Dios no es el mar, Machado

:: ¿Dónde está Dios? ¿Quién es Dios? ¿Qué hace Dios? Las preguntas llegaron al tropezar con el poema de Antonio Machado que pondré aquí. Tiene su enigma y encanto. En la secular búsqueda por el principio y fin de todo, ¿no será el hombre el creador del mismo dios? ¿no será dios una criatura que la mente humana ideó?

Si para algunos no bastó el principio y fin provisional aportado por la física, el pensamiento y el corazón buscaron un principio y un final distinto, que la metafísica y las religiones ofrecerán. La física sola no explica el todo.

:: Así la criatura que llamamos ‘dios’, obra nuestra, deberá ser contrastada con lo que el propio Dios de las religiones y los poetas dirá de sí mismo, si piensa y siente, como parece, pues tiene corazón y habla.

– La Biblia criticó los ‘ídolos’, esos dioses sin alma, porque “tienen boca y no hablan, tienen ojos y no ven, tienen oídos y no oyen”.
– ¿Qué utilidad la de esos diosecillos de hechura tan humana? La Biblia responde: “Confíen en el Señor que hizo el cielo y la tierra, él será su ayuda y escudo”.

01_18_2013-2

:: En el ir y venir de estos versos, el maestro de Castilla nos hará pensar y buscar entre Dios y nosotros, afirmando el uno y el otro, juntando sin negar lo que parece distinto.

Dios no es el mar, está en el mar, riela
como luna en el agua, o aparece
como una blanca vela;
en el mar se despierta o se adormece.

Creó la mar, y nace
de la mar cual la nube y la tormenta;
es el Criador y la criatura lo hace;
su aliento es alma, y por el alma alienta.
Yo he de hacerte, mi Dios, cual tú me hiciste,
y para darte el alma que me diste
en mí te he de crear. Que el puro río
de caridad que fluye eternamente,
fluya en mi corazón. ¡Seca, Dios mío,
de una fe sin amor la turbia fuente!

* Antonio Machado, Profesión de fe, Campos de Castilla

-Pueden leer también nuestro post “El misterio de Dios”.