Amigos de Jesucristo

Encontraron en el blog con frecuencia cantos, poesías y oraciones, casi sin buscarlo. Esta vez llegó desde muy lejos la oración del amigo misionero, súplicas al terminar el día, o al final de la propia vida, como fue el caso.

Entregar todo, rendir cuentas y dar gracias, pedir perdón y confiar en la misericordia. Fue el deseo de conservar como tesoro una amistad que dura por siempre, más allá de la muerte.

“Ustedes serán mis amigos, si hacen lo mandado”. El ustedes o el nosotros no fue ritual sino fraternal, el ‘yo grande’, universal, de los amigos de JESUCRISTO. Poesías y oraciones reflejo de una relación personal, la amistad del discípulo que busca ayuda.

.. Señor Jesús, tú nos miraste, nos llamas a colaborar en tu misión. Te damos gracias, no olvides tu promesa de estar siempre con nosotros.
.. Tuvimos el sentimiento de trabajar en vano, toda la noche, olvidando que tú estás cerca. Hazte presente en todo, en nuestro trabajo, cada día.
.. Llena con amor nuestras vidas en tu servicio. Quita de nuestro corazón el egoísmo de pensar en ‘lo nuestro’, en ‘lo mío’, exclusivo.
.. Ilumina nuestras mentes y corazones, haznos sonreir cuando las cosas no marchan como quisiéramos.
.. Que al final del día, de cada día, nos sintamos más unidos a Ti, confiando con alegría. Somos débiles y pecadores, pero somos tus amigos.

– “Soy un pecador en quien el Señor ha puesto los ojos -comentó el Papa Francisco-. Soy alguien que ha sido mirado por el Señor… Jesús vio un publicano y, mirándolo con amor y eligiéndolo, le dijo: Sígueme”, La Civiltà 09/2013.

__ __

Tal vez gustarán escuchar esta melodía llena de sentimientos de amistad, “Encontrarme contigo”, del grupo Satelite, Mexico. 

Encontrarme contigo
Mi fiel amigo, sentir el calor de
Tu gran amor; para adorarte
Y todo entregarte vertir lo que soy en adoración;

Y darte el honor; postrado a tus pies;
Con alma derramada ante tu mirada;
Tu rostro señor encontrarlo en mi;
Escuchar tus palabras hablando a mi alma.

Encontrarme contigo
Fiel amigo; sentir la pasión de tu corazón
Y darte el honor; postrado a tus pies;
Con alma derramada ante tu mirada;
Tu rostro señor encontrarlo en mi;
Escuchar tus palabras hablando a mi alma.

__ __

Añadiré por mi parte estos rasgos evangélicos de Jesucristo, deseando entrar en el misterio de su persona, de entonces y de ahora.

Desde la nube la Voz señaló a Jesús de Nazaret, san Lucas c.9. Los discípulos oyeron atemorizados, rostro en tierra enmudecieron, más tarde recordarán…

: Este es mi Hijo amado, escúchenlo
: Es el Agua viva que renueva todo
: El Vino nuevo, alegría del Reino
: La Vida abundante, compartida
: Nuestra Luz en la tiniebla
: Es el Camino para ir al Padre
: La Vid verdadera, ustedes sarmientos
: La Gloria de Dios reflejada en mi Rostro
: Soy Jesucristo, el Ícono del Dios vivo.

Nicodemo el fariseo fue amigo de Jesucristo, primero de noche para conocerlo, luego al atardecer junto a la cruz, y en el sepulcro un amanecer. Verán aquí algunas oraciones, “Orar con Nicodemo”.