Expatriados

# “La guerra, la persecución, los desastres climáticos o las esperanzas de encontrar en otro país unas mejores condiciones de vida, obligan cada vez a más personas a dejar su vida atrás para empezar de nuevo.”

• El millón de rohinyas que el año pasado cruzaron las aguas que separan Myanmar de Bangladesh para huir del ejército birmano.
• Los 2,5 millones de refugiados afganos —de primera, segunda y tercera generación— que viven al otro lado de su frontera porque no pueden volver.
• Los 6,1 millones de sirios que se han visto obligados a escapar con las manos vacías de su país, ya casi olvidados.
• Así caminan y malviven a la deriva otros muchos millones más…

Todas las personas que viven fuera de su país de origen suman 257 millones y representan casi el 3,5% de la población mundial. Según los datos de las Naciones Unidas, jamás la cifra de expatriados había sido tan alta como en 2017, ni en números absolutos ni el porcentaje sobre la población total.

(Vean reportaje completo en ‘Mapa expatriados’)
__ __

# Sobre la gran migración en Centroamérica, México y USA, verán en la web “Dignidad humana en crisis”.

# Recordaré un texto del Papa Francisco por la pasada Navidad: “Reflexionen sobre la situación de migrantes, prófugos y refugiados. Gente que lo ha dejado todo para enfrentarse a lo desconocido.. También la Sagrada Familia tuvo que huir de la violencia de Herodes. El pequeño Jesús nos recuerda que la mitad de los refugiados de hoy en el mundo son niños”.

Azul

¤ Leí que el azul es un color fresco y apaciguador, asociado a ideas limpias del intelecto. El azul marino por oscuro representó de antiguo la noche, y lo celeste el infinito, lo sagrado. Así pude al fin respirar nostalgias y tristezas, entre lugares y colores, presentes las personas y las ausentes vivas cerca del cielo y del mar que a todos abrazan. Solo el cielo infinito nos miraba y el mar alegraba con sus pequeñas olas. Los niños reían, unos jugando, otros miraban. Todos soñaron lugares amigos y colores. Fue mi recuerdo y mi beso hasta siempre, en la playa.

AZUL

Azul de mar
azul del cielo
alma de azul
todo en azul está.

Tristeza del alma
el azul de mar
belleza del ser
el rosa claro del cielo.

Sonrisa del mar
tu rosa de cielo
alma de bondad
mi azul claro del mar.

¤ Luego busqué del gran poeta, y encontré unos versos en colores de Juan Ramón Jiménez, ‘El viaje definitivo’, que saben a despedida:

… Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando;
y se quedará mi huerto, con su verde árbol,
y con su pozo blanco.

Todas las tardes, el cielo será azul y plácido;
y tocarán, como esta tarde están tocando, 
las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron;
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y en el rincón aquel de mi huerto florido y encalado, 
mi espíritu errará nostáljico…

… Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido…
Y se quedarán los pájaros cantando.

(De «Corazón en el viento», en Poemas agrestes, 1910-1911)

El Cielo, Paulo Coelho

Ya conocerán tal vez este bello y sencillo cuentecito de Paulo Coelho. Lo pondré aquí como piadoso pasatiempo y para no olvidar, porque las cosas más importantes son sencillas y amables, mas algunos las complican cargándolas de razones, temores y prohibiciones.

Le puse por título “El Cielo” porque es alabanza de la verdad frente a la mentira, está por la amistad y la compasión frente al egoísmo y el rechazo, por el respeto a la Vida de todos.

” Un Hombre, su caballo y su perro iban caminando, cuando cerca de un árbol cayó un rayo y los tres murieron fulminados. Pero el hombre no se dio cuenta de que ya había abandonado este mundo, y prosiguió su camino con sus dos animales.

Sedientos en su camino vieron un magnífico portal de mármol, que conducía a una plaza pavimentada con adoquines de oro. 

– ¿Cómo se llama este lugar tan bonito? -preguntó al guardián.
– Esto es el Cielo. 
– ¡Qué bien, porque estamos sedientos! 
– Usted puede entrar y beber tanta agua como quiera.
– Pero mi caballo y mi perro también tienen sed. 
– Lo siento, aquí no se permite la entrada a los animales. 

El hombre tenía muchísima sed, pero no pensaba beber solo. Después de caminar un buen rato, ya exhaustos los tres, llegaron a una entrada con una puerta vieja de un camino rodeado de árboles. Había allá un hombre echado, posiblemente dormía.
 
– Buenos días. Tenemos mucha sed, mi caballo, mi perro y yo. 
– Hay una fuente entre aquellas rocas –dijo el hombre. Podrán beber toda el agua que quieran. 

El hombre, el caballo y el perro calmaron su sed. El caminante volvió para dar gracias. 
– ¿Cómo se llama este lugar?  
– CIELO. 
– El guardián del portal de mármol me dijo que aquello era el Cielo. 
– Aquello no era el Cielo, era el Infierno. Nos hacen un favor, porque allá quedarán todos los capaces de abandonar a sus mejores amigos.

Jamás abandones a tus verdaderos amigos. Porque hacer un amigo es una Gracia. Tener un amigo es un Don. Conservar un amigo es una Virtud. Ser tu amigo es un Honor. “
__ __

NOTA . Recordarán que los evangelios presentaron el ‘Cielo’ como un espacio abierto y generoso, lugar de acogida y descanso:

= “Vengan a mí los que están cansados y encontrarán respiro..
= El que beba del agua que yo le daré no pasará más sed..
= A los servidores en vela.. el mismo señor los hará sentar y se pondrá a servirles.”

.. Danos un puesto a tu mesa,
Amor que a la noche vienes,
antes que la noche acabe
y que la puerta se cierre ..