Gracias a la vida

Gracias, Señor, por la aurora;
gracias, por el nuevo día;
gracias, por la Eucaristía;
gracias, por nuestra Señora.

Y gracias, por cada hora
de nuestro andar peregrino.

Gracias, por el don divino
de tu paz y de tu amor,
la alegría y el dolor,
al compartir tu camino.

(Bernardo Velado)

De pequeños nos dijeron: ¡Sean agradecidos! Nos hablaron también de agradecer a Dios, buscando motivos de gratitud.

¿Iremos a Dios a pasarle solo las facturas del mal y los reproches? Guardemos asimismo los recibos de tanto bien y qué darle nosotros. La gratitud es amor mutuo y corresponder.

– Uno de los diez leprosos, notando que estaba curado, regresó alabando a Dios. Jesús al verlo preguntó dónde fueron los otros, ¿solo este extranjero regresó para dar gracias?

JESÚS agradece: “Te doy gracias, Padre, señor de cielo y tierra, siempre me escuchas”.
MARÍA canta: “Proclama mi alma la grandeza del Señor, se fijó en mi pequeñez”.
TODOS rezaron: ¡Bendito sea Dios Padre que en Cristo nos llenó de bendiciones!

.. Gracias a la vida, por el verde de los campos, la vida que renace.
.. Gracias por la vida, la familia, ilusiones y recuerdos, los amigos.
.. Gracias por este día, para amar y servir, trabajar y agradecer.
.. Gracias por la fe, fuente de luz y de vida, horizonte de esperanza.
.. Gracias por Jesucristo, hombre nuevo, amigo y señor, modelo de amor.

– ¿Celebraron por ejemplo su aniversario del propio Bautismo? ¿Se interesaron? ¿Recordarán la fecha?

* Imagen: La creación de Adán, Miguel Ángel Buonarroti, en la Capilla Sixtina, Roma, 1511. Inspirado tal vez en el himno medieval ‘Veni creator’: “Ven Espíritu creador, dedo de la diestra del Padre, pon en nuestros labios los tesoros de tu palabra, enciende con tu luz nuestros sentidos, infunde tu amor en nuestros corazones”.

___

Vino a mi memoria la canción “Gracias a la vida”, la cantautora chilena Violeta Parra agradece la existencia, la vista, el sonido, la risa y el llanto… Paradoja de felicidad, contraste con su trágico final en febrero de 1967.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio dos luceros, que cuando los abro,
Perfecto distingo lo negro del blanco
Y en el alto cielo su fondo estrellado
Y en las multitudes el hombre que yo amo…

Madre, amigo, hermano, y luz alumbrando
La ruta del alma del que estoy amando.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la marcha de mis pies cansados
Con ellos anduve ciudades y charcos,
Playas y desiertos, montañas y llanos
Y la casa tuya, tu calle y tu patio…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .