Al atardecer

# Al atardecer se anuncia el final del día, el sol parece apagarse, la noche está ya cerca. De niños la oscuridad atemoriza, a los mayores entristece, evocará ausencias, tal vez soledad. Comienzan momentos de reposo y pensamiento, pasó un día más que no volverá.

Por eso el atardecer del día sugiere a poetas y pensadores el atardecer de la propia vida, su declive final hasta la misma muerte. En la pasada fiesta de Santos y difuntos lo hablaron.

Mas también la noche es tiempo de encuentro y de intimidad, tiempo de silencio y escucha, de calor familiar. Buscarás compañía si estás solo, y estarás cerca por si alguien se aleja, no se pierda.

# Así los discípulos de Emaús desconsolados pidieron a Jesús permanecer juntos al atardecer. Un gesto de confianza y de amistad, también de auxilio:

– Llegando cerca de la aldea, Jesús de Nazaret hizo ademán de seguir su camino, mas los discípulos le rogaron: ‘Quédate señor con nosotros que el día está cayendo’.

Sin duda su experiencia de encuentro con Jesús, primero crucificado ahora resucitado, les valió la pena porque su corazón arrugado y frío por tanto dolor, fue ensanchado y de nuevo iluminado por su presencia y su palabra.

# “A la tarde te examinarán en el amor; aprende a amar como Dios quiere ser amado”. El místico castellano san Juan de la Cruz dejó el aviso en sus ‘Dichos de luz y de amor’, él mismo amenazado por inquisidores, amando siempre, en los brazos del Amado así seguro.

Verán aquí la idea hecha canto, haciendo referencia al examen final de nuestra vida, donde la asignatura pendiente más difícil será el amor, el amor amante y fraterno que perdona y abraza al amigo y al enemigo, la misericordia que cura al herido y viste al desnudo. Fue el credo de Jesús de Nazaret, algo transformador, un sueño. Estamos a tiempo.

– Al atardecer de la vida
me examinarán del amor.

Si ofrecí mi pan al hambriento,
si al sediento dí de beber,
si mis manos fueron sus manos,
si en mi hogar le quise acoger.

Si ayudé a los necesitados,
si en el pobre he visto al Señor,
si los tristes y los enfermos
me encontraron en su dolor.

Aunque hablara miles de lenguas,
si no tengo amor nada soy,
aunque realizara milagros,
si no tengo amor nada soy.

– Al atardecer de la vida
me examinarán del amor.

(Cesáreo Gabaráin. Podrán escuchar en “Al atardecer”)

__ __

El pastor, Juan de la Cruz

Todavía un apunte sobre san Juan de la Cruz. Se buscó entender su mística y poesía desde la experiencia afectiva nuestra. Como en casi todo lo divino, lo humano será la referencia.

La experiencia descrita en el poema “El pastorcico” fue en parte equivalente al Cántico espiritual: la tristeza por la ausencia del amad@, el abandono inesperado, el dolor por la lejanía y olvido nuestro, la búsqueda y espera infinitas del pastor.

Su soledad y pena durarán, mas el amor herido sanará, siendo al fin desde el árbol de la cruz amor eterno.

Un pastorcico solo está penando
ajeno de placer y de contento
y en su pastora puesto el pensamiento
y el pecho del amor muy lastimado.

No llora por haberle amor llagado
que no le pena verse así afligido
aunque en el corazón está herido
mas llora por pensar que está olvidado.

Que sólo de pensar que está olvidado
de su bella pastora con gran pena
se deja maltratar en tierra ajena
el pecho del amor muy lastimado.

Y dice el pastorcico: “¡Ay desdichado
de aquel que de mi amor ha hecho ausencia
y no quiere gozar la mi presencia
y el pecho por su amor muy lastimado!”

Y al cabo de un gran rato se ha encumbrado
sobre un árbol do abrió sus brazos bellos
y muerto se ha quedado asido de ellos
del pecho del amor muy lastimado.

———–
-Vean nuestra entrada “Cántico espiritual”.
-Podrán escuchar el poema “El pastorcico”, Jesed, Mexico.
-Imagen: Arce, otoño, ‘seguro de sí mismo, tímido, orgulloso, celoso de su intimidad’.

La soledad

Será siempre un tema recurrente que interesa, la soledad que en un momento dado nos llegó a preocupar. Por un fracaso de pareja, por un avance en la edad o un disgusto inesperado. Te encuentras solo, anímica o incluso físicamente solo, sentiste un vértigo interior. Necesitarás apoyo, ayuda, esperar que pase la mala racha, y toda la paciencia posible.

Ocurrió casi de repente que el horizonte a la vista se nubló, y lo de atrás desdibujado quedó irreconocible, sin atractivo. Y así otras sensaciones posibles como la culpa, el desengaño, la frustración o el desaliento.

# Los pensamientos que hoy presento fueron sugeridos por un estudio reciente: “Una de cada tres personas se siente sola en la sociedad de la hiperconexión y las redes sociales”.

Se confirmaron las sospechas. Se trató de la soledad negativa, producto de una cultura determinada, soledad dañina y destructiva, enfermiza, una soledad equivalente a aislamiento.

– Cuando una persona está triste e irritable, quizá está pidiendo en silencio que alguien la ayude y conecte con ella.
– La paciencia, la empatía, el apoyo de amigos y familiares, hará que sea más fácil recuperar la confianza y los vínculos.
– Muchas personas solas tienden a considerar las redes sociales como refugio seguro para relacionarse con los demás.

homb_Lonely-man-boat

# No debemos olvidar sin embargo ni temer la otra soledad, natural al ser humano, la soledad positiva y constructiva, que trasciende toda cultura y quedó guardada en el cofre personal de cada uno, la propia intimidad. En la soledad se elaboran los mejores productos que uno puede disfrutar y ofrecer.

Esta soledad es positiva porque reconforta e identifica al sujeto, recarga su energía interior y fortalece el espíritu, sus convicciones y creencias se ahondan y personalizan. Los más auténticos afectos y sentimientos necesitan su reposo y su tiempo, como los mejores platos y los encuentros más prometedores…

La música callada,
la soledad sonora,
la cena que recrea y enamora.

El ser interior se irá construyendo así con materiales de todo tipo, desde la primera infancia hasta el momento de ahora. Gran oficina de recursos, el yo precisa su propia soledad para tomar y ofrecer lo mejor de sí mismo.

En soledad vivía,
y en soledad ha puesto ya su nido,
y en soledad la guía
a solas su querido,
también en soledad de amor herido.

Una felicidad diferente nacerá con esta soledad positiva, soledad necesaria en nuestra cultura de masas y anonimato, de tantas redes sociales y conexiones.

—————
-Cántico, s Juan de la cruz
-Ver estudio ‘Loneliness’ (WW Norton), de los profesores John y Stephanie Cacioppo, Universidad de Chicago.

Orar en la noche | s Juan de la Cruz

– Señor de la noche quédate que oscurece,
no pases de largo señor de mi noche.
– No temas yo tomaré tu mano si anochece,
seré tu descanso estaré a tu lado.

+ La noche del mundo y las personas será oportunidad para la luz y la espera. No será fácil orar en la noche, buscar en la oscuridad. La noche sin embargo fue tiempo de encuentro e intimidad, tiempo del paso de Dios, ‘tiempo de salvación’.

De noche el caos informe se iluminó y todo fue orden y belleza.
De noche contaba Abraham nubes de estrellas fue la promesa.
De noche por tres veces oyó Samuel la voz de Dios que lo llamaba.
De noche vieron los pastores a su mesías en el establo.
De noche buscó Nicodemo la luz y hasta nacer de nuevo.
De noche oró Cristo tres veces que pase este cáliz.
De noche Pedro negó a su maestro no lo conozco.
De noche esperó Magdalena junto al sepulcro.
De noche iremos con lámparas a su encuentro.

aman_novalis

+ San Juan de la Cruz escribió ‘La noche oscura del alma’ en la penumbra de su celda: “Canciones del alma que se goza de haber llegado al alto estado de la perfección que es la unión con Dios por el camino de la negación espiritual”.

– Enamorado y encarcelado, el místico canta su búsqueda del amado en tan extrañas circunstancias, en oscuridad y soledad extrema.

En una noche oscura
con ansias en amores inflamada,
¡oh, dichosa ventura!,
salí sin ser notada
estando ya mi casa sosegada.

– El alma, solo movida por la pasión de amor, despojada de toda certeza y propia luz, adivina confiada la cercana presencia del amado.

En la noche dichosa,
en secreto, que nadie me veía
ni yo miraba cosa,
sin otra luz y guía
sino la que en el corazón ardía.

Aquesta me guiaba
más cierto que la luz de mediodía,
adonde me esperaba
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía.

– Una potente y misteriosa luz interior le hace gozar libre y segura, amando y siendo amada, sin más deseo que vivir así iluminada, en perfecta comunión ‘amado con amada’.

¡Oh, noche que guiaste!
¡Oh, noche amable más que la alborada!
¡Oh, noche que juntaste
Amado con amada,
amada en el Amado transformada!

* Vean nuestro post “Poesía y mística, San Juan de la Cruz”.

Lo que importa es amar

«A nadie le debáis nada, más que amor; porque el que ama a su prójimo tiene cumplido el resto de la ley. Amar es cumplir la ley entera.»

Esto lo escribió un ex fariseo llamado Pablo de Tarso en el siglo I a los cristianos de Roma, en un documento que durante siglos enfrentó a los teólogos sobre lo que será primordial para salvarse, si solo creer o basta amar.

+ Comentando tres siglos más tarde una carta de san Juan el discípulo amado, San Agustín opinó muy parecido:

«¡Ama y haz lo que quieras! Si te callas, hazlo por amor; si gritas, hazlo también por amor; si corriges, también por amor… Si la raíz del amor está dentro de ti, nada puede brotar que no sea bueno.»

No es una defensa del libertinaje ni del relativismo, sino todo lo contrario, habla del reto de amar siempre, de perdonar y disculpar sin límites, de solo buscar el bien del otro en toda circunstancia.

+ Un amor así, que llega a “dar la vida por los que uno ama”, será siempre una asignatura pendiente. Se comprende que el místico San Juan de la Cruz dejara aviso en “Dichos de luz y amor”:

«A la tarde te examinarán en el amor; aprende a amar como Dios quiere ser amado.»

+ Tengo ante mí el libro “Sólo el amor es digno de fe”, de H.von Balthasar, un título muy sugerente. Se refiere al Amor de Dios con mayúscula que el creyente conoce y recibe de Jesús de Nazaret, su amor sin fisuras ni distingos. El culmen de la vida cristiana será imitar y seguir a Jesucristo en ese difícil amor, “ama como yo te he amado”.

————–
-Imagen: El hijo pródigo, de Antoine Knibily, el abrazo de ‘la infinita y luminosa misericordia de Dios’. Knibily vivió su vocacion artística y sacerdotal en el basural de Nueva Matucana, recorrió cárceles, casas de menores y campamentos de extrema pobreza en Chile.
-Vean la parábola del “Hijo pródigo”, del film “Jesús de Nazaret” (1977), de F. Zeffirelli.
-Leer tambien nuestro post “Himno de la caridad”.

El Cantar de los cantares

:: Un día leí estos versos del “Cantar de los Cantares”, impresionantes por su limpieza y contundencia, y me hicieron pensar:

“Es fuerte el amor como la muerte, es cruel la pasión como el abismo; es centella de fuego, llamarada divina; las aguas torrenciales no podrán apagar el amor, ni anegarlo los ríos.”

El “Cantar” es un libro bíblico atribuido en otro tiempo al rey Salomón, compuesto en el siglo IV antes de Cristo, será conocido por ser un libro de amor. El arte poético, la religión y el amor, aliados en una mística restauradora.

Se trata de un texto alegórico en clave creyente, de difícil lectura. Presentará la firmeza del amor entre Dios y su pueblo, su fidelidad a toda prueba.

:: El libro utiliza en los diálogos la analogía de la pasión conyugal. Satisfacción por la cercanía y posesión amorosa, dolor y pesadumbre en la distancia y soledad. En sus diferentes cantos comunica la alegría de la relación, la fiesta del amor, también la tristeza y el temor por la pérdida o abandono. Vida o muerte, paz profunda o gran inquietud.

– Lo busqué y no lo encontré, lo llamé y no me respondió.
– Si encuentran a mi amado, prométanme decirle que me estoy muriendo de amor.

Pero el principio está firme: vencerá eternamente el amor del que amó primero, que liberó de la tiranía de Egipto a su pueblo predilecto, pobre y esclavo.

– Si alguien ofreciera todas sus riquezas a cambio del amor, tan sólo burlas recibirá.
– El hombre que encuentra este tesoro escondido, vende todo lo que tiene y lo compra.
– Si no tengo amor, no soy nada, soy como campana que hace ruido.
– El amor nunca fallará.

:: Una anécdota de la historia de este pequeño libro de amor. El religioso Luis de León (1527-1591), profesor de Biblia en Salamanca, fue detenido y encarcelado por la Inquisición española o Santo Oficio durante cinco largos años. Cargo principal contra él: su traducción al castellano y comentarios del libro del Cantar de los cantares, sólo conocido hasta entonces en hebreo y latín. Alguien habló de ‘miedo a la libertad’ ¿Será posible también el miedo al amor? 

Se atribuirá a Fray Luis esta décima que al salir de la cárcel dejó escrita en sus paredes. Así concluyó el fraile agustino su injusta prisión, bien aprovechada la calma de su forzoso retiro:

Aquí la envidia y la mentira
me tuvieron encerrado.
Dichoso el humilde estado
del sabio que se retira
de aqueste mundo malvado,
y con pobre mesa y casa
en el campo deleitoso
con sólo Dios se compasa,
y a solas su vida pasa,
ni envidiado ni envidioso.

* Imagen: Amantes, Nicoletta Tomas.

Cántico espiritual, s Juan de la Cruz

CANCIONES DEL ALMA

+ En otra ocasión, celebrando el aniversario de san Juan de la Cruz, presenté en el blog una pequeña introducción a la ‘Trilogía’ formada por el Cántico espiritual, la Noche oscura y la Llama de amor.

Largos poemas e itinerario hacia el tipo de amor peculiar que une a la criatura (Alma) con su creador (Esposo). La religión hablará de ‘unión mística’, la mutua e íntima entrega, identificación amorosa.

Cuando tú me mirabas,
su gracia en mí tus ojos imprimían,
por eso me adamabas,
y en eso merecían
los míos adorar lo que en ti veían
.

Hoy he de traer aquí al recuerdo el llamado “Cántico espiritual”, del que sólo cinco cantos reproduzco, invitando a su lectura íntegra.

Es el amor nupcial el que mejor expresa, como en el “Cantar de los Cantares” que lo inspira, una relación apasionada de búsqueda por parte del Alma, de espera y fidelidad por parte del Esposo.

+ El Cántico dirá la persistente insatisfacción del creyente por la distancia y ausencia, la dificultad en apropiarse del divino amado y fundirse en él. La experiencia espiritual quiere ser generosa y altruista, pero deberá pasar por cañadas oscuras que purifiquen su propio amor e interés, reconociendo al fin una alteridad salvadora.

Canciones entre el alma y el esposo

¿Adónde te escondiste,
Amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste,
habiéndome herido;
salí tras ti clamando, y eras ido.

¿Por qué, pues has llagado
aqueste corazón, no le sanaste?
Y, pues me le has robado,
¿por qué así le dejaste
y no tomas el robo que robaste?

Mi alma se ha empleado
y todo mi caudal en su servicio;
ya no guardo ganado,
ni ya tengo otro oficio,
que ya sólo en amar es mi ejercicio.

Descubre tu presencia
y máteme tu vista y hermosura;
mira que la dolencia
de amor, que no se cura
sino con la presencia y la figura.

Parece que este poema-canción fue escrito por Juan de la Cruz como lamento de auxilio durante los nueve meses de cárcel que el santo sufrió en Toledo (1578), no deseando sino morir ya, morir de amor, morir amando como su Cristo. También en este hombre santo y atormentado, la fe tras la prueba acaba en amor.

__ __

-En las imágenes veremos un dibujo del Crucificado por el mismo Juan de la Cruz, inspirador de Salvador Dalí en el llamado “Cristo de San Juan de la Cruz” (1951). En ambos casos un Cristo al que no vemos el rostro, mirando a la tierra, volcado hacia nosotros.

-Leer más en “San Juan de la Cruz”, y en el post “Cantar de los cantares”.

Poesía y Mística, s Juan de la Cruz

San Juan de la Cruz (1542-1591), místico castellano, poeta español de gran dificultad para los no iniciados. Él mismo explicó en la obra en prosa sus propias poesías.

Compañero de trabajos y fatigas de Santa Teresa para la reforma de los conventos de la época, murió en la noche del 13 al 14 de diciembre a los 49 años de edad, perseguido y abandonado por la Iglesia y por sus propios hermanos de orden. Su fiesta se celebra el 14 de diciembre.

El “Cántico Espiritual”, basado en el Cantar de los Cantares, “La Noche oscura” y “La Llama de amor viva”, son las tres obras líricas fundamentales.

Esa tríada muestra el proceso de acercamiento místico del alma a Dios, hasta llegar al gozo de la unión personal. La ordenación gradual de los tres poemas, y sus tratados correspondientes, constituye como una escala espiritual.

La “Llama de Amor viva” describe los deleites y misterios de la mutua intimidad e identificación, la unión mística del alma con Dios; la experiencia creyente del amor divino como llama de fuego que enamora, da calor e ilumina, que hiere y también sana.

– “Canciones del alma en la íntima comunicación de unión de amor de Dios”

«¡Oh llama de amor viva,
que tiernamente hieres
de mi alma en el más profundo centro!
pues ya no eres esquiva,
acaba ya, si quieres;
rompe la tela de este dulce encuentro.

¡Oh cauterio suave!
¡oh regalada llaga!
¡oh mano blanda!, ¡oh toque delicado,
que a vida eterna sabe
y toda deuda paga!
matando muerte, en vida la has trocado.

¡Oh lámparas de fuego,
en cuyos resplandores
las profundas cavernas del sentido,
que estaba oscuro y ciego,
con extraños primores
calor y luz dan junto a su querido!

¡Cuán manso y amoroso
recuerdas en mi seno,
donde secretamente solo moras!
y en tu aspirar sabroso,
de bien y gloria lleno,
¡cuán delicadamente me enamoras!»

————–
* Imagen: “El Arbol de la Vida”, del japonés Yoshiro Tachibana (1941). Los amantes, unidos en la noche iluminada, junto al árbol de la vida, de la sabiduría y del amor.

( Otros textos de San Juan de la Cruz en ‘Bibl. Virtual Cervantes’ )