Amigos de Dios | David

También el rey David fue amigo de Dios, a pesar de sus fallos. Fue pastor y rey, abusó de su poder y de la confianza divina, pero reconoció su culpa y suplicó el perdón.

El Dios de la Alianza le reprochó su conducta ingrata, pero lo recibió y abrazó como buen padre. La amistad de Dios nunca falla, su fidelidad dura por siempre, eterna alianza.

Rembrandt, El regreso del hijo pródigo, 1636

El evangelio hablará de un hijo pródigo y de su buen padre. El mismo Jesús recibió a pecadores y comió con ellos, animando a recuperarse, «No peques más». Una historia interminable de paciencia y misericordia.

# Esta fue la oración del Hijo pródigo que arruinado y avergonzado pensó regresar a la casa del Padre:

– Volveré donde mi padre y le hablaré.
Padre, he pecado contra Dios y contra ti
ya no merezco ser llamado hijo tuyo,
trátame como a uno de tus asalariados.
Se levantó y fue donde su padre.

# Esta será la oración de David, el ‘Miserere’, no queriendo perder la amistad de Dios:

Ten piedad de mí, oh Dios, en tu bondad,
purifícame de mi pecado.
.. Lávame y quedaré más blanco que la nieve,
renueva en mi interior un espíritu firme.
.. No me retires tu espíritu santo,
lléname de gozo en tu presencia.

[Textos: san Lucas c.15; salmo 51; 2 Samuel c.11]

___

Por su lucha interior y su agitada fidelidad, vino a la memoria el texto de Don Miguel de Unamuno que dejó escrito en su tumba de Salamanca, dice así:

«Méteme, Padre Eterno, en tu pecho,
misterioso hogar,
dormiré allí, pues vengo deshecho
del duro bregar»

(De su salmo III. Unamuno falleció en Salamanca el 31 diciembre de 1936)

___

La figura de David, músico y poeta, fue evocada en el lindo poema y canción «Aleluya» de Leonard Cohen (+2016):

– He oído decir que había un acorde secreto
que tocaba David y que agradaba al Señor
Hice lo mejor que pude, no fue mucho
– Incluso cuando todo se derrumbe
permaneceré frente al Señor de la Música
y no pronunciaré más que el Aleluya.

Leonard Cohen compuso en 1984 este «Hallelujah», aludiendo al rey David, su felicidad y su dolor, las luces y sombras que hubo de pasar.