Devociones, John Donne

# En el aniversario del atentado terrorista de Barcelona (España) en agosto pasado, fue leído en ocho idiomas -los de las víctimas de los atentados- un fragmento del poema ‘Devociones sobre situaciones inesperadas’, de John Donne (+1631). Para solidarizar y suplicar gestos sinceros de reconciliación y de paz, diálogo entre pueblos y religiones, entre civilizaciones, unidos por más humanidad. La violencia de las palabras, la de las armas y las ideas, a todos hieren, nos vacían el alma y empequeñecen. El horizonte de la esperanza aguardará un amanecer justo y limpio para todos. No más muerte, solo vida; no más armas, solo paz.

“¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?
¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?
¿Quién no presta oídos a una campana
cuando por algún hecho tañe?
¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada
fuera de este mundo?
Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.
Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.
Si el mar se lleva una porción de tierra,
toda Europa queda disminuida,
como si fuera un promontorio;
o la casa de uno de tus amigos; o la tuya propia.
Ninguna persona es una isla;
la muerte de cualquiera me afecta,
porque me encuentro unido a toda la humanidad;
por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas:
doblan por ti.”