Conversaciones en el Templo, Nicodemo

[Nicodemo no es mi nombre, será el nombre del blog y ocultará mi verdadero que poco importa. Se trata de un personaje del 4º evangelio, el evangelio atribuido a san Juan el discípulo amado. Nicodemo fue discípulo de la última hora, amigo de JESÚS de Nazaret y de la Magdalena.]

Aquí Nicodemo quiso hacernos llegar alguna de sus conversaciones con el Maestro galileo. Charlas amistosas que mantuvo con JESÚS en algún atardecer de invierno o ya en noche cerrada, según cuenta el evangelio del discípulo amado. El fariseo tenía en verdad muchas preguntas que hacer al Maestro: ¿quién eres tú? ¿de dónde vienes? ¿quién es tu padre? ¿qué planes tienes? ¿qué esperas de nosotros? ¿qué debemos hacer?

Presentación de la Virgen María en el Templo (Dresden, Gemäldegalerie)-b

= NICODEMO conoció a JESÚS en el gran Templo, en medio de mucho alboroto. El maestro de Nazaret protestó en la nave donde el pueblo hacía sus rezos entre el murmullo e incienso habituales. No era posible hacerlo ya con el griterío de ahora, por los vendedores y sus mercancías, se negociaba con la religión y los sacrificios de animales.

JESÚS no lo soportaba, o es templo para buscar y hallar al dios vivo o es mercado para negociar. Si no hay silencio, atención, escucha, calma, ¿cómo conversar con tu dios y oírle? Mejor salir afuera porque ese dios no puede habitar en este templo.

El Maestro se lamentó con mucha energía criticando a los dirigentes del lugar. Una comisión de fariseos y escribas vino a interrogarle. Entre ellos se encontraba Nicodemo que escuchó y asintió atemorizado a las quejas del nazareno: “¡Raza de víboras, hipócritas, han convertido la casa de su dios en un mercado!”.

JESÚS salió del Templo a toda prisa hacia un descampado donde le esperaban los discípulos y las multitudes hambrientas y enfermas, abandonadas por sus pastores desde hacía mucho tiempo.

rembrandt_retratodecristo1606-1669-4= El fariseo guardó la impresión primera que JESÚS le causó aquella vez en el Templo, muy airado, rodeado de animales y mercaderes. Nicodemo lo buscó en otra ocasión no lejos del Templo al terminar el día, para conversar con más calma y atención. Hablaron sobre Dios, el templo y los preceptos.

– Maestro JESÚS, mis mejores deseos para ti, que Dios te guarde y te bendiga. Quiero conocerte, saber quién eres y de dónde vienes. Aseguran que no eres Galileo, que naciste en Judea; dicen que tu verdadero padre no es conocido, otros dicen que vienes de muy lejos. Cuentan que hablas de nuestro Dios como padre tuyo y padre de todos. Dime si tú lo conoces bien y si nos lo darás a conocer. Tus discípulos cuentan que te vieron hablar con él con gran familiaridad, como nadie nunca antes lo había hecho. Crees que nosotros debiéramos hablarle así a nuestro Dios.

+ Nicodemo, acércate a Dios padre y no temas, él está cerca de ti y quiere hablarte al corazón, te dice: Nicodemo, amigo mío, JESÚS es mi hijo querido, él te mostrará el camino, escúchalo… Deberás cambiar tus ideas y tu corazón, como nacer de nuevo.

– Alguno de nuestros sabios y profetas hablaron del Dios de nuestros padres como de un padre bueno que nos ha dado la vida, el mundo y cuanto existe y cuida de nosotros. JESÚS ¿tú crees que nuestro Dios nos quiere como un padre y una madre quieren a su hijo pequeño más querido? En verdad muchos de nosotros ya no creemos en esa antigua tradición.

+ Es cierto, Nicodemo, hemos roto nuestro pacto de fidelidad, pacto de justicia y misericordia. El dios de la alianza está descontento. Dios es padre mío y es padre nuestro. No debes temer, él te lleva en sus brazos y cuida de ti, él te hablará al corazón, escúchalo. El te acompaña en la vida y él te recibirá en su casa en la hora de la muerte.

– Tú eres un maestro en el que tengo fe porque sé que no buscas tu gloria ni tu propio interés. JESÚS, tu mirada está limpia y en tu corazón sólo adivino amor. Es verdad, nos hemos alejado del Dios verdadero, nos hemos hecho un dios de barro a nuestra medida y conveniencia. Tendré que cambiar de manera de pensar y aprender de ti. Ahora debo irme, hasta otro día.
__ __

-Presentación de la Virgen María en el Templo (Dresden, Gemäldegalerie).
-Retrato de Cristo, Rembrandt R. (1606-1669). El Rostro de Cristo, el maestro bondadoso, inquieto y dialogante.
.

3 pensamientos en “Conversaciones en el Templo, Nicodemo

  1. Pingback: ¿Quién fue Nicodemo? | n i c o d e m o

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.