Veante mis ojos

“El Espíritu del Señor me envió para anunciar la Buena Noticia a los pobres,  para abrir los ojos de los ciegos, el año de gracia del Señor.”

Recuperando vivencias, no pude evitar el recuerdo, el gusto espiritual de antaño. Fue al escuchar un evangelio donde Jesús tocó los ojos apagados y con su propia saliva los limpió. El ciego vio al Señor y poco a poco todo lo demás. Fue la Buena noticia esperada.

Verán una coplilla popular que santa Teresa escuchó a alguien de la casa cantar, y enamorada al oír, vio todo con ojos nuevos, pues sintió gran consuelo y mucha paz.

La fe que ilumina, serena y no deslumbra, viendo sin ver del todo, lamento por la ausencia y a la vez confiado ruego.

Veante mis ojos,
dulce Jesús bueno,
veante mis ojos,
muerame yo luego.

No quiero contento,
mi Jesús ausente,
que todo es tormento
a quien esto siente.
Solo me sustente
tu amor y deseo
veante mis ojos,
muerame yo luego.

Sientome cautiva
sin tal compañia,
muerte es la que siento
sin Vos, Vida mia.
Cuando será el dia
que alceis mi destierro
veante mis ojos,
muerame yo luego.

Dulce Jesús mío,
aquí estais presente,
las tinieblas huyen,
Luz resplandeciente.
Oh Sol refulgente,
Jesús nazareno,
veante mis ojos,
muerame yo luego.

(Anónimo siglo xvi)

__ __

-Cf. san Lucas c.4

-Si lo desean, podrán escuchar aquí el poema en esta versión de la melodía de Felipe Pedrell (+1922).

__ __

Para este mes de diciembre, el Video del Papa nos recuerda la necesidad de la oración personal con Jesucristo.

La fidelidad, Tomás de Aquino

Verán hoy una oración a Dios, deseando ser fiel y corresponder a tanto bien recibido. La FIDELIDAD será la respuesta agradecida, aunque cueste sacrificio, llamada también lealtad.

Recuerden cómo la Biblia alabó en Abraham y Moisés su fidelidad, una fe cargada de afecto, hablando con Moisés como entre amigos.

– ¿Será posible hablar con Dios como con un amigo? Para santa Teresa será la mejor definición: “Orar es tratar de amistad muchas veces y a solas con quien sabemos que nos ama”.

He aquí el texto del gran teólogo Tomás de Aquino (+1274) que oraba así ante el Crucifijo cada día, deseando tener un corazón semejante al de Cristo. También nosotros pediremos:

.. Señor, dame un corazón vigilante, que nada me arrastre lejos de ti; un corazón noble que ningún afecto rebaje ni adversidad lo rompa; un corazón libre que no domine ninguna pasión.
.. Concédeme una inteligencia que te conozca, una atención que te busque, una sabiduría que te encuentre, una vida que te complazca, una paciencia que te espere y una confianza que al fin te posea.
.. Deseo estar afligido por lo que tú sufriste, perdona mi pecado, quiero poner al servicio de los demás los bienes que tú me diste, gozar tus gozos en la casa del Padre, en tu gloria para siempre. Amén.

_______________

¡Celebramos las 130.000 visitas en nicodemoblog!
Amigas, amigos, lectores, editores
gracias y cuiden la salud, propia y ajena.

La lámpara de la fe

En estos días de los Santos y los difuntos recordarán la fe tan necesaria y la esperanza, compañeras del amor que sentimos y nunca muere.

“A medianoche se oyó una voz: Ya viene el esposo, salgan a su encuentro. Las jóvenes marcharon con sus lámparas, mas algunas exclamaron: ¡Nuestras lámparas se apagan, se acabó el aceite!”, s Mateo c.25.

Regresaron las noches más largas, el final del día y de la vida, la luz poco a poco marchará. Aguardaremos el alba, en descanso pero alerta por si amanece como esperamos.

– Dijeron que al morir se apagarán por un tiempo las luces, mas quedará tenue la luz de la fe en impaciente espera y las brasas del amor vivido, también el deseo de amar y vivir sin fin.

– Dijeron que el aceite será la Fe, alimento de la llama del buen Amor, lo que más importa. Si fallare la fe o perdieran la Esperanza, el amor se debilitará ante tanto daño y desamor.

“Cuando regrese el Hijo del Hombre, ¿encontrará fe en la tierra?”
“El amor se enfriará en muchos. El que se mantenga fiel, se salvará”
“Estén despiertos, porque no saben en qué día vendrá su Señor.”

Las tres virtudes se necesitan pues. Unidas serán fuertes, mas separadas, la fe sin amor, la espera sin fe, vendrá la oscuridad y el temor.

Por eso en la noche siempre fue necesario rezar y cantar:

.. En el sueño de la noche
mantén en tu LUZ el aceite de mi lámpara,
la fe de mi alma, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
aleja de mí al espíritu maligno,
sus voces impuras, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
encienda tu AMOR la plegaria de mi pecho,
mi más bello canto, Señor, en el sueño de la noche.

.. En el sueño de la noche
renueva el ardor de mis fuerzas abatidas,
con brazo robusto, Señor, en el sueño de la noche.

Oración.- Señor Dios, que tu Espíritu santo encienda en nosotros una luz interior suave pero firme, que quite las sombras de la duda y limpie la tiniebla de la desesperanza, que nos ilumine cuando en verdad no sabemos qué hacer. Amén.

__ __

Casi sin pensar vinieron a la memoria estos versos de santa Teresa de Ávila (+1582) que recordarán:

Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.
.. Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor;
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí:
cuando el corazón le di
puso en él este letrero,
‘que muero porque no muero’.

Elogio de la vida interior

Las personas hoy deberemos aprender el arte de escuchar, de hacer silencio, detenernos en nuestro interior, sentir la vida, escuchar la llamada de Dios en el silencio.

Fue un comentario al encuentro de JESÚS con Marta y María, que me llevó a buscar aspectos de la vida interior. La vida que fluye en el subsuelo, alimento para la vida en superficie.

JESÚS de Nazaret observó con respeto el interior y los sentimientos de las personas, sus pensamientos y deseos, la fe vacilante e inquietudes. Vendrá a la memoria Zaqueo el publicano, la mujer samaritana o Pedro arrepentido junto al lago.

A . – JESÚS fue hombre de oración, una relación de confianza y abandono. Pasó noches en oración, o al amanecer buscó el silencio y la soledad, la compañía del PADRE y la naturaleza.

“De madrugada, todavía muy oscuro, Jesús se levantó, salió y se fue a un lugar solitario. Allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron a buscarlo”, san Marcos c.1.

Así lo vio R. Galarreta en sus versos:

– Con el frío primero que anuncia el alba,
cuando empiezan a cantar los pájaros
con cuidado, sorteando los cuerpos dormidos,
retira la cortina de la puerta, suavemente,
se desliza a la sombra de la calle,
se aleja hasta la arena de la playa,
y justo donde muere la última ola
rizada y silenciosa se acuclilla,
las manos extendidas sobre las rodillas
y deja que penetre en su alma el murmullo de Dios ”

B . – El Salmo 139 recordará la relación de intimidad entre el pueblo creyente y el Dios de la Alianza, una larga tradición de amistad, de luces y sombras, él conoce y nos ama.

“Señor, tú me conoces y estás siempre conmigo. Tú sabes mis dudas y conoces mi oscuridad. Tú me conoces y respetas, me acompañas… En lo más adentro de mí mismo estás tú, nada habré de temer porque tú vas conmigo”.

JESÚS de Nazaret se presentó como pastor que conoce bien a sus ovejas, cuida de ellas y desea que lo conozcan, su voz y sus pasos, una familiaridad personal.

C . – “Vengan a mí si están cansados o se sienten agobiados. No teman. En mí solo encontrarán descanso y amistad… Yo soy pobre, humilde, amigo”.

La gente valoró la acogida de JESÚS al necesitado de atención y consuelo. Cansado él mismo llamó a la puerta de sus amigos, o buscó agua en el pozo de Samaría. Conversar y descansar. La oración será encuentro de amistad, una corriente fresca de vida interior.

– Cuando reces entra, cierra la puerta, ora a tu Padre que está contigo y ve en lo secreto.
– Recen así: PADRE NUESTRO, santificado sea tu nombre.
– Yo soy la vid y ustedes los sarmientos. El que permanece unido a mí, ese dará mucho fruto. 

D . – Nuestra oración estuvo llena de las propias preocupaciones e intereses. La presencia, el silencio, la escucha, abrirá nuestro corazón. Descubriremos la ternura del PADRE Dios que nos habla y acompaña. Eso será oración.

– Santa Teresa de Jesús explicó: “Oración no es sino tratar de amistad con quien sabemos que nos ama”.
– En su libro Ejercicios espirituales el santo de Loyola dijo: “No el mucho saber llenará del todo el alma, mas el sentir y gustar en el interior”.
– La madre Teresa de Calcuta dirá: “Para poder amar, tenemos que orar”.

= Conclusión : Importará mucho cuidar nuestra vida interior. Si estamos vacíos por dentro, seremos más vulnerables, disminuirá nuestra confianza en Dios, no sabremos qué hacer ni cómo defendernos del maligno, ‘Oren, para no caer en tentación’.

__ __

MARÍA, la madre del Señor, fue ejemplo de escucha y de vida interior, de silencio y entrega. Así en esta canción “MADRE del SILENCIO”, del grupo universitario chileno ‘Canto Católico’.

Como una tarde tranquila,
como un suave atardecer,
era tu vida sencilla
en el pobre Nazareth;
y en medio de aquel silencio,
Dios te hablaba al corazón.

Virgen María, Madre del Señor:
danos tu silencio y paz
para escuchar su voz . .

Y sobre todo, María,
cuando nos habla en los hombres:
en el hermano que sufre,
en la sonrisa del niño,
en la mano del amigo,
y en la paz de una oración.

El alma #2

En el 5º centenario de Santa Teresa, homenaje y recuerdo por la mística castellana, quise traerles un apunte más sobre el tema del alma, con otro modo de ver las cosas. Será el modo antiguo y medieval, que entendió el alma como encerrada en una cárcel, desterrada en tierra extranjera, por la culpa original y personal, esperando ser liberada por fin de penas y ataduras, y disfrutar ya para siempre de libertad y felicidad plenas.

gonzalo-chueca_stateresa-d

A muchos les sabrá a platonismo puro, mas es doctrina extendida también en otras filosofías y religiones. Será para decir el descontento con el modo de hacer la humanidad de siempre, que hace y deshace, cose y descose, soñando en cielos, paraisos y tierras prometidas donde todo será mejor, distinto y quedará finalmente restaurado. De fondo observarás una consideración pesimista y despectiva de la vida de ahora, del cuerpo y del tiempo presente, mas también una ansia potente de mejora, una utopía.

– Leí que Santa Teresa de Ávila dijo en su tiempo algo parecido:

«¡Ay, qué larga es esta vida!
¡Qué duros estos destierros!
¡Esta cárcel, estos hierros
en que el alma está metida!
Sólo esperar la salida
me causa dolor tan fiero,
que muero porque no muero.»

( Del poema ‘Vivo sin vivir en mí’ )

– El poeta castellano Jorge Manrique escribió estas bellas coplillas de semejante tema, mas por otras razones:

No tardes, muerte, que muero;
ven, porque viva contigo;
quiéreme, pues que te quiero,
que con tu venida espero
no tener guerra conmigo.

Remedio de alegre vida
no lo hay por ningún medio,
porque mi grave herida
es de tal parte venida,
qu’eres tú sola remedio.
Ven aquí, pues, ya que muero;
búscame, pues que te sigo;
quiéreme, pues que te quiero,
e con tu venida espero
no tener vida conmigo.

( Dibujo | Gonzalo R. Chueca )

¿Qué es orar? Es amistad

Orar es comunicar con Dios, estar en su presencia para agradecer o pedirle algo. Ponerse cerca de él para recibir luz y calor como del sol, acoger su amor y su aliento, escuchar su voz. Orar supone la fe, o al menos desearla.

20191213_183203

– Orar es como amar y ser amado, una necesidad vital de cada uno, de Dios y de nosotros.
– Orar no es solo hablar, es buscar, escuchar, mirar, esperar, y sobre todo amar.

Parece que la relación de amistad y de confianza es clave para entender el sentido de la oración. Tanto en Abrahan como en Moisés fue habitual hablar con Dios, y a pesar de no ser fácil la relación, la Biblia dirá que llegaron a ser ‘amigos de Dios’.

– El camino obligado para una amistad honda es el trato frecuente y paciente. Santa Teresa de Jesús define la oración como “tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos que nos ama”.
– La Madre Teresa de Calcuta habló de la importancia que tiene el silencio y la escucha para llegar a la oración, porque “lo que cuenta no son nuestras palabras sino lo que él dice”.

Para Jesús de Nazaret orar será un ejercicio de abandono en las manos del Padre Dios, una relación confiada a veces difícil. Cuando oren digan “Padre nuestro, hágase tu voluntad”, y desde la cruz, “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”.

Conocerán la oración de abandono escrita por Charles de Foucauld, tal vez meditando la oración de Jesús en Getsemaní:

«Padre mío, me abandono en Tí,
haz de mí lo que quieras,
pongo mi vida en tus manos,
te la doy, Dios mío,
con todo el amor de mi corazón,
porque Te amo, y es para mí
una necesidad de amor el darme,
sin límite, con una infinita confianza,
porque Tú eres mi Padre.»

__________

* Imagen: Anunciación, fragmento, 1430, Fra Angélico. El diálogo del Evangelio, san Lucas c.1, expresa respeto, afecto y entrega mutua.

-Vean también nuestro post ‘“Dios en el silencio”‘.

-Podrán leer más del tema en “Como orar”, pdf, ebook de Nicodemo Martin.

La nada, el todo | José Hierro

– A José Puig en memoria –

«DESPUES DE TANTO TODO PARA NADA»

Entre circunstancias de vida y de muerte, el pensamiento y el corazón me llevaron a seguir en poesía, como acunando la realidad que atemorizada no duerme y siempre llora.

Pasadas ya las fiestas de los últimos días, un amigo entre escéptico y melancólico me repite: “Después de tanto todo para nada”. El verso repetido me tocó, en este tiempo nuestro de oscuridades y pequeños horizontes, tiempo de todo y de nada, tiempo de crisis y engaños.

Hopper Edward, Hotel room, 1931.2jpg

# Así llegué hasta el poema que acabó siendo el soneto “Vida” que José Hierro ofreció desengañado a su nieta Paula Romero. Unos versos que al fin no son sino eso mismo, todo para nada.

Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.
.. Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!».
Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!».
Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.
.. No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada.)
.. Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.

# Los de ahora son tiempos difíciles, ‘recios’, como dijo de su siglo Santa Teresa , ella que hubo de sufrir incontables dificultades por envidias e inquisiciones, queriendo caminar siempre en la verdad, sin buscar su propia gloria ni recompensa.

Teresa de Ávila, muy creyente, quiso recorrer el camino inverso, cómo explicarlo, propuso pasar ‘de la nada al todo’. Es lo que sugiere esta letrilla con su enigma, que la santa castellana dicen tenía siempre muy a mano:

Nada te turbe,
nada te espante,
todo se pasa,
Dios no se muda;
la paciencia
todo lo alcanza;
quien a Dios tiene,
nada le falta:
solo Dios basta.

__ __

* Soneto: ‘Vida’, José Hierro (+2002), poema epílogo de su último libro “Cuaderno de Nueva York”, 1998.
* Imagen: Hotel Room, Edward Hopper, 1931. Sus personajes expresan la soledad en la sociedad moderna, extranjeros e indiferentes a lo que les rodea.

-Podrán ver aquí el poema completo “Nada te turbe”.

-Escuchen con música Taizé la letrilla de Sta Teresa:

Santa Teresa y Cuba

Celebrando la fiesta de la santa española Teresa de Jesús (1515-1582), traigo aquí esta historia días después de las celebraciones por la VIRGEN DE LA CARIDAD DEL COBRE, patrona de todos los cubanos.

+ Se trata de una anécdota de la común historia hispano-cubana, con sus inicios allá por el siglo XVI, leída ahora y explicada aquí ya en nuestro siglo XXI.

Teresa de Ahumada perdió a su madre muy joven en momentos en que más la necesitaba, ella misma nos lo manifiesta en el libro de su Vida:

“Como yo comencé a entender lo que había perdido, afligida me fui a una imagen de nuestra Señora y le supliqué fuese mi madre, con muchas lágrimas”.

Ocurría esto el año 1528, quince años después del descubrimiento de la Isla por el Almirante Colón, ante una imagen del Hospital de San Lázaro en Ávila, España. Esta imagen era conocida con el título de Virgen de la Caridad.

+ La vinculación entre Santa Teresa y la Virgen de la Caridad, servirá para preguntarnos por la historia de nuestra imagen, naufraga y rescatada de las aguas. ‘Virgen de la Caridad’ fue antigua advocación, patrona de otros pueblos hispanos y latinos, título vinculado con Hospitales de enfermos pobres.

Una pequeña talla con su propio nombre escrito “YO SOY LA VIRGEN DE LA CARIDAD”, fue rescatada en aguas cubanas flotando sobre una tabla en la Bahía de Nipe. Ocurrió en el año 1612 a la altura de Cayo Francés, tres pescadores nativos de la Isla, dos indios y un esclavo negro, cuando iban a buscar sal, encontraron la imagen y le rindieron culto que poco a poco fue extendiéndose.

+ La Virgen de la Caridad fue proclamada Patrona de Cuba el año 1915 por el Papa Benedicto XV a petición de los veteranos mambises, y coronada Reina de Cuba en El Cobre-Santiago de Cuba por Juan Pablo II en su viaje de enero de 1998.

__ __

= Si gustan podrán leer más impresiones de un viajero, “Desde Cuba”, pdf, ebook de Nicodemo Martin.