Al claro de luna

Quiero traer a este blog unos versos al claro de luna caribeño, desde el patio de azules en piedra donde saciaba mi sed de luz y de vida, al lucero de la noche inseparable compañero. En cada línea todo el cariño y la mejor suerte para aquellas gentes que miran al mar.

Hay un lugar
donde he de vivir la vida y navegar
al viento mi barca y al mar,
donde el sol alumbra
limpio cielo nube de luz
espejo de plata en el mar.

Al alba la luna
la noche el lucero
vivirás de nuevo seducido por ese lugar,
gentes que miran al mar
amado amaneces amante
tu barca amarrada en este lugar.

* Imagen: “Al Amanecer”, del japonés Yoshiro Tachibana (1941), la espera impaciente del nuevo día. En sus cuadros hay noches de luna y estrellas, enigmas y figuras, en cálidos colores.
* Ver/ oir ‘Claro de luna‘, L.v. Beethoven, Sonata para piano n.14, su ‘lento, triste y majestuoso’ movimiento.

Un pensamiento en “Al claro de luna

  1. Me recuerda parecido lo que el gran fotógrafo chileno Sergio Larraín, ahora fallecido, confesó a su sobrino Sebastián Donoso: “El juego es partir a la aventura, como un velero, soltar velas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.