El misterio de Dios

Este blog fue testigo: son muchas las personas que preguntan por la fe, que buscan a Dios a tientas y en la oscuridad, así como cuentan de Nicodemo el fariseo.

También algunos sienten desconcierto ante creyentes tan seguros de su fe sin poder dudar, ufanos de comprender al Incomprensible.

En la fiesta de la Trinidad santa, encontré estos pensamientos del teólogo JA. Pagola, sugerentes para meditar despacio:

-El misterio de Dios nos supera. Él creó nuestro corazón con un deseo grande de buscarlo; será un descanso encontrarlo.
-Nuestra necesidad insaciable de amar y ser amados nos ayudará a intuir el misterio de Dios,
-Él no es un ser solitario sin rostro, ni una sustancia fría. Dios es ternura infinita, él es amor.

Será la alternativa para nuestro mundo: una cultura de la indiferencia y la muerte, o una cultura del amor y de la vida.
__

Vean la súplica cariñosa y confiada de Teilhard de Chardin «En busca de Dios»:

¡Te necesito, Señor, porque sin Ti mi vida se seca!
Quiero encontrarte en la oración,
en tu presencia inconfundible,
durante esos momentos en los que el silencio
me sitúa frente a mí, ante Ti…