Apocalipsis, el principio y el final

La liturgia ofreció un texto interesante del libro ‘Apocalipsis’, que significa revelación, sacar a la luz lo oculto, las expectativas, el final. Alguien descifró el enigma y lo contó: Juan el apóstol, desterrado en Patmos.

El Apocalipsis, último libro de la Biblia, dará a conocer el sentido de lo que fue y el panorama figurado de lo que será. En imágenes y claroscuros, como en sueños, en prosa o poesía, que atrae y a la vez cuestiona.

– ¿El final de una etapa y el principio de otra? ¿Una luz que ilumina y disipa la tiniebla? ¿El fin último, el atardecer de la vida, de la propia vida? ¿Amanecerá de nuevo?

La actitud orante será la mejor del que espera confiado, no sabiendo el día ni la hora, como sugirió Jean-Fr. Millet en su ‘Angelus. En el texto verán un mensaje de confianza, no de temor, de esperanza de vida más que de muerte, una apuesta firme por la vida:

«Vi un cielo nuevo y una tierra nueva, pues el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido y el mar no existe ya.

.. Vi la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios, engalanada como una novia que se adorna para recibir a su esposo;

.. y oí una voz que clamaba desde el trono: ‘Esta es la morada de Dios con los hombres; él habitará en medio de ellos, enjugará sus lágrimas’. Ya no habrá muerte ni llanto, todo lo anterior ya pasó.

.. El que estaba sentado en el trono dijo: ‘Ahora todo lo hago nuevo’. El Señor Dios irradiará Luz sobre ellos, y reinarán por los siglos de los siglos.»
 

–Cf. Apocalipsis, cc.21-22.

Los 4 nombres de la oración

– Es ante Dios un acto de presencia,
un sentirme a su lado satisfecho,
un arrostrar sin pena la inclemencia
de la vida al abrigo de su techo.
Estoy contigo y tú conmigo estás,
y esto me basta.

La oración fue uno de los temas recurrentes en el blog. Como antes en el Amor y la Paz, buscaremos también los ‘nombres de la oración’, su modo de hacer, su vivir en cada uno y las tareas del espíritu.

En toda cultura y religión que cultivó la interioridad, aparecerá el tema de orar, desde el centro del ser hacia la divinidad, y viceversa.

Oración variada: de silencio y meditación, súplica y alabanza, oración de abandono, orar en la noche oscura o en claridad, en prosa sencilla o elevada poesía.

JESÚS de Nazaret fue maestro de oración: «Quédense aquí y recen conmigo”.

– Cuando oren, dirán: Padre nuestro
– Te doy gracias, Señor de cielo y tierra
– Que pase este cáliz. Padre, hágase tu voluntad.

Orar será como…

¤ AMAR, abrazar y recibir el abrazo del Padre, expresar el mutuo afecto, una relación de pertenencia y fidelidad, una fe que enamora.
¤ VIVIR, orar será la respiración del alma, mi aliento al encuentro del aliento divino, su espíritu con el mío, unión de ánimos.
¤ BUSCAR, el deseo de ver su rostro, de conocer su voluntad, actitud del fiel servidor, del buen hijo que busca caminos de regreso a la casa.
¤ CONVERSAR, diálogo de amistad, de silencio y escucha. La palabra entrará en mi morada interior, compartiremos penas y alegrías.

Recordaré el consejo de un amigo: ‘Necesitarás un lugar en tu interior sin ruidos, donde pueda hablarte la voz del Espíritu divino. Serás tú mismo silencio, espacio abierto que la Palabra de Dios pueda llenar’.

La oración, el trato frecuente, nos hará más parecidos a Aquel con quien tratamos, haciendo ajustes en la vida, mejor configurados con Cristo, en afinidad de intereses y sentimientos.

Jesús fue transparencia del Padre, ‘Quien me ve a mí, verá al Padre’, así nosotros serlo de Jesús. Recordarán esta antigua invocación: ‘Jesús, manso y humilde de corazón, haced mi corazón semejante al vuestro’.

– Compartiré aquí 9 oraciones preferidas, de alabanza, súplica, de confianza y amistad.

__

Verán más sobre el tema oración en «Como orar», pdf.

Expatriados

– La guerra, la persecución, los desastres climáticos o las esperanzas de encontrar en otro país unas mejores condiciones de vida, obligan cada vez a más personas a dejar su vida atrás para empezar de nuevo.

• El millón de rohinyas que el año pasado cruzaron las aguas que separan Myanmar de Bangladesh para huir del ejército birmano.
• Los 2,5 millones de refugiados afganos que viven al otro lado de su frontera, y no pueden regresar.
• Los 6,1 millones de sirios obligados a escapar con las manos vacías de su país, ya casi olvidados.
• Así caminan y malviven a la deriva muchos millones más de personas…

Todas las personas que viven fuera de su país de origen suman 257 millones y representan casi el 3,5% de la población mundial. Según los datos de las Naciones Unidas, jamás la cifra de expatriados había sido tan alta como en 2017, ni en números absolutos ni el porcentaje sobre la población total.

(Vean reportaje completo en ‘Mapa expatriados’)
__ __

# Sobre la gran migración en Centroamérica, México y USA, verán en la web «Dignidad humana en crisis».

# El Papa Francisco por la pasada Navidad: “Reflexionen sobre la situación de migrantes y refugiados. Gente que lo ha dejado todo para enfrentarse a lo desconocido… También la Sagrada Familia tuvo que huir de la violencia de Herodes. El pequeño Jesús nos recuerda que la mitad de los refugiados de hoy son niños”.

# Los 8 años de la compleja guerra de Siria dejó más de 500.000 muertos, y 6 millones de desplazados y 5 de refugiados. Más de 6,5 millones de personas en Siria sufren de inseguridad alimentaria, es decir, carecen de acceso permanente a suficientes alimentos.

[N. – Esta entrada «Expatriados» fue la número 555 publicada en ‘nicodemoblog’. Satisfacción y agradecimiento a todas/os]

Azul ~ Emy

-Para nuestra querida Emy con cariño y esperanza-

Leí que el azul es un color fresco y apaciguador, y el mar metáfora de eternidad. Así el azul marino representó la noche, y con el celeste azul lo infinito y sagrado.

Allá aquel día respiré nostalgias y tristezas en lugares y colores, presentes las personas y las ausentes vivas, cerca del cielo y el mar que a todos abrazan.

Solo el cielo miraba, y el mar nos alegró con pequeñas olas. Los niños reían, unos jugando, otros miraban. Todos soñaron lugares amigos y colores. Fue mi recuerdo y mi beso hasta siempre en la playa, desde el azul del mar y el sonrosado cielo.

AZUL

Azul de mar
azul del cielo
alma de azul
todo en azul está.

Tristeza del alma
el azul de mar
belleza del ser
el rosa claro del cielo.

Sonrisa del mar
tu rosa de cielo
alma de bondad
mi azul claro del mar.

Luego busqué del gran poeta, y encontré unos versos en colores de Juan Ramón Jiménez, ‘El viaje definitivo’, que saben a despedida:

… Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando;
y se quedará mi huerto, con su verde árbol,
y con su pozo blanco.

Todas las tardes, el cielo será azul y plácido;
y tocarán, como esta tarde están tocando,
las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron;
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y en el rincón aquel de mi huerto florido y encalado,
mi espíritu errará nostáljico…

… Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido…
Y se quedarán los pájaros cantando.

(De «Corazón en el viento», en Poemas agrestes, 1910-1911)

__

– Shuarma del grupo Elefantes cantará «Azul» (2000).

__

– Apresúrate, Señor Jesús, y no tardes, para que tu venida consuele y fortalezca a los que lo esperan todo de tu amor.

De aniversario este 24 de diciembre, en recuerdo de nuestra Emy, unos versos de Emma Margarita Valdés, pues el Señor nace cada año en nuestro corazón, fortalece esperanzas y dará vida abundante.

«Reflejos del alma deslumbran mi mente,
perfilan tu imagen llenando mi vida,
imagen de amor que estaba perdida
en un mar de olvido sombrío, silente.

La niebla ocultaba tu faz reluciente
bajo el velo frío de mi fe dormida.
Hoy sigo la estela de tu amanecida
sobre un mar azul, nuevo, transparente.

Te esperé en la cima de mi pensamiento.
Te esperé en el hueco del amante abrazo.
Te esperé en la noche del mortal lamento.

Llegaste en la luz, el agua y el viento.
Llegaste a anudar el antiguo lazo.
Llegaste. ¡Qué hermoso es tu advenimiento!»
.
– Vean también por el aniversario la entrada «La muerte de cerca».

El cielo, Paulo Coelho

Ya conocerán tal vez este bello y sencillo cuentecito de Paulo Coelho. Lo pondré aquí como piadoso pasatiempo y para no olvidar, porque las cosas más importantes son sencillas y amables, que algunos complican cargándolas de razones, temores y prohibiciones.

Le puse por título «El cielo» porque es alabanza de la VERDAD frente a la mentira, está por la AMISTAD y la compasión frente al egoísmo y el rechazo, por el RESPETO a la Vida.

«Un Hombre, su caballo y su perro iban caminando, cuando cerca de un árbol cayó un rayo y los tres murieron fulminados. Pero el hombre no se dio cuenta de que ya había abandonado este mundo y prosiguió su camino con sus dos animales.

Sedientos en su camino vieron un magnífico portal de mármol, que conducía a una plaza pavimentada con adoquines de oro.

– ¿Cómo se llama este lugar tan bonito? -preguntó al guardián.
– Esto es el cielo.
– ¡Qué bien, porque estamos sedientos!
– Usted puede entrar y beber tanta agua como quiera.
– Pero mi caballo y mi perro también tienen sed.
– Lo siento, aquí no se permite la entrada a los animales.

El hombre tenía muchísima sed, pero no pensaba beber solo. Después de caminar un buen rato, ya exhaustos los tres, llegaron a una entrada con una puerta vieja de un camino rodeado de árboles. Había allá un hombre echado, posiblemente dormía.

– Buenos días. Tenemos mucha sed, mi caballo, mi perro y yo.
– Hay una fuente entre aquellas rocas –dijo el hombre. Podrán beber toda el agua que quieran.

El hombre, el caballo y el perro calmaron su sed. El caminante volvió para dar gracias.
– ¿Cómo se llama este lugar?
– CIELO.
– El guardián del portal de mármol me dijo que aquello era el Cielo.
– Aquello no era el cielo, era el Infierno. Nos hacen un favor, porque allá quedarán todos los capaces de abandonar a sus mejores amigos.

Jamás abandones a tus verdaderos amigos. Porque hacer un amigo es una Gracia; tener un amigo es un Don; conservar un amigo es una Virtud; ser tu amigo es un Honor.»
___

NOTA . Recordarán que los evangelios presentaron el ‘Cielo’ como un espacio abierto y generoso, lugar de acogida y descanso:

= Vengan a mí los que están cansados y encontrarán respiro.
= El que beba del agua que yo le daré, no pasará más sed.
= A los servidores en vela el mismo señor los hará sentar y se pondrá a servirles.

«Danos un puesto a tu mesa,
Amor que a la noche vienes,
antes que la noche acabe
y que la puerta se cierre.»

___