos un Dios todopoderoso, si consideramos que el dolor no afecta a Dios, si creemos que Dios sólo se encuentra en los espacios no contaminados por el pecado, la injusticia y la sangre derramada, no lo vamos a encontrar.»

– Será fácil encontrar a Dios en la belleza, la armonía, el amor… El Maestro de Nazaret, identificado con los últimos, me preguntará si en los presos, hambrientos o incurables, lo descubrí a Él.
– La dignidad de ser hijo de Dios nunca se pierde. Si apartáramos la mirada de las personas destruidas, nos alejaremos del Dios vivo.

Les pondré al fin estos versos de búsqueda y de adoración, también en su corazón:

«Tan cerca y no te veo
tan escondido te confundo
tan abajo y paso de largo
tan lejos que te pierdo
tan arriba no te alcanzo
en la tierra y en el cielo.

Sólo importa corazón
si te busco y te deseo
en mi dentro más adentro
donde solo vives y respiras
en mí conmigo a mi lado.

Alabanza, amigo y reverencia
en la tierra y en el cielo,
amén por siempre así sea.»

(No tardes más, Nicodemo M.)

—————–
-Texto citado: Benjamín Glez. Buelta, Salmos para sentir, Rio, 2005.
-Imagen: Favela Rocinha, Río Janeiro.

La intimidad de Dios

Les pondré aquí unos pensamientos sobre la relación personal con Dios a partir de la experiencia de Jesús de Nazaret. Después de la tremenda crisis por su muerte en cruz, una vez encontrado vivo en los caminos, JESÚS prometió a los discípulos:

+ Si me aman, el Padre y yo vendremos y haremos morada en ustedes.
+ Yo estaré presente todos los días, hasta el fin del mundo.
+ El Espíritu que yo enviaré les enseñará y recordará todo.

A los cristianos no se nos ha enseñado a notar la presencia de Dios en nuestro interior. Lo imaginan en algún lugar indefinido del universo. Si no lo percibimos dentro de nosotros, difícil hallarlo fuera.

vidr_Annonciation-Taizé

# Con ocasión de la Navidad J.A. Pagola dio alguna pista:

– Saber estar con los ojos cerrados y en silencio, recibir con un corazón sencillo su presencia que nos alienta y sostiene.
– No pensar, sino acoger la paz y el amor que nos llega desde lo íntimo de nuestro ser.
– En nosotros los miedos y nuestras heridas, nuestra mediocridad y pecado. No inquietarnos, permanecer en silencio.
– Su presencia interior amistosa nos irá apaciguando y sanando.

# Parecido expresó San Agustín, de su propia experiencia interior:

“Tú estabas dentro de mí y yo fuera. Tú más íntimo que mi propia intimidad. Fuera te busqué, abalanzado sobre la belleza de tus criaturas. Tú estabas conmigo, pero yo no estaba contigo.”

# La Madre Teresa de Calcuta, de la oración a la paz, pasando por el servicio, en el centro el amor:

“El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. Y el fruto del servicio es la paz.”

# De las ocho bienaventuranzas, esta será mi preferida:

“Felices los limpios de corazón, ellos verán a Dios”. La sencillez, la limpieza de miras, la sinceridad, condición para vivir el misterio de la intimidad divina. María de Nazaret, ‘llena de gracia’, el mejor modelo: la escucha y acogida, su disponibilidad.

EL DIOS VIVO

Qué sabrosa es la presencia del Dios vivo:
es como miel que te empapa el paladar,
es agua fresca que resbala por la frente;
como la brisa que te moja desde el mar.

Qué seguro es el amparo del Dios vivo:
es como el brazo que sostiene al caminar;
es la sonrisa que despierta la confianza,
como la mano que te lleva a reposar.

Grande el hombre que confía en el Dios vivo,
es como el yunque que resiste al martillar.
Que Dios ayude al que lucha por la vida,
que Dios apoye al que ayuda a los demás.

–Miguel Matos

* Imagen: Anunciación, vitral, Taizé.