Si existe Dios

+ La pregunta sobre Dios sigue abierta, como si de una encuesta permanente se tratara. Para unos sobre su existencia, si es o no es, para otros sobre su identidad, ¿Quién es? ¿Cómo es? ¿Qué hace o qué piensa? Como cuestionando con los hechos la vieja sentencia de Nietzsche, ‘Dios ha muerto’, un diagnóstico aquel apresurado, tal vez erróneo o mal interpretado.

VitralESanto-bEl pensamiento humano tiende a resucitar a Dios periódicamente. No hay ni habrá respuestas claras ni contundentes, a pesar de los esfuerzos científicos por negar o filosóficos por ‘demostrar’. Es un saber de otro tipo el de lo religioso.

Encontraremos artistas teólogos y científicos sin Dios, como los hay convencidos creyentes, seguros de la presencia y del calor de lo divino, amantes del creador y redentor nuestro, no ausente sino atento a nuestro vivir.

+ Me interesó por sugerente este razonamiento abierto desde el sabroso apunte literario que traigo aquí, testimonio de su autor y oferta para nuestro pensar:

«Pese a que el noventa y cinco por ciento del universo sea una materia oscura de la que la física desconoce todo, es probable que Stephen Hawking tenga toda la razón respecto del otro cinco por ciento, pero cabría decir, al modo de Galileo, que Dios seguirá moviéndose en el sentir de muchos… La ciencia no necesita a Dios para hacer su trabajo, por lo mismo que al hombre no le basta la ciencia para ser feliz. Por eso seguirá sintiendo una noche, bajo un cielo estrellado, el peso de su finitud en el alma y un alado deseo de ser mejor, y será indiferente el nombre que le dé a todo eso: armonía, orden, número, música, belleza, es decir, todo aquello, ¿divino? ¿sagrado?, de lo que la vida humana no puede prescindir».

* Texto citado: “¿Dios? E pur si muove”, Andrés Trapiello, Magazine, Barcelona, 09/2010.
* Puede leerse más sobre St. Hawking en Prof. M. Carreira.

Objetivos del Milenio, 2000-2015

La próxima Cumbre de la ONU revisará el cumplimiento del ACUERDO Internacional para sacar de la extrema pobreza a 1.400 millones de personas.

A ) En septiembre del año 2000 la Cumbre del Milenio congregó en la ONU al mayor número de dirigentes mundiales de la historia de la humanidad. Reflexionaron acerca del destino común: el sueño de una humanidad mejor, lograr los 8 objetivos colectivos -las METAS de Desarrollo del Milenio- y reducir en 2015 a la mitad la pobreza extrema.

1 – La erradicación de la POBREZA extrema y el HAMBRE,
2 – Lograr la EDUCACIÓN primaria universal,
3 – Promover la IGUALDAD entre los géneros y la autonomía de la mujer
4 – Reducir la MORTALIDAD INFANTIL,
5 – Mejorar la SALUD MATERNA,
6 – Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades
7 – Garantizar la sostenibilidad del MEDIO AMBIENTE,
8 – Establecer una ALIANZA MUNDIAL en pro del desarrollo.

La globalización acelerada prometió un crecimiento rápido y un aumento de los niveles de vida, nuevas oportunidades, mas con grandes diferencias. Prosperidad y cooperación mundial para algunos, mientras otros casi carecieran de futuro.

B ) Dificultades para alcanzar esos objetivos:

• el agravamiento de los CONFLICTOS y las migraciones, la crisis financiera internacional y el incremento del precio de los alimentos;
• el DERROCHE y consumismo de los ricos, el enorme gasto en armamento, la insolidaridad de muchos;
• asegurar el suministro de ALIMENTOS, educación y salud para los 1.000 millones de ciudadanos más pobres del mundo;
• las CRISIS económicas de gobiernos y personas, la situación desesperada de víctimas en Haití y Pakistán, pobreza y violencia en África subsahariana.

C ) El blog ‘nicodemo’ alerta de las consecuencias que tendrá para la infancia el incumplimiento del Acuerdo. Los Derechos de la Infancia deberán ser una prioridad para los Estados y las Organizaciones:

– Atención básica a la salud y la educación,
– reducir la mortalidad materna e infantil,
– lograr la educación primaria universal,
– erradicar la pobreza extrema y el hambre.

En el continuo ‘juicio a las naciones’, en el escenario de este mundo y en cada tiempo, resuenan todavía con fuerza las palabras del eterno Señor del universo:

“Vengan, benditos,
porque tuve hambre y me dieron de comer,
tuve sed y me dieron de beber…
¡Apártense, malditos,
porque tuve hambre y no me dieron de comer!”

( San Mateo c. 25 )

————-
· Ver presentación del tema en “El mayor reto”.
· Leer mas en la web de FAO.