Azul ~ Emy

– Para nuestra querida Emy con cariño y esperanza –

# Leí que el azul es un color fresco y apaciguador, y el mar metáfora de la eternidad. Así el azul marino representó la noche, y con el celeste azul lo infinito y sagrado.

Allá aquel día respiré nostalgias y tristezas en lugares y colores, presentes las personas y las ausentes vivas, cerca del cielo y el mar que a todos abrazan.

Solo el cielo miraba y el mar nos alegró con pequeñas olas. Los niños reían, unos jugando, otros miraban. Todos soñaron lugares amigos y colores. Fue mi recuerdo y mi beso hasta siempre en la playa, desde el azul del mar y el sonrosado cielo.

AZUL

Azul de mar
azul del cielo
alma de azul
todo en azul está.

Tristeza del alma
el azul de mar
belleza del ser
el rosa claro del cielo.

Sonrisa del mar
tu rosa de cielo
alma de bondad
mi azul claro del mar.

# Luego busqué del gran poeta, y encontré unos versos en colores de Juan Ramón Jiménez, ‘El viaje definitivo’, que saben a despedida:

… Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando;
y se quedará mi huerto, con su verde árbol,
y con su pozo blanco.

Todas las tardes, el cielo será azul y plácido;
y tocarán, como esta tarde están tocando,
las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron;
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y en el rincón aquel de mi huerto florido y encalado,
mi espíritu errará nostáljico…

… Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido…
Y se quedarán los pájaros cantando.

(De «Corazón en el viento», en Poemas agrestes, 1910-1911)

__

– Shuarma del grupo Elefantes cantará «Azul» (2000).

__

De aniversario en este 24 de diciembre, en recuerdo de nuestra Emy, unos versos de Emma Margarita Valdés, pues el Señor nace cada año en nuestro corazón, fortalece esperanzas y dará vida abundante. ‘Apresúrate, Señor Jesús, y no tardes, para que tu venida consuele y fortalezca a los que lo esperan todo de tu amor’.

«Reflejos del alma deslumbran mi mente,
perfilan tu imagen llenando mi vida,
imagen de amor que estaba perdida
en un mar de olvido sombrío, silente.

La niebla ocultaba tu faz reluciente
bajo el velo frío de mi fe dormida.
Hoy sigo la estela de tu amanecida
sobre un mar azul, nuevo, transparente.

Te esperé en la cima de mi pensamiento.
Te esperé en el hueco del amante abrazo.
Te esperé en la noche del mortal lamento.

Llegaste en la luz, el agua y el viento.
Llegaste a anudar el antiguo lazo.
Llegaste. ¡Qué hermoso es tu advenimiento!»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.