Las miradas de Cristo

Los gestos, las palabras, sus miradas, nos interesó todo de la persona de Jesús de Nazaret, el Cristo, el hijo de Dios, para mejor conocerlo y ver de imitarlo. Dios se nos presentó como uno más de nosotros para decirnos algo, no así los falsos dioses de barro ni los ídolos de oro:

Tienen boca, y no hablan; tienen ojos, y no ven; tienen orejas, y no oyen; tampoco hay aliento en sus bocas. (salmo 115)

En concreto hoy seguiremos la pista de algunas miradas de Cristo, divinas miradas, que nos hablarán de un modo de ser y de lo que más importa. Tras la mirada va el corazón, dicen.

Modos diversos de ver la vida y las personas: habrá miradas de aprobación o condena, miradas que hieren, también miradas que acarician y consuelan.

De Jesús de Nazaret gustaremos en el evangelio su mirada de compasión a personas y grupos. Él solo quiso ayudar, miradas que salvan:

Jesús vio un hombre inválido cerca del templo:
¿Quieres curarte? Señor, no tengo a nadie. Levántate y echa a andar.
Vio mucha gente que lo seguía hambrienta y se compadeció:
Bendijo los panes y los repartió.
Jesús vio una viuda pobre que echó dos moneditas en el templo:
Todo lo que tenía para vivir.
Viendo el gentío le dio lástima, lo vio desanimado y perdido:
Andaban como ovejas sin pastor.
El Señor miró a Pedro, Pedro recordó y lloró:
Antes que cante el gallo, me negarás.
Jesús, al ver desde la cruz a la Madre y al discípulo, dijo a la Madre:
Mujer, ahí tienes a tu hijo.
__

Un discípulo no es más que su maestro. Basta con que el discípulo llegue a ser como su maestro. (s Mateo c.10)

SEÑOR, dame tu mirada, que yo vea todo con el corazón, que mire sin prisa y me detenga / Dame, Señor, tu afán por comprender, para animar y ayudar, no para juzgar / Líbrame, Señor, de la ira y del orgullo, para bendecir siempre y acoger, nunca maldecir / Dame, Señor, tu mirada que sana y reconforta, tu mirada que perdona y siempre disculpa.
__

* Fotograma del film «El Evangelio según San Mateo» (1964), Pier Paolo Pasolini. Vean nuestro post «Pasolini, centenario».