Adoro te devote, la comunión de los niños

«De lo alto del cielo les diste el Pan para saciar su hambre, e hiciste brotar agua de la roca para calmar su sed», Nehemías c.9.

En estos domingos estarán presentes en alguna primera Comunión. Fiesta grande para niñas y niños, felices con su traje nuevo y su carita de misterio. Para familia, padres y padrinos, todos deseando ser un poco niños y creer en verdad. El misterio fue parte de nuestra vida.

– Sin misterio religioso y sin creencias, no seré sino un adulto de baja talla, ajeno a otras dimensiones de la vida, lo místico y poético, lo espiritual y trascendente.

Estos sentimientos me llevaron a recordar y buscar un antiguo poema, “Adoro te devote”, que les presentaré aquí, animando a entrar en el misterio que presenta, clásica teología del pan de la Comunión, himno litúrgico atribuido al teólogo Tomás de Aquino (+1274).

«Te adoro con devoción, Divinidad oculta, en verdad escondido bajo estas apariencias. A ti se somete mi corazón por completo, y se rinde totalmente al contemplarte.

-La vista, el tacto, el gusto, se equivocan sobre ti, pero basta con el oído para creer con firmeza. Creo todo lo que ha dicho el Hijo de Dios: nada es más cierto que esta palabra de Verdad.

-En la Cruz se escondía sólo la divinidad, pero aquí también se esconde la humanidad. Creo y confieso ambas cosas, pido lo que pidió el ladrón arrepentido.

-No veo las llagas como las vio Tomás, pero confieso que eres mi Dios. Haz que yo crea más y más en Ti, que en Ti espere; que te ame.

-Jesús, a quien ahora veo oculto, te ruego que se cumpla lo que tanto ansío: Que al mirar tu rostro ya no oculto sea yo feliz viendo tu gloria. Amén.»

(Verán el texto original latino en Comentario)

___

* Imagen: El Cordero pascual, vitral, Parroquia Socorro, Atlanta.

Escuchen el himno «Adoro te devote», por el grupo universitario chileno ‘Canto católico’.