La casa común, Francisco

«¡Alabado seas, mi Señor!, cantó san Francisco de Asís. En ese hermoso cántico nos recordará que nuestra casa común es también como una hermana, con la cual compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos: ¡Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra!»

LAUDATO SI, Alabado seas, fue el título de la Carta del Papa Francisco sobre “el cuidado de la casa común”, una invitación urgente para proteger la Vida y la Naturaleza.

A todas las personas que habitamos este planeta, el escrito propone a Francisco de Asís como modelo para una ecología integral: construiremos un futuro mejor para la tierra, solo si protegemos la creación y la vida, especialmente de los más pobres del mundo.

«En Francisco de Asís se advierte hasta qué punto son inseparables la preocupación por la Naturaleza, la justicia con los pobres, el compromiso con la sociedad y la Paz interior»

Frente a la cultura del descarte, el Papa Francisco aboga por una economía sostenible, basada en la solidaridad y la justicia. El título de la Carta hace referencia al “Cántico de las criaturas” o “Cántico del hermano sol”:

vidri_taize_4b

«Altísimo, omnipotente y buen Señor.
Alabado seas mi Señor en todas tus criaturas,
especialmente en el hermano Sol,
por quien nos das el día y nos iluminas.
Es bello y radiante con gran esplendor.

Alabado seas, mi Señor, por la hermana Luna y las estrellas,
en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano Viento
y por el aire y la nube y el cielo sereno y todo tiempo,
por todos ellos a tus criaturas das sustento.

Alabado seas, mi Señor por la hermana Agua,
la cual es muy humilde, preciosa y casta.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano Fuego,
por el cual iluminas la noche,
y es bello y alegre y vigoroso y fuerte.
Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre Tierra,
la cual nos sostiene y gobierna
y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas.

Alabado seas, mi Señor, por aquellos que perdonan por tu amor,
y sufren enfermedad y tribulación;
bienaventurados los que las sufran en paz,
porque de ti, Altísimo, coronados serán.

Alabado seas, mi Señor, por nuestra hermana Muerte corporal,
de la cual ningún hombre viviente puede escapar.
Alaben y bendigan a mi Señor
y denle gracias y sírvanle con gran humildad.»

* Parece que el Cántico fue compuesto por Francisco de Asís en 1224 poco antes de su muerte. Francisco se encontraba enfermo y casi ciego, decepcionado por la marcha de la Orden que había fundado. Salió una noche de su choza y queriendo curar su tormento entonó este canto como expresión de alabanza a todas las criaturas y fuerzas de la naturaleza. Es alabanza al Creador, gesto de alegría y fraternidad universal, deseo de paz y armonía para todos.

—————
-San Francisco predica a los pájaros. Vitral de Taizé, Francia.
-Vean Resumen y Texto de la Encíclica.
-Lean también nuestra entrada “Salvar la Tierra”.

2 pensamientos en “La casa común, Francisco

  1. Pingback: Música celestial, Einstein | nicodemoblog

  2. Pingback: El Agua | Día de la Tierra | nicodemoblog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.