Dios no es el mar, Machado

:: ¿Dónde está Dios? La pregunta vino a la mente al tropezar con el poema de Antonio Machado que pondré aquí. Pienso si en la larga búsqueda por el principio y fin de todo, no será el hombre el creador del mismo Dios, si no será Dios una criatura que la mente humana ideó y su voluntad realizó. Así lo creyeron algunos sin fe.

Si para unos no bastó el principio y fin que la física trae, el pensamiento y el corazón investigaron un primer paso y un final diferentes que la metafísica y las religiones vislumbran. La criatura que llamamos ‘dios’, obra nuestra, deberá ser contrastada con lo que el Dios diga de sí mismo, si piensa y siente, pues tiene corazón y habla.

– La Biblia criticó a los ídolos, dioses extraños sin alma, porque “tienen boca y no hablan, tienen ojos y no ven, tienen oidos y no oyen” (Salmo 115).
– ¿Qué utilidad la de esos diosecillos de hechura tan humana? La Biblia responde: “Ustedes confien en el Señor dios de sus padres que hizo el cielo y la tierra, él será su ayuda y escudo”.

01_18_2013-2

:: En el ir y venir de estos versos, el maestro de Castilla nos hará pensar y buscar entre Dios y nosotros, afirmando el uno y el otro, juntando sin negar lo que parece distinto.

Dios no es el mar, está en el mar, riela
como luna en el agua, o aparece
como una blanca vela;
en el mar se despierta o se adormece.

Creó la mar, y nace
de la mar cual la nube y la tormenta;
es el Criador y la criatura lo hace;
su aliento es alma, y por el alma alienta.
Yo he de hacerte, mi Dios, cual tú me hiciste,
y para darte el alma que me diste
en mí te he de crear. Que el puro río
de caridad que fluye eternamente,
fluya en mi corazón. ¡Seca, Dios mío,
de una fe sin amor la turbia fuente!

(‘Profesión de fe’, Antonio Machado, Campos de Castilla)

-Pueden leer también nuestro post “El misterio de Dios”.

2 pensamientos en “Dios no es el mar, Machado

  1. «¡Oh Dios, tu mar es tan grande y mi barca tan pequeña!»
    Vengo de leer este pensamiento que alguien escribió desde su experiencia de navegar, deslumbrado ante la grandeza e inmensidad del océano, y no quería olvidarlo ni perderlo, y pensé que este post sobre Dios y el mar será un buen lugar para recordarlo. Que les ayude en su búsqueda. Salud.

  2. Hola. Parece por lo que me cuentan que ese pensamiento proviene en realidad de una oración de los pescadores de la Bretaña francesa: “Mon Dieu protégez-moi; mon navire est si petit et votre mer est si grande”. Suerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.