Las tinajas vacías

–Enviaron amigos estos pensamientos para el blog nicodemo, buscando en la noche la luz y nacer de nuevo.

A . Este nuestro de ahora parece tiempo de muerte, tiempo de carencias, se acabó el aceite y las lámparas se apagan, no quedó vino para la fiesta y las tinajas están vacías.

Imágenes y señales del Evangelio para denunciar la falta de esperanza y la poca fe, pareció acabarse el amor.

El Evangelio de san Juan el discípulo amado habló de unas bodas en Caná de Galilea donde pasaron gran apuro pues se acabó el vino y las tinajas estaban vacías. Cómo hacer.

– Llenen al menos de agua sus tinajas, alguien dijo, y repartan entre todos.
– Llénalas tú mismo, se me dice, y reparte tu agua que será el mejor vino.
– El vino mejor es el de ahora, el de la última hora, el que a todos llega.

B . La avaricia de los poderosos, las ambiciones de muchos, vaciaron las tinajas, rompieron las redes, acabaron con todo. Cristo, nuestro invitado, puso en marcha el amor con nuestro llenar y repartir. Él será nuestro mejor vino.

Fue juicio y a la vez milagro, solo el amor produjo la maravilla, nos dirá el cantautor cubano Silvio Rodríguez:

Debes amar el tiempo de los intentos
debes amar la hora que nunca brilla,
sólo el amor engendra la maravilla
sólo el amor consigue encender lo muerto.

Debes amar la arcilla que va en tus manos
debes amar su arena hasta la locura,
sólo el amor alumbra lo que perdura
sólo el amor convierte en milagro el barro.

C . Como un esperado encuentro, lo dirán los versos de un poema que es oración: la boda y la mesa, la fiesta de la nueva humanidad donde nadie más sufrirá carencias, habrá amor y pan en abundancia. En vela y encendidas sus lámparas: el aceite será la fe y la llama el amor.

«Éste es el tiempo en que llegas,
Esposo, tan de repente,
que invitas a los que velan
y olvidas a los que duermen.
. . Danos un puesto a tu mesa,
Amor que a la noche vienes,
antes que la noche acabe
y que la puerta se cierre».
__

* Las Bodas de Caná en san Juan c.2 mencionaron seis tinajas de piedra con 100 litros de capacidad cada una, primero vacías luego llenas de agua, que acabó siendo el mejor vino.

Inspirándose en las Bodas de Caná, en la poderosa intercesión de María, el Papa Francisco escribió en marzo 2020 esta oración: ORACIÓN del Papa a María por el final de la pandemia.