Al claro de luna

Quise traer a este blog unos versos al claro de luna caribeño, desde el patio de azules en piedra donde saciaba mi sed de luz y de vida, al lucero de la noche inseparable compañero. En cada línea todo el cariño y la mejor suerte para aquellas gentes que miran al mar.

Hay un lugar
donde he de vivir la vida y navegar
al viento mi barca y al mar,
donde el sol alumbra
limpio cielo nube de luz
espejo de plata en el mar.

Al alba la luna
la noche el lucero
vivirás de nuevo seducido por ese lugar,
gentes que miran al mar
amado amaneces amante
tu barca amarrada en este lugar.

__ __

– Imagen: Al Amanecer, del japonés Yoshiro Tachibana (1941), la espera impaciente del nuevo día. En sus cuadros hay noches de luna y estrellas, enigmas y figuras, en cálidos colores.

– Ver/ oír “Claro de luna”, L.v. Beethoven, Sonata para piano n.14, su ‘lento, triste y majestuoso’ movimiento.