La esperanza temblorosa | Péguy

CHARLES PÉGUY, EL MISTERIO DE LA SEGUNDA VIRTUD

“La fe que más le gusta a Dios es la esperanza” (Ch Péguy)

+ De nuevo la Esperanza necesaria. Me hablaron al llegar de ESPERANZA y RECONCILIACIÓN, las dos necesarias, como los dos remos que llevarán a algún lugar la barca de los pueblos con difícil historia, como el aceite y vino que curaron de urgencia las heridas del caminante.

¿Cómo es la Esperanza? Es pequeña y delicada, amenazada y siempre en peligro, tan frágil y desconfiada como luminosa y atractiva. Esperanza es esperar con FE, no como quien espera un ómnibus, con molestias e impaciencia, sino como quien sabe, está seguro y confía, porque el AMOR y la UTOPÍA vencen al fin hasta la misma muerte.

+ En verdad una Esperanza así que tanto sana y resucita, será como un MILAGRO del Evangelio, un imposible que se hace realidad, la fe que mueve montañas: “¡Espera en el Señor, sé valiente, ten ánimo, espera en el Señor!”. Esperanza temblorosa pero llama siempre encendida que alumbre a personas y situaciones que viven desesperadas.

+ El poeta y filósofo francés CHARLES PÉGUY (1873-1914), en su “Pórtico de la Segunda Virtud”, presentó así la Esperanza con sus paradojas, como estrella guía en la oscura noche:

«Lo que más me asombra, dice Dios, es la Esperanza,
y no salgo de mi asombro.
Esta pequeña Esperanza que parece una cosita de nada,
esta pequeña Esperanza, inmortal.

La Esperanza es una niñita de nada
que vino al mundo la Navidad del año pasado
y que juega todavía con Enero, el buenazo,
con sus arbolitos de madera del nacimiento,
cubiertos de escarcha pintada.

Pero, sin embargo, esta niñita Esperanza,
es la que atravesará los mundos, esta niñita de nada,
ella sola, y llevando consigo las otras dos virtudes,
ella es la que atravesará los mundos llenos de obstáculos.

Como la estrella condujo a los tres Reyes Magos
desde los confines del Oriente, hacia la cuna de mi Hijo,
así una llama temblorosa, la Esperanza,
ella sola, guiará a las virtudes y a los mundos,
una llama romperá las eternas tinieblas.»

—————
* Imagen: Anima visitante de la noche, Yoshiro Tachibana (Japón, 1941). “El arte descubre el secreto de la armonía de la naturaleza”.

-Vean la web ‘Charles Péguy’.
-Pueden leer nuestro post “Los milagros de Cristo”.

Un pensamiento en “La esperanza temblorosa | Péguy

  1. Pingback: La esperanza de Cristo | n i c o d e m o

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s